Enlaces accesibilidad

Muere Severiano Ballesteros por un tumor cerebral

Por
Informe Semanal: Adiós al inventor del golf en España

El exgolfista Severiano Ballesteros ha fallecido esta madrugada en su casa de Pedreña, según adelanta TVE. Un portavoz de la familia ha confirmado a RNE que el exgolfista, de 54 años, ha fallecido a las 02.10 horas de la madrugada como consecuencia de una insuficiencia respiratoria y ha pedido, en nombre de la familia Ballesteros, intimidad en estos momentos de duelo. Cantabria ha declarado tres días de luto oficial por la muerte del que es desde 1999 su Hijo Predilecto.

El funeral por el deportista se celebrará el miércoles 11 de mayo a las 13:00 horas en su Pedreña natal. Por voluntad del propio Severiano Ballesteros, el velatorio se instalará en su domicilio de Pedreña, "en la más absoluta intimidad", según su familia. Asimismo, no se celebrará entierro de los restos mortales "por expreso deseo del propio Severiano".

Este viernes, Ballesteros, sufría un "empeoramiento severo" de su estado neurológico, provocado por un tumor cerebral contra el que llevaba luchando casi tres años.

La familia del exgolfista ha sido quien ha informado de las últimas noticias del estado de salud de Ballesteros, al que le fue detectado un tumor celebral en 2008, después de un chequeo exhaustivo realizado en el Hospital La Paz de Madrid, tras sufrir dos desvanecimientos en el aeropuerto de Barajas y en un restaurante de la capital.

Tras la convalecencia por las tres operaciones a las que fue sometido en el Hospital La Paz, en Madrid, Ballesteros regresó a su casa de Pedreña en diciembre de 2008 y reapareció en público el 3 de mayo de 2009, cuando acudió al palco del estadio de El Sardinero para presenciar un partido entre el Racing de Santander y el Almería.

El Sardinero aplaude a Ballesteros

Los siguientes meses los vivió apartado de la vida pública, pero 'Seve' regresó en junio de 2009 a la capital de España para presentar la "Fundación Severiano Ballesteros", cuyo objetivo principal iba a ser, entre otros, la colaboración en investigaciones contra el cáncer.

Sin embargo, a paratir de ese momento, sus apariciones públicas se fueron reduciendo poco a poco al tiempo que su salud se iba debilitando, por lo que Ballesteros se recluyó en su casa de Pedreña, donde ha pasado sus últimas horas acompañado de su familia.

A través de la página web del jugador, la familia Ballesteros ha agradecido "todas las muestras de apoyo y cariño que se vienen recibiendo desde que Seve ingresó el 5 de octubre de 2008 en el Hospital Universitario la Paz de Madrid" y ha rogado "respeto a la intimidad en momentos tan dolorosos".

Retirado del golf profesional en 2007 por un dolor crónico en la espalda, durante sus 33 años de carrera Ballesteros ganó tres veces el Abierto Británico; dos, el Masters de Augusta; cinco veces el Mundial 'Match Play' y cuatro, la 'Ryder Cup', entre muchos títulos, un total de 94, y en 1989 fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes.

Desde que se retiró de la práctica profesional del golf, se ha dedicado a trabajar como diseñador de campos y organizador de torneos.

El 'Matador' y el "inventor" del golf en España

El golf pierde a uno de sus números uno de toda la historia, un jugador carismático tan querido en España como respetado en todo el mundo, especialmente en el Reino Unido, donde se venera su figura y donde conquistó tres Abiertos Británicos (1979, 1984 y 1988) y se hizo aún más popular con sus gestas en la Ryder Cup, torneo donde ostenta varios récords.

Severiano Ballesteros fue uno de los jugadores modernos de Europa más laureado en los 'majors', con seis 'grandes', y es el golfista con mayor número de triunfos en el circuito europeo, rozando el medio centenar.

Seguramente, porque el de Pedreña, que descartó el duro mundo de las traineras donde su padre Baldomero era una figura destacada, firmó en las islas actuaciones memorables.

Por eso también decidió allí, en Carnoustie (Escocia) 2007, en la edición del 'British' en la que Sergio García estuvo muy cerca de heredar su victoria y en el recorrido donde jugó su primero Abierto con 18 años, anunciar que dejaba el golf, "la decisión más difícil" de su vida, meses después de haber intentado la aventura del 'Champions Tour', el circuito americano para veteranos porque tenía ganas de "seguir luchando".

Devolver al golf lo que le había dado

Seve también fue uno de los grandes líderes de la Ryder Cup, torneo donde ostenta varios récords. Así, con Europa, es el cuarto jugador en haber jugador más partidos (37) y en haber ganado más puntos (22,5), con un porcentaje de victorias cercano al 60 por  ciento.

Con su liderazgo y presencia, Europa conquistó las ediciones  de 1985, 1987, 1989 (les favoreció el empate) y 1995, y su historial  en la competición le sirvió para ser capitán de la edición de 1997, que trajo al gaditano recorrido de Valderrama con victoria del Viejo  Continente. Además, era el patrón de la candidatura de Madrid para la  Ryder Cup 2018, cuya sede se elegía el próximo 17 de mayo.

Y es que el de Pedreña trabajó siempre por intentar devolver al golf lo que éste le había dado. Con el deporte consolidado en España, y la aparición de nuevas figuras (Manuel Piñero, José María Cañizares o José María Olazabal), se dedicó a usar su prestigio y figura para extender el deporte por el territorio español. También creó el 'Seve Trophy', que imita el modelo de la Ryder con enfrentamientos entre  europeos y británicos.

"Lo de ser un deporte elitista ya pasó a la historia. Es el tercer deporte de nuestro país y el que más dinero genera, está de modo y tiene un gran futuro. Debería ser el más apoyado porque es el que más dinero da, es una industria. Atrae turismo, divisas, ¿cuántas trae el  fútbol?", subrayaba Ballesteros en 2006.

Todo ello deja a este magnífico jugador como uno de los más grandes de la historia del golf, como comentó otro mito de este deporte, Arnold Palmer. "Su lugar entre los mejores de todos los tiempos está asegurado".

Deportes

anterior siguiente