Enlaces accesibilidad
Somos Cine

Películas gratis y online: el mejor cine español

Por
Somos Cine - El desentierro

No hace faltan suscripciones ni pagos. Disfruta de películas gratis y online en RTVE Digital. En Somos Cine tenemos el mejor catálogo de cine español. 

Jean François y el sentido de la vida

Francesc, un niño solitario de trece años, descubre en la escuela el libro El mito de Sísifo del filósofo Albert Camus por el que queda fascinado. A partir de este momento decide convertirse en existencialista, se sube el cuello de la chaqueta y se hace llamar Jean-François. Su nuevo objetivo será ir a París a encontrar a Camus. Lluna, una adolescente que vive el presente, le acompañará en su aventura con una única condición: parar por el camino para reencontrarse con el chico francés con el que tuvo una historia el verano pasado. Juntos emprenden un viaje para, con Camus o sin él, descubrir cuál es el sentido de la vida.

Somos Cine - Jean François y el sentido de la vida - Ver ahora

 

El país del miedo

Carlos, un hombre pacífico, ve alterada su vida cuando, Marta, una niña de 13 años, se cruza en el camino de su hijo Pablo y comienza a extorsionar, primero al niño y después al padre. Incapaz de defenderse, se ve envuelto en una serie de situaciones angustiosas que le llevan a una respuesta desproporcionada. El país del miedo indaga en el origen de nuestros temores como una fuente de dominación que nos obliga a aceptar formas abusivas de protección.

Somos Cine - El país del miedo - Ver ahora

El desentierro

La repentina aparición de una mujer albanesa en un pueblo de Levante provoca que Jordi ( Leonardo Sbaraglia), recién llegado de Argentina para asistir a un entierro, decida investigar el pasado de su padre Pau, desaparecido hace 20 años y al que todo el mundo daba ya por muerto. Cuenta con la ayuda de su primo hermano Diego, hijo del político valenciano fallecido y ahora convertido en un escritor errante que vive retirado. Juntos emprenderán una búsqueda a contrarreloj.

Somos cine - El desentierro - Ver ahora

Acantilado

Fenomental thriller, ganador de la sección oficial del festival de Málaga. Gabriel es un prometedor fiscal cuya vida se tambalea cuando recibe una llamada de la policía. Ha habido un suicidio colectivo de una secta en las islas Canarias y su hermana pequeña, Cordelia, era una de las adeptas. Pero su cadáver no ha aparecido. 

Somos Cine - Acantilado - Ver ahora

Campeones

Una lección de vida dirigida por Javier Fesser ganadora de tres Premios Goya y seleccionada para representar a España en la 91ª edición de los Óscars. Marcos es un entrenador de baloncesto que es condenado a entrenar a un grupo de chicos discapacitados intelectuales. Lo que comienza siendo un trabajo forzado, acaba ayudándole a salir de su crisis existencial.

Para todos los públicos Somos Cine - Campeones - Ver ahora
Transcripción completa

# Lejana y de colores.

# Dentro de poco amanecerá.

# Seremos campeones. #

¡Eh!

¡Eh!

¿Qué pasa?

¡Que ya voy! ¿Qué pasa?

Es que estaba sin ticket, por eso le he puesto la sanción.

Hombre, no me joda, han sido cinco minutos.

No, han sido 42 y el máximo son 10, por eso le he puesto la sanción.

¿Le pagan para joder a los demás?

No, por controlar el aparcamiento.

Estaba usted sin ticket.

42 minutos.

Que sí, que sí, que ya me lo ha dicho.

Lo decía porque me parecía

que se había quedado usted con alguna duda.

¿Con alguna duda?

Ya veo que contratan a los más espabilaos

para este trabajo, ¿eh?

Yo me voy al mío, que llego muy tarde.

(MEGAFONÍA) "¡Triple!".

"Oh, là, là, Edwin Jackson!".

"Yes!".

(TODOS) ¡Estu, un, dos, tres!

(Palmas)

(PÚBLICO) ¡Oh!

-¡El rebote! -¡Oh!

-¡Pasa, pasa!

(TODOS) ¡Estu, un, dos, tres!

(Cánticos)

(Palmas)

(Pitido)

(Aplausos)

¡Ruido!

# "Happy birthday to you". #

"¡Marcó triple!".

¿Tampoco ha venido hoy? No ha venido, no.

¿No estará enferma?

Me importa tres cojones. Eh... Quita.

"Yes!".

¡Jordi!

¡Pita, coño!

(Silbato)

Te estás equivocando.

¡Buscamos el "extra pass"!

(PÚBLICO) ¡Uh!

Así no vamos a ganar.

-¡Vamos, largo!

(Pitido)

(ACENTO ARGENTINO) Jugamos una posición larga

y finalizamos en un dos por dos con bloqueo directo para Jackson.

Si está haciendo una mierda de partido.

Posesión larga

y si no anotamos, defendemos.

Toma.

Primero, este ataque.

Agotamos posesión.

Jugamos largo...

y finalizamos en "pick and roll" para Jackson.

¿Está claro?

Bien, si no anotamos, defendemos.

Y cambiamos en cada bloqueo.

A ver, Fernández.

¿Cómo vamos a defender? Tendremos que hacer falta.

¿O ahora vamos a ser los únicos gilipollas

que defendamos esta situación?

Sabané, Wilson y Grimau,

para Jackson.

Está claro, ¿no?

Defendemos.

(Pitido)

¡Defendemos!

¡Vamos, vamos, vamos, vamos!

-¡Un, dos, tres! (TODOS) ¡Estu!

No escucha.

No escucha, se cree Dios.

Nos vamos a cubrir de mierda, ya verás.

Vete al vestuario ¿Cómo?

Que te vayas al vestuario.

¿Qué eres, el árbitro tú ahora o qué?

No, soy el primer entrenador y tú, mi segundo,

así que te guste o no, soy el que manda en este equipo.

Este equipo te importa una mierda. Sal de la cancha.

No tienes ni puta idea. ¡Que salgas!

¿Qué haces, coño? -¡Marco!

(TODOS) ¡Eh!

(Crescendo musical)

Ya está, ya está.

(Gritos y silbidos)

(Continúa música)

(Abucheos)

(PÚBLICO) ¡Fuera, fuera, fuera!

¡Fuera, fuera!

(Continúa música)

(Decrescendo musical)

"El baloncesto profesional nos ha dejado una imagen lamentable".

"En el encuentro de la Liga Endesa que el Movistar Estudiantes

y Tenerife Iberostar han disputado esta tarde,

el emblemático entrenador del equipo madrileño,

Francisco Carrascosa,

ha sido violentamente empujado por Marco Monte...,

Montes. ...el segundo entrenador".

Me llamo Marco Montes, cojones.

"Y esta es la sala Apolo de Barcelona,

que esta noche está ha sido testigo de un único concierto de Mermelada,

la mítica banda de "rhythm-and-blues" de los 80,

ha reunido a sus integrantes". Otro.

# Coge el tren. - # Coge el tren.

- # Coge el tren. - # Coge el tren.

- # Coge el tren de las 3:10.

# ¡Contaminación!

# Esto es un follón.

# Coge las maletas. #

¡Coño!

# Coge el tren. - # Coge el tren.

- # Coge el tren. #

¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda!

(Sirena)

# ¡Sopla! #

¡Mierda!

(Para la música)

Pero bueno...

¡Ahí va, ahí va, ahí va!

Pero ¿cómo os paráis ahí?

¿No habíais visto que venía?

¡Oh!

Marco Montes.

(Puerta)

Fuera.

Ya era hora, llego tarde al trabajo.

Ya lo creo que va a llegar tarde, tiene el juicio ahora.

¿No se pone los zapatos?

No... ¿Qué juicio?

¿De qué juicio me habla? Vamos a tener un juicio rápido.

Si no lo estropea más, puede que tengamos suerte.

Yo me pondría la corbata. ¿Que tengamos suerte?

¿Usted quién es? Su abogado,

también estoy encantado de conocerle.

¿No entra? No.

No, no, yo prefiero subir caminando si no le importa.

Eh... ¡Señor Monte!

-Conducir con una tasa de alcohol que triplica lo permitido,

daños a un vehículo policial,

lesiones pendientes de determinar,

resistencia a la autoridad... No, no, no.

Yo no me resistí a nadie.

Le pedí a un agente su número de placa, nada más.

Cállese, por favor. Estoy diciendo la verdad.

¿Quiere que añada desacato a la lista?

Yo la veo ya cargadita. -No, nada que añadir.

Perdone, abogado, me está preguntando a mí.

Más repetidos insultos a los dos agentes referidos.

Aparte de pagar los daños

y de la retirada del permiso de conducir dos años...

¿Cómo, cómo, cómo?

-Está muy bien, podría ser más. Pero ¿cómo que más de dos años?

¿Cómo que más de dos años? Vamos a ver,

a mí me parece un poquito desmesurada la condena

por conducir con dos copitas.

La condena viene ahora, señor Monte.

Montes. Montes.

Se enfrenta a una pena de prisión no inferior a los 18 meses.

Pena que podrá ser conmutada por la realización de trabajos

en beneficio de la comunidad en un destino

y por un periodo que le serán comunicados

en los próximos días en este tribunal.

Se levanta la sesión.

Le dije que íbamos a tener suerte. Pero ¿cómo que suerte?

¿Cuándo voy a hacer ese trabajo si ya tengo el mío?

Lo siento mucho, no me dejas otra opción.

A ver, presidente.

Eh... Lo que pasó el otro día

no fue para sentirse orgulloso, pero...

todo lo hago por el bien del equipo.

¿Lanzaste al primer entrenador al banquillo por el equipo?

No lo lancé, fue él quien perdió el equilibrio.

Díselo, Paco.

Paco, por favor, díselo.

Llevo tiempo avisándote. ¿De qué?

Eres el mejor segundo que he tenido. ¿Entonces qué cojones hacemos?

No sé cuáles son tus problemas,

pero no le convienes al equipo.

Paco, no me jodas.

No, eso ya lo estás haciendo tú solito.

Me voy abajo.

-La decisión está tomada.

Ya no perteneces a este club.

Asociación Los Amigos.

Va a trabajar usted con personas con discapacidad intelectual.

¿Qué coño es eso? Cuide su lenguaje, señor Montes.

Bueno, perdone, señora jueza, pero...

Su señoría.

Perdone usted, su señoría, es que no entiendo a qué se refiere.

¿Está hablando usted de... subnormales?

-Le ha pedido que cuide su lenguaje. Ahora no he dicho "coño".

No, lo que ha dicho es peor.

Es ofensivo. ¿Lo de subnormal?

Pero si hace años existía lo del día del subnormal.

Que salían los mongólicos a la calle a pedir dinero con una hucha.

He dado dinero a los mongólicos, a los subnormales.

Así pues, deberá ponerse a disposición de dicha asociación

durante los próximos 90 días. ¿90 días?

Pero eso son 3 meses.

Enhorabuena, señor Montes. ¿Enhorabuena por qué?

Porque veo que sabe dividir.

¿Discapacitados intelectuales?

¿Y eso qué son, escritores en silla de ruedas?

No, mamá.

A ver, eso serían intelectuales discapacitados,

yo voy a trabajar con discapacitados intelectuales.

Ahora te vas a juntar con subnormales.

Walter, una copa de vino por favor. -Sí, señora Amparo.

Se les llama discapacitados intelectuales

porque lo de subnormal es ofensivo.

Toda la vida se ha celebrado el día del subnormal

y nunca ha pasado nada.

Como el día del cáncer o del sida. Sí.

Pues ahora no se puede decir eso.

No, no, no, Walter, al niño no le pongas.

¿Y eso por qué?

No sé, es como lo de los gais. ¿Y qué pasa con los gais?

Pues que ahora se les llama gais. ¿Y cómo se les llamaba antes?

¿Antes? Maricones.

Hala.

Pero ¿a ti quién te ha enseñado a hablar así en esta casa, eh?

Porque yo desde luego no.

(Móvil vibrando)

(Móvil vibrando)

¿Por qué no lo coges? Si es Sonia.

Porque no, mamá.

Pues déjame que lo coja yo.

A lo mejor es de la tienda y es urgente.

Mamá, ¿qué va a ser de la tienda? No quiero hablar con ella y ya está.

