Enlaces accesibilidad

Las tropas de Gadafi aplastan las manifestaciones en Trípoli, en el punto de mira de los rebeldes

  • Los manifestantes son reprimidos con gases lacrimógenos
  • En Bengasi, 40.000 personas han pedido la salida de Gadafi

Ver también: Especial  Revueltas en Libia

Por
Miles de libios participan en una manifestación contra Muamar el Gadafi en la plaza de los juzgados de Bengasi.
Miles de libios participan en una manifestación contra Muamar el Gadafi en la plaza de los juzgados de Bengasi. EFE EFE/Jorge Fuentelsaz

La revuelta no solo se libra en el campo de batalla sino también en las calles y, por ello, miles de libios se han concentrado este viernes, día de la oración para los musulmanes, en las principales ciudades del país para pedir al dictador Muamar el Gadafi que abandone el poder.

Los manifestantes en Trípoli, la capital, no se han concentrado solo en un punto ante el temor de que las milicias de Gadafi pudieran perpetrar una matanza contra ellos.

Sin embargo, fuerzas antidisturbios están reprimiendo con gases lacrimógenos a los manifestantes en el centro de la capital y también se han escuchado disparos, según informa la agencia Reuters.

Al menos 14 camionetas de las fuerzas de seguridad han entrado en la plaza Verde de Trípoli para dispersar a los que protestan contra Gadafi. Según informa la agencia France Press, en esa misma plaza también había concentrado un grupo de progubernamentales.

El otro foco de enfrentamientos entre policía y manifestantes se encuentra en el barrio oriental de Tajoura, importante núcleo de los opositores.

Periodistas "retenidos"

El despliegue de seguridad en la capital es total desde primera hora de la mañana. A los periodistas invitados a Trípoli por el propio Gobierno de Gadafi esta mañana se les ha prohibido salir del hotel para informar en la calle, con el pretexto de que su presencia podía desatar disturbios.

La prensa solo ha podido salir a la calle en autobuses gubernamentales que les han llevado a puntos seleccionados previamente por las autoridades.

Los rebeldes saben que en Trípoli se librará la batalla final por el futuro del país y han anunciado que atacarán la capital cuando la comunidad internacional establezca una zona de exclusión aérea y no corran peligro de ser bombardeados.

El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, ha advertido en contra de "hablar por hablar" sobre este tema, ya que una zona de exclusión aérea implicaría un ataque contra Libia para destrurir sus defensas áereas

Multitudinaria protesta en Bengasi

En Bengasi, el principal bastión de los rebeldes en el oeste del país, más de 40.000 personas se han concentrado para pedir el fin del régimen, a pesar de la lluvia y el mal tiempo, según informa la enviada especial de TVE, Érika Reija.

Los manifestantes se han reunido en un antiguo parking, que han rebautizado como Tahrir siguiendo el ejemplo de los egipcios, cuya revolución admiran.

Pero pocos libios son optimistas. A diferencia del tunecino Ben Alí y el egipcio Hosni Mubarak, que dimitieron de sus cargos el día de la oración, nada parece indicar que este viernes Gadafi vaya a seguir sus ejemplos.

Los libios no confían en que el dictador abandone al poder por las manifestaciones pacíficas de su pueblo y creen que solo con la fuerza conseguirán vencerle porque "es un asesino y ya tiene las manos manchadas de sangre".

Incluso, en Sirte, ciudad natal del mandatario libio, hay prevista una marcha de vehículos que proceden del este del país.

Noticias

anterior siguiente