Enlaces accesibilidad

EE.UU. espía y recopila en secreto registros telefónicos de millones de personas

  • Una orden judicial obligaba a la compañía Verizon a suministrar los números
  • EE.UU. ha defendido el espionaje para proteger al país de "amenazas terroristas"
  • El diario The Guardian reproduce una copia de la orden del Tribunal

Por
Nuevo escándalo de espionaje en EE.UU.

El Gobierno de Barack Obama ha reconocido estar recopilando una gran cantidad de registros telefónicos de al menos un operador, después de que el diario británico The Guardian revelase que la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA) espía todos los días y a todas horas a millones de sus ciudadanos a través de las llamadas telefónicas de dentro y fuera del país que gestiona la operadora de telefonía Verizon

La Casa Blanca ha defendido que esta práctica es una "herramienta fundamental para proteger a EE.UU. de amenazas terroristas"

Una orden judicial secreta de la llamada Corte Extranjera de Vigilancia de Inteligencia del pasado abril permite al gobierno controlar el tráfico telefónico de manera indiscriminada durante tres meses y sin tener en cuenta si los autores de las llamadas son sospechosos o han cometido algún delito.

Un alto funcionario de EE.UU. ha afirmado que la orden judicial se refiere únicamente a datos como el número de teléfono o la duración de la llamada, y no a la identidad de los suscriptores o el contenido de las llamadas telefónicas.

Un orden judicial de tres meses

La edición digital del diario The Guardian reproduce una copia de la orden de la Corte Extranjera que, según el Washington Post ha sido dada por válida por dos exfuncionarios de Estados Unidos. Fue emitida el pasado 25 de febrero para un período de tres meses que, previsiblemente, terminará el próximo 19 de julio.

También revela este periódico que la orden es una renovación rutinaria de una similar del mismo tribunal del 2006. Al parecer, estas órdenes se emiten rutinariamente cada 90 días y no tienen que estar relacionadas obligatoriamente con investigaciones especial del FBI o de cualquier otra agencia.

El documento publicado por The Guardian muestra por primera vez las escuchas indiscriminadas bajo la administración de Barack Obama, después de que la agencia de noticias Associated Press acusara al Departamento de Justicia EE.UU. de espiar a sus periodistas el pasado mes.

El propio fiscal general reconoció que el espionaje se habría realizado en el marco de un mandato judicial para investigar presuntas revelaciones de información gubernamental clasificada, pero demócratas y republicanos mostraron su indignación por el caso.

Doce años de la "Patriot Act"

Estas nuevas escuchas se producen en virtud a la denominada “Patriot Act”, la ley aprobada tras los atentados del 11-S y que permite al FBI conseguir una orden para obtener "cualquier cosa tangible", incluyendo registros de negocios, en la búsqueda de "información de inteligencia extranjera".

La ley se aprobó durante la administración Bush pero que fue prorrogada en febrero de 2010, ya durante la administración Obama.

Noticias

anterior siguiente