Anterior Pedro Sánchez propone usar la ley de igualdad de trato contra el "racista" Torra Siguiente El Movimiento Cinco Estrellas y la Liga proponen a un jurista sin experiencia política como primer ministro en Italia Arriba Ir arriba
La revuelta en Londres continúa a la luz del día

Primera víctima mortal de los disturbios de Londres en la noche más violenta de su historia

  • Se trata de un joven de 26 años tiroteado en el barrio de Croydon

  • Los incidentes llegan a ciudades como Birmingham y Leeds

  • Las llamadas a los servicios de emergencias crecen un 400%

  • Scotland Yard despliega a 6.000 agentes que detienen a 200 personas

|

Un joven de 26 años se ha convertido en la primera víctima mortal de los disturbios de Londres, que ha vivido la peor noche de violencia que se recuerda, con incendios, saqueos y desórdenes públicos, en los que 44 policías y 13 civiles han resultado heridos y se han practicado 200 arrestos mientras los disturbios se han extendido a otras ciudades del país.

El fallecido resultó herido la pasada madrugada tras ser tiroteado en su coche en el barrio de Croydon y ha muerto a causa de sus heridas esta mañana en un incidente que puede calentar más el ambiente de cara a posibles nuevos disturbios este martes.

La víctima, que no ha sido identificada, fue descubierta en un coche el pasado lunes a las 21:15 hora local (22:15 hora peninsular española) en el distrito de Croydon al sur de Londres, donde varios edificios fueron quemados durante los disturbios.

Dos jóvenes que estaban allí con objetos robados fueron detenidos, según un comunicado de la Policía.

La Policía Metropolitana de Londres que los niveles de violencia vividos el pasado lunes en varios barrios fueron "inaceptables" y que en las próximas 24 horas desplegará "más de 13.000 agentes" para resguardar el orden en las calles de la capital.

Los agentes han desplegado en la madrugada del martes la mayor operación en las tres noches de altercados que sufre la capital, con un despliegue de aproximadamente 2.500 agentes, que se sumaron a los 3.500 que ya estaban operativos en distintos barrios.

En un comunicado, Scotland Yard ha señalado que entre sus efectivos se incluyen refuerzos de otros cuerpos, así como vehículos blindados que sirvieron de apoyo a los agentes para despejar las calles, si bien no pudieron contener la violencia.

Una noche para olvidar

Scotland Yard ha indicado que en los próximos días estudiará todas las pruebas, incluidas las imágenes de las cámaras de seguridad instaladas en las calles, para llevar ante la justicia a los responsables de actividades delictivas.

"De nuevo, hubo niveles de violencia alarmantes dirigidos contra los agentes", ha denunciado Scotland Yard en la nota, lo que resultó en 44 policías heridos.

Además de los agentes, en los altercados resultaron heridas 14 personas, entre ellas un hombre de unos 60 años que sufrió lesiones graves en la cabeza.

El comunicado ha detallado también que en las últimas 24 horas habían recibido casi un "400%" más de llamadas al 999, número de emergencia en Londres.

Por su parte, el Servicio de Bomberos de Londres ha informado de que vivió la jornada "más intensa" de su historia al recibir un volumen quince veces mayor de llamadas de lo habitual.

Los actos violentos se han extendido, además, a otras ciudades como Birmingham y Leeds, al norte de Inglaterra, donde se han producido los primeros saqueos. Los disturbios han llegado también a Liverpool, donde ha ardido un pequeño grupo de coches, según Reuters.

Cameron vuelve

Estos últimos acontecimientos han obligado al primer ministro británico, David Cameron, a suspender sus vacaciones en la Toscana italiana, donde se encontraba con su familia desde finales de julio, para regresar a Londres.

El premier británico ha presidido a primera hora de este martes una reunión del Gabinete de crisis del Gobierno, denominado Cobra, para hacer frente a los disturbios más graves vividos en 25 años, que comenzaron este fin de semana y que se han saldado con más de 200 detenidos.

La peor noche de incidentes arrancó en Hackney, al este de Londres, cuando un grupo de jóvenes arrojaba contenedores de basura y carros de supermercado a los policías que, con escudos antidisturbios, respondían cargando contra ellos en una zona alrededor de la estación de Hackney Central.

Las imágenes aéreas de la calle Mare, una de las arterias principales de este barrio de Londres, con una de las tasas de criminalidad más altas del Reino Unido, mostraban cómo los manifestantes utilizaban palos para romper escaparates en las tiendas y las ventanas de algunos autobuses.

También prendían fuego a varios edificios en Croydon, que ardían, en las afueras del sur de Londres.

Fuegos en la ciudad

Una línea de policía antidisturbios les hacía frente mientras sobrevolaban la zona tres helicópteros de las fuerzas de seguridad.

Algunos de los jóvenes entraban en las tiendas para conseguir objetos que lanzar al cordón policial en un nuevo choque que según la BBC se producía después de que la Policía parase y cachease a un hombre sin encontrar nada.

Posteriormente los incidentes se extendían a dos barrios del sureste de la ciudad,  Lewisham y Peckham, donde se registraban nuevos episodios de violencia callejera, con calles cortadas, destrozos en comercios y vehículos ardiendo.

En la zona de Lewisham, grupos de jóvenes prendían fuego a dos coches y a contenedores, mientras las calles adyacentes eran cortadas por la policía.

En el colindante barrio de Peckham, también en el sureste de Londres, un autobús era quemado por alborotadores, según una portavoz del servicio de transportes de Londres.

Retorno de la ministra

La ministra de Interior británica, Theresa May, que también se ha visto obligada a suspender sus vacaciones para volver a Londres, se ha reunido con la cúpula policial ante la ola de críticas al Gobierno por la ausencia de ministros durante los disturbios del fin de semana.

El número total de detenidos en estas tres jornadas asciende a 415.

La ministra advierte de que cualquiera que haya violado la ley tendrá que hacer frente a las consecuencias de sus actos, que ha calificado de "pura criminalidad".

"No hay excusa para la violencia, ni para el pillaje ni el robo", ha apuntado la ministra de Interior, que se ha reunido con la cúpula policial, un cuerpo que es el blanco principal de los ataques por su actuación en la muerte a tiros en Tottenham de un joven negro de 29 años, Mark Duggan, el pasado jueves, que aún no ha sido aún esclarecida.

Su fallecimiento dio lugar el sábado a una protesta en Tottenham que derivó la madrugada del domingo en una violencia callejera no vista en Londres desde 1986, con un autobús de dos pisos quemándose, edificios ardiendo y barricadas en las calles.

Los primeros exámenes practicados a una bala disparada en ese incidente apuntan a que pertenecía a un policía y no a Duggan, de quien en un principio se dijo que portaba armas y murió en un intercambio de disparos.

Las causas

Pese a las declaraciones del Gobierno, la prensa británica no cree de forma unánime que se trate de un simple estallido de delincuencia.

"¿La noche del sábado fue una orgía de violencia indiscriminada o el grito airado de un sector de marginados de la sociedad?", se ha preguntado la BBC, subrayando que "un análisis en caliente es peligroso".

"¿Hemos visto el final de un choque meramente local o justo el comienzo de un largo verano de disturbios y cólera en el norte y alrededor de la capital?", se ha preguntado The Guardian.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente