Enlaces accesibilidad

La 'troika' relaja medio punto, hasta el 5%, la meta de déficit de Portugal para 2012

  • El objetivo de déficit será del 4,5% para 2013, y del 2,5% para 2014
  • Las pensiones de más de 1.500 euros se recortan entre un 3,5% y un 10%
  • La UE, el FMI y el BCE hacen una evaluación positiva del programa de ajustes

Por
Bruselas da más tiempo a Portugal para cumplir con el déficit

El Gobierno portugués ha anunciado este martes que la 'troika', integrada por representantes del Banco Central Europeo (BCE), la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), ha relajado con un aumento de medio punto, hasta el 5%, su meta de déficit fiscal para este año, por los problemas que atraviesa la economía lusa, y ha dado su visto bueno a las reformas emprendidas contra el déficit.

Vitor Gaspar, ministro portugués de Finanzas, ha presentado el nuevo objetivo de déficit, hasta el 5% desde el 4,5 previsto en el rescate financiero, en una rueda de prensa en la que ha informado del resultado positivo de la quinta evaluación de la UE, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo sobre la marcha del programa de ajustes del país. La evaluación positiva permitirá el desembolso de un nuevo tramo del rescate por 4.300 millones de euros, de los que 2.800 millones serán aportados por la Unión Europea y 1.500 por el FMI.

El Ejecutivo luso también ha descartado un aumento de la ayuda financiera a Portugal, concedida en mayo de 2011 por un total de 78.000 millones de euros, y ha señalado que el país está dispuesto a volver a financiarse en los mercados el próximo año, cuando se acaban los fondos del rescate.

Portugal tendrá un año más para reducir el déficit al 4,5%, que será el objetivo de 2013, cuando tendrá que hacer recortes por 4.900 millones de euros, en tanto que en 2014 deberá reducirlo al 2,5%. La 'troika' prevé, según el comunicado publicado este martes, que la actividad económica de Portugal sufrirá un retroceso del 3% este año y que la economía lusa no vuelva a crecer hasta el segundo trimestre de 2013, que terminará con una caída del PIB del 1%.

Portugal ha mantenido su sólida trayectoria en la ejecución de su programa

Por su parte, el vicepresidente económico de la Comisión Europea (CE), Olli Rehn, ha alabado los esfuerzos realizados por Portugal y ha animado al país a seguir cumpliendo con las reformas. Rhen asegura en un comunicado que será "importante para Portugal seguir implementando todos los aspectos del programa al mismo nivel de determinación en los próximos meses, para continuar recuperando competitividad y restaurar la sostenibilidad de las finanzas públicas".

"En un contexto externo muy difícil, Portugal ha mantenido su sólida trayectoria en la ejecución de su programa de ajuste económico. Como consecuencia de ello, la confianza en Portugal entre sus socios e inversores internacionales sigue creciendo", ha indicado el vicepresidente de la CE.

El primer ministro luso, el conservador Pedro Passos Coelho, presentó el pasado viernes nuevas medidas de austeridad para reducir el déficit público, que comprenden el aumento en siete puntos de la cotización de los trabajadores a la Seguridad Social, del 11% al 18%, mientras que por el contrario se verá reducida para las empresas, del 23,75% al 18%.

Recorte en las pensiones

El ministro de Finanzas ha asegurado este martes, también durante una conferencia de prensa que se exigirán más "sacrificios tributarios" y reducciones del gasto público para poder cumplir tanto la meta de déficit de este año como de 2013, la cual supondrá un esfuerzo de ahorro de 4.900 millones de euros respecto a los presupuestos de 2012.

Entre las nuevas medidas también se encuentra el recorte de entre el 3,5% y el 10% en las pensiones que superan los 1.500 euros mensuales. TAmbién aumenta la tributación de los autónomos al Estado, que pasa de un 29,6% a un 30,7%.

Gaspar ha señalado que las nuevas metas de déficit no implican ninguna alteración del paquete financiero de ayuda a Portugal, concedido en mayo de 2011 y de un total de 78.000 millones de euros.

El ministro ha justificado la flexibilización del objetivo de déficit por el aumento del desempleo en el país (que supera el 15%), la situación de su economía (con una recesión del 3,3%) y la adversa coyuntura internacional. Hay "riegos catastróficos" y una "situación difícil y peligrosa" que impiden un alivio de la austeridad, ha señalado.

Nuevas privatizaciones y cambios en el impuesto de la renta

"El momento es muy grave y solo conseguiremos superarlo -ha añadido- si cada Estado miembro y Europa, en su conjunto, saben dar la respuesta adecuada". Entre otras medidas, Gaspar ha anunciado un cambio de los tramos de tributación del impuesto de la renta, nuevos recortes del gasto del Estado, reducciones de funcionarios y de sus conceptos de retribución.

