Enlaces accesibilidad

Los controladores aéreos no fijan fecha para la huelga en espera de "un gesto" de Fomento

  • Afirman que los paros serían "siempre después del 16 de agosto"
  • Acusan a Blanco de rehuir la negociación y piden una reunión con el ministro
  • La dirección de AENA y el sindicato de controladores se reúnen esta tarde

Por
Los controladores mantienen el suspense y no convocan, de momento, la huelga

La junta directiva de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) no ha precisado aún la fecha ni la duración de la huelga que este martes aprobaron, con el 98% de respaldo, sus afiliados, en espera de "un gesto mínimo" por parte del Ministerio de Fomento que desbloquee la negociación sobre sus condiciones de trabajo y evite los paros.

Así lo han explicado los portavoces del sindicato de controladores aéreos -agrupa al 95% del colectivo-, Daniel Zamit y César Cobo, que han insisitido en su intención de resolver el conflicto laboral mediante el diálogo, sin tener que recurrir a la huelga, a la que, según ellos, "nos han empujado a lo largo de los últimos seis meses".

En este sentido, han acusado al ministro de Fomento, José Blanco, de vaciar de contenido la negociación del convenio colectivo con Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) al aprobar "de forma unilateral" la nueva regulación de su jornada laboral y le han pedido "una reunión de una hora" para abordar el documento con 12 reivindicaciones que han presentado.

Pedimos un cambio de actitud para no convocar la huelga

"Es responsabilidad del Ministro, la pelota está en su tejado", han reiterado, sin fijar tampoco un plazo límite para que se explicite ese "cambio de actitud" que reclaman de Fomento, ni qué reivindicaciones concretas deberá asumir AENA para que se desconvoque la huelga. "Pedimos un cambio de actitud y, si lo detectamos, la junta valorará la posibilidad de no convocar la huelga", han insistido.

Si hay huelga, después del 16 de agosto

En cualquier caso, USCA ha recalcado que los paros serían "siempre después del 16 de agosto", asegurando que su intención no es afectar al cambio de quincena ni provocar el caos en el tráfico aéreo: "No es nuestra intención fastidiar a los viajeros", ha asegurado Cobo, que también ha admitido que una huelga de controladores "es una decisión muy delicada" para la economía del país.

Asimismo, han señalado que, en caso de que finalmente se lleve a cabo la huelga, pelearán "por unos servicios mínimos razonables y no abusivos", recordando que en la huelga de funcionarios, a la que no se adhirieron, se impusieron unos servicios mínimos del cien por cien. Blanco ha advertido de que se fijarán unos servicios mínimos que garaticen la continuidad del tráfico aéreo, en plena temporada turísitica.

Los portavoces sindicales han vuelto a denunciar que, al convertir las 600 horas extraordinarias que hasta ahora se permitían y que eran voluntarias, en horas ordinarias de trabajo, hay controladores que apenas libran dos días completos al mes.

Reunión esta misma tarde

"Se está intentando tapar con los controladores la deuda de AENA", han denunciado, argumentando que el problema de fondo es la falta de personal, que hasta ahora se cubría con horas extraordinarias: "Antes era voluntario quien iba o no, ahora es a capón y por decretazo".

En función de las medidas que se acepten, se convocará o no la huelga

La dirección de AENA y los representantes de USCA tienen previsto reunirse esta misma tarde para continuar las conversaciones, una reunión en la que los controladores esperan que se acepten algunas de las reivindicaciones "muy simples de cumplir" que han resumido en el documento de negociación.

"En función de las medidas que esté dispuesto a aceptar o no, se convocará o no la huelga", han subrayado. "En seis meses no se ha producido ningún avance. Si esta tarde la actitud de AENA es la misma, parece que no habrá vuelta a atrás en la huelga", han advertido.

Noticias

anterior siguiente