Enlaces accesibilidad

El capitán del 'Concordia', bajo arresto domiciliario tras negar haber abandonado el barco

  • Le acusan de homicidio culposo múltiple, abandono de nave y naufragio
  • Schettino lleva detenido desde el pasado sábado
  • Le han efectuado pruebas toxicológicas
  • El capitán asegura que su maniobra tras chocar con la roca salvó miles de vidas

Por
El capitán del Costa Concordia, bajo arresto domiciliario

La jueza de instrucción italiana Valeria Montesarchio ha ordenado este martes el arresto domiciliario para Francesco Schettino, el capitán del crucero "Costa Concordia" que naufragó el viernes en aguas de la isla de Giglio (Italia), causando la muerte de al menos once personas.

La jueza de instrucción de Grosseto (centro de Italia) ha dictado esta medida tras someter a un interrogatorio en la sede del Tribunal de esta localidad italiana a Schettino, quien permanece detenido desde el pasado sábado, según ha infomrado el abogado del capitán, Bruno Leporatti.

La Fiscalía de Grosseto, quien había solicitado la prisión cautelar para Schettino, acusa al capitán de homicidio culposo múltiple, abandono de nave y naufragio, por lo que corre el riesgo de ser condenado hasta a 15 años de prisión.

Leporatti ha explicado a los periodistas a la salida del Tribunal de Grosseto que este martes mismo se han efectuado pruebas toxicológicas a Schettino, quien se espera que en las próximas horas abandone la prisión de esta localidad italiana para cumplir el arresto domiciliario en su residencia.

A la espera de la decisión de la jueza de instrucción sobre las medidas cautelares contra Schettino, de 52 años y natural de Meta di Sorrento (sur de Italia), se encontraban este martes en un hotel de Grosseto su mujer, un hermano y un primo.

El capitán asegura haber salvado "miles de vidas"

A pesar de las primeras pesquisas de la investigación, del testimonio de los supervivientes y de la transcripción de la conversación que mantuvo con la Capitanía del puerto, el comandante del 'Costa Concordia', Francesco Schettino, ha negado ante el juez abandonado el barco la noche del naufragio e, incluso, ha asegurado haber "salvado miles de vidas".  

Así lo ha declarado ante la prensa su abogado, Bruno Leporatti: "Le dijo a los jueces y a los investigadores de la fiscalía que no había abandonado el barco y que había salvado miles de vidas".

El capitán Schettino, detenido por homicidio múltiple culposo, naufragio y abandono del barco "ha defendido su papel en la maniobra de la nave tras el choque con la formación rocosa que, en su opinión, salvó cientos sino miles de vidas".

El fiscal de Grosetto ha pedido a la jueza que confirme la detención del comandante tras el interrogatorio, que ha durado tres horas, y en el que no se deduce que haya otro responsable de la tragedia, que deja por el momento once muertos y una veintena de desaparecidos.

El abogado defiende una maniobra "brillante"

Tanto la investigación como la compañía de cruceros han señalado que el accidente se debió a un "error humano" del capitán por su decisión de desviar la ruta inicial del buque y realizar una "maniobra torpe y desautorizada".

Según la fiscalía, el capitán precipitó el barco contra unas rocas cerca de la isla de Giglio y, en lugar de activar el protocolo de emergencia, tardó una hora en avisar del accidente a la Capitanía del puerto. Además, está acusado de abandonar el barco antes de poner a salvo a los pasajeros y a su propia tripulación.

El abogado de Schettino, en cambio, ha señalado que su cliente hizo gala de una gran "lucidez" al realizar una maniobra "brillante" que permitió al curcero acercarse a la costa toscana para facilitar el rescate del pasaje.

Sin embargo, según los investigadores, la sala de máquinas se inundó en menos de diez minutos después del primer choque con las rocas y el barco, de 300 metros de largo y 34 de ancho, a la deriva e incontrolable, encalló por accidente y de forma milagrosa a unos cincuenta metros de la costa.

Noticias

anterior siguiente