30 años del asesinato de John Lennon, el genio rebelde del rock

ALBERTO LEÓNALBERTO LEÓN 

El 8 de diciembre de 1980 cinco disparos efectuados por Mark David Chapman -un desequilibrado obsesionado por la música de los Beatles y la lectura de El guardián entre el centeno- acabaron con la vida de John Lennon.

El fundador y coautor de la gran mayoría de los éxitos de los Beatles alcanzó desde ese momento un lugar privilegiado en el Olimpo de los Dioses de la música rock, sólo compartido con Elvis Presley, su ídolo de juventud.

John Winston Lennon había nacido 40 años antes, el 4 de octubre de 1940, en Liverpool. Hijo de Alfred y Julia Lennon, el pequeño John vivió una infancia marcada por la ausencia de su padre, marino mercante, y las infidelidades de su madre, un modo de vida que escandalizaba a la puritana Inglaterra de postguerra. La complicada situación familiar hizo que Lennon se educara con la hermana de su madre ‘Mimi’ Smith y con su marido George.

De su padre apenas supo en 20 años y su madre moriría atropellada por un coche cuando Lennon tenía 17 años, en un episodio que marcó su vida y también, de algún modo, su música.

John Lennon se educó en el Quarry Bank High School, donde no destacó como un alumno brillante sino más bien por su conflictividad. Su pobre expediente escolar le ‘condenó’ a estudiar en el Colegio de Artes de Liverpool, donde mostró su habilidad para las artes gráficas.

Impresionado por el rock

Sin embargo, en aquellos años –segunda mitad de los 50- el joven Lennon quedó impresionado por la música rock que empezó a llegar desde Estados Unidos, sobre todo por las canciones de Elvis Presley y de otros artistas como Buddy Holly, Little Richard o Chuck Berry.

La música rock que llegaba de EE.UU. impulsó a Lennon a crear su propio grupo

Su obsesión, desde entonces, fue formar un grupo de rock con el que imitar a su ídolos y pronto fundó The Quarrymen a la edad de 16 años, siguiendo la moda del skiffle que hacía furor en las islas a finales de los 50, cuando los jóvenes británicos se lanzaron con entusiasmo a producir alegres tonadas basadas en la música tradicional a base de golpear instrumentos caseros.

En una de las primeras actuaciones con los Quarrymen, John conoció a Paul McCartney y la historia de la música cambió para siempre. Primero de forma tímida y luego de manera desatada, Lennon y McCarney produjeron a lo largo de los años 60 la más valiosa colección de canciones pop de la historia.

Junto a George Harrison y Ringo Starr elaboraron catorce discos y decenas de singles que arrasaron en las listas de éxitos y, lo más importante, marcaron el sendero por el que transcurrió la música pop en los años sucesivos.

Trabajos como Revolver, Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band  o The Beatles redefinieron los modos de composición y grabación. Tanto que las bandas más grandes de la época, como Rolling Stones, Byrds o Beach Boys, lograron sus mejores momentos intentando alcanzar el resultado que ofrecían los de Liverpool en aquellos discos.

El dúo compositivo que formó con Paul McCartney es el más exitoso de la historia de música pop

Un dato importante es que ningún disco de la discografía de los Beatles, que el pasado año volvió a ver la luz remasterizada, se encuentra nunca en el cajón de las ofertas, un dato del que nadie más puede presumir.

El fin de los Beatles

Pero el sueño terminó a finales de los 60. Ya desde la muerte en 1967 del manager de la banda, Brian Epstein, las distancias entre John y Paul se fueron acrecentando y no sólo a nivel artístico. Los Beatles, que hasta entonces estaban inmersos en su universo creativo, tuvieron que hacerse cargo por vez primera de aspectos financieros, terreno en el que demostraron mucha menos habilidad que para componer temas inmortales.

Cada uno de los integrantes de la banda empezó a mostrar cada vez más interés en sus proyectos en solitario y en 1970 se certificó lo que era un secreto a voces: los Beatles habían dejado de existir.

Tras la disolución de los Beatles inició una importante carrera en solitario

Tras la disolución del grupo, John se mostró muy activo, especialmente en la primera mitad de los 70. Su carrera en solitario es, sin duda, la más interesante de los cuatro beatles.

Aunque sus discos son un tanto irregulares, Lennon produjo al menos una docena de canciones de altísimo nivel en las que desnudó sus sentimientos y mostró una soberbia madurez: God, Mother, Woman, Mind Games, (Just like) Starting over o Imagine son algunos ejemplos.

La culpa de todo ¿la tiene Yoko Ono?

En muchas de ellas es evidente la influencia que tuvo sobre él su segunda esposa, la japonesa Yoko Ono, que ha pasado a la historia como la ‘mala’ oficial de la película.

John y Yoko se conocieron y se enamoraron en 1966. Poco despues, el músico abandonó a su mujer, Cynthia -con la que se había casado al inicio de su carrera y con la que tenía un hijo, Julian- y se fue a vivir con Yoko, con la que finalmente se casó en 1969.

Desde entonces, la artista japonesa se convirtió en la otra mitad de Lennon. Su presencia en el estudio durante la grabación del Álbum Blanco fue motivo de conflicto y muchos quisieron ver en Ono la principal causa de la separación de los fab four.

La relación con Yoko Ono, denostada a menudo, supuso un apoyo fundamental para Lennon

Pero lo cierto es que Yoko fue un apoyo fundamental en la vida privada y artística de Lennon. El John machista y cruel en su relación con las mujeres pasó a ser historia y en su lugar apareció un hombre enamorado, idealista y comprometido, que es el que ha quedado para la historia.

