Enlaces accesibilidad

Ciné Institute, la única escuela de cine de Haití

  • El actor Ben Stiller es uno de los benefactores de esta escuela gratuita
  • F.F. Coppola, Jonathan Demme y Luis Tosar también colaboran
  • Entrevistamos a una profesora española, Raquel Gómez-Rosado

Por
El actor Ben Stiller dando una charla a los alumnos junto a la co-directora de Ciné Institute, Paula Hyppolite
El actor Ben Stiller dando una charla a los alumnos junto a la co-directora de Ciné Institute, Paula Hyppolite © Raquel Gómez-Rosado

RAQUEL GÓMEZ–ROSADO

Madrid, 1972. Realizadora, montadora y profesora. Su trayectoria profesional ha estado marcada por el mundo de las promociones televisivas y el de la publicidad, primero como montadora y luego como realizadora en varios países europeos. Ha combinado trabajos como realizadora de publicidad e institucionales con la educación, el montaje (Avid y Final) y ocasionalmente con el mundo teatral (en la compañía  “El norte de Venus”, como directora y actriz en numerosas obras teatrales). Actualmente imparte clases en el Ciné Institute, la única escuela de cine de Haití. Su perfil en Linkedin http://www.linkedin.com/in/gomezrosado y su canal en Vimeo http://vimeo.com/gomezrosado

Haití es el país más pobre de América y uno de los más pobres del mundo, y además está amenazado constantemente por catástrofes naturales como huracanes o terremotos. De hecho, tras el terremoto de enero de 2010, la precaria industria cinematográfica de Haiti quedó prácticamente desmantelada y las salas de cine brillan por su ausencia. Por eso son tan importantes iniciativas como Ciné Institute, la primera y, por el momento, única escuela de cine de Haití, con la que colaboran estrellas del cine como el actor  Ben Stiller (Co-fundador de Artist for Haiti), Paul Haggis (director de Crash), Francis Ford Coppola o Luis Tosar. Y en la que da clases una realizadora española, Raquel Gómez-Rosado, que nos sirve de guía.

"Ciné Institute, nos comenta Raquel, es una escuela sin ánimo de lucro y gratuita para los estudiantes que vive gracias a donaciones y al apoyo de particulares e instituciones como Artist for Haiti. Su fundador es David Belle quien emprendió este proyecto con un festival de cine en el año 2004 (el “Festival Film Jakmèl”) y tras tres años de éxito decidió que lo que aquí se necesitaba era una escuela".

"Esta iniciativa pudo haberse truncado con el terremoto de 2010 -asegura Raquel-, pues el centro sufrió la misma suerte que la mayor parte de edificios de la zona. Pero al contrario de lo esperado, la pasión y el empeño de los estudiantes y de su directora Paula Hyppolite, entre otros, consiguió que el proyecto no sólo siguiese adelante sino que esté consolidándose con un programa cada vez más interesante".

Las clases se dan en cabañas de paja y los medios son los imprescindibles, pero suplen las carencias con ilusión e imaginación: "Somos sólo cuatro profesores de audiovisual fijos -comenta Raquel-, apoyados por antiguos estudiantes del centro y las visitas esporádicas de otros profesores del extranjero, o profesores especialistas locales, como nuestro inestimable Ronald Mevs (artista plástico reconocido internacionalmente) que nos ayuda a integrar la cultura Haitiana en el programa. Un programa intenso de dos años, con un total de 64 alumnos, y cuatro especialidades: Dirección-guión, Posproducción, Fotografía, Producción. ¡Todo un reto! Eso si: ¡Maravilloso! ".

"Los estudiantes saben que su futuro es incierto"

Raquel nos comenta que los estudiantes trabajan: "Con mucha ilusión, están ansiosos por aprenderlo todo en el menor tiempo posible, saben que su futuro es incierto y que son ellos quienes tienen que construir este sueño: Una industria propia que funcione y sea viable. La llaman Jollywood (por Jacmel, la ciudad en la que está ubicada y reconocida como la capital cultural de Haití)".

"No tenemos tantos medios como quisiéramos -continúa Raquel-, por lo que cualquier ayuda es bienvenida, pero estamos lo suficientemente dotados como para ofrecer una educación de calidad y competitiva: 16 portátiles para montaje, 6 PC's en producción, y unas 10 cámaras HD, entre otras cosas, pero sobre todo mucha imaginación para construir todo aquello que no tengamos, como nuestro super “travelling” de PVC y madera".

