Enlaces accesibilidad

Imputan a la mosso d'esquadra que ordenó borrar las imágenes de la reducción del empresario

  • Se le imputa un delito de obstrucción a la justicia y otro de coacciones
  • Se trata del décimo mosso d'esquadra imputado por el caso

Por

La juez que investiga la muerte del empresario Juan Andrés Benítez tras ser reducido por los mossos d'esquadra ha citado a declarar como imputada a la agente que presuntamente acudió a domicilios de vecinos para preguntar si habían grabado imágeneso vídeos de la inmovilización.

En un auto, al que ha tenido acceso Efe, la titular del Juzgado de Instrucción número 20 de Barcelona acuerda la imputación de la agente por un delito de obstrucción a la justicia y otro de coacciones, lo que eleva a diez el número de mossos d'esquadra imputados por la muerte del empresario el pasado 6 de octubre.

La juez ha citado a la agente para interrogarla el próximo lunes, tras tomar este martes declaración como testigo a una vecina que grabó desde su balcón escenas de la reducción del empresario y que recibió la visita de una mosso d'esquadra que le preguntó si había grabado imágenes de lo sucedido.

Borró voluntariamente las imágenes

La testigo insistió en que borró voluntariamente las imágenes al ser preguntada por la mosso d'esquadra, sin que se sintiera intimidada o coaccionada por ella, pero precisó que la policía no se marchó hasta que vio que procedía al borrado de las fotografías y del vídeo que había captado con su teléfono móvil.

En opinión de la instructora, el contenido de la declaración testifical de este martes "provoca que la práctica de la declaración de esa agente resulte indispensable, al objeto de dilucidar si por parte de la misma se llevaron a cabo actos que pudieran subsumirse en los ilícitos de obstrucción a la justicia y coacciones", según consta en el auto de imputación.

Varios testigos dicen que recibieron órdenes de borrar las imágenes

La testigo que este martes declaró no es la única que ha aseverado que los Mossos d'Esquadra acudieron a las viviendas de los vecinos a preguntar si disponían de grabaciones sobre la reducción de Benítez, ocurrida un sábado por la noche en la calle Aurora de Barcelona, aunque algunos han puntualizado ante la juez que conocían esos hechos por terceras personas.

Concretamente, uno de los primeros informes que elaboró la Policía Nacional, encargada de la investigación por orden de la juez, recoge el testimonio de una vecina del barrio que aseguró que los Mossos d'Esquadra la visitaron la noche de los hechos para ordenarle que destruyera las imágenes que había grabado de la reducción.

Otro testigo declaró ante la juez que, al día siguiente de los hechos, tres mossos d'esquadra -dos uniformados y uno de paisano- acudieron a su casa para preguntarle si había grabado imágenes de lo sucedido, pero se marcharon después de que el vecino les dijera que no tenía ningún vídeo en su poder.

Precisamente, un vídeo doméstico grabado por los vecinos de la reducción de Juan Andrés Benítez se ha convertido en una de las principales pruebas de la acusación, dado que muestra a varios mossos d'esquadra situados sobre el fallecido, algunos propinándole golpes.

En su declaración como imputados ante la juez, los agentes justificaron que esos golpes que dieron a la víctima eran de distracción, para relajarle los músculos durante la inmovilización, y previstos en los protocolos policiales y las técnicas de reducción aprendidas en la Escuela de Policía.

Noticias

anterior siguiente