Enlaces accesibilidad

Fútbol | Francia 1 - España 0

La renovada España cae en su estreno en Francia

  • La 'nueva Roja' pierde en Saint Denis (1-0) adoleciendo de falta de gol
  • Del Bosque hizo debutar a todos los jugadores de campo nuevos
  • La selección española mejoró solo en parte la imagen del debut mundialista
  • Datos y estadísticas del partido amistoso Francia 1 - España 0

Por
Koke, en un momento del partido ante Griezman
Koke, en un momento del partido ante Griezman AFP AFP

Ficha técnica:

1 - Francia: Lloris; Debuchy, Varane, Sakho, Évra (Digne, m.69); Sissoko (Schneiderlin, m.79), Pogba, Matuidi (Cabaye, m.69); Valbuena (Cabella, m.75), Benzema, Griezmann (Rémy, m.58).

0 - España: De Gea; Carvajal, San José, Ramos, Azpilicueta; Fabregas (Pedro, m.69), Busquets (Iturraspe, m.46), Koke; Cazorla (Isco, m.78), Diego Costa (Alcácer, m.69), Raúl García (David Silva, m.58).

Goles: 1-0, m.73: Rémy

Árbitro: Alain Bieri (SUI)

Incidencias: Encuentro amistoso disputado en el Estadio de Francia de Saint-Denis ante unos 80.000 espectadores. Antes del partido se rindió homenaje a los vencedores de la Eurocopa de 1984, en la que derrotaron en la final a España, muchos de los cuales estuvieron en el campo.

La nueva España cae derrotada ante Francia por 1-0 en partido amistoso. Sin los veteranos que contribuyeron a hacer historia en cuatro años mágicos, la renovación ofreció la misma apuesta por el toque y, por contra, los mismos vicios: demasiado centrocampismo y falta de gol.

Se esperaba una revolución en la 'nueva Roja' y Vicente del Bosque no defraudó. Hizo debutar a Carvajal, San José y Raúl García. Pero, sobre todo, sentó a Casillas en el banquillo para dar la titularidad a De Gea.

El meta del Manchester respondió bien a las primeras ocasiones de Francia, un disparo cruzado de Benzema a pase de Valbuena y otro de Pogba desde la frontal. Los de Deschamps presionaban bien y llevaban peligro en sus avances.

La Roja, nueva o no, se mantuvo fiel a su apuesta por el toque. Sin embargo, Cesc y Koke comenzaron a asumir galones con el paso de los minutos e imponer otro ritmo, más presión y tratando de llevar más verticalidad al juego aprovechando la movilidad de Cazorla entre líneas.

España empezó a llegar, aunque sin disparar, pero dejando más espacios atrás. Por fortuna, los debutantes San José y Carvajal demostraron no amilanarse ante las contras galas.

Sin un dominador claro, los franceses parecían llevar más peligro con el balón en juego y a la contra, mientras que los españoles achuchaban a balón parado. La diferencia era que 'les bleus' se atrevían a disparar, pero España fallaba al buscar siempre un último pase claro.

España terminó la primera parte acorralando a Francia. Los de Del Bosque llegaron más veces a la frontal del área, pero los galos tiraron más a puerta.

Bajón en la segunda parte

El técnico salmantino dio la oportunidad de jugar la segunda parte a Iturraspe, ya que el partido permitía seis cambios.

España trataba de mantener la apuesta, pero Benzema avisaba del peligro a la contra enviando a la red un centro de Pogba. Anulado por fuera de juego, pero aviso al fin y al cabo.

Quizá para tener más control, Del Bosque añadió acto seguido un segundo cambio con David Silva por Raúl García. Deschamps también movía ficha con la entrada de Remy por un desdibujado Griezman.

El baile de cambios cortó el ritmo del partido, lo que benefició y dio algo de aire a Francia. En el bando español debutó Paco Alcácer, el que faltaba junto al meta Kiko Casillas, saliendo al mismo tiempo que Pedro por Diego Costa y Cesc Fábregas.

El gol, asignatura pendiente

Con novatos o sin ellos, la selección española sigue apostando por el toque para bien o para mal; en París tocaba para mal. La nueva Roja tocaba y tocaba sin tirar. Valbuena, el mejor de los franceses, solo tuvo que dar un pase atrás a Remy para que este la estrellara de primeras en la red (minuto 73). La buena noticia es que inmediatamente se fue al banquillo el mediapunta francés por Cabella.

El gol en contra espoleó a los españoles y buscaron la verticalidad. Buena apertura de Koke a la subida de Azpilicueta, cuyo centro al área se paseó sin que lo remataran Silva o Pedro. Cazorla dejó su sitio a Isco para buscar más espacios y gol.

Era la apuesta por la calidad individual para hacer frente a una recta final del partido en la que se veía una alarmante España, adormecida e incapaz de reaccionar ante la adversidad.

Esa calidad, la de Isco y Silva, pudo igualar la contienda en un gran pase del malagueño al canario, quien cruzó en exceso su disparo. Algún intento más tuvo similar suerte. Por tanto, se llegó al final con la sensación de que la renovación no fue completa del todo.

Deportes

anterior siguiente