Raquel confía que el cine pueda ser un motor de cambio para mejorar la sociedad y la economía: "Confiamos en ello. La imagen visual ha sustituido la tradición oral, por lo que cada vez es más importante que toda cultura cuente con herramientas visuales suficientes para transmitir sus propias historias. Actualmente en Haití la mayor parte de las imágenes que representan su cultura están elaboradas por sus “visitantes” o por aquellos que emigraron y generalmente producidas en otros países, como la reciente teleserie francesa sobre el héroe de la independencia Toussaint Louverture, rodada en Martinica".

"Esperamos que nuestros alumnos acaben siendo parte activa de esta transmisión de valores, de preocupaciones -asegura Raquel-; aunque sabemos que vivir del cine no es fácil en ningún país y aquí puede ser toda una hazaña; por ello La escuela cuenta con dos departamentos de desarrollo: uno llamado Cine support, diseñado para ayudar y apoyar a nuestros licenciados en sus primeros pasos fuera de la escuela, y otro Cine Service, que funciona como una productora independiente donde consiguen sus primeras experiencias profesionales".

"Personalmente, pienso que hay toda una industria por desarrollar, una industria que también puede dar trabajo, por ejemplo: Haití está en pleno Caribe, y todo el mundo quiere rodar aquí, por lo que deberíamos conseguir que abriesen productoras locales que ofreciesen esos servicios.. sería una posible fuente de ingresos. Aunque las cosas son bastante más complejas y la inestabilidad del país frena cualquier tipo de iniciativa empresarial".

"Para seleccionar a los alumnos -comenta Raquel- se hace un comunicado a nivel nacional a través de la radio, anuncios en los periódicos, pósters y panfletos. Se selecciona a aquellos que han hecho su solicitud y posteriormente pasan una entrevista personal en la que se evalúa su interés por el cine. Finalmente los 36 que han obtenido la mejor nota son admitidos en Ciné Institute. Las pruebas se realizan todos los años entre Marzo y Junio".

Las estrellas del cine apoyan a la escuela

Raquel asegura que: "Desde sus inicios, Ciné Institute, ha contado con la colaboración de grandes personalidades del cine: como Francis Ford Coppola (El Padrino), Paul Haggis (Crash), Jonathan Demme (El silencio de los corderos) e incluso el actor español Luis Tosar. Todos ellos han colaborado de diferentes formas: dando cursos, talleres, impartiendo conferencias, formando parte del consejo de dirección o apoyando económicamente; y generalmente, no de forma esporádica sino involucrándose profundamente con el proyecto".

"Tan sólo en estos últimos cuatro meses hemos tenido la visita de Ben Stiller (actor, director y co-fundador de Artist for Haiti, a quienes debemos agradecer la donación del terreno en el que nos encontramos), Jimmy Jean Luis (actor internacional de origen Haitiano), Paolo Woods (Fotógrafo Italiano que compartió sus experiencias retratando a la alta sociedad de Haiti), Arnau Robert (Presentando su documental Bondye Bon, sobre el conflicto entre las principales religiones del pais: Católicos, practicantes del Vudú y Protestantes), Bruno Moral y Gaethan Chancy de Muska Group (Una joven productora de publicidad haitina que ha conseguido premios internacionales) Patricia Benoit (directora haitiana, quien nos presentó su primer largometraje Stones in the Sun, rodado en con la colaboración de Cine Service y de algunos de nuestros estudiantes) y finalmente, acompañado de su hijo Asger Leth, mi admirado Jørgen Leth cuya mirada combativa destronó al mismísimo Lars von Tiers en 5 condiciones".