(Móvil vibrando)

Marquito, mira que le fastidias la vida a todo el mundo.

¿Que fastidio a todo el mundo?

No sabes lo mal que lo estoy pasando.

Lo que yo daría por que se arreglara lo vuestro.

Mamá...,

no te preocupes por mí. No, si es por mí,

para que te marches a tu casa, que aquí invades mi espacio.

Tanta prisa con este pedido y luego no pasan a recogerlo.

Luego dicen que la Policía acude cuando les llamas,

pues aquí llevan los uniformes 15 días.

Con las prisas no se va a ningún lado, hombre.

Se me pone el cuerpo a mí "rehiloso" de tanta prisa que le meten a uno,

hay que estar calmado.

Vamos a ver, ¿dónde lo pongo yo esto ahora?

Esto lo coloco aquí, pero ya le digo que...

-Alfonso. -...no me van a coger igual.

Que no, que no.

No y es que no.

-Nos está esperando papá.

¡Vamos, hijo!

¡Venga, vamos!

(Música suave)

¡Bueno, bueno, bueno, bueno!

Qué honor que un profesional como tú esté interesado

en trabajar con un equipo como el nuestro.

Interesado no sería la palabra.

Ni equipo tampoco.

Tenemos la sección de fútbol sala con la que hemos jugado campeonatos.

Ya veo. Impresionante.

Y nos gustaría aprovechar que vas a estar con nosotros

para que seas entrenador.

Ya, verá...

Es que no tengo ni idea de fútbol sala, sé de baloncesto.

Es que es eso lo que necesitamos, un entrenador de baloncesto.

¿Tienen sección de baloncesto? Sí, sí.

Pero nos hemos quedado sin entrenador.

¿Y cuántos días tengo que entrenar a la semana?

Bueno, eso depende de ti.

Ah, perfecto.

Pues con... un día está bien.

¿Un día solo? Un día es perfecto, sí.

Una horita, para no sobrecargarlos demasiado.

Bueno, lo que pasa es que estar aquí beneficia a los chicos, ¿sabes?

Para ellos, el deporte... es secundario.

Una manera de normalizar la situación.

Y cuanto más tiempo están aquí entrenando, más socializan,

más felices son.

Bueno, usted no se preocupe

que en esa horita van a socializar a tope.

¿Y todos estos trofeos son de fútbol sala?

No, no, son de ping-pong. Ah.

Y también alguno de bailes de salón.

El sobrino de Vicky ha ganado varios.

Vicky. Vicky.

Victoria, tu amiga.

¿Mi amiga Victoria?

Bueno, bueno, ya nos dijo que cuando te enteraste

de que necesitábamos un entrenador de baloncesto,

te ofreciste a ayudarnos.

¿Vicky, Victoria? No caigo.

Sí, hombre, Victoria.

La jueza.

Ah. Ah, sí, claro, Victoria.

Su sobrino lleva más de 10 años con nosotros.

Ah, que su sobrino está aquí. Sí, sí.

¿Y qué le pasa? Paquito tiene síndrome de Down.

¡No!

Tiene dificultad para expresarse, pero lo entiende todo.

Qué máquina.

Está emocionado con lo del nuevo entrenador.

Como todos.

¿Y este es el pabellón?

No es nuestro, es del Ayuntamiento.

Qué lujazo.

Además de cedernos el local, nos da 1000 euros.

Hemos tenido mucha suerte.

Ya te digo, 1000 euros al mes. ¿Qué al mes? ¡Al año!

¿Cuándo les digo a los chicos que empezamos?

El lunes.

El lunes estaría bien, así tienen tiempo durante la semana para...

¿Para?

¿Eh? ¿Para qué?

Bueno, para sus cosas.

(Móvil, tono de pasodoble)

Es Victoria.

Sí, Vicky.

¿Qué tal?

Sí, sí, está aquí conmigo.

Muy majo, muy majo el chico, sí.

Empiezan a entrenar el lunes.

Sí, solo el lunes.

Sí, y una hora, una hora solo.

Dice que es mejor.

Sí, espera que ahora mismo te paso. No, no.

Un momentito que no sé qué me hace con las manos.

Es Victoria.

Gracias.

Eh... ¿Sí, dígame?

¡Señoría!

Una broma que tenemos.

Sí, dígame, perdón.

No, se lo estaba diciendo aquí precisamente...

Claro, claro, claro, no, si es muy poco.

Muy poco, es...

Es poquísimo.

Sí, pero es que...

Eh... Ya, ya, ya, ya.

Bueno, pues...

Claro, sin problema, ¿eh?

Venga.

Adiós.

Sí, se lo paso.

¿Sí, Vicky?

¿Sí?

¡Ah!

¡Qué bien!

¡Qué bien, qué bien, qué bien! ¡Qué bien!

Bueno, un beso, Vicky.

Hasta pronto, guapísima.

Adiós, adiós.

Qué bueno, ¿no? Sí, sí.

Al final van a ser martes y jueves y dos horas cada día, sí, sí.

Qué bien. Qué contentos se van a poner.

No sabes la alegría que les vas a dar.

Es mejor así.

Claro, y luego, los sábados partido para que no te aburras.

También, también, también. Me ha comentado Vicky, muy bien.

Marco.

Estate tranquilo, nadie sabrá que estás aquí por una condena.

Bueno, y los chicos... te van a encantar.

Bueno, eh...

Mi nombre es Marco Montes.

y voy a ser vuestro entrenador durante los próximos tres meses.

Vamos a comenzar por algo muy sencillo.

Os colocáis en parejas, hacemos dos calles,

comenzamos con un trenzado de pases, fintas y tiros al aro.

Luego cambiamos de posición.

¿Lo habéis entendido?

Fantástico. Bueno, a ver cómo os movéis.

¡Perdón!

Bueno, elegid cada uno una pareja.

Yo tengo novia.

Es mentira, no tiene. -Sí tengo novia, tengo dos.

-No tienes dos, es la misma que se cambia el pelo.

Que no, que son dos. -No, que es la misma.

Bueno, que cada uno elija una pareja y ya está.

Es que yo tengo novia. -Si es puta.

¡Eh, eh! ¡Eh!

Es puta. -Bueno, es puta, pero es mi novia.

¿O las putas no pueden tener novio?

-Sí pueden, pero si la pago yo, es mi novia.

Bueno, pues págaselo.

Sí, hombre, voy a darle dinero a tu novia.

Yo juego de alero.

-Yo de...

(TARTAMUDEA) Yo de... Yo de pívot porque me aclaro más.

Bueno, muy bien.

Eh... Vamos a ir por partes, ¿vale?

Vosotros, los de las novias, venid aquí.

Coged una pelota.

No, solo una.

Madre mía.

El de rojo, coge una pelota.

¡Voy! ¡No, no! Tú no.

Estoy hablando con ellos, vosotros esperad ahí.

Coge una pelota.

¿Qué pasa? Que le ha dado una ausencia.

Se ha quedado ausente.

¿Cómo que ausente? Se ha quedado empanado.

Hay que esperar.

¿Hay que esperar a qué? A que vuelva.

¿De dónde? Del "empanamiento".

Mira, ya está.

Bueno, eh...

A ver, coged una pelota.

Avanzáis hacia canasta, pasándoos...

¿Adónde vas?

¿Adónde vas? ¿No has dicho que coja la pelota?

No, se lo he dicho...

(PITA)

¿Cómo te llamas? Jesús Lago Solís.

Muy bien.

Pero todos mis amigos me llaman Jesús, que es más corto.

Vale, Jesús, vas a... Jesús Lago Solís.

Que sí, ya lo he entendido, Jesús. ¿Tú cómo te llamas?

Yo me llamo Marco, Jesús.

Ah, como yo. Jesús.

No, Marco a secas.

Yo en realidad me llamo Jesús Lago Solís.

Vale, muy bien, pues yo me llamo Marco.

¿No has dicho que te llamabas Jesús?

No, te lo he dicho a ti. Te he llamado Jesús.

Si yo me llamo Jesús Lago Solís. Pues yo me llamo Marco, ¿vale?

Lo que vamos a hacer... Yo me llamo Sergio.

Vale, pues muy bien. Jesús y Sergio.

Vais a formar una pareja... Yo ya tengo.

Ya sé que tienes novia,

pero olvídate de ella un ratito. ¿Cómo me voy a olvidar?

Eso no está bien.

Ya jugarás luego con ella.

Yo con ella no juego, nosotros follamos.

¿Qué te dije? ¿Es puta o no es puta?

-Vamos a su casa, nos tomamos unos cubatas y hacemos de todo.

Vale.

Muy bien, eh...

Pues Jesús y Sergio. Costa, Costa. Sergio Costa.

Un poco fresca sí es. Di la verdad.

Jesús y Sergio Costa. Es Zorrilla.

Oye, olvídate de tu novia ya. Que no, que es mi apellido.

Sergio Costa Zorrilla.

Bueno, pues perdona. Perdóname.

Eh...

Jesús y... -Jesús Lago Solís.

Jesús Lago Solís y Sergio Costa Zorrilla,

vais a formar una pareja... Mira este.

¿Y esos zapatos?

-Van a juego con el protector.

Pues el próximo día traes zapatillas

y el protector tampoco te hace falta para entrenar.

Bueno, a ver...

¡Estoy emocionado, entrenador!

¡Dame un abrazo! ¡Ah!

Usted es una buena persona y lo estás haciendo muy bien.

Sí, pero yo le veo muy bajito para el baloncesto.

Es bajito.

No es bajito, lo que pasa es que aún no ha dado...

el estirón.

O sea, enano.

Lo veo imposible.

Antes de que te des cuenta, habrás rellenado todos.

No, si digo convertir a esta gente en un equipo.

Eso no es imposible. Es difícil, pero no imposible.

Pero si no saben ni pasarse la pelota.

Eres el entrenador, que aprendan. Ese es tu trabajo.

No, mi trabajo es entrenar a jugadores normales.

Estos ni son jugadores ni son normales.

¿Y quién es normal, Marco?

¿Tú y yo somos normales?

No sé...

Tampoco es necesario que los conviertas en los Lakers.

Ni siquiera que jueguen bien.

Solo que ellos se consideren un equipo.

Los entrenadores siempre estáis de paso,

pero para ellos, esto es su vida. Tampoco será para tanto.

El último nos dejó el mes pasado.

Justo cuando nos habíamos inscrito en la liga.

Vaya, a lo mejor la teníais ganada. O no.

Pero ellos estaban muy ilusionados.

¿Te imaginas cómo se quedaron cuando les dije

que no podíamos competir porque no teníamos entrenador?

Eh... No te prometo nada.

No te pido ninguna garantía.

Solo que no tires la toalla.

Ellos no la van a tirar.

Pero ¿cómo voy a enseñarles a encestar una canasta

si no saben ni correr?

Bueno, pues empieza por ahí.

Oye, ¿qué te iba a decir yo? Con tu mujer entonces, ¿qué pasa?

Hace días que no hablamos. (ASIENTE)

Mejor, no quiero que sepa lo que ha pasado.

Pero ¿os habéis separado o qué?

Eh...

Joder, qué pena, con lo buena que está.

¿Qué te ha puesto? Los cuernos, claro.

¿Qué coño dices tú de cuernos?

¿Se los has puesto tú entonces? Joder, ya te...

Que no, que no, no va de eso.

¿Entonces qué problema tenéis?

Que ella quiere unas cosas, yo quiero otras...

A lo mejor se merece un hombre mejor que yo.

Ya, es que está muy, pero que muy buena.

Oye, eh...

Perdóname, pero estás hablando de mi mujer.

Que lo digo para animarte, Montes, y te digo más, aprovecha.

¿Que aproveche qué? A desmadrarte.

Si mi cuñado también tuvo un juicio rápido

y lo mandaron al barco de Greenpeace con unas voluntarias noruegas

que te enseña las fotos y no te lo crees.

"Me seguís a mí".

En línea recta y sin desviaros.

¿De acuerdo?

Vamos a comenzar despacio y luego iremos apretando.

¿Apretando el qué?

Pues que luego iremos más deprisa. Ahora, siguiendo la línea.

¿Derechos?

Mejor yo...

(ININTELIGIBLE)

(ININTELIGIBLE)

¿Perdón?

