Enlaces accesibilidad

Canal 9 echa el cierre acorralada por una gestión que elevó la deuda hasta 1.200 millones

  • Cuando el PP llegó al gobierno autonómico en 1995 era de 22 millones
  • La plantilla pasó de apenas 700 personas a 1.800 antes del ERE
  • La Sindicatura de Comptes lleva años denunciando irregularidades
  • Varios directivos de RTVV están imputados en el caso Gürtel
  • Lee el informe de 2011 sobre Canal 9 de la Sindicatura (.pdf)

Por
¿Qué ha pasado en Canal Nou para llegar al cierre?

La Ràdio Televisión Valenciana (RTVV) echará el cierre tras 24 años en emisión 'sentenciada' por una mala gestión que ha elevado la deuda hasta superar los 1.200 millones de euros frente a los 22 millones que acumulaba en 1995, cuando el Partido Popular llegó a la Generalitat; acorralada por una caída en picado de la audiencia ante su pérdida de credibilidad y con varios exdirectivos imputados en el caso Gürtel.

A mediados de los años 90, RTVV contaba con una plantilla de unos 650 profesionales que se triplicó hasta alcanzar los 1.800 trabajadores justo antes del Expediente de Regulación de Empleo aprobado en 2012 para despedir a 1.200.

Un ERE que anuló este martes el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana tras detectar "irregularidades importantes". En la sentencia, el TSJCV obliga a la Ràdio Televisión Valenciana a readmitir a los despedidos pero la Generalitat lo ve "inviable".

El presidente valenciano, Alberto Fabra, ha insistido este miércoles en que la desaparición de Canal 9 es "innegociable" y ha cerrado la puerta a que desde la Generalitat se asuman responsabilidades políticas a pesar de que la Sindicatura de Comptes lleva años denunciando la delicada situación financiera de RTVV e irregularidades en las contrataciones de personal y servicios con otras empresas.

Caída en picado de la audiencia

A los problemas financieros se une la manipulación informativa denunciada en los últimos años por los trabajadores y que ha provocado una paulatina pérdida de audiencia, sobre todo desde el año 2000.

La cuota de pantalla superaba entonces el 20%, pero el año pasado apenas alcanzó el 5%, según Barlovento Comunicación con datos de Kantar Media. La media de las autonómicas en 2012 fue del 9,8%. Solo TV3, la televisión catalana, tiene una cuota de pantalla del 14,3%.

La gente ya no se cree lo que dicen en Canal 9

"La gente ya no se cree lo que dicen en Canal 9", señalan a RTVE.es fuentes del Comité de Empresa de RTVV. En 1999 los trabajadores denunciaron la manipulación y la censura ante los diputados de las Cortes valencianas. Un control que ya empezaron a sufrir en la época socialista pero que llegó a sus cotas más altas con el PP. Llegaron a tener un Comité de Redacción pero este órgano acabó desapareciendo.

El Comité de Empresa ha denunciado en los últimos meses la manipulación en noticias como las protestas estudiantiles de la primavera valenciana, el accidente de Metro de Valencia o los casos de corrupción que afectan al PP.

Este miércoles por la tarde, los trabajadores de RTVV han tomado las riendas de la radio y la televisión pública y han dado un giro a la línea editorial dando cabida a temas que hasta ahora estaban proscritos de la escaleta de los telediarios. Al mismo tiempo, la dirección actual ha dimitido en protesta por la decisión de Fabra de cerrar Canal 9.

El gasto en personal se triplica

Desde 1995 la plantilla se triplicó hasta alcanzar los 1.800 trabajadores, lo que disparó el gasto de personal hasta superar los 81 millones de euros anuales en 2009, según el informe de la Sindicatura de Comptes de aquel ejercicio.

Este organismo de control del gasto, equivalente al Tribunal de Cuentas estatal, lleva años alertando sobre los "continuos desequilibrios patrimoniales" de RTVV y sobre las irregularidades en la contratación.

Según el último informe disponible, correspondiente al año 2011, la deuda de Canal 9 ascendió hasta los 1.217 millones de euros con un gasto en personal de cerca de 74 millones frente a los 25 millones que costaba la plantilla en 1995.

El Comité de Empresa ha denunciado en los últimos años que desde la llegada del Partido Popular al poder en la Comunidad Valenciana se produjo la contratación de una "redacción paralela" afin ideológicamente mientras se apartaba a los trabajadores díscolos.

Irregularidades en la contratación

Las fuentes consultadas por RTVE.es insisten, no obstante, en que el "discurso" de que la plantilla está sobredimensionada respecto a los años 90 "no sirve" para justificar el Expediente de Regulación de Empleo porque "ahora hay tres canales de televisión, dos de radio y una web" cuando antes solo había un canal. Pueden sobrar, pero no los 1.200 que incluyó el ERE.

Según el informe de la Sindicatura de 2011, RTVV contaba con una plantilla de 1.770 trabajadores, de los que apenas un millar habían entrado por oposición. En ese momento había 112 directivos y 36 personas de "extraplantilla", contratados como asesores aunque no ejercieran estas funciones.

La Sindicatura ha denunciado durante años que se contrate por encima de lo presupuestado, sin utilizar para ello las bolsas de trabajo y sin el preceptivo informe que justifique la necesidad de un aumento de la plantilla.

El contrato millonario de la Fórmula 1

Pero la deuda de Canal 9 no se ha disparado solo por el gasto en personal. En el centro de la polémica está también la gestión de los derechos deportivos. Entre los contratos más controvertidos está el que se hizo en 2009 para emitir la Fórmula 1 entre 2010-2013. RTVV firmó un contrato de 22 millones de euros (IVA no incluido) para emitir de "forma no exclusiva" las carreras. En marzo de 2012 se rescindió.

El gasto en compras de derechos alcanzó su récord en 2007 cuando superó los 80 millones de euros (30 millones por los derechos del Valencia, 25 por el del Villarreal y 10 por los del Levante), según el informe de la Sindicatura de aquel año. En 2011 este gasto se ha reducido a 15,4 millones.

Directivos imputados por el 'caso Gürtel'

Algunos de los gestores que han llevado a Canal 9 al cierre están además imputados en el caso Gürtel por contratar a empresas de la trama de Francisco Correa a cambio de dádivas con motivo de la visita del papa Benedicto XVI a Valencia en 2006.

El año pasado, el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz imputó al ex director general de RTVV Pedro García Gimeno y al ex director económico Ricardo Calatayud por presuntos delitos de cohecho, prevaricación y malversación de fondos públicos.

Estos directivos de Canal 9 adjudicaron a la constructora Teconsa los trabajos para el suministro e instalación de equipamiento de sonorización de la visita papal.

Pero no es el único problema con la justicia de los exresponsables de RTVV. El ex secretario general de Canal 9 Vicente Sanz, ex presidente del PP de Valencia, está imputado por presunto acoso sexual a tres trabajadoras de la radio televisión pública. La instrucción está a punto de concluir y pronto podría sentarse en el banquillo.

Noticias

anterior siguiente