Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Estamos de celebración. Paso a paso La Biblioteca Nacional: Más que libros, llega al centenar de espacios divulgando todos los fondos de la institución que no son libros: videojuegosarchivos webpelículascajas de cerillasmarcapáginasfotos… Para conocerlo, hemos contado con la ayuda de todo el personal de la Biblioteca.

Un año más, a principios de enero, la Biblioteca Nacional pone a disposición de todos, a través de sus servicios digitales, la obra de los autores que pasan a dominio público, es decir, aquellos que murieron hace ochenta años y cuya obra, por tanto, queda liberada de derechos de autor. De esta forma, puede ser editadas, reproducida o difundida públicamente de forma gratuita. Entre los autores, este año: Manuel Azaña, Julián Besteiro o Lluis Companys

La Biblioteca Nacional acoge hasta el mes de abril la exposición sobre Manuel Azaña organizada dentro de los actos conmemorativos de los ochenta años del fallecimiento en el exilio del último presidente de la Segunda República. Se trata de mostrar todas sus facetas como intelectual y como estadista y político.

La Biblioteca Nacional acoge la primera gran exposición realizada en España en torno a la figura de Concepción Arenal, figura indispensable para entender el siglo XIX español. Una revisión en profundidad de su vida y su obra para adentrarnos en la profundidad de su pensamiento y sus aportaciones en torno al papel de la mujer, el concepto de la ayuda social o, su faceta más conocida, la reforma del sistema penitenciario de la época. 

Se rinde homenaje al presidente de la II Republica, Manuel Azaña. Este miércoles se presenta una exposición en la Biblioteca Nacional que trata de recuperar su pensamiento y obra cuando se cumplen 80 años de su fallecimiento en el exilio. Ángeles Egido León, comisaria de la muestra nos ha contado en Las mañanas de RNE con Íñigo Alfinso que Azaña siempre ha estado presente en la historia de España ,salvo en los años de la dictadura. Recuerda que representó el intento de establecer una democracia al estilo de las occidentales aunque la República se le desbordó tanto por la extrema izquierda como por la derecha. Desde este punto de vista no es extraño que el rey se sume, dice al homenaje. Recuerda que estuvo perseguido por tres policías, la de Franco, la alemana y la del régimen de Vichy.

La compra de documentos es una de las vías que tiene la Biblioteca Nacional para ampliar sus fondos. La otra son las donaciones. Son muchos los particulares o las instituciones que deciden ceder gratuitamente sus fondos a la Biblioteca. Son desde personas que reciben en herencia fotos, manuscritos, grabaciones que tienen valor patrimonial, o bien familiares de escritores o dibujantes que conservan su legado, o incluso coleccionistas interesados en un tema y que son conscientes de la importancia que para los investigadores puede tener consultar un documento. Todo ello se canaliza a través del servicio de donativos de la Biblioteca. 

Biblioteca Nacional: Más que libros

Más que libros - Manuscrito de Sarasate

La Biblioteca Nacional acaba de adquirir un importante documento manuscrito: Se trata de la partitura autógrafa de la Jota de San Fermín, opus 36 que el compositor navarro compuso en 1894. La pieza se suma al importante patrimonio musical que la Biblioteca ya tiene del autor, uno de los violinistas más célebres del siglo XIX, a disposición del público para su consulta.

Los carteles que han representado la iconografía del Camino de Santiago durante los últimos cien años son los protagonistas de la exposición abierta en la Biblioteca Nacional, en su sede en Madrid. Más de un centenar de piezas que reflejan cómo este gran viaje que es el Camino de Santiago, ha ido cambiando de su significado, su historia e incluso los movimientos artísticos de este siglo. Porque han sido los grandes artistas de cada época los que han estado detrás de estas piezas de promoción de uno de itinerarios más simbólicos de este país. 