"Todos ellos han mostrado sus trabajos y compartido casi una jornada completa con nuestros estudiantes. Quienes responden con el lógico entusiasmo a estas visitas. La más divertida fue con Ben Stiller, quisimos que vieran algo dirigido por él y seleccionamos Tropic Thunder, una parodia del mundo del cine donde la acción transcurre en pleno rodaje de una película de guerra, el tema hizo que los estudiantes le hicieran algunas preguntas... “difíciles” de contestar; él lo cuenta de lujo en esta entrevista de la CNN donde podéis ver a los alumnos en acción"

"La media de edad de los estudiantes es de 23 años"

Raquel nos comenta que "La estudiante más joven tiene 18 años y el mayor unos 36 pero la media está en los 23. Antes del terremoto y especialmente el año después, funcionó a base de talleres intensivos con estos grandes profesionales, pero no tenía una continuidad que ayudase a seguir la evolución de los alumnos. Este año licenciaremos la primera promoción de un nuevo plan de estudios de dos años diseñado por Hermes Marco (un castellonense afincado en Los Ángeles y Director pedagógico del centro)".

"Cuando realicé mi primera entrevista -comenta Raquel- me dijeron que la mayor parte de ellos no tenía ninguna cultura visual, que Haití se trataba de un país en el que la última sala de cine dejó de existir a principios del 2009 y en el que pocas personas accedían a tener siquiera una tele; por lo que su cultura visual se limitaba casi exclusivamente a partidos de fútbol (por cierto son grandes forofos del Real Madrid y especialmente del Barça) pero no es exactamente así, aquí las cosas cambian muy rápidamente. Tenemos gente que efectivamente tiene una cultura visual cero, pero también contamos con otros que han trabajado en el medio audiovisual con anterioridad y que vienen aquí a profundizar sus conocimientos".

Las clases son prácticas y los alumnos ruedan sus propiso cortos: "Si, tantos como nuestros medios les permiten -asegura Raquel-. El plan de estudios se esfuerza por igual en dotarles de una gran cultura visual y la mayor práctica posible, mucho más que en otras escuelas en las que he participado. Tan sólo los estudiantes de primer año participaran en más de 15 rodajes cada uno. Los primeros proyectos finales de este nuevo curriculum no los podremos ver hasta final de año, pero quien esté interesado puede ver algunos de sus primeros ejercicios en la web de la escuela: http://www.cineinstitute.com. También los tenemos colgados en Vimeo y en You tube".

Aquí podéis ver dos videos realizados por los estudiantes de Raquel, su proyecto final del primer año: http://vimeo.com/49691944 y http://vimeo.com/44960229#at=0

"Tuve que dejar España por la crisis"

La realizadora española nos comenta su cometido en la escuela: "Doy clases de Montaje y Lenguaje audiovisual, principalmente a los alumnos de segundo año, aunque también superviso al resto ya que estoy a cargo de la posproducción en general. Pero en estos momentos estoy coordinando la producción de varios videos musicales, lo que me encanta, por que te permite conocer el país, a la gente, de la mano de tus estudiantes".

"A pesar de la cantidad de horas de trabajo que estamos echando es muy reconfortante verles enfrentarse a estos ejercicios. El contrato es por un año lectivo (de Septiembre a Julio) pero podría ser prolongable y a mi personalmente la idea de quedarme un año más me atrae. Sin embargo, pretendo seguir rodando y me encantaría poder volver a España donde espero que no se olviden de mi".

Le preguntamos a Raquel cómo ha acabado en Haití: "Bueno, esa es la gran pregunta, y desafortunadamente mi caso no es un caso especial. Formo parte de un gran grupo de personas que hartas de ver como nuestra carrera profesional se queda estancada en España han necesitado emigrar y buscar otras opciones en el extranjero, especialmente en nuestro sector. La crisis ha afectado a muchos sectores pero el audiovisual, a nivel mundial, pasaba por un momento difícil en especial, a causa del abaratamiento y democratización de sus herramientas".

"Yo he trabajado como realizadora y montadora en el ámbito de la publicidad, que depende muchísimo de la economía de las empresas anunciantes, y que también está pasando por una reestructuración tremenda, pues las grandes cadenas de tv comparten su audiencia publicitaria con un creciente uso del internet y las redes sociales, lo que ha supuesto un giro radical en el tipo de producciones. La suma de todo ello ha hecho que muchas productoras hayan tenido que cerrar, mientras otras intentan a duras penas reinventarse. Me enteré de esta oferta de trabajo a través de un grupo de “Técnicos profesionales” en Facebook y no lo dudé. Hay que buscar el lado positivo a la crisis y esta aventura me esta dando una experiencia vital que no creo que olvide fácilmente".

Ben Stiller dando clases en el Ciné Institute de Haití. ©Ciné Institute de Haití

Noticias

anterior siguiente