Enlaces accesibilidad
Lazos de sangre

Carlos Falcó fue muy cariñoso con Chábeli, Enrique y Julio, y Julio Iglesias se lo agradeció así

Por
Julio Iglesias e Isabel Preysler con sus tres hijos Agencias

No estamos acostumbrados a este tipo de gestos y por eso nos llaman tanto la atención. Pero cuando hay educación y 'señorío'... Carlos Falcó era un caballero, un hombre con una educación exquisita, un dandi. Amaba a Isabel Preysler y sabía que la convivencia no iba a ser fácil tras la boda. ¿El motivo? Los hijos que Isabel tuvo con Julio Iglesias. Carlos e Isabel se casaron el 23 de marzo de 1980, tres años después de que ella se separase del cantante. Chábeli tenía 8 años, Julio José acababa de cumplir 7 años y Enrique iba a cumplir 5 años. Tres niños que vivieron una separación, emocional y física, pues su padre viajaba constantemente y desde 1978 había fijado su residencia en Miami.

Julio Iglesias e Isabel Preysler con sus tres hijos Agencias

Una entrevista 'curiosa'

El periodista José María Tola invitó a su programa a Carlos Falcó e Isabel Preysler, y uno de los temas que más espacio ocupó en la entrevista que emitió RTVE fue el de los hijos. "¿Se quiere por igual a los hijos que la pareja tiene con un matrimonio anterior?", preguntaba Tola. "Sí, por supuesto", contestó Carlos Falcó. "¿Es complicada la vida en pareja?", preguntó el periodista. "Sí, es complicada, pero no solo por la pareja, también por todo lo que la rodea", dijo el marqués. Se refería a Chábeli, Julio José y Enrique, por supuesto. Pero él tuvo la delicadeza y la mano izquierda necesarias para tratar a los chicos. 

- ¿Los hijos de un primer matrimonio son un obstáculo para una segunda relación?

- Probablemente, es el problema más importante al que se enfrenta un segundo matrimonio.

Isabel Preysler con sus tres hijos mayores agencias

Descubrir el campo

Pero lo que en un principio parecía un problema al final no lo fue. Carlos Falcó se volcó con los hijos de Julio Iglesias y en 'Lazos de sangre' todos le recuerdan con mucho cariño. Sobre todo la madre, Isabel Preysler, que respiró aliviada viendo la buena sintonía que había entre todos. "Carlos les enseñó a cazar, a pescar, a montar a caballo. Disfrutaban mucho con las ovejas, y llevaban a todos los amigos que querían al campo. Se lo pasaban estupendamente", dice. "Los fines de semana me iba al campo, y era mi pasión, ir a cazar, pescar, ir a la finca, a Casa de Vacas. Ahora soy vegetariano y no mato ni a una cucaracha... Es otra cosa, ¡cómo cambia la vida!", recuerda Julio José Iglesias. "Tengo unos recuerdos fantásticos con él. Le encantaban los niños y tenía mucha paciencia con nosotros", comenta Chábeli Iglesias.

Isabel Preysler con sus tres hijos mayores agencias

Ese cariño que Carlos Falcó volcó con los Chábeli, Julio José y Enrique llegó a oídos de Julio Iglesias. Isabel Preysler lo recuerda muy emocionada en esta nueva entrega de 'Lazos de sangre'. "Fíjate si Carlos se portó bien con mis hijos que una vez en una cena en Miami coincidieron Carlos y Julio, y Julio se le acercó a él para darle las gracias por cómo se había portado con mis hijos, por lo bueno que había sido con ellos y por lo cariñoso que había sido siempre con Chábeli, Enrique y Julio", dice con una generosa sonrisa. 

Cinco años juntos

Chábeli, Julio José y Enrique convivieron con Carlos Falcó desde 1980 hasta 1985, año en el que Carlos Falcó e Isabel Preysler se separaron y él abandonó el chalet de El Viso, en Madrid. El cariño y afecto que Carlos Falcó entregó a la familia Iglesias le fue devuelto con creces, y no solo en vida. Cuando murió el padre de Tamara, todos sus hermanos le mostraron su pésame y dolor. 

"Estamos pasando tiempos difíciles y esta emergencia ha alcanzado a muchísimas personas incluida mi familia. Es momento de quedarse en casa y estar pendiente de vuestros seres queridos. Os mando un fuertísimo abrazo y espero veros muy pronto", escribió Enrique Iglesias cinco días después de enterrar a Carlos Falcó. La fotografía que acompaña al texto, en la que está de niño entre Carlos y su madre, lo dice todo.