Acciones como su famosa encamada en Amsterdam o su posición contra la guerra de Vietnam fueron fruto de esta influencia.

Por Yoko, Lennon abandonó provisionalmente su carrera musical y se convirtió en ‘amo de casa’, encargándose de cuidar a Sean, el hijo que la pareja tuvo en 1975.

Nuevo comienzo... y final

Pero finalmente la sequía creativa que sufrió el artista en aquella época saltó por los aires tras un viaje en solitario a las Bahamas y, a punto de cumplir los 40, grabó uno de sus mejores discos, Double Fantasy, que se publicó en el otoño de 1980 y que supuso un verdadero revuelo en el mundillo musical. Lennon estaba de vuelta y en forma.

Cuando se produjo su asesinato, Lennon había vuelto a grabar tras cinco años de silencio

Y fue justo en el momento de aquel regreso, en ese "volver a empezar de nuevo" con el que titulaba el primer tema de Double fantasy, cuando le sobrevino la muerte.

A pesar de los 30 años trancurridos, no están claros los motivos que impulsaron a Chapman a disparar contra Lennon. Se sabe que había llegado desde Honolulu hasta Nueva York, seguramente con la intención de cometer el asesinato, y que la misma tarde del crimen estrechó la mano del artista e incluso logró que le firmara un ejemplar de Double Fantasy.

Pero cuando John y Yoko regresaron al edificio Dakota de Nueva York -en el que la pareja residía desde principios de los 70- Chapman gritó su nombre cuando el cantante bajó del vehículo y le disparó cinco tiros, de los que le alcanzaron cuatro. Lennon logró avanzar unos metros y cayó muerto en la escalera que daba acceso a la portería.

Seguramente Chapman, que ahora tiene 55 años y que sigue en la cárcel tras ser rechazada su petición de libertad, no era más que un desequilibrado que logró con aquel crimen la más triste de las celebridades.

Muere el hombre, nace el mito

La muerte de Lennon dejó a la juventud mundial huérfana de uno de sus ídolos. También frustró del todo una hipotética reunión de los Beatles, con la que tanto se había especulado durante los 70.

Además, Chapman cortó la carrera de uno de los grandes genios de la música que, con su recién inaugurada cuarentena, tenía todavía mucho que ofrecer al mundo. Es difícil imaginar al Lennon de hoy, con 70 años cumplidos, pero seguro que no estaría lejos del hombre idealista y soñador que se nos mostró desde finales de los 60.

Si viviera hoy, Lennon sería un anciano de 70 años de edad

Lo que es evidente es que la música de Lennon -ya sea en solitario o como parte de The Beatles- ha influido a todos los artistas de los últimos 50 años y nunca ha dejado de tener vigencia.

A pocos metros de donde cayó abatido Lennon, en la zona oeste de Central Park, hay un pequeño rincón dedicado al músico, el Strawberry Fields Memorial, que cada día concentra a cientos de seguidores.

Un mosaico circular, con la palabra 'Imagine' en el centro, sirve como homenaje a un artista cuyas canciones nunca han dejado de sonar en el mundo desde el nacimiento de los Beatles hasta hoy.

En ese lugar, como en muchos otros puntos de la Tierra, velas, cánticos y flores recordarán durante estos días a uno de los grandes mitos del siglo XX. El mismo que, con sus canciones, nos hizo imaginar que un mundo diferente podía ser posible.

 

Comentarios

­ ­ ­ ­

Conflicto en Gaza

Un palestina camina entre los escombros en Shajaiya, uno de los barrios gazatías más golpeados por Israel.

Las lecciones que nadie aprende de las guerras en Gaza

ESTEFANÍA DE ANTONIO.- El último conflicto acaba otra vez sin vencedores ni vencidos. Israel es el principal damnificado a corto plazo, mientras Hamás sale reforzada.

­ ­ ­ ­
Puerta de entrada al Hospital Carlos III de Madrid

La religiosa Juliana Bonohá recibe el alta tras 21 días de aislamiento

Todos los tests practicados han descartado que se hubiera infectado de ébola. Ha permanecido ingresada en el Carlos III desde que llegó de Liberia

­ ­ ­ ­
Xabi Alonso ha pedido marcharse al Bayern

Xabi Alonso ha pedido marcharse al Bayern

El jugador del Real Madrid ha llegado a un acuerdo con el club alemán. Florentino Pérez no pondrá pegas a su marcha si la oferta del equipo de Guardiola es satisfactoria.

­ ­ ­ ­
Pasillo de un supermercado

El consumo impulsó hasta el 0,6% el crecimiento de la economía en el segundo trimestre

La demanda de los hogares subió un 0,7% entre abril y junio y la inversión se incrementó un 0,5%. Contrasta con el deterioro de la aportación del sector exterior.

­ ­ ­ ­
Programas para todos los públicos

Muere Peret, el padre de la rumba catalana, a los 79 años

El musico, que reveló el pasado julio que padecía cáncer, vendió millones de discos con canciones como "Una lágrima" o "El mig amic".

­ ­ ­ ­
Un experimento en ratones convierte en placenteros los recuerdos desagradables

Un experimento en ratones convierte recuerdos desagradables en placenteros

Altera emociones positivas o negativas asociadas al recuerdo sin química. Abre una vía para el tratamiento en humanos de la depresión.

Espacio reservado para promoción
cid:827