Enlaces accesibilidad

Torres le dijo al juez que para Urdangarin era "muy duro" que la Casa Real le instase a dejar Nóos

  • Según la transcripción de su declaración del pasado sábado ante el juez
  • El exsocio de Urdangarin asegura que este siguió vinculado a Nóos
  • El juez Castro sobre la infanta: "Si hay que imputarla, se la imputa"

Por
Para Urdangarin era "muy duro" que la Casa Real le instase a dejar Nóos, según Torres

El exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, aseguró en su declaración el pasado sábado ante el juez del caso Nóos que para el yerno del rey era "muy duro y muy difícil de aceptar" que la Casa Real le hubiera instado a dejar la presidencia del instituto y a dedicarse "a otro tipo de actividades".

Según la transcripción de su declaración, que ha sido notificada este viernes a los abogados y a la que ha tenido acceso Europa Press, Torres reiteró ante el juez que investiga a ambos por el presunto desvío de fondos públicos que Urdangarin continuó detrás de los proyectos ya que "seguía teniendo mucho interés en estas actividades".

Ante esta explicación, el magistrado, José Castro, preguntó a Torres "por qué se hizo entonces ese simulacro de apartamiento". El exsocio de Urdangarin respondió que se hizo "por presión mediática y por decir 'ya lo estoy dejando'".

La Casa Real, a través de su asesor externo y conde de Fontao, José Manuel Romero, instó a Urdangarin a dejar las actividades del Instituto Nóos en 2006.

Ante esto, el juez le preguntó si era cierto el hecho de que, de acuerdo a las indicaciones que recibió el duque, "Urdangarin podía hacer lo que le viniera en gana, siempre y cuando no figurara en los órganos de administración", a lo que Torres contestó que "en esencia, lo que el señor Romero le vino a decir era así".

Torres explicó que en la reunión que mantuvieron Romero, Urdangarin y él mismo, el asesor de la Casa Real comentó que era "insostenible" que, "dada la presión de la prensa" sobre los proyectos impulsados por Nóos, se siguiera trabajando en la misma línea.

"La opinión del señor Romero y la mía eran coincidentes, aunque era muy duro y muy difícil de aceptar por el señor Urdangarin", recalcó el exsocio del duque de Palma ante el instructor del caso Nóos, una pieza separada del caso Palma Arena que investiga el desvío de más de 6 millones de euros de los gobiernos de Baleares y Valencia.

Torres explicó que hubo más reuniones y que en ellas debatieron "largo y tendido" sobre "cuáles debían ser estas actividades" a las que se dedicara a partir de entonces Urdagarin y sobre "cómo se debía hacer el proceso".

Urdangarin "no quería ser un florero"

Torres resaltó en su declaración que la Casa Real instó a Urdangarin a abandonar los negocios relativos a Nóos y que no se preocupara porque "se le conseguirían consejos de administración", y que, por tanto, tendría resuelta la parte económica. Además, anadió al juez que creía que esa postura le honraba porque "no quería ser un florero".

El exocio del duque de Palma también aseguró al juez del caso que se resistía a dedicarse a otras actividades. "No quería ser un florero y lo que quería es poder tener un desarrollo profesional", según la transcripción de su comparecencia a la que ha tenido acceso TVE.

Quería tener un desarrollo profesional

El exvicepresidente de Nóos recalcó ante José Castro que el señor Romero le aconsejó que "tendría que dejar ese tipo de actividades" y que "debería dedicarse a otras cosas".

Torres cita como en diversas reuniones que mantuvieron, el conde de Fontao y "otros amigos" le dijeron que tendría sus fuentes económicas de "donde sea" y que podía dedicarse a temas relacionados con el deporte, como a través de su Fundación, algo que le pareció "buena idea" al duque de Palma.

Urdangarin y Torres crearon la Fundación para el deporte Areté, que posteriormente derivó en la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FDCIS).

"Cometimos un error", según palabras del propio Torres. El juez del caso le preguntá por qué cometieron un error y le explica que Romero les dijo que "se habían equivocado", porque era mejor que ninguno de los dos apareciese.

"No había ningún inconveniente en que yo siguiera colaborando, simplemente que no apareciéramos y que más adelante, esos empresarios que podrían constituir la Fundación pedirían a don Iñaki que se incorporara y que la presidiera", afirmaba Torres en su declaración ante el juez.

Torres asegura que Urdangarin seguía yendo a las oficinas

En el encuentro inicial, el 20 de marzo de 2006, se determinó que la salida "formal" de Urdangarin se hiciera "cuanto antes para apaciguar un poquito la sensación de crítica que estaba recibiendo don Iñaki".