(TARTAMUDEA) Lo que Paquito se refiere es...

que si seguimos en línea recta

o cambiamos de sentido.

(TARTAMUDEA) Me refiero al sentido de la izquierda que...

Que sí, que ya está. Venga, vamos.

(PITA)

Cogemos aire por la nariz, profundo, llegando a los pulmones...

y echamos ese aire despacito por la boca.

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¿Y tus compañeros? Se están duchando.

Ayer vieron cómo me duchaba

y ahora ellos...

(ININTELIGIBLE)

Un poquito...

y así. Voy para allá.

(ININTELIGIBLE)

¿Sabe?

Tú eres el sobrino de la jueza, ¿verdad?

Sobrino, sí.

Señora jueza, ¿podemos hablar...? No tengo tiempo, señor Montes.

Yo no puedo seguir entrenando a esas personas.

¿Prefiere la cárcel? No, no, no.

Lo pongo en marcha. No, claro que no.

¿No podría pagar una multa? Lo que quiera.

Ya le puse una cantidad, 90 días.

¡Señoría!

Señoría, perdone, ¿y no hay otra cosa que yo pueda hacer?

Claro que hay otras, pero esta es la que debe hacer.

Si me permite, tengo mucho trabajo.

Vaya casualidad que me haya destinado usted

a la asociación donde está su sobrino, ¿no?

Que digo yo que será una coincidencia

y no estará usted intentando aprovecharse de esta situación.

¿No?

Pues sí, es una coincidencia

porque yo no soy quien elige los destinos.

Ya.

Le habría enviado al hospital de tetrapléjicos.

Hay mucha gente en silla de ruedas

por culpa de personas que cogen el coche con dos copitas.

(CARRASPEA)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

¿Sí, hola?

"¡Marco!".

¿Qué pasa?

"Marco, no sabes qué alegría. ¡Que nos han cogido!".

¿De qué hablas, Julio? "En el Campeonato Nacional

y como tenemos entrenador

y encima siendo tú,

pues que nos han dejado inscribirnos".

"¡Que nos hemos inscrito!".

Julio, son las... 6:30 de la mañana.

¿Tú crees que son horas de dar esta noticia?

"Perdóname que no te haya llamado antes,

pero es que pensaba que estabas durmiendo".

"¡El Campeonato Nacional, Marco!".

"¡El nacional! Qué alegría, ¿no?".

Una alegría tremenda, Julio.

Tremenda.

"¿Marco?".

Y una cosa le voy a decir, yo el puente me lo pienso coger.

Se ponga como se ponga quien se ponga

y si luego yo, con el puente, que son mis días libres,

me quiero ir al pueblo, pues me voy al pueblo.

Si me quiero quedar, pues me quedo

porque a lo mejor se me antoja quedarme,

pues ya veré yo lo que hago con esos días.

-Huy, perdón.

¡Sonia!

¡Qué sorpresa! ¿Cómo estás?

Bien. ¡Joder!

Cuando Marco me ha contado lo vuestro,

me he quedado de piedra.

Es que no caigo en quién eres.

Iván.

Iván Bajero. ¡Ah!

Compañero de Marco, nos hemos visto mil veces.

¡Del Estu! ¡Ah! ¿Qué tal?

Bien, muy bien.

Claro, es que así, sin chándal, no te reconocía.

Bueno, no pasa nada. Aunque bueno, ya excompañeros, como vosotros.

¿Ya no estás en el club?

Sí, el que ya no está es Marco.

¿No te lo había dicho?

Pues ya hace unos cuantos días.

Claro, si ya me había dicho que no os estabais viendo.

No te ha dicho tampoco lo de los subnormales.

¿Cómo?

Sí, la condena que le metieron por conducir...

¡Joder! Y que le quitaron también el carné.

Eso sí te lo habrá dicho, ¿no? Siento el disgusto,

pero él está bien, ¿eh?

Si yo te puedo ayudar en algo...

¡Eh! ¿Quieres que quedemos tú y yo un día a tomar una copa

y así te desahogas?

¿Tú sabes dónde está Marco ahora? Ni idea.

Pero ¿tú le ves, Julián?

Iván. ¡Ay!

Iván. Mira, te dejo mi tarjeta.

Habíamos quedado el sábado que viene.

¿Dónde? En el Kiss.

Vale, pues no le digas que voy a ir. No, no.

(Mensaje de móvil)

(Música melancólica)

¡Ah!

Bueno, pues al parecer, vais a competir en un campeonato

y competir significa ganar

y a mí me gusta ganar, me gusta ganar siempre,

así que para ganar os voy a exigir que me lo deis todo en la cancha.

Yo mi Play no te puedo dar, porque no he terminado el FIFA.

¿Qué Play? La PlayStation.

La PlayStation te la puedes quedar. Vale.

El resto, ¿lo ha entendido? A medias.

Suficiente.

¡Vamos a lo táctico!

Empezaremos por donde lo dejamos el otro día.

En parejas, dos calles y tiros al aro.

Chicos, venga, en parejas.

A ver, eh... Juanma y..., y Benito, ¿no?

¿Y nosotros qué?

Primero vamos a ver lo que hacen Juanma y Benito

y luego lo hacemos todos.

¿Qué hacéis? Estiramientos.

Yo estoy calentando.

¿Hacemos lo mismo que ellos?

No, no, esperad.

Ya hemos calentado, primero vamos a hacer lo que hicimos el otro día.

¡Juanma!

Ven aquí.

No, pero coge la pelota, hombre.

La botas dos veces avanzando hacia canasta, se la pasas a Benito,

él hace lo mismo... ¡Entrenador!

No, no me abraces, nos abrazamos luego.

Ponte a jugar. Vale.

¡Huy!

¿Era eso?

La idea no era esa, pero está bien. Joder.

Que cada uno coja una pelota y vaya practicando.

Tú conmigo, Manuel.

(PITA)

¿Tú qué haces?

Tirar a canasta.

¿Cómo vas a meterla desde ahí? ¿Que no?

¡Ay!

-¡Joe, qué puntería, macho!

Mira, Román...,

aquí el único que parece saber jugar un poquito a esto eres tú

y se nota que eres el más listo con diferencia.

Aunque eso tampoco es tan difícil.

Lo que está claro es

que con este equipo, no vamos a ganar un puto partido

así que a mí al menos me gustaría no hacer el ridículo,

por eso necesito que juegues con nosotros.

Entrenador, tengo un problema.

Bienvenido a mi mundo, Marín.

Ah, muchas gracias.

¿Qué te pasa, a ti?

¿A mí?

Ah, que tengo una discapacidad del 39 % por problemas en el parto.

¿Y?

¿No puedes jugar? Sí, sí que puedo.

¿Entonces?

Ah, es que como me ha preguntado que qué me pasa...

No, no, no. Tú me has dicho que te pasaba algo

y entonces sí, te he preguntado.

Sí, es que ayer fui al médico de la espalda

y me dijo que tengo una pequeña desviación de la columna.

¿Y no vas a poder jugar? Sí, sí que puedo.

Es muy poco.

De hecho, el médico me recomendó que jugara.

¿Entonces?

Es que tendré que ir al fisio, me harán masajes y es unos días.

Y te coincide con los entrenamientos.

No, es por las mañanas.

Entonces, ¿cuál es el problema?

¿Entonces qué?

¿Que cuál es el problema, Marín, cuál es el problema?

Es que estas zapatillas son nuevas

y me duelen mucho los pies.

Prueba a cambiarlas.

Es que no tengo el ticket.

No, no, que te las cambies de pie.

Es que de pie no puedo.

Siéntate. Hazlo sentado, haz el favor.

Vale. (SUSPIRA)

¡Anda, coño!

Mucho mejor.

¿Ves?

¡Muchísimo mejor!

Si es que soy un poco disléxico.

Lo digo para que usted no crea que soy tonto.

No, yo no he dicho eso.

Ya sé que usted me dijo que era listo

cuando le puse la multa,

pero es que algunos me llaman tonto y eso es porque no me conocen.

-Marquito.

(OLFATEA)

¿Qué haces? ¿Qué haces? Ver si has estado bebiendo.

Mamá, demasiados problemas tengo para que vengas...

¿Has ganado ya algún partido? Todavía no hemos jugado ninguno.

Pues ya ganaréis.

¿Tú crees que me importa algo? Pues debería, es tu equipo.

¿Te acuerdas de aquel entrenador que decía

que no podías ser jugador profesional porque no dabas la estatura?

No tenía ni idea.

Pues sí, sí tenía idea. Tenía toda la idea.

¡Ni idea, tenía! ¡Ni idea! Me acuerdo perfectamente de él.

Fui a verle y le di un bofetón.

¿Que tú hiciste qué?

Con razón me echaron del equipo. Que no, que no, que no fue por eso.

Fue por lo otro, porque eras bajito

y porque no supo ver todas tus virtudes.

¿Cómo lo sabes si nunca viniste a verme?

Nunca fuiste a un partido. El mundo está lleno de gente bajita

que consigue grandes metas sin que su madre vaya a verles.

Ah, ¿sí? ¿Como quién? Julio César por ejemplo.

¿Julio César era bajito?

No lo sabemos.

¿Y de los que sabemos?

Mira, Marco, duerme la mona

y no me vomites en las sábanas, quité la funda de cuando te meabas.

Mamá, si sigues animándome así, me voy a ir a dormir a un hotel.

Hijo, no me digas esas cosas...

que sabes que me ilusiono.

(Puerta cerrándose)

Esas piernas flexionadas, el culo hacia fuera.

Muy bien, Fabián, perfecto.

Marín, he dicho con la derecha.

Es que tengo una tendinitis.

Vale, pues tú con la izquierda.

Por eso lo digo.

Avanzad. Muy bien, Benito, muy bien.

Cambiándola de mano a medida que avanzamos

para luego ir practicando con los pases, ¿de acuerdo?

¿Y... y eso cómo es?

Bueno, pues tú me la tiras a mí y yo te la tiro a ti.

Fácil, ¿no? ¡Eh!

¡Oh!

¿Por qué me tiras la pelota?

¡Entrenador!

Ya, ya. Para tu sitio, venga.

Quizás le ha roto la nariz. No creo, Marín, que me la haya roto.

Yo me la he roto tres veces y tengo sinusitis.

Vaya por Dios.

Y asma.

¿Hay algo que no tengas?

Fibromialgia no me han detectado,

pero a veces me duele la cabeza y veo luces.

-Es que es un hipocondriaco.

-Eso me lo han recetado también. Hipocondriaco.

¿Alguien ha visto a Román?

No.

Ha dejado el equipo.

¿Que ha dejado el equipo? ¡Si es el único que sabe jugar!

Bueno, jugar jugar, juegan todos.

Hale, hasta el jueves.

Pero ¿qué van a saber jugar todos?

Si no saben botar la pelota sin hacer pasos, dobles

o cosas que te aseguro que son ilegales.

Ese chico, por ejemplo, tiene una falta de coordinación absoluta.

No es capaz de avanzar cuatro pasos seguidos con la pelota controlada.

¡Coño!

Pero ¿qué hace ese descerebrado?

Es que se puede matar o puede matar a alguien.

Benito nunca ha tenido un accidente. ¿Y tú?

¿Yo?

Bueno ya, pero es que este señor, Julio...

Este señor ahí donde le ves

(Despertador)

"se organiza la vida él solo".

"No tiene familia".

"Se levanta todos los días a las 4:00 de la mañana

para ir a trabajar a la cocina de un restaurante".

"Fabián no es tan independiente".

"Vive en una casa tutelada con otros tres compañeros".

"Por las mañanas va a un taller de jardinería

donde le ha dado por hablarle a las plantas,

pero no creas que les dice cosas cariñosas, no, no, las regaña".

A ver si estamos calladitas, que al final la tenemos

y tú cállate, que eres la peor.

¡Mira cómo la echo!

Tú lo sabes, ¿no?

Jesús trabaja en un centro ocupacional

"donde desarma motores

y los vuelve a armar una y otra vez".

"Es tan buen mecánico, que tiene aprendices

que van al centro solo para verle trabajar".

"Él les llama sus 'followers'".

También le gusta mucho la música.

Tiene un grupo con el que ensaya todos los domingos.

# ¡Hay que esperar! ¡Hay que esperar!

# ¡Hay que esperar!

# ¡Hay que esperar! #

"Cada uno tiene su historia".

"Alguno se quedó anclado en la infancia".

"Alguno maduró mal en el vientre de su madre".

"Alguno sufrió al nacer".

Perdone. -¿Sí?

Que este tinte se sale.

-Mira, Sergio, como no te puedo pagar las horas extras,

quédatelo... y has salido ganando, hijo.

Ah, vale.

Por eso se pinta el pelo de colores.

Hasta luego. ¡Ey! ¿Qué tal?

¡Eh! ¡Bonito!

¡Bonito! Es una perra.

¡Ah! ¡Bonita!

Juanma trabaja en un centro

"de acogida de animales, le encantan".

"A cambio puede vivir allí".

Por eso huele como huele. No, no.

Es que de pequeño estuvo a punto de ahogarse

y le ha cogido tanto miedo al agua que ni se lava.

Yo le cogía y le metía en la ducha directamente, porque anda que...

No, eso no funciona así.

Tiene que meterse él solito.

Su problema es el miedo, no el olor.

Buenas tardes, Julio. Buenas tardes.

Buenas tardes, entrenador,

y muchísimas gracias por todo.

A ti, a ti, Marín, siempre.

Pero ¡bueno!

Esto es muy preocupante.

El Vueling de las 19:45 Madrid-Roma va con retraso.

Yo ya no sé. Esto es un caos aéreo.

Esto a ti también te parece normal. Bueno, hay quien se tira

días y días detrás de un matorral observando pájaros

y en vez de locos, les llaman ornitólogos.

Todo es muy relativo.

Oye, Julio, ¿y Román?

Román... Lo de Román es otra cosa.

Pídeme lo que quieras, pero la caravana no te la dejo.

No te pienso dejar la caravana.

Se ha molestado, pero es que está impoluta,

es que duerme en garaje.

Le echo yo gasolina 98, que es un poquinino más cara,

pero le viene muy bien al motor.

No, no le dejo yo la caravana a nadie.

¿Por qué no se la dejas a tu hermana?

Pero ¿cómo le voy a dejar la caravana?

Me rasca las marchas, me changa el motor...

La caravana la tengo como de colección.

Si es un trozo de hierro con cuatro ruedas.

Eso es como si le digo a usted que es un trozo de carne con patas.

Aun siendo verdad, seguro que le molestaría.

¿Y a mí me la dejarías, Antonio?

Se la dejaría porque sé que no me la va a pedir.

"A ver, chicos".

Escuchadme un segundo.

El sábado jugamos nuestro primer partido oficial

y lo hacemos en casa.

¿En casa de quién? -En la mía no, que no cabemos.

Es muy pequeña.

No hombre, no, lo hacemos aquí, en nuestro pabellón.

Así que el sábado antes del partido, diré el equipo titular,

pero vais a jugar todos.

Pero solo pueden jugar cinco, entrenador.

Ya lo sé, iremos cambiando durante el partido.

Saldrá uno que esté jugando por otro que no.

¿Y los otros?

¿Cómo que los otros?

Si sale uno y entra otro, solo jugarán seis.

No, eh... Jugaréis todos.

-Pero ¡si solo pueden jugar cinco!

¡Ay! Bueno, el sábado lo veremos, ¿vale?

Yo no sé si podré jugar de todas maneras, entrenador.

¿Por qué no?

Por un dolor repentino en el cuello. Creo que tengo contracciones.

Tranquilo que de aquí al sábado no las tendrás.

Ya, pero ¿y si las tengo?

Pues si las tienes, ya lo solucionaremos, Marín.

Si lo sé, pero el no saberlo me da ansiedad.

Ansiedad.

¿Eh? (SUSURRA) Ansiedad.

Además, Román ya no está. No me lo recuerdes.

Ah, perdón, perdón, perdón. Perdón.

A ver, Julio me ha dicho que os dieron dos equipaciones.

Una azul y otra roja.

Pues el sábado tenéis que venir con la azul.

La roja mola mucho más que la azul. Ya, pero el otro equipo va de rojo

y nuestra primera equipación es la azul

así que el sábado, todos de azul. ¿Y si viene mi novia a verme?

Si es puta, ¿qué más le da? -Pero le gusta el rojo.

Si viene tu novia a verte, dirá:

"Pero qué guapo está de azul".

Esas cursiladas no las piensa mi novia.

Ella es más de hacer guarrerías.

-Mejor todos iguales, ¿no?

Porque la...

Porque la roja mola más.

¿Qué pasa, también viene tu novia a verte?

No, viene mi madre, pero si me pongo la azul, no me va a reconocer.

Pues si viene tu madre, también te reconocerá de azul.

¿Van a venir tus padres?

Eso, diles a tus padres que vengan.

Eh...

De azul.

El sábado todos de azul.

(RESOPLA)

¡Hombre! ¿Qué tal? Encantado.

¿Yo no dije que teníamos que venir todos de azul?

Azul. -Dijiste de rojo.

¡No! No, dijo el azul.

¿Entonces por qué vienes de rojo?

Porque me queda mejor y tú lo sabes. Te he leído el pensamiento.

Yo, como soy daltónico, no sé cómo voy.

Además, camiseta azul es de maricones.

Lo del entrenador no es camiseta, es polo.

-Peor me lo pones. El polito es de maricones, maricones.

Bueno, eh...

Vamos a ver. Primero van a salir Manuel..,

Fabián, Paquito... ¡Bien!

¡Yo, yo, yo, yo! ¡Yo, yo, yo!

¿Dónde está Benito?

No ha podido venir, ha tenido que ir a trabajar.

Azul.

Si había pedido permiso al jefe.

El jefe es un capullo y se ríe de él. A mí me lo ha dicho.

Bueno, a ver, eh...

Vamos a centrarnos. Manuel, eh...

Sí. Fabián...

Estoy leyendo un libro.

Ah, ¿y qué tal?

Bien, pero me gustó más la película.

Muy bien.

Eh...

Y... Juanma..., ¡Bien!

...dale tu camiseta a Sergio. Yo no me pongo su camiseta ni loco.

Si no te la pones, no juegas, tú verás.

Azul.

Y... y Jesús.

¡Toma! Yo de rojo, para que me reconozca mi madre.

(Pitido)

¡Jesús!

¿Quién te ha puesto ese niqui? ¡Vas haciendo el ridículo!

¡No, que soy yo, mamá!

(PITA)

(Vítores)

(Aplausos)

¡Tiramos la pelota! Eso es. Muy bien. Jugamos con pases.

Pasamos y nos movemos.

(Pitido)

Bien, Paula.

Chicos, "timing" en el corte y en el bloqueo

y, Paquito, no forzamos el tiro. ¡Buscamos el "extra-pass"!

¡Venga, vamos!

¿Qué dice? No sé, serán cosas de baloncesto.

A ver, chicos, mantenemos la presión siempre en el jugador del balón.

No quiero que piense.

Jugamos en "pick and roll" para Sergio.

¿Rocanrol de qué? ¡En "pick and roll"!

(Música rock)

No es tan difícil.

El próximo día, quien no traiga la equipación correcta no juega.

¿Entendido? Completamente.

Si es que cuando usted habla claro, se le pilla todo.

Y tú prepárate, ahora te voy a sacar.

¿A mí? Ah, bueno, pues muchísimas gracias.

A ver, Nicky Lauda, ¿te vas a pasar toda la mañana con esa cacerola?

Que no hay que sacarle brillo, que hay que quitarle la mierda.

No te enteras de nada.

Luego sacas la basura y friegas el suelo

y no pongas esa cara.

Me dijo que podía ir al partido.

No me toques más los huevos con el baloncesto de los cojones.

Encima que te tengo aquí, solo piensas en escaquearte.

¡Venga, a currar todo el mundo! Y el que tenga alguna queja,

a la calle, que tengo cola para trabajar aquí.

(Canción "Stumblin' In")

¿Y tú?

¿Qué haces aquí?

No, eso tendría que preguntarlo yo. ¿No decías que no podías venir?

Pues sí, al final he podido.

No, ya veo que has podido, ya, ya.

¿Y tú por qué has venido?

Coño, yo he venido a tomarme una copa.

¿O es que no puedo salir solo? Puedes, puedes.

¿Y dónde vas tan emperifollado?

No me jodas, no me jodas. No...

Puta casualidad. Mira que no habrá bares.

Oye, yo os dejo que habléis de vuestras cosillas.

Hola, Marco.

Hola, Sonia, ¿qué haces aquí?

He venido a verte.

¿Y cómo sabías dónde estaba?

Porque me lo ha dicho tu amigo, el que se acaba de ir.

¿Iván?

¿Por qué no contestas mis llamadas?

Eh... ¿Qué llamadas? No he visto ninguna llamada.

Estaba preocupada.

Pensé que habías tenido un accidente.

Nada, no fue nada. ¿Cómo que nada?

Si me ha contado Iván lo de que te han echado del club

y que te han condenado a entrenar a unos discapacitados.

¿Qué os pongo?

Eh... A mí, un gin-tonic.

¿Por qué te escondes, Marco?

Yo no me escondo.

No me apetecía hablar antes ni tampoco ahora.

¿Y cómo quieres solucionar los problemas?

¿Problemas? ¿Qué problemas? No lo sé.

Dímelo tú que eres el que te has ido de casa.

He preferido irme antes de que me echases.

¿Qué?

Que he preferido irme antes de que me echases tú.

Ya está.

Pero ¿por qué dices eso?

Si a mí me encantas.

Cómo me gustaría tener un hijo con tus ojos.

Has venido a eso, ¿no, Sonia? A sacar el tema.

Oye, ¿me pones un gin-tonic?

Siempre huyes, tío.

Huyes de todo.

¿Qué? Como un niño.

Que eres un Peter Pan.

¿Eres psicóloga ahora o qué?

No hace falta serlo para ver

que así no vas a lograr nada en la vida.

Habló Penélope Cruz, la actriz que se iba a comer el mundo

y ha terminado de dependienta en la tienda de su suegra.

No ha sido buena idea venir a verte. Pues no, no ha sido una buena idea.

(Música triste)

(Móvil vibrando)

A ver, chicos, vamos a formar un círculo a mi alrededor.

Cuando yo diga un nombre, el que tenga la pelota,

se la pasará a quien yo haya dicho.

Y cuando yo diga "canasta",

el que tenga la pelota en ese momento,

lanzará a canasta. ¿Entendido?

¡Sí! -Sí.

¿Entendido? -Sí.

Muy bien.

Hay que esperar, ¿no?

No. Es que estaba mirando, que se ha colado un pájaro.

A mí me encantan los pájaros. -Y a mí. Yo como mucho pollo.

Eh... Fabián, venga.

Vamos, Jesús.

Sergio. Marín.

Manuel.

Fabián.

Muy bien.

Benito.

Paquito, Paquito.

Jesús.

¡Cuidado, hombre!

Venga, Sergio.

Oye, cuidado, un poco más de cuidado.

Marín.

Juanma.

¡Eso es!

¡Canasta!

Muy bien.

Un abrazo, entrenador. No, no, no, no.

Primero nos duchamos y luego nos abrazamos.

Venga, a la ducha, vamos.

(Trinos)

¿Le has dicho que el sábado teníamos partido en Cuenca?

Sí, claro. ¿Y qué te ha dicho?

Que..., que... Pues que no le toquen los cojones.

Ah, muy bien.

¡Juanma!

¿Sí?

A la ducha.

Yo no creo en las duchas.

¿Cómo que no crees? No cree.

(TARTAMUDEA) Yo creo que sí me deja

porque me apetece mucho,

pero tengo una duda. ¿Qué duda?

Esa.

Tranquilo, que todo va a salir bien.

Si tienes más dudas, me las preguntas.

-¡Oye, oye, oye!

Una rata.

Bueno, es un ratoncito.

¡Sálvale, entrenador, sálvale!

¡Sálvale!

Juanma, a ver.

¿Dónde está? A lo mejor se ha ido por el desagüe.

Si está ahí, se ahoga seguro. -Sí, porque es estrecho y no cabe.

¡Sálvale, entrenador, sálvale!

(Música épica)

Juanma, ¿y si le salvas tú, que tú entiendes de animales?

Eres quien mejor va a hacerlo, Juanma.