Además habrá nuevas privatizaciones de entidades y empresas estatales, subida de los impuestos de inmuebles y rendimientos de capital así como criterios más exigentes para los subsidios sociales y de desempleo.

La caída del producto interno bruto (PIB) para 2012 se mantiene en el 3% (aunque en julio se situó ya en el 3,3) pero para 2013 las perspectivas de la economía lusa han empeorado y el ministro ha pronosticado un retracción del 1%.

Sobre la evaluación de la "troika" del programa de rescate financiero, Gaspar explicó que se han reconocido los "progresos significativos" en los ajustes necesarios para disminuir los desequilibrios económicos y financieros del país y que la estrategia seguida es la apropiada.

Los sindicatos y la oposición creen que profundizan en la recesión

La oposición de izquierda y los sindicatos lusos han criticado los nuevos ajustes anunciados por el Gobierno conservador y han considerado que los mismos "profundizan" la aguda crisis que atraviesa el país, rescatado a cambio de 78.000 millones de euros prestados por la troika internacional.

Estas medidas "revelan más austeridad, más cortes en los pensionistas (lo que parecía imposible) y más en la salud, en la educación y en las prestaciones sociales", ha manifestado Eurico Brilhante Dias, portavoz del Secretariado Nacional del Partido Socialista.

Brilhante Dias, especialista en asuntos económicos y financieros, ha criticado también que su país tenga en 2014 una meta del déficit del 2,5% del PIB, más estricta que la demandada por Bruselas a España o Irlanda.

Se incrementa el sufrimiento de los portugueses

El principal sindicato portugués, la Confederación General de Trabajadores de Portugal (CGTP), de línea comunista, se ha opuesto firmemente a las medidas, aunque no ha anunciado la convocatoria de una huelga general en el país, que sería la cuarta en dos años. "Se incrementa el sufrimiento de los portugueses", ha constatado su secretario general, Arménio Carlos.

El segundo mayor sindicato del país, la Unión General de Trabajadores (UGT, de signo socialista), se manifestó en términos parecidos a los de la CGTP y ha adelantado una serie de "acciones de protesta", aunque sin confirmar un paro general.

Los partidos de oposición más a la izquierda en el arco parlamentario luso han señalado que los ajustes profundizan la recesión. Los comunistas lusos, con cerca del 8% de los escaños, consideran que las medidas del Ejecutivo tienen como meta "la venta" de las obligaciones constitucionales del Estado al desatender los servicios públicos, mientras que el Bloque de Izquierda, con un 5% de representación parlamentaria, fue aún más crítico.

Los nuevos recortes anunciados por el Gobierno de Portugal:

- Acelerar la reducción de trabajadores públicos, centrándose en primer lugar en aquellos con contrato temporal. También se trabajará en la "aproximación" de las condiciones laborales de los funcionarios a las de quienes están empleados en el sector privado.
- Recortes en los pensionistas que reciban más de 1.500 euros mensuales de entre el 3,5 y el 10% (en la línea al realizado el año pasado a todos los funcionarios). Esta medida se suma a la supresión de al menos una de las pagas extra, vigente ya en 2012.
- Aumento de la tributación que deben pagar al Estado los autónomos, y que pasará de media del 29,6 al 30,7%.
- Habrá cambios -todavía no detallados- en el impuesto que paga cada trabajador luso en función de su salario (IRS). La tasa máxima se mantendrá en el 46,5%, pero se elevarán las medias debido a la simplificación de los tramos contributivos. Esta medida se suma al incremento de sus contribuciones a la Seguridad Social, que pasarán en 2013 del 11 al 18%.
- Portugal recrudecerá sus exigencias para conceder ayudas y prestaciones sociales.
- Para las rentas más altas, se incrementará la tributación a los propietarios de edificios urbanos valorados en más de un millón de euros, así como los impuestos a pagar por coches de gran cilindrada, aeronaves y lanchas.
- También se gravarán con más impuestos los llamados "rendimientos del capital", concretamente "intereses, dividendos y regalías", así como las "plusvalías inmobiliarias". Todos ellos tributarán al 26,5%, un punto y medio más que hasta ahora.
- Se gravarán con mayores tasas las transacciones a paraísos fiscales.
- El Gobierno luso procederá a reducir los fondos públicos transferidos a fundaciones, e incluso anunciará esta semana el cierre de algunas de éstas.
- Portugal ampliará su programa de privatizaciones, aunque se desconoce cuáles son las empresas afectadas. El Estado luso ya ha vendido su participación en las eléctricas EDP y REN y también abandonará antes de que termine 2012 el accionariado de la aerolínea TAP y la gestora aeroportuaria ANA.

Noticias

anterior siguiente