Enlaces accesibilidad

El mamut puede 'resucitar' 3.700 años después

  • El éxito en la clonación de un ratón congelado abre la puerta a la recuperación de la especie 
  • Un grupo de científicos japoneses ha conseguido una réplica a partir de una célula cerebral
  • El hallazgo abre la puerta a la replicación de especies extintas que se conservan congeladas
  • Por su tamaño y las condiciones de la tundra ártica, el mamut es candidato a ser recuperado

Por
Científicos examinan un bebé mamut encontrado en la ciudad ártica de Salekhard, el mejor conservado hasta la fecha.
Científicos examinan un bebé mamut encontrado en la ciudad ártica de Salekhard, el mejor conservado hasta la fecha. REUTERS SERGUEI CHERKASHIN / REUTERS
Con una altura de más de cinco metros y una longitud que superaba los nueve, los mamut - una palabra que significa muy grande en ruso-fueron unos mamíferos enormes que vivieron hasta hace 3.700 años. Ahora, otros mamíferos, pero minúsculos, pueden haber dado con la clave para su resurrección.

Así lo cree un grupo de investigadores japoneses, que han sido capaces de clonar ratones que habían estado congelados durante 16 años con éxito, pese a que sus células habían 'reventado' como consecuencia del frío.

Esta circunstancia permitiría aplicar la misma técnica, basada en la transferencia nuclear, a estos grandes mamíferos, cuyos cuerpos han sido encontrados en estado de congelación en Siberia.

Clonación por transferencia nuclear

En concreto, el equipo liderado por el científico Teruhiko Wakayama, del Centro de Biología del Desarrollo de Yokohama (Japón) exploraron diferentes células de los ratones y descubrieron que las que mejor respondían a la técnica de la transferencia nuclear eran las del cerebro, lo que también es una novedad y un misterio, ya que no se había logrado clonar a un ratón vivo con este tipo de células.

La transferencia nuclear extrae el núcleo de un óvulo y lo sustituye por el de la célula del animal que se quiere clonar. Cuando se utiliza el adecuado elemento desencadenador químico o eléctrico, el óvulo empieza a dividirse como si hubiese sido fertilizado por esperma.

"Clonar animales mediante la transferencia nuclear otorga una oportunidad para preservar especies de mamíferos en peligro de extinción", escriben estos científicos en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

"Sin embargo, se había sugerido que la resurrección de especies extintas -como el mamut- era impracticable debido a que no hay células disponibles y el material genómico que queda está degradado", recuerdan los investigadores.

Más fácil de clonar

Lo cierto es que la clonación exitosa de este ratón apunta justo lo contrario: que mamíferos enormes como el mamut son más fácil de clonar que otros ejemplares congelados debido a su tamaño y a las condiciones climáticas de la tundra siberiana en la que fueron hallados.

En julio de 2007 científicos rusos descubrieron el cuerpo de un bebé mamut congelado en la región ártica de Yamalo-Nenestk hace 40.000 años, el mejor conservado hasta la fecha y firme candidato a ser el 'padre' de una nueva camada de mamuts.

"En ejemplares muertos congelados en condiciones naturales como la tundra, las células de los órganos se envuelven fuertemente unas a otras y se congelas de manera muy gradual debido al enorme tamaño del cuerpo", sostiene el grupo de Wakayama.

Este dato hace pensar a estos investigadores que las técnicas de transferencia nuclear "pueden ser usadas para resucitar animales o mantener un valioso material genético de órganos congelados por periodos prolongados sin ningún tipo de protección criogénica".

Ahora sólo queda comprobar "si los núcleos recogidos de los cuerpos enteros congelados sin crioprotectores pueden ser viables para generar una nueva camada a partir de la transferencia nuclear".

Noticias

anterior siguiente