El ratón te necesita, que se va a ahogar.

¡Juanma, el ratón necesita a alguien como tú, Juanma!

Alguien que acuda a su llamada de auxilio,

el ratón está gritando tu nombre.

¡Juanma, Juanma, Juanma!

¡Solo tú puedes hacerlo, Juanma!

¡Venga, vamos, que se nos ahoga, vamos!

¡Eso es, chicos, eso es!

¡Trabajo en equipo, coordinación de la jugada!

Ayudándonos unos a otros.

¡Sacando a Juanma de la zona!

¡Vamos, venga, vamos, vamos!

¿Dónde está?

Hay que encontrarlo, Juanma, venga.

¿Dónde está, Juanma? ¡No lo encuentro!

¡Búscalo! ¡Búscalo, Juanma!

¡Vamos, loco, va!

(GRITA)

¡Vamos! ¡Entrenador!

¡Arriba, Juanma, arriba, arriba!

(GRITA)

¡No!

El ratón se ha escondido

porque quiere que todos estemos limpios.

¡Ah! ¡Ah! ¡Quiere que todos estemos limpios!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah!

¡Ah! A ver si va a coger hongos.

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Vamos, vamos, vamos, vamos!

¡Ah! ¡Vamos, Juanma!

¡Ah! ¡Enjabónate!

Eso es.

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah!

(GIME)

¡Uh!

¡Ah!

¡Ay!

¡Uf!

¡Ah!

¡Ah!

¡Oh!

¡Ay!

¿Lo veis, chicos?

Así se curan los miedos, de golpe.

¡Ah! ¡Ah!

¿A que ahora ya crees en las duchas? ¿Me das un abrazo, entrenador?

Tengo una duda.

¿Qué duda? ¿Cómo nos vamos a ir hasta Cuenca?

Vais a Méndez Álvaro, cogéis el autobús hasta Cuenca,

que os deja a 300 metros del polideportivo.

¿Vamos a ir en transporte público?

No, si te parece, vais en helicóptero.

No sé, hombre. ¿Y quién viene conmigo?

Los jugadores. Tú y los jugadores, ¿quién quieres que vaya?

¿Y quién va a cuidarlos?

No, los chicos se cuidan solos.

Lo único que puede pasar es que al sacarles de su ambiente,

se comporte alguno raro. ¿Que alguno se comporte raro?

Todos se comportan raro ya sin ir a ningún sitio.

En su ambiente no se comportan raro.

Mira, ahí está tu parada. Hale.

Hasta luego.

(Claxon)

Ya sabía yo que tenía que darte una buenísima noticia. Collantes.

¿Cómo que Collantes? Collantes, el nuevo fichaje.

Muy grande, para sustituir a Román.

Collantes.

(Sirena)

Estás hecho un pimpollo, ¿eh?

(TARTAMUDEA) Me he echado polvos de talco

en las dos axilas y en los pies.

¿Y el equipo? No llevarás todo el equipo en esa bolsa...

No, lo tengo aquí.

Juanma, ¿no he dicho la equipación roja?

¿No lo he dicho mil veces? La tengo aquí.

(TARTAMUDEA) Las dos por si acaso.

Vale, muy bien, perfecto.

¿Y qué llevas en la bolsa entonces? Polvos de talco, por si sudo más.

¿Y la muda para cuando te duches después del partido?

La tengo aquí. Anda, tápate, tápate.

(RÍE) Tápate.

Bueno, pues ya solo falta Collantes.

Espero que Julio le haya explicado bien cómo llegar.

El año pasado entrenó con nosotros.

Le llamamos mosca cojonera.

Ya me dijo Julio que era muy grande.

¿Grande? Si es muy pequeñaja. ¿Cómo que pequeñaja?

¡Collantes!

(Música electrónica)

(TODOS) ¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes!

Manda huevos de quedar aquí, que vivo a tomar por saco.

Buenos días, Collantes.

¿Tú quién coño eres?

Bueno, yo soy Marco, tu entrenador, bienvenida al equipo.

A mí no me tutees. A mí me dices usted o señorita.

Ah, bueno, pues perdone usted.

¿Y esto qué es? Es mi tabla, ¿qué pasa?

Pues pasa que vamos a jugar al baloncesto, no a surfear.

Ya, pero me gusta llevarla

por si hay piscina con olas en el hotel.

-Yo traigo bolsas para el vómito,

que a veces me mareo en los autobuses.

-¡Ah!

¿Qué hotel? Si nos vamos a Cuenca y volvemos en el mismo día.

Joder, qué tío más negativo. ¿De dónde lo habéis sacado?

Ha venido él. -Eh, el autobús.

Una cosa, una cosa. ¿Qué día es hoy?

# Hoy es sábado.

# Qué bonitos son los sábados.

# Me gustan los sábados.

# Qué bonitos son los sábados.

# Me gustan los sábados.

# ¡Vivan los sábados! #

(Pitido)

Vamos, atacamos, Pedro.

¡Tira, Pedro!

(PÚBLICO) ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro!

¡Vamos, vamos, vamos!

¡Cuidado con ese hombre!

¡Defensa en ayudas!

(Vítores)

¡Eso es, Pedro, arriba! ¡Muy bien, muy bien, Pedro!

Muy bien, eso es. ¡Muy bien, Pedro!

Pedro, Pedro...

-¡Bien! -¡Venga, vamos!

(Pitido)

(Aplausos)

¿Dónde está Collantes? No está.

No está.

-¡Con Pedro!

-¡Falta, falta!

¡Oye, marcaje individual!

¡Defensa en ayudas, chicos!

(Vítores)

(PÚBLICO) ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro!

-¡Vamos!

(Pitido)

Eh...

Vamos a ver, ¿qué pasa con el 7 de ellos?

¿Qué pasa con ese chico?

Ese chico no tiene nada, no tiene nada.

Las está metiendo todas.

Ese chico no...

(Aplausos)

-¡Sí, señor! -¡Otra! ¡Otra!

-¡Sí, señor! -¡Bien!

¡Por favor!

Collantes, ¿tú dónde coño te habías metido?

Fumando un pitillo.

Es que aquí dentro no..., no se puede.

No dejan.

¡Pasad el balón, chicos!

¡Marcadme a ese tío, por favor!

(Aplausos)

Yo lo puedo anular.

Pues sal y anúlalo.

¿Del todo o un poquito? Del todo.

Vuelvo enseguida.

(Música electrónica)

Pasadle a Pedro, chicos.

¡Fabián!

Ya sé por qué la llamáis la mosca.

¡Ah! ¡No, no!

Cojonera. La mosca cojonera.

¡Anulado!

# Hemos ganado.

# Qué bonito es ganar.

# Nos gustan los sábados.

# Hemos ganado. ¡Me gustan los sábados! #

(VOMITA)

# ¡Nos gusta ganar!

# ¡Nos gusta ganar!

# ¡Hemos ganado!

# ¡Hemos ganado!

# ¡Nos gusta ganar!

# ¡Nos gusta ganar! #

Collantes.

Yo ya tengo novio, te lo digo para que no te emociones.

Ah, qué suerte.

¿Y tú tienes novia o qué? No, yo no tengo.

Es normal.

¿Tan feo soy? Pues, hombre, Bertín Osborne no eres.

Ya, pues mira, no tengo novia porque estoy casado

y con una chica muy guapa, Sonia. Ah, ¿sí?

¿Y por qué no ha venido al partido? Qué casualidad, ¿no?

-Es que han regañado.

Hombre, Manuel, bienvenido al debate.

Muchas gracias.

-¿Y por qué habéis regañado?

Es que no hemos regañado, es que estamos...

-Peleados.

Estarán peleados.

A esta gente les pasa mucho.

Otro que se suma a la reunión. ¿Y tú qué sabes?

Lo sé porque si no, estarías contento de que hayamos ganado.

Es porque no han venido sus padres.

Adiós, Sergio. Hasta luego.

-No es porque no hayan querido, es porque estarán muertos.

No, no están muertos. -¿Y tu mujer por qué pasa de ti?

Es que no pasa de mí ni yo paso de ella.

¿Entonces? ¿Entonces qué?

Entonces, no es tan fácil.

Pues haz algo. Llévale unas galletas.

¿Cómo que unas galletas?

No vas a llevarle flores como si fueras un "pringao".

Además que las flores, ojo,

ojito con las flores, que las carga el diablo.

# Hemos ganado. Qué bonito es ganar.

# Hemos ganado. #

Déjale. -La madre que le parió.

¿Quieres?

-Ni le contestes. Vámonos de aquí, por favor.

# Me gustan los polvos.

# Me gustan los polvos.

# Qué ricos son los polvos.

# Me gustan los polvos.

# Qué ricos son los polvos. # Ven aquí.

# Qué buenos son los polvos.

# Qué ricos son los polvos.

# Qué ricos son los polvos.

# Qué ricos son los polvos. #

(ININTELIGIBLE)

¿Eh?

Que qué hay de comer, de cena.

(ININTELIGIBLE)

Pero ¿está por ahí vuestro monitor?

Sí, sí, está...

-El encargado. -El encargado.

-¿Se puede volver a su asiento ya, por favor?

No.

¡Que me haga el favor de volver!

-Ene, o, no.

(ININTELIGIBLE)

Parece un niño, mami.

¡Ni idea!

¡Paquito!

¡Ahí va!

¡Me cago en mi madre!

(Frenazo)

-¡Ostras!

-¿Qué ha pasado? ¡Ah!

¡Joder!

(VOMITA)

¿Estáis bien, chicos? De puta madre.

# Me gustan los sábados. #

Hijo. -Hasta aquí.

# Me gustan los sábados. #

A ver, tú, Bustamante,

o te callas de una puta vez o te bajas aquí mismo.

¡Oiga!

Cuidado con cómo habla al caballero. Está cantando porque está contento.

Ningún cartel prohíbe cantar. Es que no hay derecho.

Oye, que les pongan una furgoneta especial.

Porque es que no son normales, hombre. ¡Por Dios!

-Sí que somos normales.

Lo que pasa es que tenemos distintas capacidades.

Anda tú, "capacidades", cállate. A ver si vamos a tener aquí un lío.

Vamos a tranquilizarnos un poquito. Vamos a tranquilizarnos.

Disculpen, es que vienen de ganar un partido

y están alborotados, pero no quieren molestar.

Ah, ¿no? Pues le están tocando las pelotas al resto.

Y llevan droga, que le han ofrecido al niño.

Yo estoy limpio, entrenador.

O se sientan y se quedan calladitos

o se apean del autobús.

-Discúlpeme, señor, pero tengo una pregunta.

¿Usted está casado o no ha engañado todavía nadie a día de hoy?

Mira, bonita, no te doy una bofetada porque eres mongólica.

¡Ah!

¡A mí no me tutees!

¿Cómo iremos a los partidos? A tomar por culo los partidos.

¿Y el campeonato? A tomar por culo el campeonato.

Tomar... culo.

(Coque Malla "La señal")

# Tú deberías volver,

# deberías estar otra vez a mi lado. #

¿Sonia?

# Yo no debería haberte tratado tan mal.

# Sabes que pasan los días,

# pasan los años

# y sigo esperando. #

(JADEA)

# Yo no debería haberte dejado marchar. #

(JADEA)

(JADEA)

Con nuestra canción, no.

(JADEA)

Con nuestra canción, no.

¡Ah!

¡Ah!

(GRITA) ¡Ah!

¡Ah! ¡Perdón, cariño, lo siento!

Lo siento mucho, no te he visto.

Perdona. ¿Cómo que perdona?

¡Me has reventado la nariz! Me has asustado.

Ya te he dicho que lo siento.

Vengo a hacer las paces porque no me contestas

y me llevo una hostia.

¿Y esa nariz? ¿Cómo?

¿Has estado bebiendo?

Sonia, acabas de darme un golpe.

No, eso ya lo traías. ¿No decías que no me habías visto?

Te he visto un poquillo de refilón justo antes de darte.

O sea que me has dado un puñetazo aposta.

Y otro no te vendría mal,

que ahora voy a ser yo la que no contesta.

No hago bien las cosas, pero no es para ponerse así.

No, bien no las has hecho, como siempre.

Muchas gracias.

¿Qué tal te va con el equipo?

Muy bien.

