Enlaces accesibilidad

Los Reyes traen un derbi y una derrota al Madrid

  • Un Levante orgulloso logra su revancha y gana 2-0 a un Real Madrid indolente
  • Xisco, de penalti, y Sergio, de libre directo, anotan los goles de los valencianos
  • Los menos habituales del Real Madrid no estuvieron a la altura en el trámite
  • El Real Madrid jugará contra el Atlético por una plaza en las semifinales

Por
Los jugadores del Levante celebran el primer gol de la victoria 2-0 ante el Real Madrid.
Los jugadores del Levante celebran el primer gol de la victoria 2-0 ante el Real Madrid. EFE EFE

Ficha técnica

2. Levante: Munúa, Cerra, Nano, Héctor Rodas, Del Horno; Larrea (Lois, m.50), Sergio, Xisco Muñoz, Valdo; Rubén (Stuani, m.53) y Jordá (Higón, m.75).

0. Real Madrid: Adán, Garay, Carvalho (Pepe, m.46), Mateos (Juanfran, m.70), Arbeloa; Gago, Khedira, Granero, Pedro Léon; Canales y Benzema (Kaká, m.56).

Goles: 1-0, m.63 Xisco Muñoz, de penalti. 2-0, m.85 Sergio.

Árbitro: Estrada Fernandez (C. Catalán). Amonestó por el Levante a Xisco Muñoz y Lois, y por el Real Madrid a Benzema y Pepe.

Incidencias: partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey, disputado en el estadio 'Ciutat de Valencia' ante 12.387 espectadores. El ex jugador del Levante y del Real Madrid, Antonio Calpe, realizo el saque de honor. EFE

Era imposible que el Levante impidiera que el Real Madrid se clasificara para cuartos de final de la Copa del Rey y era inesperado ver un gran partido en la única eliminatoria de octavos de final de la Copa en la que no había nada en juego, salvo la honra. Desde que el Atlético consiguió la clasificación un par de horas antes en el estadio de Cornellá, la noticia en el Ciutat de Valencia era el próximo derbi madrileño en cuartos de final y que el equipo de Mourinho alcanzaba una fase, la de cuartos, que no conocía en el torneo del KO desde la temporada 2005-2006. 

Pero el portugués se llevó carbón otra vez del estadio de los granota, donde su prácticamente inmaculado Madrid no conoce la victoria, ni en Liga ni en Copa, y donde ha cosechado su segunda derrota de la temporada, por más que el balance de la eliminatoria haya sido de 8-1. La otra noticia de la noche, nublada por la anterior, es que el Levante ganó 2-0, con goles de Xisco, de penalti, y un bello libre directo ejecutado por Sergio [Datos y estadísticas del Levante-Real Madrid].

Por aquello del orgullo del equipo pequeño que se había visto herido en el amor propio por el 8-0 de la ida en el Bernabéu y maltratado en el respeto por los cánticos de '¡A segunda!' de la grada del Bernabéu y por algún menosprecio entre jugadores en el terreno de juego, el conjunto de Luis García quiso dar sentido a los noventa minutos que la goleada prenavideña había convertido en un castigo.

El Levante fue el equipo que quiso vencer en un un partido que casi nadie quería jugar, salvo los canteranos como Adán, titular en la portería del Real Madrid, el joven Mateos y su sustituto, Juanfran, en la banda derecha, la joven promesa Canales o el 'galáctico' Kaká, para gozar de más minutos tras sus 240 días de parón por lesión.

A cuartos cinco años después

'Yes, we can, 9-0", rezaba una pancarta en la grada del Ciutad de Valencia, alguno de cuyos 12.000 aficionados intentaba creer en los milagros de Navidad y en la magia de los Reyes Magos. No hubo lugar para tal. Después de un periplo de cinco años sin ir más allá de octavos de final, incluyendo sonrojantes eliminaciones ante equipos de Segunda B como el Real Unión de Irún o el Alcorcón, la derrota ante un recién ascendido ante el que se había sentenciado sobradamente quince días atrás parece insignificante, pero no para Mourinho, que anteponía la imagen de solidez a la clasificación, de la que no se dudaba, y que como no pudo poner nota a sus hombres, extrae como lectura que no tiene los jugadores que quiere.

Ninguno de ellos ni del resto de jugadores se llevará una felicitación de Año Nuevo por parte de un Mourinho que, bromas aparte con su banquillo con el 0-0, sólo se rio irónicamente cuando Estrada Fernández penalizó a su equipo con un penalti por una mano de Gago de las que no siempre se pitan, al interceptar un centro al corazón del área.

Benzema jugó su sexto partido consecutivo como titular tras la lesión de Higuaín, pero no pudo aprovecharse de la alegría del equipo porque sus compañeros, pese a la oportunidad de reválida para los Granero, Canales, Pedro León o Gago, no le alimentaron de ocasiones. Muchos 'desconocidos' en el campo, no acostumbrados a conectar entre sí, y no lo bastante enchufados, pese a no tener minutos o precisamente por eso, pero a los que no les sobran las oportunidades.

El partido fue soporífero, sobre todo en la primera mitad. Un Real Madrid indolente llevó el peso pero con sin ideas y sin sacar un disparo entre los tres palos. El Levante, agazapado en su campo, buscaba sorprender al contragolpe y a los 11 minutos Xisco dispuso de la única acción clara de gol de la primera parte, pero su disparo fue bien atajado por el meta madridista Adán. Ahí se acabó el balance ofensivo de ambos equipos.

El partido se encaminó hacia el descanso entre bostezos. Ni unos ni otros eran capaces de destilar un mínimo de fútbol ni de intensidad a un juego cansino y aburrido, encima a ratos desbaratado por enganchones y amagos de tángana.

En el segundo acto, alguna acción individual de Canales dio algo de brillantez a un partido que despertó de su letargo cuando Gago cometió penalti por manos y el Levante consiguió adelantarse en el marcador. El tanto de Xisco espoleó a jugadores y afición local. Rafa Jordá tuvo minutos después el segundo en sus botas, pero falló de forma clamorosa.

El Real Madrid consiguió apaciguar el ímpetu local y se hizo de nuevo con el control del partido. Kaká, que apareció por Benzema en el minuto 56, tuvo en un cabezazo repelido por el larguero la mejor ocasión visitante, pero el Levante respondió de forma contundente. Como el entrenador se negó en dar minutos a Morata, era la primera prueba del Real Madrid sin un '9' en el campo, pero las circunstancias del partido y el poco tiempo disputado no son suficientes para extraer conclusiones.

Adán desbarató una clara ocasión de Stuani, pero nada pudo hacer un minuto después para impedir que Sergio transformara de forma magistral un escorado libre directo para poner el 2-0 y permitir a los valencianos sumar una clara victoria ante un Real Madrid tan mosqueado por el sonrojo como incapaz de impedirlo.

De todas maneras, la vida en el torneo copero sólo sigue para el Real Madrid, que volverá a sentir emociones fuertes en este torneo, y que tendrá un difícil y apasionante duelo con el Atlético de Madrid, que se une al resto de eliminatorias de cuartos de final que se jugarán el 12 y 19 de enero: Villarreal-Sevilla, Barça-Betis y Almería-Deportivo.

Deportes

anterior siguiente