Enlaces accesibilidad

Mundiales de atletismo | 10000 metros

Mo Farah se desquita ante Jeilán en 10.000 metros

  • El británico gana al etíope al esprín y consigue un tiempo de 27:21.71
  • Jeilán fue plata con 27:22.23 y, Paul Kipngetich Tanui, bronce con 27:22.61
  • Bolt clausura la primera jornada con un paseo de 100 metros

Por
Mo Farah, campeón del mundo de los 10.000

El británico Mo Farah, campeón olímpico de 5.000 y 10.000 metros, arrebató al etíope Ibrahim Jeilán el título mundial de esta última distancia en un esprint vibrante que le otorgó la victoria en un tiempo de 27:21.71.

Jeilán, precisamente el hombre que dos años antes en los Mundiales de Daegu le había negado el doblete a Farah al derrotarlo en la final de 10.000, se batió con fuerza en el fragor de la recta, pero esta vez el británico de origen somalí tenía una marcha más en las piernas y no se dejó sorprender.

Jeilán se colgó la medalla de plata con 27:22.23 y el keniano Paul Kipngetich Tanui la de bronce con 27:22.61.

Los kenianos, contra Farah

Los kenianos se tomaron muy en serio la tarea de castigar las piernas de Farah y salieron tirando desde el disparo. Primero con Paul Kipkoech Tanui, que pasó el primer mil en 2:45.73 y el segundo en 2:35.42, mientras el británico marchaba tranquilamente por dentro, a la altura del quinto puesto.

De pronto, en el tercer kilómetro irrumpieron los etíopes, con Abera Kuma e Imane Merga. Farah parecía tener problemas al ritmo de 8:19.95 al paso por el 3.000. El grupo marchaba en fila y el campeón olímpico había caído al decimoquinto puesto, pero su rostro no denotaba la menor inquietud.

Mediada la carrera, con Tanui otra vez en cabeza (13:49.95), Farah empezó a ganar posiciones y a 10 vueltas del final ya estaba quinto para controlar cualquier escaramuza. La táctica africana no estaba dando resultados contra un atleta nacido en Somalia.

El keniano Bedan Muchiri volvió a endurecer la carrera a siete vueltas del final pero su ritmo no hizo ningún daño a nadie. Hasta el estadounidense Galen Rupp ocupaba posiciones delanteras.

Farah se puso en cabeza a falta de 4 vueltas mirando descaradamente a sus adversarios. A esas alturas ya se sabía ganador. Para un atleta que venía de correr los 1.500 en 3:28.81 (récord de Europa), el último tramo de una carrera de fondo era como coser y cantar.

A partir de ahí Farah monitorizó la prueba a su antojo, pilotando en cabeza. Aún tuvo que resistir el desesperado ataque del defensor de la corona, pero se alzó con la victoria en el primer 10.000 que corría desde la final olímpica de Londres 2012.

Paseo de Bolt en 100 metros

El jamaicano Usain Bolt, figura máxima del atletismo mundial, ha clausurado la primera jornada de los Mundiales de Moscú con un paseo de 100 metros que le condujo a las semifinales en 10.07 segundos.

Más rápidos que el plusmarquista mundial fueron dos estadounidenses: Mike Rodgers, primero en la sexta serie con 9.98, y Justin Gatlin, ganador de la tercera con 9.99, que está convocado a plantar cara a Bolt en la final que cierra la jornada del domingo.

Se hizo esperar el jamaicano, que en Moscú aspira a convertirse en el atleta más laureado de la historia en los Mundiales, igualando, si gana aquí tres, las ocho medallas de oro y diez en total del estadounidense Carl Lewis, pero con dos de plata.

Bolt corrió la séptima y última serie por la calle dos, en posesión de una marca del año de 9.85. Ninguno de los atletas alineados junto a él en la salida ha bajado jamás de los 10 segundos y bastaba con llegar entre los tres primeros. Se santiguó, aguantó la estampida del caimanés Kemar Hyman, que cometió salida falsa a su derecha, y a la segunda se ganó el pase a las semifinales.

El domingo, doble sesión para Bolt. Por la mañana, la penúltima ronda de 100 y, si no hay contratiempos, la final a las 21.50

Deportes

anterior siguiente