Muy bien, ya hemos ganado un partido.

Qué guay. ¿Y cuándo jugáis el siguiente?

No vamos a jugar más. ¿Y eso?

Yo no puedo hacerme cargo

de un grupo de tíos de 30 años que se comportan como niños de 6.

Te da miedo ocuparte de ellos. ¿Qué miedo? No digas tonterías.

Mi condena es a entrenarlos, no a sacarlos a pasear,

que un día tenemos un disgusto.

Eres su entrenador, debes protegerlos y defenderlos.

Soy su entrenador, no su padre. Tú no quieres ser el papá de nadie.

Tú no tuviste y los demás tampoco. ¿Cómo?

Me voy, no sé muy bien qué he venido a hacer.

Sí que vais a jugar, Marco.

Pues ya me dirás cómo porque no pienso subirme con ellos

ni a un autobús ni a un tren. ¡Alquiláis una furgoneta!

El club no tiene dinero.

Yo sé quién tiene una y me la deja. No tengo carné.

¿Alguna excusa más? ¡No es ninguna excusa!

Conduce tú, que eres tan guay y te importa tanto mi equipo.

¡Mierda!

(Portazo)

Arrancas.

(Motor)

Ya está bien.

Es un motor divino, como la gloria.

Y embragas, con el pie bien pisado hasta abajo

y ahora vas buscando la marcha, muy suavecito, muy poquinino,

muy poquinino y ahí ya ha entrado.

Cuidado, que no rasque, que no rasque.

Y cuando el piñón, ya sueltas...

(Chirrido)

¡Vamos a ver, hombre!

¡Estaos ahí tranquilos, hombre, por favor!

¿Te lo explico otra vez? (AMBOS) No.

¿Seguro que te ha quedado claro? -Sí.

Antonio, confía.

# Me gustan las caravanas.

# Me gusta viajar. #

Qué suerte, cómo se lo van a pasar esos gamberros ahí dentro.

# ¡Me gusta viajar!

# ¡Me gustan las caravanas!

# ¡Qué bonitas son las caravanas!

# ¡Me gusta viajar!

# ¡Me gusta viajar! #

¿Has probado a pisar el embrague?

Collantes, que las mujeres nos tenemos que apoyar.

A mí no me tutees.

¿Y tú por qué no conduces? Que esta no tiene ni puta idea.

Eh... Porque no tengo carné.

¿Por qué no te lo sacas?

Tengo, pero me lo ha quitado una señora.

Qué "hijaputa".

¿Quieres que se lo diga Paquito a su tía, que es jueza?

Para que la meta en la cárcel a esa señora.

Sí, vale. No, no, no.

Déjalo, no le digas nada.

(Aplausos y vítores)

Fabián, he traído la merienda.

Así no me mareo.

(Música pop)

Mi gorrita.

# Esta vez solo quiero ganar. # ¡Muy bien!

¡Pásamela!

# Ganarle tiempo al tiempo.

(Vítores)

# Voy a salir a caminar.

# Me pongo en movimiento. #

¡Vamos, Sergio!

-¡A Marín, a Marín!

# Nos gustan las calles, nos gusta la ciudad. #

¿Ha entrado?

Bastante.

# Nos gusta el rocanrol.

# Nos gusta todo lo que venga

# porque este es el momento. #

¡Saca a mi chico o te monto el chocho!

# Este es el momento. #

(Ambiente estadio)

(Aplausos)

¡Dale, Sergio!

Vamos a hacerlo...

# Mira qué luz tan especial.

# Lejana y de colores.

# Dentro de poco amanecerá.

# Seremos campeones. #

¿Y tú qué? Mira para delante, anda.

# Nos gusta el silencio,

# nos gusta olvidar,

# nos gusta que te acerques.

# Nos gusta tu canción. # ¡Tiempo!

¡Muy bien, chavales, muy bien!

Estos tíos son muy buenos en ataque

así que vamos a seguir defendiendo fuerte, sin miedo al contacto...

Para nada. Hay que atacar. Lo están haciendo genial.

Genial.

El entrenador soy yo.

No tiene ni idea. Hay que atacar.

Robar el balón y atacar. Atacar.

¿A que os vais a la caravana? ¡Vale, vale, vale, vale!

¡Este!

¡Bien! ¡Eso es!

¡Sí!

¡Vamos!

-¡Bien!

(Vítores)

¡Vamos, entramos hasta el fondo! ¡Tira, tira!

¿Qué pasa?

"Elige una carta, la primera que se te ocurra".

El caballo de oros. El caballo de oros.

¿Eh?

¿Qué os ha parecido?

¡Qué bueno!

(Vítores)

Muy bien, muy bien.

Juanma, como sigas así, te vas a quedar como una pasa.

# Me gustan las duchas.

# Qué ricas son las duchas. #

# Este es el momento. #

(Vítores)

(RÍE)

Te tenía que ver aquí Carrascosa, en la caravana.

"Voy a explicaros la mecánica de tiro".

Eso es, el brazo en ángulo recto. La muñeca también.

Apoyamos la pelota en las yemas de los dedos.

¿Tú me quieres?

¿Que si yo te quiero? Sí.

Te quiero un huevo, Manuel.

# Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # No hay otro momento.

- # Este es el momento.

- # Ahora es el momento.

- # Este es el momento.

- # Ya llegó el momento.

- # Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # Este es el momento #.

A ver, chicos, venid aquí.

Esos tíos son muy malos.

Así que vamos a salir como sabemos y los vamos a machacar.

¿Estamos de acuerdo?

Yo no estoy de acuerdo. -No.

¿En qué no estamos de acuerdo? -En machacarles.

Si vamos a salir a ganar, no a humillar.

No.

¡Eso es!

¡Vamos, vamos!

(Ambiente cancha)

(Aplausos)

-¡Venga!

(Pitido)

¡Uh!

Con esta victoria, os colocáis terceros en la clasificación.

¿Qué supone para vosotros estar jugando el Campeonato Nacional?

Muy bien.

# Este es el momento.

- # Este es el momento.

# Este es el momento. #

¿Todavía estás con eso? Ponte a fregar, que pareces tonto.

# Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # No hay otro momento. # ¡Eso es! ¡Muy bien!

(Vítores)

Si ganamos el partido, estamos en la final, ¿qué te parece?

Que nunca lo hubiera creído.

Nos defendemos fuerte, ¿eh?

¡Fuertes en defensa, chicos!

¡Vamos, Fabián!

¡Eso es!

¡Va, va, va, va, va!

¡Venga, vamos, vamos, dando el pase!

¡Venga, ahí, a Juanma!

¡Muy bien, muy bien!

(Aplausos)

¡Tira desde ahí, Fabián!

¡Tira, tira, tira!

¡Eso es, muy bien! ¡Menudo partidazo, chicos!

¡Muy bien, muy bien!

¡Esos brazos, arriba! ¡Venga!

¡Román!

Hola, entrenador.

Hola, Román. ¿Cómo estás? Hace tiempo que no sé nada de ti.

Me gusta. Lo está haciendo bien.

Es que es muy bueno.

Montes es muy bueno.

Está aprendiendo.

(TARTAMUDEA) O sea, la discapacidad la va a tener siempre,

pero nosotros le estamos enseñando a manejarla.

# Este es el momento.

- # Este es el momento. # ¡Bajamos a defender!

# No hay otro momento.

- # Este es el momento. #

(Vítores)

- # Ahora es el momento.

- # Este es el momento.

- # Ya llegó el momento. # (AMBAS) ¡Muy bien!

¡Somos la leche!

¡Toma!

# Este es el momento. # (TODOS) ¡Somos la caña!

¡Somos demasiado!

# Este es el momento.

# (EQUIPO) ¡Oe, oe!

# ¡Oe, oe, oe, oe, oe!

# ¡Oe! #

¡Román!

Vamos a jugarnos el título en el último partido.

Digo vamos porque me gustaría que jugases ese partido.

¿No quieres hacer el ridículo? No.

El ridículo ya lo hice la última vez que hablé contigo y lo siento.

¿Sabes qué? Yo te veo bajito, pero no para el baloncesto.

¿Y eso qué significa? ¿Que sí, que no?

Están como cabras.

Lo que están es felices.

Se sienten un equipo de verdad.

Y lo son.

Y gran parte del mérito es tuyo, Sonia.

Ya te digo.

¿Y tú y yo?

¿Tú y yo, qué?

Que podíamos volver a ser un equipo, tú y yo.

¿Tú y yo?

Sí.

¿Quieres?

Claro que sí, Marco.

Pero lo que a mí me gustaría es que fuéramos uno más.

Ya.

Quiero ser madre y no quiero esperar más.

Es que...

¿Me vas a poner excusas siempre?

Es que no es fácil.

Hay que pensarlo bien, Sonia.

Y tú sabes que después de los 40

y siendo tú además madre primeriza pues...

se multiplican las posibilidades. ¿De qué?

Pues...

De tener un hijo con síndrome de Down.

Con síndrome de Down o autismo o como cualquiera de estos chicos.

Sonia.

Sonia. Entrenador.

¿Qué pasa, Marín?

Bueno, a mí tampoco me gustaría tener un hijo como nosotros.

No, perdona, no quería decir eso.

Si puedo elegir, prefiero que estén bien, no soy tonto.

Lo que sí me gustaría es tener un padre como tú

y muchísimas gracias por todo.

No puede ser, Marco.

Pero si es la final.

¿Cómo no vamos a jugar la final?

Los finalistas son Los Enanos.

¿Y?

No nos vamos a reír de ellos.

Los Enanos son de Tenerife y se juega en su casa, en Canarias.

Pero eso es maravilloso, Julio.

¿No te das cuenta? Va a ser inolvidable para los chicos.

El club tiene que pagar los viajes.

El avión, los hoteles...

Está completamente fuera de nuestras posibilidades.

Vamos segundos y podemos ganar. Digo yo que alguna solución habrá.

¿Te das cuenta de que la mayoría no ha visto nunca el mar?

No te preocupes por los chicos.

Ya se lo he comentado y lo entienden.

(Música triste)

Venga, bonito.

Pero qué contento estás, Jesús.

No, estoy triste.

¿Cómo que estás triste? Pero si estás sonriendo.

Es que es por dentro.

Primera.

Abre.

Arriba.

Primera y cae.

Y primera.

Abre.

(Graznidos)

(Puerta abriéndose)

Hijo, me voy. No hagas tonterías y cuida bien de la casa, ¿eh?

Pero ¿y a dónde vas?

De ejercicios espirituales.

¿Y cuándo vuelves?

Pues no sé, en unos días, ya te avisaré.

Mamá.

¿Sí?

Diviértete mucho.

(Timbre)

Eh, Antonio, ¿qué tal?

"Regularcino", ando todavía con el disgusto.

Ya, claro. Oye, ¿está la jefa por ahí?

La jefa, por ahí detrás está. Por ahí.

¿Te puedo coger esto un segundo?

Cogedme lo que queráis ya, ¡quedaos con "to"!

¿Qué necesitas ahora, Marco?

Una actriz.

Ahora mismo.

¡Bombón!

Mira a ver si está tu jefe,

que tenemos que preguntarle unas cosillas.

Aquí se cumplen los horarios a rajatabla.

Ah, ¿sí? Sí.

¿Sabe lo que hay aquí? No.

Vídeos, grabaciones y testimonios de trabajadores

que demuestran sus abusos

hacia la persona de Benito Recuenco Valdegómez.

Persona con una discapacidad intelectual

por la que obtiene

una bonificación fiscal nada despreciable.

Vamos a ver... No, no vamos a ver nada.

Le vamos a cerrar el chiringuito,

le vamos a poner una multa de 60 000 euros

y se chupará seis años en Alcalá-Meco.

Bueno, ¿y no hay alguna manera de...?

¿Perdón?

¿No nos estará usted proponiendo alguna cosa, verdad?

No, no. ¡Ah!

Pero seguro que hablando encontramos alguna solución, ¿no?

# Me gusta volar.

(TODOS) # Me gustan los aviones. Qué bonito es volar.

# Me gustan los aviones.

# Me gusta volar.

# Qué bonito es volar. # (TODOS) Me gustan los aviones. #

¡Vamos, chavales! # Qué bonito es volar. #

Nos ha pagado el viaje el jefe de este.

