Enlaces accesibilidad

Lectura social: el reto de pasar de página en grupo

  • Las redes sociales de libros convierten algo tradicionalmente individual en social
  • El aumento de libros electrónicos les ha dado un fuerte impulso
  • El 2012 podría ser el año de su despegue definitivo

Por
Cámara abierta: Entrelectores, red social de lectura

“¡URGENTE, URGENTE! Necesito recomendaciones de libros, a ser posible autores germánicos, novelas llevaderas, ligeritas, para desconectar, tipo Glattauer o Stefan Zweig... ¿sugerencias?” Isabel Aguilar, 26 años. Hace unos días su llamada de socorro vía Facebook provocó decenas de comentarios bajo su estado. Recomendaciones de amigos y opiniones encontradas entre sus contactos. Pero de autores germanos… nada de nada. ¿La razón? Buscaba ayuda en el sitio equivocado.

Lecturalia le hubiera puesto en bandeja más de 50.000 lectores registrados a los que pedir consejo y un catálogo de cerca de 14.000 autores, germanos incluidos. Un paseo rápido por Entrelectores le hubiera permitido descubrir que Daniel Glattauer está a punto de publicar nuevo libro: ‘Siempre tuyo’, a la venta en febrero. Y un par de datos en Librofilia le hubieran bastado, por ejemplo, para obtener recomendaciones personalizadas en base a lecturas anteriores.

Son algunas de las redes sociales de libros más populares de España, parte de una tendencia en alza: las redes temáticas o de interés.  De libros, de cine, motor o incluso finanzas. “El suyo es un crecimiento lento, pero sólido, maduro. La gente se apunta porque realmente le interesa el tema.

Encuentran contenido afín, mucho, y participación”, asegura Javier Celaya. Él es socio fundador de Dosdoce.com, un observatorio dedicado a analizar las nuevas tecnologías en el sector cultural, que participa con un 10 % en Entrelectores, adaptación de un proyecto americano. “En mercados mucho más maduros como el anglosajón ya se está viendo que estas redes especializadas serán las que aporten más valor al usuario”.

Álfredo Álamo, creador de Lecturalia coincide: “Logran enfocar mucho más su atención. En las generalistas la saturación de la información hace que sea muy difícil encontrar lo que realmente se busca. Creo que las redes especializadas están para complementar a las generalistas”.

El perfil del usuario

En España son todavía un proyecto en construcción. Captan a sus usuarios gracias al boca-oreja y la integración en redes como Facebook o Twitter. El sector editorial no acaba de rendirse a su potencial, pero parece que no tardará en hacerlo. “El 2012 será el año del arranque definitivo. El usuario medio de estas redes es lector en pantalla por lo que su crecimiento va ligado al reciente aumento de dispositivos de lectura como ebooks y tablets. Con ellos aumenta el consumo del libro electrónico y también el uso de estas redes”, asegura Celaya. Precisamente por eso Lecturalia integra ya la venta de libros electrónicos dentro de su comunidad y Entrelectores lo hará muy pronto.

Otros  apuestan directamente por el consumo literario 'en la nube'. Es el caso de 24symbols, plataforma de lectura en internet que funciona por el momento en versión beta. Lo hace bajo suscripción o con una modalid gratuita a cambio de publicidad. Cuenta con un catálogo de 5.000 libros, entre obras libres de derechos y las procedentes de acuerdos con distintas editoriales.

Entrelectores y Lecturalia aseguran, sin embargo, que no son excluyentes. Entre sus usuarios hay también muchos lectores en papel o en transición.  “Nos han comentado que cuando llegan a la biblioteca, acceden a nuestra web desde el móvil para ver si merece la pena o no coger un título, obteniendo mucha más información que la disponible en la solapa del libro”, afirma Héctor Mainar, ingeniero informático de 27 años y co-fundador de Librofilia.

Cristina es uno de esos ejemplos. Le gusta leer antes de dormir, lo hace en papel, pero prepara una oposición y no tiene demasiado tiempo para hojear libros en una tienda o estar al día de las novedades. “En Librofilia en función del libro que te gusta te recomiendan una tanda de libros similares. Al votar ‘El retrato de Dorian Grey’ me recomendaron ‘Los hermanos Karamazov’ de Tolstoi y …me tiene loca. Estas redes enganchan”. Lecturalia y Entrelectores también utilizan algoritmos similares, un filón aún desaprovechado por el mundo editorial, como explica Mainar: “Esto permitiría al mercado editorial publicitar su libro a un target muy específico: el del lector al que su libro va a gustar”.

El 'Gran Hermano' de la lectura


¿El siguiente nivel? Una lectura social en la que las recomendaciones facilitadas por estos algoritmos no se basen en compra- porque comprar no implica haber leído y mucho menos haber quedado satisfecho- ni tan siquiera en nuestros propios votos u opiniones sobre distintos libros sino en nuestro consumo real.

Aplicaciones que serán capaces de medir nuestro ritmo de lectura, velocidad de los pasos de página,  si hemos leído o no un libro hasta el final, si lo hemos clasificado como favorito, las veces que subrayamos o compartimos un párrafo o un título en una red social e incluso si lo hemos regalado o prestado a otra persona, etc. …Una especie de Gran Hermano literario, eso sí, con nuestro consentimiento expreso. ¿Ciencia ficción? En Estados Unidos el uso de tecnologías como ‘Amazon Silk’ o ‘Kobo Pulse’ empiezan a convertirlo en realidad.

En España, hablar de consolidación de la lectura social es muy prematuro, tal y como asegura Javier Celaya. No obstante, el camino parece lento pero seguro. Mainar señala: “Una red social literaria nunca llegará a ser un fenómeno masivo como Facebook o Twitter, pero el perfil de público y tipo de uso es diferente. Nuestros usuarios son muy fieles y se entregan con la página: suben fichas de libros, corrigen y mejoran las ya existentes... Las redes sociales literarias se consolidarán, pero siempre desde un punto de vista que tiene mucho más que ver con la proporción de la sociedad que lee de forma habitual que con las cifras millonarias que genera el público de masas rendido a Tuenti o Facebook”.

Noticias

anterior siguiente