Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El nuevo campo de refugiados de Moria, en la isla griega de Lesbos, está ya preparado para recibir a los migrantes, en un campamento temporal e improvisado tras el incendio de esta semana que dejó sin techo a más de 12.000 personas. Una nueva estación de paso cuando lo que ellos quieren es salir de la isla y no acabar en un nuevo campo de refugiados por tiempo indefinido.

El Parlamento Europeo ha retirado el premio Sájarov a la líder birmana, Aung San Suu Kyi por su pasividad frente al genocidio de los rohinyás. Desde 2017, más de medio millón de musulmanes de etnia rohinyá han huido del Ejército birmano a Bangladesh y la líder llegó a admitir ante La Haya un uso desproporcionado de la fuerza, pero negó que fuera un genocidio.


 

El incendio en el campo de refugiados griego de Moria (Lesbos) ha dejado a más de 12.000 refugiados a la intemperie. Aunque el Gobierno griego ha prometido que esta noche tendrán un techo, los migrantes no se fían y piden que les saquen de allí. Sí han salido 170 menores no acompañados hacia otros campamentos. El resto tendrá que esperar a que construyan carpas o les permitan zarpar en los buques anunciados por el ministro de Inmigración. La opción de reabrir Moria, el mayor campamento de Europa, no está sobre la mesa.

El pasado 25 de agosto, la Asamblea Nacional de Ecuador aprobó un nuevo Código de Salud y algunos de los cambios que incluye han suscitado una enorme polémica, porque aluden a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Todo ello, en un país que solo permite el aborto en caso de violación si se trata de una mujer con discapacidad. Ni siquiera las niñas violadas cuentan con ese derecho, pese a las reiteradas recomendaciones de la ONU para que lo despenalice en ese supuesto. Es un reportaje de Valle Alonso.

John Lewis fue un político afroamericano fallecido este mismo verano célebre por su tenaz defensa de la libertad y por haber participado en la marcha de Washington DC en 1963 además de haber dirigido una importante manifestación por los derechos civiles conocida como El Domingo Sangriento. Criado en la era de la segregación racial y en la época de las tristemente célebres leyes de Jim Crow, defendió a ultranza los derechos civiles de los afroamericanos inspirado por el no menos grande Martin Luther King, JR.

El presidente de México, López Obrador, ha pedido al Senado que admita la competencia del Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU. Gobiernos anteriores ni siquiera reconocían la gravedad de esta crisis de desapariciones, que no ha dejado de agravarse desde 2006, cuando el Ejército salió a las calles a combatir al crimen organizado y la violencia se generalizó en todo el país. Se calcula que hay 75.000 desaparecidos en el país.

Ramón González Ferriz nos traslada al 28 de agosto de 1963, el día que Martin Luther King pronunciaba su más famoso discurso: "I have a dream". El entonces pastor baptista dio un discurso clave en la historia del movimiento por los derechos civiles de Estados Unidos. De puro corte pacifista, resumía sus principales tesis y su deseo de llegar a ver un futuro en el que la gente de raza blanca y negra pudiera convivir como iguales. Por desgracia, King no llegaría nunca a ver ese día: pese a abogar por no responder a la violencia con violencia, fue víctima de ella cinco años más tarde en Memphis.