Es el nuevo patrocinador del equipo. -Qué buena gente hay en el mundo.

Dios bendiga a este señor. -Sí

y me ha dado 15 días de vacaciones.

-Demos gracias al Señor. -Desde luego.

A ese señor hay que darle las gracias, que se ha estirado.

Se ve el mar.

Todo el mar.

¿Por qué?

No sé..., pero es mucho más grande de lo que me imaginaba.

Me alegro de que hayas venido.

Es que desde que se ha hecho cargo del equipo tu mujer,

apetece todo volver a jugar.

Ya me ha dicho que quiere tener un hijo.

(Risas infantiles)

Pero ¿tú qué haces en el avión?

Con mis ojos.

Enfermera, dígale por favor al piloto que gire un poco a la izquierda,

no vaya a ser que nos demos

con el Ryanair Tenerife-Liverpool de las 5:45,

que va con retraso.

Pero ¿está usted bien? -No, si está bien.

Lo que pasa es que es alérgico a los accidentes aéreos.

Le hacen reacción.

(Silbido)

(Música tradicional canaria)

Muy bien, ya solo necesitaría una tarjea de crédito como garantía.

Así que nos quedamos en el hotel, ¿no? No me jodas.

Que me he traído los esquís. -¿Tenéis ping-pong?

Tenemos un gimnasio totalmente equipado.

¿Y cuerda? -Hay de todo.

-Guay. Estas son las llaves.

Tenemos habitaciones dobles, hay que compartir habitación.

Yo con Sonia. No, tú nada.

Lo siento.

-Lo dice en el buen sentido, está buenísima.

Lo siento. Tú con Jesús.

Yo con este no duermo en la misma cama.

Hay dos camas, Sergio.

Ah, pues me pido la litera de arriba,

que a veces me meo y prefiero la de arriba.

Yo comparto con Collantes. ¡Bien!

¡Mierda!

Hala, venga, seguidme. Vamos, chicos.

Voy un momento a ver el mar. Vale.

Luego nos vemos.

Hale, vais subiendo en dos grupos.

¿Adónde vais, adónde vais? ¡Que no cabéis todos!

Subid en dos grupos, por favor.

No sé si van a caber dos grupos, uno casi no cabe.

Primero un grupo y luego el otro.

Usted primero, entrenador.

No. No, no. Yo voy a subir por las escaleras. Sonia, ocúpate.

Si es en la planta 7.

Bueno, así hago ejercicio.

Ponte el chándal. (PAQUITO) No pone nada de chándal.

No pone. Mirad, chicos.

Yo es que le tengo pavor a los ascensores. Lo reconozco.

De pequeño me quedé encerrado en uno y es que no puedo ni acercarme.

A mí me pasaba con el agua y mira.

Venga, arriba.

¡Entrenador, una culebra!

¡Una culebra, entrenador! ¿Una culebra?

¡Una culebra! ¡Ven!

¡Venga! Voy.

¡Una culebrita! ¿Qué haces?

¡Eh, eh, eh! ¡Marco!

¡No, no, eh!

¡No! Dejadle salir. ¡Sonia!

¡Sonia! ¡Que le da algo! ¡Marco!

¡Dejadle salir!

Yo no he subido porque tengo claustrofobia...,

¡Marco! ...no te pienses que soy un cobarde.

¿No veis que no puede con todos?

¿No ves que sí? Si esto está preparado para grupos.

Pero si es sólo para cuatro personas. ¡Ah!

¡Mierda!

¿Veis lo que pasa? Que alguien le dé a la campana.

¿Dónde hay una campana? ¡Ahí, donde los botones!

¡No llego! ¡Que le dé alguien que llegue!

(Alarma)

Voy a pedir ayuda.

Voy a llamar al novio. Para despedirme.

¿Y si saltamos para que se ponga en marcha?

-Me has leído el pensamiento, macho. Así se arregló el de mi casa.

-¡Escuchadme una cosa! Tiene que ser todos a la vez.

¡Venga!

(TODOS) ¡Eh, eh, eh, eh, eh!

¡Eh, eh, eh, eh, eh! (GRITANDO) ¡Parad!

(Estruendo)

Qué raro.

¡Ah!

(Estruendo)

¡Por favor, por favor!

¡Por favor!

¿Estás bien? ¿Qué? Dime.

(Risas)

¿Qué tal ha ido todo, entrenador? No, no.

No, no, qué va, fenomenal, mamá.

Al llegar tuvimos un susto, pero no ha sido nada.

No, no, nada, nada, en serio.

Oye, que..., que me hace mucha ilusión que me llames.

¿Los chicos?

Bueno, los chicos se han ido a descansar temprano

porque mañana hay que estar a tope.

(Chillidos)

Espera un segundo.

(Chillidos)

(Música electrónica)

¡Uh!

¿Qué pasa, entrenador? ¡Venga! ¡Vamos!

¡Más fuerte!

¡Ah!

¡Ah!

¿Mamá?

(Gritos)

Eh... Sí, sí, estoy aquí, lo que pasa es que...

Bueno, ¿qué tal tus ejercicios espirituales?

Pues mira, están siendo muy provechosos, hijo.

Porque me paso el día,

excepto ese ratito que he dedicado para llamarte,

rezando y pidiendo por vosotros dos.

Pero ¿qué estás, en un convento o...?

Sí, bueno. Un sitio de esos muy retirado.

-Buenas noches, señor Marco.

Manuel.

¿Eh? ¿Qué?

¿Te puedo preguntar una cosa? Sí.

¿Por qué haces esto?

Porque el tiempo pasa más rápido.

¿Haciendo esto el tiempo pasa más rápido?

Sí, pero hay que esperar unos años.

Es campeón olímpico.

¿Cómo que campeón olímpico?

Ganó una medalla de oro en Sídney 2000.

¿En los Juegos Olímpicos?

Bueno, sí, en los nuestros, en los Juegos Paralímpicos.

Román era el capitán del equipo español.

¿En serio?

Sí, pero le quitaron la medalla.

Estuvo a punto de suicidarse.

¿Por qué?

Porque le afectó mucho. Que por qué le quitaron la medalla.

Pues porque los únicos que tenían discapacidad eran él y otro.

El resto no tenía discapacidad ninguna.

Había un ingeniero, un arquitecto, un periodista...

Que tampoco significa mucho

porque he visto a periodistas y juegan fatal.

¿Cómo hicieron eso? Es un fraude.

La Federación los llevó para eso,

para ganar y tratar de sacar más subvenciones.

Una vergüenza.

¿Y no se dio cuenta nadie?

Bueno, sí, después salió en la prensa

y les hicieron devolver las medallas a todos.

Incluso a Román.

Por eso no se fía de los entrenadores.

(Ambiente estadio)

(PÚBLICO) ¡Enanos! ¡Enanos!

¡Enanos! ¡Enanos!

¡Enanos!

No son tan enanos.

Son más bien... grandotes.

¡Bah!

Entrenador, no es un amistoso, ¿no?

¿Amistoso? No. Esta es la final del Campeonato Nacional, Marín

y la vamos a ganar porque somos unos campeones.

Pero tú, de todos modos, ponte el protector, anda.

(Pitido)

(Vítores)

¿Salgo ya, entrenador?

No, saldrás en lugar de Sergio.

¿Voy calentando?

No, no.

¡Eh!

¡Vamos, corre, Benito!

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Román!

¡Sí!

¡Vamos, chicos, atrás, atrás!

¡Rápido!

¡Tapona!

(Pitido)

(Aplausos)

¡Vamos, Sergio!

¡Ay! ¡Oye!

(PITA)

¡Eh, eh, eh!

-Perdona, se me ha ido la olla.

Vas a salir tú. ¿Sin calentar?

Sin calentar. Venga, vamos.

¡Venga, Manuel!

¡Muy bien, venga, Manuel!

¡Pásamela, pásamela!

¡Venga, Juanma! ¡Tira!

¡Juanma!

¡Ah!

Hay que seleccionar mejor el tiro, ¿eh?

¡Defendemos en zona!

¡En zona!

¡Defendemos! ¡Vamos!

¡No!

¡No pasa nada, equipo!

¡Vamos, equipo!

¡No pasa nada, chicos!

¡Vamos, hay que defender, chicos!

(Pitido)

¡Venga, vamos!

¡Vamos!

(PÚBLICO) ¡Enanos!

¡Enanos!

¡Enanos!

¡Enanos!

-¡Lanza!

¡Lanza! ¡Lanza!

(Pitido)

(Vítores)

¡Atacamos, chicos!

¡Venga, chicos! ¡Muy bien, Manuel!

¡Muy bien! ¡Defendemos, chicos!

¡Defendemos! ¡Muy bien, Manuel!

¡Vamos!

-¡Vamos, vamos!

-¡Uh!

¡Muy bien! ¡Venga, vamos!

¡Vamos!

¡Venga, chicos, vamos, vamos!

¡Bien!

¡Tenemos el rebote!

¡Vamos, Román!

(Pitido)

¡Vamos, nos colocamos en defensa!

¡Ese rebote, vamos, vamos!

¡Ábrete, Román, ábrete!

¡Vamos, vamos, vamos!

¡Muy bien! ¡Venga, Manuel!

¡Bien!

¡Eso es!

¡Muy bien!

¡Sí!

(Pitido)

(Aplausos)

¡Manu, ábrete!

¡Collantes, juego para Román!

¡Venga, a Román, a Román!

¡Román!

¡Para Román!

-¡Román!

¡Vamos!

¡Vamos, vamos, vamos, chicos!

¡Bien!

¡Muy bien, venga!

(Pitido)

¡Vamos!

¡Muy bien, Sergio!

¡Bravo!

Pero ¡qué canasta, Dios mío!

(SIN AUDIO)

(Vítores)

(Aplausos)

(Pitido)

(Pitido)

-¡Oh! -¡Vamos!

¡Vamos, vamos, vamos, vamos, vamos!

(Latidos de corazón)

¡Jugamos en equipo!

¡Eso es!

(Vítores)

¡Muy bien! ¡Muy bien!

¿Cuánto queda?

Un minuto, Manuel.

¡Chicos, robamos y atacamos!

¡Marín, bloqueo!

¡Que no pase, Marín, que no pase!

(TODOS) ¡Eh!

(PITA)

¡Árbitro!

Entrenador, se me ha torcido el dedo 90 grados.

No exageres, Marín.

¡Ah!

Vete a la enfermería, así no puedes jugar.

Es que quiero jugar.

Queda un minuto y perdemos de uno, el equipo me necesita.

Así no, no puedes jugar.

No puedes. Vete a la enfermería.

(Crujido)

Mucho mejor. De todas maneras, creo que iré a enfermería,

no vaya a ser que pierda la mano

y se me complique luego por todo el brazo.

Vete.

(Pitido)

¡Sí!

(Aplausos)

(Pitido)

(TODOS) ¡Eh!

¡Vamos! -¡Vamos!

¡Sí!

¡Vamos, vamos!

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Aguantamos la posesión! ¡Jugamos en triple, vamos!

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Chicos!

¡Nos defendemos!

¡Es nuestro!

(Vítores)

¡Atacamos!

¡Vamos!

¡10 segundos!

¡Tira, Benito, que empatamos!

¡Tira, Benito!

¡Tira!

¡Tira!

¡Hacia aquí!

¡Hacia aquí!

(Pitido)

¡Eh!

¡Yuju!

-Enhorabuena.

Muy bien, macho.

¡Ole!

¡Ole!

¡Eh, eh, eh!

(Risas)

(TODOS) ¡Eh, eh, eh, eh, eh!

-¡Uh!

¡Segundos!

¡Hemos quedado segundos!

¡Uh!

(PÚBLICO) ¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos!

¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos! ¡Amigos! (COLLANTES) ¡Yuju!

(PÚBLICO) ¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos!

-¡Somos unos cracks, entrenador! Pero si hemos perdido, chicos.

Qué va, hemos quedado subcampeones.

Pues eso. Subcampeón es mejor que campeones.

Ah, ¿sí? ¿Tú crees?

-Hombre, pues claro.

¿Qué es mejor, un marino o un submarino?

-¡Te quiero mucho, entrenador!

(PÚBLICO) ¡Amigos! ¡Amigos!

¡Un abrazo, entrenador!

