Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El expresidente egipcio, Hosni Mubarak, ha muerto este martes a los 91 años de edad. Mubarak fue sometido a una operación en enero y llevaba un mes ingresado en la unidad de cuidados intensivos. Gobernó el país desde 1981 hasta 2011. Durante tres décadas fue el hombre fuerte de Egipto. El 'rais' gobernó el país con mano de hierro. Un dictador para muchos; el garante de la seguridad para otros. Para Estados Unidos, pieza clave, siempre.

Hosni Mubarak, expresidente de Egipto, ha fallecido a los 91 años tras un mes ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital militar del país. En 2011, 18 días de protestas en la plaza Tahrir de El Cairo terminaron con sus 30 años de poder. Mubarak permaneció seis años en prisión aunque finalmente fue absuelto de casi todos los cargos, incluido el de complicidad en el asesinato de más de 200 manifestantes durante la represión de las movilizaciones de la Primavera Árabe que forzaron su dimisión. Hosni Mubarak estaba en libertad desde 2017. Con él finaliza una etapa. La actual que vive el país es de un poder casi absoluto en la persona del actual presidente Abdul Fatah-al Sisi. Informa Cristina Sánchez, corresponsal en Oriente Próximo.

Hosni Mubarak ha muerto este martes -a los 91 años- en libertad, en su casa y rodeado de su familia. Haizam Amirah, investigador principal del Instituto Elcano, considera que hay más sombras que luces en el pasado de Mubarak, derrocado en 2011, tras las revueltas de la Primavera Árabe. Sin embargo, reconoce que la situación en Egipto no es mejor que cuando gobernaba Mubarak. 

El 11 de febrero de 2011 el presidente de Egipto Hosni Mubarak anuncia que deja el poder. Concluyen así 18 días de multitudinarias protestas en El Cairo contra Mubarak, que llevaba 30 años gobernando. Tras la dimisión de Mubarak, el Ejército anuncia que se hace cargo del poder. La euforia se desató en la Plaza Tahrir tras el anuncio de que el "rais" había decidido marcharse. Allí estuvo nuestro enviado especial Miguel Molleda.

En enero de 2011 la sociedad egipcia dijo basta. Miles de personas de toda clase y condición se sumaron a una iniciativa de unos jóvenes blogueros que llamaron a manifestarse contra el presidente Hosni Mubarak, que llevaba en el poder 30 años. Las protestas fueron siendo cada vez más multitudinarias, al igual que aumentó la dureza del Ejército a la hora de reprimirlas. Tras 18 días de acampada en la ya emblemática Plaza Tahrir de El Cairo, los manifestantes consiguieron su objetivo: la marcha de Mubarak. Nuestro enviado especial Paco Forjas fue testigo de esos días de violencia y esperanza en la capital de Egipto.