Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

En Libia los dos bandos en guerra civil desde hace seis años han firmado un alto el fuego para todo el territorio, bajo la mediación de Naciones Unidas.

Se ha logrado tras cinco días de conversaciones en Ginebra entre las partes tras cuatro rondas de negociaciones. La entrada en vigor es inmediata. La idea es que facilite la negociación política que ponga fin de forma definitiva a la guerra civil de Libia, sumida en la violencia desde la caída de Gadafi en 2011.

Las conversaciones políticas cara a cara empezarán el 9 de noviembre en Túnez. Todas las fuerzas extranjeras deben retirarse del país y crearán una fuerza policial conjunta que controle el territorio.

Una pareja, de 39 y 42 años, fue detenida a primeros de octubre después de haber vendido billetes de 100 y 200 euros que provenían del saqueo de un banco libio donde Muamar el Gadafi tenía depositada parte de su fortuna. Los rebeldes libios, a los que apoya Francia, saquearon el banco en 2017 y se llevaron 160 millones de euros, seis años después de la muerte del dictador y con Libia en medio de una guerra civil. De los 160 millones, una parte se utilizó para comprar armas, pero otra permanecía sumergida bajo el agua por el sistema de defensa de las bóvedas del banco, algunas afectadas por bombardeos. Durante muchos meses, los billetes permanecieron empapados y, por ello, contenían rastros de moho difíciles de borrar con los productos abrasivos que se utilizaron y que después sirvieron para detectarlos en el mercado, donde se colocaron a través de la mafia turca, quien los vendía en cantidades muy pequeñas a entre un 20 y 40 por ciento de su valor nominal. La Unión Europea lanzó hace meses una alerta a los bancos para prohibir la serie de estos billetes que, según las autoridades, en Europa pueden alcanzar una cifra de 9 millones de euros, mayoritariamente en Alemania y en menor medida en Francia. Informa el corresponsal en París, Paco Forjas.

Las labores de rescate en el Mediterráneo se ven afectadas durante la pandemia. Las migraciones siguen y los problemas sanitarios para encontrar puerto seguro aumentan. 

La gente sigue huyendo de Libia. Allí, según la Organización Internacional de las Migraciones, la situacion humanitaria nunca habia sido peor y calcula que en estos momentos hay unos 650.000 migrantes. El conflicto en Libia se recrudece, no hay alto al fuego, y por tanto muchas personas huyen. Se estima que en la última semana un millar de personas han tomado botes de madera o goma para dejar atrás este conflicto. 

Dos barcos han rescatado personas en las últimas dos semanas: por un lado el Alan Kurdi, de la ONG alemana Sea Eye, con 149 personas a bordo durante once días, y que hoy han sido transferidos a un buque italiano donde realizarán la cuarentena antes de ser redistribuidos por países europeos; y por otro, unos cuarenta migrantes están a bordo del Aita Mari que navega rumbo a Sicilia sin saber si podrán o no desembarcar.

A esto se suma que algunos migrantes han sido devueltos a Libia donde el alto al fuego que se pide no se produce. Las organizaciones humanitarias insisten: "el coronavirus no puede ser una excusa para ocultar la tragedia que sigue teniendo lugar en el Mediterráneo"

Informa, Sara Alonso

Repasamos en nuestro programa de actualidad internacional la evolución de la pandemia en Estados Unidos, en el Reino Unido, en Dinamarca y en Rusia. También detallamos las posibles consecuencias de los incendios recurrentes en la zona de exclusión de la antigua central nuclear de Chernóbil, en Ucrania. Lo hacemos con Agustina Sterling Carmona, doctora en biología y experta en radio-ecología y protección radiológica ambiental. Además, ponemos el foco en Libia, donde los enfrentamientos no cesan. Analizamos la situación con Javier Martin, delegado de la agencia EFE en el Norte de África. Acaba de publicar un informe sobre los mercenarios extranjeros y las milicias locales en Libia.

Los ministros de Exteriores comunitarios ponen fin a la Operación Sofía, iniciada hace cinco años para controlar la inmigración en el Mediterráneo central, y acuerdan una nueva para bloquear la entrada de armas en Libia. Faltan concretar detalles, pero la operación contará con medios aéreos y marítimos y se espera que empieza a funcionar a final de marzo.

Hoy en Solidaridad hablamos de Libia y Guatemala, con representantes de dos organismos de Naciones UnidasBerenger Boell, del Fondo Naciones Unidas para la Población FNUAP en Libia que la entrevistábamos en Madrid en un encuentro sobre la violencia de género organizado por la AECID. Laura Melo es la representante de Programa Mundial de Alimentos PMA en Guatemala, un país que es el primero en desnutrición severa en América y el sexto en el mundo.

Nuevo rescate en el Mediterráneo Central. El buque humanitario Open Arms ha salvado a 45 personas que viajaban en una embarcación a la deriva cerca de las costas de Libia, entre los que hay varios heridos, según la ONG española. Se trata de un nuevo rescate en el Mediterráneo central, el cuarto en los últimos días. Con ello ya son 282 las personas a bordo en busca de un puerto seguro para poder desembarcar.

Libia, un país roto, en una espiral continua de violencia desde la revuelta que desembocó en la muerte en 2011 de Muammar El Gadaffi. La Unión Europea quiere implicarse al máximo en que Libia vuelva a una cierta normalidad. El objetivo es lograr el alto el fuego definitivo y que se cumpla realmente el embargo de armas acordado que ahora es papel mojado. La idea es revivir la Operación Sofía en el Mediterráneo, que nació para combatir a las mafias de migrantes. Ahora para vigilar ese tráfico de armamento. Nos preguntamos cuales son los motivos de que los europeos nos impliquemos más que nunca en la resolución del problema libio y si las gestiones pueden fructificar. Le trasladamos las cuestiones a Lourdes Vidal. Es directora de Mundo Árabe y Mediterráneo en el Instituto Europeo del Mediterráneo con sede en Barcelona.

La canciller y anfitriona de la Conferencia sobre Libia celebrada en Berlín, Angela Merkel, ha anunciado el compromiso de los países asistentes, todos con intereses en el conflicto libio, a respetar el embargo de armas acordado en 2011 por Naciones Unidas. Su actual secretario general, el portugués António Guterres, ha señalado que "todos los participantes se han comprometido a renunciar a las interferencias tanto en el conflicto armado como en los asuntos internos del país". Según este acuerdo, debería cesar tanto el apoyo militar de Turquía al gobierno de Fayed al Serraj, reconocido por la ONU, como el apoyo de Rusia al mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte de los rebeldes que dominan el este de Libia.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha reunido este domingo en Berlín al jefe del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) de Libia, Fayed al Serraj, y al hombre fuerte del país, el mariscal Jalifa Hafter, para una cumbre que reúne a Rusia, Turquía, Francia, Italia o EEUU, entre otros actores involucrados en ese conflicto que asola el país desde 2014 y que ha producido unas 1.500 muertes y unos 100.000 desplazados. 

Este lunes comienzan las negociaciones para un posible proceso de paz en Libia, tras el alto el fuego firmado ayer entre el ejército Nacional Libio y el Gobierno de Trípoli. En Moscú están los máximos dirigentes, de ambos bandos, de un país que, desde la caída de Gadafi, no ha conocido la paz.

El Este y el Oeste de Libia, las dos partes enfrentadas desde hace nueve meses, han aceptado el alto el fuego propuesto por el presidente ruso Vladímir Putin y su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan. Primero los asumió desde Trípoli el Gobierno de Unidad Nacional, respaldado por la ONU, y después el Ejército de Liberación Nacional, bajo las órdenes del mariscal Jalifa Hafter, el hombre fuerte del este. 12/01/20

El mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte de Libia, ha aceptado este sábado el alto el fuego propuesto por Turquía y Rusia en un intento por recuperar las negociaciones de paz tras diez meses de intensos combates con el gobierno sostenido por Naciones Unidas en Trípoli (GNA). En un comunicado, el portavoz del llamado Ejército Nacional Libio (LNA), el coronel Ahmed al Mismari, ha confirmado que las tropas pusieron fin a sus operaciones en la capital, la ciudad de Sirte y el resto de frentes a medianoche, y ha sugerido que cualquier hostilidad después de esa hora sería responsabilidad de las milicias vinculadas al GNA y su aliado, la ciudad-estado de Misrata.

El Parlamento iraní ha aprobado hoy una resolución por la que declara al Pentágono y a todas las fuerzas armadas estadounidenses 'organización terrorista'. Es una consecuencia más del asesinato del general Qasem Soleimani, el jefe de la Guardia Revolucionaria iraní en el exterior, asesinado por Estados Unidos en Irak. Guardia Revolucionaria que a su vez fue incluida por Trump en la lista de grupos terroristas el pasado mes de abril. El régimen de los ayatolás ha decidido desbloquear una partida de 200 millones de dólares para vengar la muerte de Soleimani. Washington se prepara ya ante posibles represalias con aviones no tripulados.

Los combates en Libia han provocado en los últimos meses el cierre de escuelas, cerca de 210, con 115.000 niños fuera de las aulas.

En Cinco continentes han hablado con Lorena Cobas, responsable de Emergencias de UNICEF Comité Español: "Cuando hablamos de más de cien mil niños que no pueden ir a la escuela, hablamos de más de cien mil niños que no tienen la capacidad para recuperarse de todos estos bombardeos y ataques".

"En los últimos años hemos visto como han aumentado las graves violaciones de derechos de la infancia en conflictos, y una de ellas es ataques a escuelas y hospitales", ha añadido.