Enlaces accesibilidad

Se presenta en Brasil un fósil de pterosaurio que proporciona nuevos datos sobre este reptil alado

  • El fósil se ha encontrado en China, en depósitos de cerca de 130 millones de años.
  • Han participado investigadores brasileños, británicos, chinos y alemanes.
  • El estudio concluye que el pterosaurio era capaz de volar y no sólo de planear.

Por
Fósil del "Jeholopterus ningchengensis" presentado en Brasil
Fósil del "Jeholopterus ningchengensis" presentado en Brasil. EFE EFE/Antonio Lacerda
Investigadores brasileños han presentado el fósil de un pterosaurio en el Museo Nacional de Rio de Janeiro. Su análisis demuestra que estos reptiles alados tenían un "absoluto control de vuelo". La réplica del fósil hallado, así como una reproducción del animal y de la membrana alar del reptil serán expuestas en el Museo Nacional de Río de Janeiro.

El fósil del Jeholopterus ningchengensis ha sido encontrado en la región de Mongolia interior, en China, en depósitos de cerca de 130 millones de años. Los paleontólogos pueden obtener mucha información de esta región porque la cantidad de fósiles que se encuentra en ella es "tremenda", según palabras del equipo que ha encontrado este fósil.

El paleontólogo brasileño Alexander Kellner ha llevado a cabo la presentación de este hallazgo. Se ha llevado a cabo con la colaboración de investigadores británicos, chinos y alemanes.

Según Kellner, la principal aportación de este fósil consiste en el descubrimiento de unas estructuras en las alas del pterosaurio que suponen todo un cambio en las teorías que hasta el momento se tenían sobre el animal y su capacidad de volar.

Estas nuevas estructuras, conocidas como picnofibras y actinofibras, sólo pudieron ser descubiertas gracias al trabajo con rayos Ultravioleta utilizado por el paleontólogo alemán Helmut Tischlinger.

El hallazgo de las picnofibras, semejantes a los pelos de algunos mamíferos, permitió a los investigadores, en primer lugar, concluir que los pterosaurios eran animales endotérmicos y por tanto capaces de controlar la temperatura de su propio cuerpo.

También gracias a los rayos Ultravioleta se reveló que las actinofibras se estructuran en una trama de varias capas a diferencia de lo que se pensaba hasta el momento. Este hecho otorgaría una mayor resistencia a las alas de estos animales así como la capacidad para estirarlas y retraerlas a voluntad, lo que permite un vuelo estable y con alto control.

Las membranas encontradas en el pterosaurio serían incluso más resistentes que las que presentan algunos animales voladores actuales, como el murciélago. Para el profesor Kellner, el hallazgo "elimina los modelos de estudio anteriores", según algunos de los cuales las alas de los pterosaurios sólo les servirían para planear.

El paleontólogo ha explicado que este descubrimiento "abre toda una gama de posibilidades para desencadenar nuevas investigaciones" sobre estos animales, que no son considerados como aves pero tampoco como dinosaurios, a pesar de haber convivido en el tiempo.

Noticias

anterior siguiente