La Biblioteca Nacional está elaborando su Plan Estratégico, los objetivos que marcarán su funcionamiento en los próximos cinco años. Pero antes de cerrarlo quiere conocer nuestra opinión. Por eso ha abierto una consulta pública en la que pregunta a la sociedad qué actividades debe realizar, cómo puede apoyar a los diferentes sectores, respaldar a las comunidades educativas, sellar nuevas alianzas. Para participar, basta con responder las preguntas disponibles ya en la web de la institución

Dentro del fondo de Archivos Personales de escritores que conserva la Biblioteca Nacional, la correspondencia es quizá el documento más íntimo, el que permite a los investigadores penetrar mejor en la personalidad del autor. La correspondencia se canaliza hoy a través de los correos electrónicos, que también se incorporan a los archivos conservados en la institución. 

Los Archivos Personales de escritores son uno de los fondos más interesantes la Biblioteca Nacional: Son esos papeles, documentos personales que un autor acumula a lo largo de su vida: anotaciones, borradores, correspondencia. La mayoría llegan a la Institución por donación de familiares o amigos, pero muchos otros se compran, dado su valor. 

En el servicio de Cartografía de la Biblioteca Nacional no solo se conservan mapas antiguos, piezas únicas de portulanos o atlas flamencos. Hay mucho más. en sus planarios se guarda una amplísima colección de mapas posteriores a 1900, postales o juegos con los que aprender geografía. Los depósitos se actualizan cada día. 

La Biblioteca Nacional tiene su sede en el Paseo de Recoletos de Madrid, en un imponente edificio de estilo neoclásico, construido a finales del XIX, que comparte con el Museo Arqueológico Nacional. Recorremos sus pasillos, sus salas y desvelamos sus anécdotas y secretos. 

Hay una cartoteca en la Biblioteca Nacional. El servicio de Cartografía es uno de los más antiguos de la institución, con mapas recogidos ya en la Biblioteca de Felipe V. Y no es casual. Porque los mapas fueron siempre ambicionados por los reyes porque de su información dependía su poder y la concepción del mundo sobre el que gobernaban. 

En el siglo XIX se llamaban "los papeles de". Hoy son los archivos personales; documentos que reflejan la vida profesional y personal de un escritor. Llegan a la Biblioteca Nacional como donaciones de las familias o bien los compra la propia institución. Cartas, libros de notas, recortes fundamentales para los investigadores interesados en conocer bien a un autor.  

No podía faltar la Biblioteca Nacional en la conmemoración de los cien años del nacimiento de Miguel Delibes. Estos días podemos disfrutar en su sede en Madrid de una amplia exposición que recorre la vida y obra del escritor vallisoletano y que se titula así... sencillamente, Delibes. Su comisario es Jesús Marchamalo.

La Biblioteca Nacional nos ofrece hasta enero una de esas pequeñas pero excepcionales exposiciones que organiza en torno a alguna de las joyas custodiadas en sus fondos. Se trata en este caso, del Astronomicum Caesareum, el libro creado por el matemático, astrónomo e impresor alemán Petrus Apiano, publicado en 1540 y dedicado al emperador Carlos V. Contiene 35 discos móviles en los que se representa, por última vez, la visión geocéntrica del universo de Tolomeo que imperaba en occidente hasta el siglo XVI, hasta la llegada de Copérnico. Matemática hecha arte para mostrar la belleza del cosmos. 

Entre las joyas que se guardan en el Servicio de Cartografía, en el Departamento de Manuscritos e Incunables de la Biblioteca Nacional, destacan los portulanos, los mapas de puertos, imprescindibles en el recorrido de las costas en el siglo XVI. Muy pocos han sobrevivido después de ser utilizados en la navegación. Algunos de los que quedaron, son auténticas maravillas realizadas para los reyes.

La Biblioteca Nacional conserva un importantísimo fondo de mapas, datados desde el siglo XV hasta la actualidad. Los mapas eran poder y se conservan en la institución desde su origen. Portulanos, atlas flamencos, mapas de fuga... Miles de documentos, algunos auténticas joyas de la historia, a disposición de la investigación. 

Con motivo del centenario de Juan Perucho, la Biblioteca Nacional dedica una exposición a este singular y polifacético escritor, crítico de arte, editor e introductor en la España de posguerra de la literatura fantástica. La exposición, Vampiros en la Biblioteca, está comisariada por Julía Guillamón  y gira en torno a la obra más conocida de Perucho: "Historias naturales", una original novela ambientada en la primera guerra carlista.