Anterior Los partidos del Govern consideran la aplicación del 155 el "peor ataque en siglos a Cataluña" y "un nuevo 23F" Siguiente Rajoy cesará a Puigdemont y a todo el Govern y convocará elecciones en un plazo de seis meses Arriba Ir arriba

La falta de identificación de los Mossos impedirá investigar las cargas de la plaza de Cataluña

  • El reglamento les obliga a tener su número visible pero no lo llevaban

  • La juez solo ha admitido seis denuncias con parte de lesiones adjunto

  • La Consellería de Interior estudia colocar cámaras en los cascos

|

La falta de identificación de los Mossos d'Esquadra antidisturbios, pese a la orden que les obliga a llevar su número conocido como TIP, impide a la justicia llegar hasta el fondo de las investigaciones sobre violencia policial en la mayoría de casos de cargas contra manifestantes.

La intervención de los Mossos d'Esquadra del pasado viernes en la plaza de Cataluña de Barcelona ha desembocado en al menos una quincena de denuncias en el juzgado, pero correrán la misma suerte que históricamente lo han hecho las causas abiertas por actuaciones policiales y previsiblemente serán archivadas, según han apuntado fuentes judiciales.

De hecho, de las denuncias que el pasado sábado se presentaron ante el juzgado de instrucción número 8 de Barcelona, que estaba de guardia, la juez sólo ha acordado tramitar, y como falta, media docena que iban acompañadas de partes de lesiones.

El resto de las denuncias, interpuestas por personas no lesionadas en las cargas que pedían una investigación sobre la actuación policial y la devolución de las pertenencias requisadas en la plaza, han sido archivadas provisionalmente por la juez al no existir perjudicados directos, han informado fuentes judiciales.

Las causas admitidas serán previsiblemente archivadas

Las pocas causas que seguirán adelante por las lesiones causadas por los Mossos d'Esquadra, acabarán siendo archivadas con toda probabilidad por falta de autor conocido, dado que en derecho penal las causas sólo pueden prosperar contra personas físicas y no contra instituciones o entes jurídicos.

Además, según las mismas fuentes, las agresiones de las fuerzas de seguridad deben ser investigadas en el ámbito judicial de forma aislada, lo que diluye las responsabilidades en la planificación de la intervención policial, que finalmente acaba siendo cuestionada sólo en el terreno político.

De hecho, las decenas de denuncias presentadas por los estudiantes afectados por las cargas durante las manifestaciones anti-Bolonia de marzo de 2009 acabaron siendo archivadas por ese mismo motivo, igual que en la mayoría de movilizaciones que acaban en violencia policial.

En el mejor de los casos, los jueces instructores ordenan a la policía facilitar la identidad de los agentes que integran el dispositivo antidisturbios, pero el gran número de policías que suelen componer ese tipo de despliegues -350 en el caso del pasado viernes- impide llegar a mayores concreciones.

Un decreto aprobado en 2008 que sigue sin cumplirse

Fue durante la etapa del gobierno tripartito cuando se aprobó, el 4 de noviembre de 2008, un decreto del gobierno catalán que obligaba por primera vez a todos los agentes de los Mossos d'Esquadra, a excepción de los que visten de gala, a llevar su número de identificación profesional (TIP) en un lugar visible de su uniforme.

Esta medida, que entró en vigor el 12 de mayo de 2008 y que respondía a una demanda histórica de las plataformas sociales en defensa de los derechos humanos, fue adoptada con el objetivo de "profundizar en la voluntad de facilitar a los ciudadanos el ejercicio del derecho a poder identificar en todo momento a los policías".

No obstante, esta medida nunca ha tenido efectos reales en las unidades antidisturbios -ni antes con el conseller Joan Saura ni ahora con Felip Puig-, porque los agentes de la brigada móvil sí que llevan su identificación, pero ésta queda tapada por los chalecos protectores.

De hecho, Saura estuvo más de dos años buscando fórmulas -se barajó por ejemplo instalar un velcro en los chalecos- aunque finalmente abandonó el cargo sabiendo que el decreto que había impulsado dos años antes seguía sin cumplirse.

El propio conseller Puig, al ser preguntado por la falta de identificación de los agentes -que también está investigando el Síndic de Greuges-, afirmó el pasado viernes que los agentes sí que iban identificados pero que su TIP no era visible porque quedaba tapado por el chaleco.

¿Cascos con cámaras?

Mientras la orden de ir visiblemente identificados sigue sin cumplirse, el conseller de Interior ha lamentado la "falta de objetividad" de las imágenes de la carga emitidas en los distintos medios de comunicación y se plantea la posibilidad de instalar cámaras en los cascos de los mossos.

Puig, ha explicado que está "analizando incorporar mayor tecnología", como cámaras digitales, en el instrumental de los Mossos d'Esquadra que realicen operaciones antidisturbios, para ofrecer un punto de vista "objetivo".

Ha lamentado así que a través de los medios sólo se hayan visto "unas determinadas imágenes" y se pierdan momentos en los que los agentes resultan heridos, como en la actuación policial del viernes ante la acampada de la plaza Catalunya de Barcelona.

Además, no descarta que la Generalitat acabe tomando medidas sobre la difusión de imágenes para garantizar la privacidad de los agentes.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente