Enlaces accesibilidad

Getafe | Fútbol

El Getafe destituye a Fran Escribá

  • El equipo azulón se encuentra en penúltimo lugar, camino del descenso
  • El Getafe lleva 12 partidos sin ganar en los que solo sumó dos puntos
  • El balance de Escribá: siete victorias, siete empates y dieciocho derrotas

Por
El Getafe despide a Fran Escribá

El técnico valenciano Fran Escribá, que llegó al Getafe el pasado verano, ha sido destituido este lunes, ha informado el conjunto madrileño en su página oficial.

Los doce partidos consecutivos sin ganar y los dos puntos sumados de treinta y seis posibles que mantienen al equipo en descenso han sido el detonante que ha llevado al Getafe a prescindir del entrenador valenciano, que tenía contrato hasta 2018.

El balance de Fran Escribá al frente del Getafe se resume en 32 partidos de Liga dirigidos, con siete victorias, siete empates y dieciocho derrotas, con 28 goles a favor y 56 en contra.

La destitución de Fran Escribá es la tercera que asume el presidente Ángel Torres desde que el Getafe ascendió a Primera en 2004. Las otras dos fueron las de Víctor Muñoz, en abril de 2009, y Luis García Plaza, en marzo de 2014.

En su comunicado, el Getafe ha querido "agradecer" a Escribá "su trabajo en la entidad" y le desean "suerte en su futuro profesional".

"Me reuní con la directiva, presidente y jugadores y les dije que si era el problema, me haría a un lado". Con esa frase, Fran Escribá afrontó el choque que después perdió ante el Villarreal. Casi fue profética porque, al final, después de 12 partidos sin conocer la victoria, el técnico del Getafe fue señalado y destituido de su cargo.

Tercer entrenador cesado

Es el tercer entrenador que cesa el presidente Ángel Torres desde que su club ascendió a Primera División en la temporada 2004/05. En todos estos años, sólo Víctor Muñoz y Luis García Plaza salieron del club sin acabar su contrato. Otros lo hicieron, pero se marcharon por su propio pie o con algún acuerdo para fichar por otros equipos de mayor enjundia.

Ahora, Fran Escribá se une a esa lista poco honorable pero real, que, tal vez a principio de curso, cuando llegó al club madrileño este verano, no imaginó que aparecería algún día en ella. La razón: Escribá firmó por 3 campañas y su figura parecía por fin convincente para liderar un proyecto que generaba ilusión tras varias temporadas anodinas del club azulón.

Sin embargo, ni siquiera ha podido finalizar su curso de estreno. El Getafe necesitaba regresar a los tiempos gloriosos en los que se paseaba su nombre por Europa y jugaba finales de Copa del Rey. O, por lo menos, intentar ahuyentar el descenso con solvencia para borrar de un plumazo unos últimos años llenos de sufrimiento.

Cuando Escribá compareció por última vez ante los medios en la sala de prensa del estadio del Villarreal, soltó su última frase: "Estamos heridos pero no estamos muertos".

Tal vez tenga razón. El Getafe aún tiene vida, es penúltimo a un par de puntos de la salvación y no todo está perdido. Pero está claro que será otro quien tendrá que intentar recuperar al enfermo. Al final, el hombre que ilusionó a un club y a su afición, salió por la puerta de atrás por primera vez en toda su carrera. Su proyecto se vino abajo como un castillo de naipes y tuvo que decir adiós.

Deportes

anterior siguiente