Enlaces accesibilidad

Con 3.000 millones de euros se frenaría la desnutrición severa

  • Según Acción contra el Hambre con esa ayuda se frenarían las muertes por malnutrición
  • La cifra representa el 0,3% de lo que se invertirá en Europa para salvar a la banca, un billón 
  • En 2008 un total de 75 millones de personas nuevas ingresan en el macabro club del hambre
  • Desde el 2002 las cifra de personas que sufren el hambre se había estabilizado 
  • Esta ONG asegura que la voluntad política es el primer paso para acabar con el problema 
  • Erradicar el hambre es el primero de los Objetivos del Milenio pero, por ahora, no se cumple
  • La organización presenta el informe "El hambre estancial" y lanza una campaña
  • Este jueves se celebra el Día Mundial de la Alimentación

Por
Las víctimas del hambre han aumentado en 2008. En la imagen, un grupo de personas trata de coger comida.
Las víctimas del hambre han aumentado en 2008. En la imagen, un grupo de personas trata de coger comida. REUTERS REUTERS

El sonrojo mundial. Eso es lo que debería provocar el escuchar las cifras sobre el hambre en el mundo. Un total de 923 millones de personas pasan hambre y las cifras, lejos de disminuir, no dejan de aumentar en un, se supone, cada vez más desarrollado planeta.

En estos tiempos en los que se habla de billones de dólares y euros para salvar entidades bancarias, poco se habla de los que no tienen que echarse a la boca. La ONG Acción contra el Hambre anima a los gobiernos a la aprobación de un plan de rescate mundial pero esta vez no de bancos sino de personas.

EE.UU destinará 250.000 millones de dólares a la compra de acciones de bancos. Más cerca, en España, el Gobierno ha creado un fondo de 30.000 millones de euros para apoyar la financiación y generar liquidez bancaria. Son sólo dos muestras de las cifras desorbitantes que van a invertir los gobiernos de medio mundo para hacer frente a la crisis financiera que ha sacudido a los países avanzados y que ha tambaleado los cimientos del capitalismo y el libre mercado.

Pues bien, según el informe "El Hambre Estacional" presentado este miércoles en Madrid por Acción contra el Hambre, 3.000 millones de euros bastarían para frenar la desnutrición severa en el mundo. El estudio pone de manifiesto que se trata de una pandemia evitable. De hecho, con el 0,3% de lo que va a invertir Europa para salvar el sistema financiero se frenaría esta lacra.

La voluntad política, paso esencial

"El primer paso es la voluntad política", ha asegurado a RTVE.es el director general de la ONG, Olivier Longué, que trata de lanzar un mensaje de concienciación para mostrar que, detrás de las cifras aterradoras sobre el hambre, hay seres humanos que sufren y mueren.

Muestra su preocupación porque desde el año 2002 se había conseguido estabilizar el número de personas que sufren la desnutrición pero en 2008 las víctimas del hambre han crecido en 75 millones, una cifra que desde Acción contra el Hambre califican de "inabarcable", "indigna" e "inconcebible".

El futuro no es nada esperanzador. Tanto el Banco Mundial como el Programa Mundial de Alimentos ya han avanzado en los efectos catastróficos del nuevo panorama global: entre 100 y 130 millones de personas entrarán en el macabro club de la pobreza y el hambre en los próximos meses.

Soluciones para erradicar el hambre

Acción contra el Hambre va a lanzar este jueves, coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Alimentación, la campaña End Malnutricion, con la que pretenden que la erradicación de la malnutrición sea la primera de las prioridades mundiales.

Propone una solución a dos velocidades: por un lado, frenar el número de víctimas por desnutrición aguda, que crece cada cuatro segundos; y por otro, invertir en una nueva revolución verde, en la innovación agricola necesaria para asegurar el alimento de forma sostenible y a largo plazo.

En realidad, aunque sólo en teoría, la lucha contra el hambre ya es una prioridad mundial. Así se establece en los Objetivos del Desarrollo del Milenio, entre los que erradicar la pobreza extrema y el hambre está en primer lugar. El fin es reducir a la mitad la proporción de personas que sufren hambre entre el 1990 y el 2015.

Longué asegura que sólo hay un país en todo el mundo, Brasil, que ha cumplido con estos objetivos reduciendo en un 50% el número de niños desnutridos. "El ejemplo de Brasil pone de manifiesto que con voluntad es posible", concluye.

Noticias

anterior siguiente