Enlaces accesibilidad

Mundial balonmano 2019 | Alemania 31-30 España

Alemania manda a España a jugarse el preolímpico en un cara a cara frente a Egipto

  • Los Hispanos caen derrotados ante los anfitriones 31-30 y les tocará pelear por concluir séptimos en el torneo
  • España - Egipto en directo, sábado 26 a las 17:30h. en Teledeporte y RTVE.es

Por
España se jugará el preolímpico ante Egipto tras perder ante Alemania (31-30)

- Ficha técnica:

31 - Alemania: Wolff; Groetzki (2), Wiede (2), Wiencek (2), Lemke (1), Drux (2) y Gensheimer (2) -equipo inicial- Heinevetter (ps), Suton (4), Pekeler (1), Weinhold (-), Fath (-), Hafner (3), Musche (3, 1p), Bohm (6) y Kohlbacher (3)

30 - España: Corrales; Solé (8, 5p), Gurbindo (-), Raúl Entrerríos (2), Cañellas (-), Ángel Fernández (5) y Aginagalde (2) -equipo inicial- Pérez de Vargas (ps), Alex Dujshebaev (6), Morros (-), Aleix Gómez (1), Ariño (-), Gedeón Guardiola (2), Goñi (1), Figueras (1) y Dani Dujshebaev (2)

Marcador cada cinco minutos: 3-1, 6-5, 8-8, 12-12, 14-13 y 17-16 (Descanso) 19-17, 22-19, 25-22, 27-23, 29-27 y 31-30.

La selección española de balonmano tendrá que jugarse el todo por el todo a un partido frente a Egipto el sábado si quiere agarrar el penúltimo tren a Tokio 2020. Los Hispanos no han podido derrotar a Alemania en la última jornada de la segunda fase (31-30) del Mundial y concluyen cuartos de su grupo. [España - Egipto en directo, sábado 26 a las 17:30h. en Teledeporte y RTVE.es]

La sorprendente derrota de Francia ante Croacia (20-23) dejaba a Alemania en primera posición del Grupo I salvo catástrofe goleadora en su duelo con los Hispanos pero las más de 19.000 que abarrotaban el Lanxess Arena de Colonia no habían venido a ver cómo su selección jugaba con el freno de mano echado.

Es por eso que los anfitriones salieron a por todas, sin mirar las clasificaciones. España, además de jugarse el tercer puesto del grupo y asegurarse una plaza en el preolímpico, estaba dispuesta a estropear la fiesta que tenían preparada los teutones. Todavía quedan cuentas pendientes de aquella final del Europeo 2016.

Como buena fiesta, no podían faltar los goles y se anotaron hasta 33 en los primeros treinta minutos, 17 para Alemania y 16 para España. Claramente los ataques se impusieron a las defenas porque además de los goles, se vieron más de un puñado de balones repelidos por la madera.

Minutos para los que menos han tenido

Jordi Ribera en esta ocasión dio minutos a jugadores que hasta ahora habían tenido poco protagonismo como Iosu Goñi o Dani Dujshevaev. Estos respondieron y se llevó el partido igualado al descanso gracias al acierto goleador de los extremos Ferrán Solé y Ángel Fernández (5 goles cada uno durante la primera parte).

En la segunda parte, los Hispanos marcaron el primer gol pero encajaron casi sin pestañear un parcial de 3-0 con el que Alemania se puso de cara el duelo. Sus disparos desde los 8 y nueve metros minaron la moral de la defensa y de la portería española.

Con esa diferencia de tres goles a favor de los anfitriones, el partido entró en sus últimos diez minutos (27-24) por lo que levantar el pulso a los anfitriones era una misión llamada a recordarse como heroica.

De nuevo un quiero y no puedo en los minutos decisivos

No bajaron los brazos los pupilos de Jordi Ribera, ni mucho menos, pero Alemania dejó claro que en este torneo estaba un peldaño por encima de España. Se demostró cuando a falta de cinco minutos los Hispanos se pusieron a un solo gol, 28-27, pero cuando solo faltaba un empujón para empatar, Alemania son se puso nerviosa y contuvo la ventaja. La tuvo Viran Morros para empatar en un contragolpe cuando el reloj marcaba el minuto 29 pero no pudo ser. Un reflejo del quiero y no puedo que España ha sido en todo el campeonato. Al final 31-30.

Para colmo de males, se lesionó Dani Dujshevaev y será duda para el trascendental partido del sábado. En Herning espera la Egipto entrenada por David Davis, en juego la séptima plaza del torneo que equivale a un pasaporte al preolímpico previo a Tokio 2020.

Deportes

anterior siguiente