Enlaces accesibilidad

Estreno esforzado del número uno en Nueva York

  • El campeón olímpico necesitó casi tres horas para ganar a Phau (7-6, 6-3 y 6-4)

Por
Nadal, primera victoria en Nueva York
Rafa Nadal, tan flamante nuevo campeón olímpico y número uno del mundo desde hace una semana como sobrecargado de partidos y esfuerzos en su temporada más gloriosa, sufrió mucho más de lo esperado para cumplir con victoria en su debut en el US Open.

Enfrente, un rival con mucho menos pedigrí, el alemán Bjorn Phau, número 136 en la lista ATP, que, pleno de entusiasmo ante el tenista del año, forzó a base de derechas y voleas, al más puro estilo Djokovic, a un Nadal que tuvo que recurrir a sus mejores golpes para zafarse de su áspero rival, que finalmente se vino abajo en los 'tie-break', con un 7-6 (4), 6-3 y 7-6 (4).

El primer set fue un intercambio de golpes en el que Nadal no pudo imponer la condición de número uno mundial que estrena en Flushing Meadows. Phau, procedente de la ronda previa, levantó las cuatro bolas de 'break' que disfrutó su  rival y condenó el parcial al desempate, ya que ambos mantuvieron su  saque. En el 'tiebreak', Nadal sacó su calidad tras un 3-3 inicial y  con tres grandes bolas cerró el parcial (7-4).

El segundo set empezó con susto, ya que el mallorquín se vio obligado a solicitar ayuda médica cuando mandaba por 2-1. El doctor del torneo aplicó un desinfectante y una gasa en el pie derecho de Nadal y el español salió a la cancha como un tiro, sin dar opción al alemán tras romperle el servicio por primera vez en el encuentro (6-3).

Con oficio para resolver los apuros

Sin embargo, Phau resurgió en el último parcial, en parte gracias a los fallos poco habituales de Nadal, que negaba con la cabeza invadido por la confusión que suele acusar cuando debuta en un torneo. Con 4-4 en el marcador, el balear por fin logró romper el servicio del alemán y sacaba para ganar el partido, pero Phau le rompió el saque por primera vez y abocó al set a un nuevo desempate.

En este último 'tie-break', Nadal, que había desaprovechado numerosas bolas para romper el juego de su rival, dijo definitivamente basta. Sacó por fin a relucir  su gama de golpes ganadores dejando claro quién mandaba sobre la mítica pista Arthur Ashe (5-1), pese a la inquebrantable resistencia del alemán (7-4).

Sellada esta trabajada primera victoria, el español se medirá en segunda ronda al ganador del duelo entre el estadounidense Ryler De Heart y el belga Olivier Rochus.

Deportes

anterior siguiente