Anterior Adam Zagajewski: "La poesía no está de moda" Siguiente El Gobierno aplica el artículo 155 por la "desobediencia rebelde, sistemática y consciente" de la Generalitat Arriba Ir arriba
Arquitecta, mileurista y en paro

Arquitecta, mileurista y en paro

  • Alexia Maniega tiene 30 años y cayó en paro un mes después de independizarse

  • Durante sus años de estudio, nunca imaginó que estaría en paro una vez licenciada

  • Fue una época muy floreciente, en la que tuvo que rechazar trabajos para acabar la carrera

  • El despido le llegó seis meses después de ingresar en el mercado laboral

  • "Mis padres no se podían creer que cobrara 1.300 euros como arquitecta y de autónoma"

  • No tiene miedo de trabajar de cualquier cosa y cree que su situación es temporal

  • El drama de una familia con todos sus miembros en paro

|

Cuando siendo una adolescente Alexia Maniega decidió estudiar Arquitectura, nunca imaginó que después de toda una década de estudios quedaría en paro nada más ingresar en el mercado laboral. Una profesión tan cualificada significaba, en aquella época, trabajo seguro.

Pero las turbulencias económicas han impactado de lleno en los profesionales de gran formación académica y de sectores que rara vez registran paro, que han visto cómo sus esfuerzos en la universidad no están siendo recompensandos ni con un sueldo digno ni con un trabajo "en lo suyo".

Alexia llevaba seis meses trabajando en una ingeniería cuando su jefe la convocó a una reunión. Junto a ella, el resto de compañeros que habían entrado a la empresa a la vez. "Nos explicaron que en el departamento de arquitectura nunca habían tenido que echar a gente, siempre había trabajo. Pero que en ese momento todo estaba parado y tenían que despedirnos", recuerda.

"En la carrera jamás pensé que me pasaría algo así. Era una etapa muy floreciente, en la que se construía mucho... Muchos de mis profesores me ofrecían trabajos y llegó un momento en que tuve que decir no a muchas ofertas porque mi prioridad era terminar la carrera", sostiene.

Su despido y el del resto de sus compañeros arquitectos fue una decisión insólita, pero que sí podía llegar a esperarse, ya que la mayoría de proyectos que encargaban a la empresa terminaban en agua de borrajas. "Había empezado a ahorrar, pero por mucho que ahorres, en seis meses no te da para mucho", asegura resignada.

"Tengo edad para vivir fuera de casa"

El despido le llegó un mes después de que se independizara junto a su novio José Miguel, también arquitecto. En medio de la ilusión de montar su nueva casa -"la mayoría son muebles prestados o regalados"- recibieron el jarro de agua fría. Un inmueble de 60m2, por el que pagan 800 euros de alquiler y situado en el madrileño barrio de Lavapiés, pasó de ser su ilusión a su preocupación, al no contar con ingresos fijos. "Mis prioridades ahora son pagar el alquiler, las facturas y llenar la nevera", dice Alexia.

"Antes sí que pensaba: si ahorro un poco me puedo ir de vacaciones a un lugar más lejano. Ahora sólo pienso en cubrir gastos", reconoce esta joven de 30 años que sostiene que "ya tengo edad para vivir fuera de casa de papá y mamá. ¡Es lo único que pido!".

"¿Mis ingresos? A día de hoy, ninguno. No tengo ningún ingreso. Cuento con el respaldo de mi pareja y mis padres". Ésa es la agónica situación económica que atraviesa y a la que intenta hacer frente desde el optimismo y el trabajo.

Alexia busca empleo cada mañana. Manda currículos por internet y dedica muchas horas a preparar proyectos que presentar a los concursos públicos que van saliendo. Una vía de salida a su situación en la que cada vez se encuentra más "competidores". "Antes se presentaban 25 ó 30 proyectos a un mismo concurso público... ahora puede haber hasta 300 solicitudes. Con la crisis ha llegado a multiplicarse por 10 la participación", asevera.

El sueño de arquitecto estrella se rompió hace mucho tiempo para Alexia. Durante sus años de estudio, trabajó para algunos de sus profesores y, poco a poco, fue dándose cuenta de que sólo unos pocos privilegiados llegan a ser conocidos.

"Yo he renunciado a hacerme rica con mi trabajo. En la carrera nos venden una imagen que no es cierta. En ningún momento te hablan de las dificultades para encontrar un contrato o que tu sueldo va a ser de mileurista", asegura indignada. "Ahora mismo, con tantísimo licenciado, es super difícil aspirar a arquitecto estrella", dice con sorna.

"Es que se ven ofertas de 1.000 eutos al mes como autónomo. ¡Puestas en el colegio de arquitectura! Es que es para decir... ¿te estás quedando conmigo? ¡No se puede permitir!", afirma.

"No tengo miedo a trabajar de cualquier cosa"


Muchos estudios de arquitectura optan por contratar como autónomos a gente que, en realidad, desarrollan trabajo por cuenta ajena. Unas condiciones laborales más propias de profesionales con mano de obra no cualificada. De este modo, muchos arquitectos se ven sin derecho a una paga de paro, sin derecho a una baja maternal o sin opción a vacaciones no pagadas.

"Mis padres no se podían creer que después de terminar esta carrera tan dura, en la que tanto sufrieron conmigo, su hija, toda una arquitecta, cobrara 1.300 euros como autónoma", recuerda Alexia.

"Uff... ¿Que cómo me veo dentro de seis meses?", dice esta joven madrileña con cara de circunstancias. "Trabajando. Me veo trabajando, sea de lo que sea. La palabra parado no me da miedo, porque, a fin de cuentas, no se puede estar sin trabajar toda la vida", concluye.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente