Anterior Los funcionarios tendrán una subida salarial del 1% en 2016, año en el que recuperarán toda la paga extra Siguiente Tres exdirectivos de la dueña de Fukushima serán imputados por el accidente nuclear Arriba
 Los OwnFone se pueden personalizar
Los OwnFone se pueden personalizar porque cada terminal se «imprime» con el diseño y colores que haya elegido el usuario, según el número de botones que quiere ver en la parte frontal: entre 2 y 12.

OwnFone: un teléfono minimalista y personalizado

  • Los clientes eligen el color, número de botones y aspecto del terminal

  • Está pensado para que personas mayores y niños puedan llamar sin dificultad

  • Con una batería para tres días, necesita poco mantenimiento

|

Una empresa británica está comercializando el OwnFone, un pequeño teléfono basado en un par de conceptos: la simplicidad y la personalización. Este terminal se «imprime» –literalmente– con el aspecto que elige cada usuario, y lo que busca es ofrecer teléfonos con diferentes grados de sencillez para usar poco pero de forma segura: pulsando grandes botones en los que aparecen los nombres de las personas a las que se quiere llamar.

La idea está dirigida en principio a niños, personas mayores o cualquiera con necesidades especiales. Los diseños que se pueden elegir varían principalmente en el número de botones programables que incluyen en la parte frontal: entre 2 y 12.

A la hora de comprar el producto, vía Web, se escriben los nombres de las personas y sus números de teléfono. En el terminal basta pulsar el nombre seguido del botón de Llamada para establecer la comunicación.Otras opciones son elegir el dibujo del diseño del fondo, una fotografía, un patrón o el color del teléfono en sí.

Con todos estos datos el fabricante imprime unos moldes personalizados que encajan con los terminales. Se empaqueta todo y se envía al comprador a través de un servicio de mensajería: ya está listo su teléfono personalizado. Como explican en la web, si se pierde el terminal, no pasa nada: basta encargar otro igual para «imprimirlo» con el mismo aspecto; el número de teléfono asignado –que va impreso en la parte trasera– se puede mantener.

Por lo demás el terminal en sí es un aparato realmente sencillo: su batería dura unos tres días, se puede recargar en hora y media y una luz frontal avisa de cuándo requiere conectarlo a la red eléctrica.También cuenta con dos botones para subir y bajar el volumen, pero poco más: nada de pantallas, iconos o sistemas operativos complicados..

Tampoco hay Whatsapps ni mensajes, ni siquiera SMS: simplicidad al máximo. En caso de necesidad, los números de teléfono asignados a las teclas se pueden cambiar llamando al servicio técnico, que además de paso envía pegatinas para no tener que comprar un móvil nuevo.

El precio del OwnFone es de unos 70 euros, a los que hay que añadir el plan de llamadas –mensual– más adecuado para cada persona; por unos 10 euros más o menos se consiguen unos 50 minutos en llamadas a fijos o móviles. Este modelo sólo funciona de momento en el mercado británico, pero si la idea funciona no sería raro verlo llegar a otros países.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente