Hosni Mubarak, 30 años de autocracia en Egipto

  • Ha reprimido la oposición interna y se ha convertido en aliado de Occidente
  • Aliado histórico de Occidente en la región
  • El 11 de febrero de 2011 anunció su dimisión forzado por las protestas
  • Mubarak, acusado de la muerte de 800 manifestantes, condenado a perpetua
Ampliar fotoA protester holds up a child in front of a picture of Egypt's President Hosni Mubarak during a protest in Cairo

Un manifestante porta una imagen en la que el presidente egipcio, Hosni Mubarak, aparece tachado, durante las protestas que se suceden este fin nde semana en varias ciudades egipciasREUTERS/ Goran Tomasevic

Vídeos relacionados

En estos 30 años, Mubarak ha sufrido varios atentados y desde 2008 se viene especulando con la posibilidad de que esté preparando a su hijo Gamal para colocarlo como su sucesor.

RTVE.es - Madrid 

El presidente egipcio, Hosni Mubarak ha gobernado durante 30 años Egipto, el país más poblado del mundo árabe, con mano de hierro y actuando en política exterior como mediador de Oriente Medio.

Al igual que otros estadistas árabes, Mubarak fue un militar que cambió las armas por la política.

Nacido en 1928 en el Delta del Nilo, se hizo piloto de combate y en 1973 desempeñó un importante papel durante la guerra del Yom Kipur contra Israel como jefe de la Fuerza Aérea egipcia.

Ocupó ese cargo hasta 1975 cuando el presidente Anuar el Sadat le nombró su vicepresidente. En 1981, el asesinato de Sadat le convirtió repentinamente en presidente.

Desde entonces, Mubarak ha gobernado ininterrumpidamente Egipto durante casi tres décadas en las que se centró en garantizar la seguridad del país y la paz en Oriente Medio, al tiempo que se aseguraba su permanencia en el poder.

Hombre de ideología indefinida y sin un especial carisma, recogió el legado de su antecesor, Anuar el Sadat, con el propósito de convertirse en el gran mediador de Oriente Medio y mantener la paz con Israel.

Aliado de Occidente

Con esta política y con la ayuda de Estados Unidos logró labrarse una reputación como estadista y convertirse en el aliado de Occidente en la región.

En el interior del país, ejerció un control férreo, ayudado por la Ley de Emergencia, vigente durante todo su mandato. Dicha ley adquirió justificación cuando con ella se logró contener la ola de terrorismo islámico que sacudió Egipto en los años 90, pero también le sirvió a Mubarak para barrer la oposición política a su régimen.

Con la excusa de la lucha contra el terrorismo, la Ley de Emergencia permitió suspender las libertades de prensa y asociación, amplió los poderes de los órganos de seguridad y anuló derechos civiles y políticos como el derecho a la huelga, o a ser asistido por un abogado en caso de ser detenido.

Política económica

En materia económica, Mubarak continuó con la liberalización económica, pero sin tocar los subsidios a los productos básicos para garantizarse la paz social.

Egipto vivió durante años una etapa de estabilidad política y económica en la que las elecciones se redujeron a una ratificación del gobernante Partido Nacionalista Democrático (PND).

Sin embargo, poco a poco, la falta de libertades políticas, la corrupción, las crecientes diferencias sociales y la pobreza (cerca del 40% de los 80 millones de egipcios viven con menos de dos dólares al día, según estadísticas internacionales) hicieron que las fuerzas de oposición hayan ganado terreno.

Progresaron en especial los Hermanos Musulmanes, un grupo ilegalizado pero semitolerado por el Gobierno. La represión del islamismo y el empeño de Mubarak en mantener la paz con Israel, también le valieron la enemistad de muchos egipcios.

En 2005, Mubarak -presionado, al parecer, por EEUU- dio señales de una tímida apertura y permitió la concurrencia de varios candidatos a las elecciones presidenciales, una novedad, teniendo en cuenta que hasta entonces él era el único candidato y era elegido mediante un plebiscito.

Últimas elecciones con Mubarak

Así, en las elecciones presidenciales de 2005, los egipcios tuvieron la posibilidad de votar a otro presidente, aunque el 88,5 de los que acudieron a las urnas (sólo votó el 23 por ciento del electorado) optaron por seguir con Mubarak.

En las elecciones parlamentarias celebradas a finales de 2005, sin embargo, los Hermanos Musulmanes -que se presentaron como independientes- obtuvieron un histórico 20%.

Cinco años después, en diciembre de 2010, el partido de Mubarak volvió a ganar los comicios legislativos con 420 escaños, los independientes obtuvieron 70 y la oposición integrada por varios partidos se hizo con catorce.

Mubarak se va

El pasado 25 de enero de 2011, empezó en Egipto una ola de protestas -inspiradas en la revuelta de Tunez y convocadas vía internet- en demanda de reformas políticas y económicas que forzaron su dimisión el 11 de febrero de ese año. Le sucedió en el poder la Junta Militar, dirigida por el mariscal Tantawi, quien se mantiene en el poder.

El pasado 3 de agosto comenzó el histórico juicio a Mubarak, dos de sus hijos, su exministro de Interior, Habib al Adli, y seis altos cargos de la policía, acusados de la muerte de más de 800 manifestantes durante 18 días de protestas.

La sentencia se emitió el pasado 2 de junio. Mubarak y al Adli fueron condenados a cadena perpetua, mientras que los demás fueron absueltos, lo que generó varias protestas en distintas ciudades del país.

Un clima de tensión que se ha acentuado los últimos días con la disolución del Parlamento por parte de la Junta Militar y la celebración de elecciones presidenciales en la que los dos candidatos, Mohame Mursi y Ahmed Shafiq, se han declarado vencedores.

­ ­ ­ ­
­ ­ ­ ­

Accidente de tren en Santiago

Recuerdo a las víctimas del accidente de Santiago, protestas y agradecimiento a Angrois

La Xunta entrega la Medalla de Oro a víctimas, voluntarios y profesionales. Algunas víctimas no han querido asistir y se concentran exigiendo "verdad" y "responsabilidades políticas".

­ ­ ­ ­
Madrid y Barça, los reyes del mercado de fichajes

Madrid y Barça, los reyes del mercado de fichajes

ANTONIO SERRANO

Entre los dos clubes se han gastado 253 millones de euros. Madrid y Barça han desembolsado 162 millones por James y Suárez. Los culés han hecho caja con la salida de Cesc y Alexis, 75'5 millones.

  • Toda la actualidad del mercado de fichajes en RTVE.es
­ ­ ­ ­
Detalle de la sede de Caixabank en la avenida Diagonal de Barcelona

CaixaBank logra un beneficio neto de 305 millones en el primer semestre, un 25,3% menos

En el mismo periodo de 2013 consolidó la compra de Banco de Valencia. El margen de explotación crece un 6,8%.

Espacio reservado para promoción
cid:1243