Al respecto, el juez espetó: "Y por lo tanto viene ese acta del 20 de marzo de 2006, donde se dice que se separa y que todo el mundo parece llorar la pérdida del señor Urdangarin, cuando el señor Urdangarin seguía yendo por las oficinas. Es verdad, ¿no?". "Efectivamente", admitió Torres.

De hecho, un documento interno del Instituto Nóos, al que tuvo acceso Europa Press, que informaba de la salida de la entidad por parte del duque de Palma, destacaba entonces que gracias a su "experiencia" y a la labor desarrollada por él al frente del Instituto, Nóos "se ha enriquecido enormemente".

El documento plasma el agradecimiento que la asamblea general de Nóos trasladó a Urdangarin. El texto ensalzaba sus aportaciones durante la primera etapa en la andadura de Nóos y destacaba de él que hubiese sabido "aportar a este proyecto el bagaje de su carrera como deportista de máximo nivel".

Los miembros de la asamblea elogiaban de esta forma la "excelente tarea desempeñada" durante la etapa en la que Urdangarin formó parte de la entidad y expresaban sus "deseos de éxito y su confianza" en el nuevo proyecto en el que el duque de Palma iba a embarcarse, "encaminado al fomento del deporte como herramienta para la integración social".

El juez sobre la infanta: "Si hay que imputarla, se la imputa"

En la transcripición a la que ha tenido acceso TVE el juez Castro también pregunta a Diego Torres y su esposa, Ana María Tejeiro, durante la declaración de ambos en el juzgado si "se sienten agraviados" e "injustamente tratados" respecto a la infanta Cristina.

Concretamente, la transcripción recoge cómo el magistrado le cuestiona a la esposa de Torres por la intervención de la infanta en el Instituto Nóos "y si hay que imputarla, se la imputa".

Tejeiro responde que de "eso no sabe nada" porque no estaba ni era empleada de la organización creada por Torres y Urdangarin.

El juez alude a una factura que se emitió por orden de ella y su marido y por qué es incluida. Ana María Tejeiro alega que es "por ser esposa" de Torres.

A continuación, Castro le indica que la infanta es mujer de Urdangarin y en ningún momento se la menciona. "Porque es quien es, supongo, claro", prosigue la mujer de Torres.

Porque es quien es, supongo, claro

Castro le dice que con esas declaraciones entra en "un terreno peligroso" y que le da la oportunidad de deshacer cualquier trato injusto.

"No, lo digo para deshacer, porque dice usted: -"no, hombre, porque como era quien es", pues da la impresión de que Doña Cristina no está imputada porque es quien es y yo le digo que me ayuden a imputarla, si es que se tiene que imputar ¿eh?, si es que se tiene que imputar, para que no parezca que no lo está por ser quien es ¿entiende?".

En su declaración Torres reconoce que todos los miembros de la junta directiva -Iñaki Urdangarin, Diego Torres, la infanta Cristina, Carlos García Revenga y Miguel Tejeiro- participaron de forma activa en labores del Instituto.

El juez Castro también le pregunta a Torres si se siente "comparativamente agraviado" por la imputación de su mujer y no de la infanta. Torres dice que "en absoluto" y que ha sido cosa de los medios de comunicación.

Urdangarin declara este sábado ante el juez

La transcripción de la declaración de Torres se ha conocido un día antes de que Urdangarin declare por segunda vez ante el juez este sábado. José Castro le ha citado a declarar para interrogarle por tres presuntos delitos contra la Hacienda Pública: uno del Instituto Nóos por fraude en el impuesto de sociedades en 2007 por unos 230.000 euros, y dos por sus declaraciones del IRPF en 2007 y 2008, por más de 240.000 euros.

El juez le preguntará también por las cuentas bancarias abiertas o usadas en Andorra, Luxemburgo y Suiza. El duque de Palma tendrá que responder también a la acusación reiterada en varias ocasiones por Torres de que quien tomaba las decisiones en el Instituto Nóos era Urdangarin y no él, que en todo caso era un mero "partícipe", informa Efe.

Dos centenares de correos electrónicos

Además de declarar ante el juez, Diego Torres aportó el pasado sábado al magistrado cerca de 200 correos electrónicos con los que intentaba demostrar esta tesis y probar que el rey y la infanta Cristina estaban al tanto de los negocios de Urdangarín.

Según estos correos, el rey habría sido informado tanto por su yerno como por Corinna Sayn-Wittgenstein de las gestiones de esta última para que el duque de Palma entrara en la Fundación Laureus con un sueldo anual de 200.000 euros. Estos correos están fechados en 2004 y 2005.

Otros mails, ya fechados en 2007, demostrarían que el rey habría ayudado a Iñaki Urdangarin para buscar patrocinadores para el proyecto Ayre, para que España tuviera un segundo equipo en la Copa América.

Noticias

anterior siguiente