Enlaces accesibilidad

Arias, un antimilitarista experto en mediaciones

  • El artífice de los acuerdos de paz de Centroamérica en los 80 mediará en Honduras
  • Tras más de una década fuera de la política regresó en el 2004. Ahora tiene 68 años
  • Ha sido reconocido con el Nobel de la Paz y por más de 50 universidades del mundo
  • Además de doctor en Ciencias Políticas, es abogado y un reputado economista
  • Lidera los esfuerzos para desmilitarizar la región y hacer de Costa Rica un país ecológico

Por
El presidente de Costa Rica, Óscar Arias, artífice de los acuerdos de paz de Centroamérica en la década de 1980, se sentará de nuevo en una mesa de negociación, esta vez con el objetivo de solucionar la crisis política desatada en Honduras tras el derrocamiento de Manuel Zelaya.

Arias, quien ganó el Premio Nobel de la Paz en 1987 por su trabajo en la pacificación de una conflictiva región, será el mediador del problema hondureño, al ser aceptada su intervención tanto Zelaya, como por el nuevo mandatario, Roberto Micheletti, nombrado por el Congreso para sustituirlo.

Arias, de 68 años y considerado una de las principales figuras políticas de América Latina, ha criticado fuertemente el golpe de Estado contra Zelaya, pero dice sentirse "satisfecho" de poder "ayudar a solucionar un conflicto que ya ha producido dos muertos".

Hace poco más de 20 años, destacó, la tradición democrática de Costa Rica, un país que abolió su ejército en 1948, lo convierte "en el mejor lugar para el diálogo", ya que se erige como "un oasis de paz" en el istmo.

En la década de 1980, Arias lideró la búsqueda de una salida pacífica que permitiera silenciar las armas y restablecer la democracia en Centroamérica, escenario de los conflictos ideológicos que protagonizaban entonces el comunismo y el capitalismo en Nicaragua, El Salvador y Guatemala.

Tras la firma del acuerdo Esquipulas II, negociado en la ciudad guatemalteca que da nombre al documento, los esfuerzos del estadista costarricense se enfocaron hacia la consolidación de la democracia en una región que sueña con verse desmilitarizada.

Regreso a la primera línea

Arias, nacido el 13 de septiembre de 1940 en la provincia de Heredia, se mantuvo alejado de la vida pública de su país tras acabar su primer mandato (1986-1990), pero regresó a la política en el 2004 para convertirse por segunda vez en candidato presidencial del socialdemócrata Partido de la Liberación Nacional (PLN).

En 2006 ganó las elecciones para un segundo mandato (2006-2010), en el que su prioridad ha sido sentar las bases para hacer de Costa Rica "un país desarrollado" para el 2021, cuando celebrarán 200 años de su independencia, así como devolverle protagonismo y liderazgo internacional, algo que parece estar alcanzando.

Para lograrlo, concentra sus esfuerzos en la economía y la educación, mientras en política exterior ha dado vuelcos abruptos, como el traslado de la embajada de Costa Rica en Israel de Jerusalén a Tel Aviv, en el 2006, y el restablecimiento de lazos diplomáticos con China (2007) y Cuba (2009).

Ecologista y antimilitarista

En el escenario internacional, Arias ha puesto a Costa Rica a la cabeza de la lucha contra el cambio climático, al anunciar que su país será en 2021 el primero en el mundo en ser "neutro" en emisiones de carbono.

El mandatario se declara un luchador por la paz y por esta razón no cesa en los esfuerzos internacionales para alcanzarla, como lo es el impulso que ha dado a un acuerdo internacional para regular el comercio de armas que se debate en las Naciones Unidas.

También promueve un acuerdo para que las naciones ricas privilegien en cooperación y condonación de deudas a los países como el suyo, que gastan en lo social, ambiente y educación, y no a los que invierten sumas millonarias en sus ejércitos.

De hecho, constantemente lanza ácidas críticas a los Gobiernos latinoamericanos por destinar buena parte de su presupuesto a gasto militar, en lugar de hacer inversión social.

A lo largo de su trayectoria, ha sido profesor de ciencias políticas, vicepresidente del Banco Central, ministro de Planificación Nacional y Política Económica, además de diputado.

Tras ser galardonado con el Nobel de la Paz, recibió, en mayo de 1988, el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Iberoamericana, también por su trabajo en la pacificación de Centroamérica.

Ha obtenido otros reconocimientos internacionales, como el Premio Las Américas 1993, el Carmen García Bloise 1997 y el de la Paz Martin Luther King en 1987. Además, es doctor honoris causa de medio centenar de universidades en el mundo.

Arias, divorciado y padre de dos hijos, se graduó como doctor en Ciencias Políticas en la Universidad de Essex (Inglaterra), pero también es abogado y economista.

Noticias

anterior siguiente