(RÍE)

(TODOS) # ¡Oe, oe, oe!

# ¡Subcampeones, subcampeones!

# ¡Oe, oe, oe!

# ¡Subcampeones, subcampeones!

# ¡Oe, oe, oe! #

Mamá.

(TODOS) # ¡Subcampeones!

# ¡Oe, oe, oe! #

¡Qué partidazo, hijo!

Gracias, pero siento que no hayamos ganado.

¿Ah? ¿Que habéis perdido? Bueno, eso a una madre le da igual.

Lo importante, hijo, es que tú estés bien.

Yo estoy bien, mamá.

Yo estoy muy bien.

Hacía mucho tiempo que no me sentía tan bien.

Lo has hecho muy bien...

y lo mejor es que lo has hecho por tu equipo.

Mi equipo eres tú, Sonia.

Me encantaría que lo hiciésemos crecer,

que trajésemos otro jugador al equipo.

O jugadora.

Con tus ojos.

No, con los de Román, no te jode.

¡Sergio!

¿Estás tonto, Sergio?

(Graznidos)

¡Eh!

¡Vente a bañar!

Ahora voy.

Muy bien esa Muralla China, Benito.

Bien.

¿Qué tal, Román?

Estoy bien.

Me alegro.

¡Ah!

Has jugado como un campeón.

Usted tampoco lo ha hecho tan mal.

Muchas gracias, hombre.

Ha confiado en nosotros.

Sois unos campeones, como para no confiar.

Bueno, subcampeones.

No, tú ya no.

Tú ya eres un campeón.

Y eso no te lo va a quitar nunca nadie. ¿Me oyes? Nunca.

Bueno, el próximo campeonato tendremos que ganarlo.

Lo ganaremos.

Me gusta.

¿El qué?

Que digas "lo ganaremos" en vez de decir "lo ganaréis".

Ya.

¿Nunca nos vas a abandonar?

Tú no me necesitas, Román. Tú sabes de baloncesto más que yo.

Tengo ventaja. Jugué muchos años en el Getafe.

¿En el Getafe?

No sabía que el Getafe tenía equipo de personas de discapacidad.

No, en el primer equipo. Paco Carrascosa era mi entrenador.

Íbamos a subir a la división de honor cuando tuve el accidente.

¿Tuviste un accidente?

De moto. Me llevó por delante un tío que conducía borracho.

A él... A él no le pasó nada,

pero yo me golpeé en la cabeza y estuve en coma.

Cuando desperté y vieron que tenía afectada la cabeza, me dejó mi novia.

Tuve que abandonar la universidad también, quería ser arquitecto.

Lo siento mucho, Román.

No, si estoy contento.

Estoy contento porque estamos juntos y estando juntos vamos a ganar.

Mi padre se marchó de casa cuando tenía nueve años.

Ya me lo dijo Sonia.

Nosotros nunca te vamos a abandonar, entrenador, nunca.

(Graznidos)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

¿Quién llama tan temprano?

¿Eh?

Es muy pronto.

(Móvil)

Cógelo.

Seguro que es Julio, ya verás.

A lo mejor es importante.

Qué va a ser importante.

(Móvil)

¿Hola?

(CARRASPEA)

¡Paco!

¿Y cómo lo sabías?

Sí, sí, sí. Subcampeones, sí.

¿Cómo?

¿Qué pasa, Marco?

"Los dos sabíamos que este momento"

iba a llegar.

Bueno, si no hubiera surgido esto...

Hace un mes que firmaste el último parte.

Nos has dado mucho más de lo que te correspondía

y no sabes lo agradecido que te está el club.

¿Entonces? Al Estudiantes, ¿no? Vuelves a casa.

No, no, a la Selección Española.

¡Coño! Entrenador de la Selección Española.

No, no.

Han fichado a Carrascosa, mi antiguo jefe

y me ha pedido que sea su segundo.

Pero sí es un sueño para mí.

Quieren que me incorpore enseguida, Julio.

No sabes cuánto me alegro por ti.

Y sabes que aquí dejas una pandilla de buenos amigos para siempre.

Te los has ganado.

Sé que no va a ser fácil despedirte de ellos,

pero verás como lo entienden.

Bueno, preferiría que lo hicieras tú.

Bueno, pero tendrás que decirles adiós

y ellos querrán decírtelo a ti.

Pues diles que me es imposible,

que volveré a verles en cuanto tenga tiempo.

¿Te vas sin despedirte, entrenador?

(COLLANTES) No dice nada. -Callado. No dice nada.

A ver, yo tengo que seguir mi camino.

Tengo una gran oportunidad y me tengo que ganar el pan.

-Claro que sí, entrenador, solo queríamos darte las gracias.

-Has sido muy, muy buena persona.

-Y nos has enseñado mucho.

Yo también he aprendido.

Sí. -Y nos has leído el pensamiento.

Y se te ha quitado el miedo a los ascensores.

Y además, de golpe. -De golpe.

-Y mi novia está orgullosa de mí porque nos ha visto por Internet.

Y eso que es puta.

-Es puta, pero está orgullosa.

-Nos has convertido... en equipo.

Y nos has tratado como un padre, como un padre bueno.

Vosotros sí que me habéis tratado bien.

El mérito es vuestro, chicos.

-Bueno, no hemos tenido mucho tiempo para encarrilarte del todo,

pero estamos contentos.

Estás llorando, entrenador. -Está llorando.

No, hombre, qué voy a estar llorando.

-Será alérgico. A mí me pasa a veces.

-No es por eso, es que Manuel le está apretando tan fuerte

que se le saltan las lágrimas. -Casi te lo cargas.

No.

-Es que nos has tratado como a personas.

Es que es lo que sois. A mí no me tutees.

(Risas)

(TODOS) ¡Eh!

(TODOS) ¡Somos la leche, somos el cacao!

¡Somos la caña, somos demasiado!

¡Naranjas, limones, Amigos campeones!

(Trinos)

Somos Cine - Campeones - Ver ahora

Mi gran noche

No es Navidad sin Raphael y "Mi gran noche". En esta película de Álex de la Iglesia, con Blanca Suarez, Hugo Silva, Mario Casas o Pepón Nieto, Raphael interpreta a Alphonso, la estrella musical de un show de Nochevieja, capaz de todo para asegurarse que su actuación tendrá la máxima audiencia.

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - Mi gran noche - Ver ahora
Transcripción completa

Vamos allá. Cristina, Roberto, ¿listos?

Chicas, chicos, ¿prevenidos?

¡Soltamos "playback"!

(Música animada)

(CANTAN EN INGLÉS)

-Amparo, espabila un poco. -Que sí, joder, son muchas cosas.

Venga, va. Vamos, pincha. Uno, cinco, uno.

¡Uno!

Cinco. Cuatro. Tres.

-¿Qué cenamos hoy? -¿Pepperoni o chino?

Chino. La dos.

(Continúa la música)

Hala, chaval.

(Gritos)

-¿Qué pasa? Corta, corta. Se me ha ido la imagen de la grúa.

-Pero ¿qué haces? -¿Qué pasa?

(Gritos)

A ver, Paco, ¿me oyes?

-Pero ¿qué haces, desgraciado? -¿Se me oye ahí dentro?

-"¡Paco!". -Se te oye.

-¡Paco! -Que se te oye, cojones.

Te dije: "Baja lentamente".

Va, va. Vamos a primera.

Rosa, por favor te lo pido. Acabamos de aplastar a un figurante.

(GRUÑE)

-¿Cómo está? -¿Cómo va a estar?

-Una ambulancia, ¿no? -Habría que quitarle eso de encima.

-¿Me bajo? -Sí, bájate.

Que no lo toque nadie, no hay que moverlo.

-Como los motoristas. -Qué coño, moved.

(Gritos)

¿Respira?

-Señorita, no se puede fumar aquí. -Fumar no, pero aplastar peña sí.

-Manda cojones. -Ha sido un accidente.

-Si no quiere seguir, váyase. -Necesito dinero.

-"¿Qué coño pasa?".

¡Dejen paso, por favor! ¡Despejen!

-Dime que está vivo. -Solo le ha rozado.

-¿Rozado? -Lo ha dejado en dos dimensiones.

-¿Tenemos seguro? -Seguro contra incendios.

-¿Y quieres que le prendamos fuego? -Hombre, chispas han saltado.

-Gracias. -Soy abogado, se puede argumentar.

Quieres que te cojan para "Supervivientes".

-El maquinista es de los sindicatos. -Van a por nosotros.

-Hay que parar esto como sea. -Esto no lo para ni Dios.

Vamos a ver, chicos, aquí no ha pasado nada.

Vamos a continuar.

¡Esta tiene que ser nuestra gran noche!

(Música suspense)

Esa mesa, Clemente. Brillo, brillo.

-Señorita, el pollo. -Aquí.

¿Empezamos otra vez o qué?

Vamos allá. Cristina, Roberto, ¿listos?

¿Prevenidos? ¡Soltamos "playback"!

(Música animada)

-Pincha la uno. Tres. ¡Fantástico! Cuatro.

¡Me cago en su puta madre!

-¡Para, para! -Así no se puede.

Ahora os digo.

-Joder, colega. -Dime.

Paco, cariño, céntrate un poquito.

"Que no acabaremos en la vida".

-¿Qué pasa ahora? -"A tu izquierda, cielo".

Hay un hueco de puta madre en la mesa 21.

-Sí, ya lo veo. -Lléname eso, anda.

-Nadie quiere sentarse ahí. -¿Por qué?

-"Dicen que les da yuyu". -¿Que les da qué?

-"No quieren, tienen miedo". -Vamos a ver...

Si se vuelve a caer la grúa, nunca será en el mismo sitio.

Amparo, bonita, ¿estás de huelga?

Si no quiere currar, pírate, pero no me jodas aquí dentro.

"Hay alguien en la mesa que da mala suerte".

-¿Un gafe? -No lo digas.

-¿Por qué? -"Da mala suerte decirlo".

-¿La palabra? -"Yo no sé, háblales tú".

Yo no hablo con nadie, búscate la vida.

Oye, si vas a traer alguien de fuera, que no sea muy alto, lo tapa todo.

Y muy bajo parece que no hay nada.

Que no sea un palo, que ocupe bien el sitio.

Y que no sea muy guapo, que distrae.

-"¿Un tipo vulgar?". -Eso, vulgar, del montón.

(Música distendida)

(Móvil)

¿Dígame? ¿Te pillo bien?

"Sí, dime". ¿Cuándo vendrás a recoger a mamá?

Pero si estamos a 15 hoy, ¿no?

José, por favor, no empecemos, no tengo el horno para bollos.

Quedamos en que tú la recogías y cambiábamos por lo de Disneylandia.

¿Que te vas a Disneylandia?

José, te mandé un WhatsApp y me contestaste "OK".

Te puse "OK" a lo de la cena del sábado.

Pero hace una semana. Ya estamos con lo de siempre.

Me contestaste "OK" y una carita sonriente.

Yo no te puse carita sonriente porque no tengo en el móvil.

"Déjalo, paso de discutir".

Pero está aquí mamá desde las cinco con el crucifijo esperándote.

Así que mueve el culo.

No puedo ir, María, me ha salido una cosa.

¿Qué? ¿Una cosa? ¿Cuál? Un curro.

¿Un curro de qué? De los de la ETT.

Llevo tres meses esperando a que me llamen

y si no voy me ponen en una lista negra y no me llaman más.

Anda, que para una vez que te pido algo.

¿Una vez? El otro día te cuidé a los niños.

Cinco minutos, lo que tardé en volver del súper.

Sí, y del cine. Jugamos al Lego y se acabaron las fichas.

Eres un exagerado. María...

Te dejo la llave bajo el felpudo. Que no.

Y las pastillas por la mañana y por la noche. Adiós.

(Portazo)

Me ha colgado.

(Sirena y radio policial)

(Alboroto)

¡Alphonso! ¡Alphonso! ¡Alphonso!

-¿Ha llegado ya? -Sí, está en el camerino.

-Pero dice que no hay toallas. -Ni flores.

¿Estas qué hacen aquí? ¿No ven que es peligroso?

Vienen en bus de Holanda.

¿Cómo sabían que cantaba aquí esta noche?

-Su representante lo habrá filtrado. -El ruso.

-No parece ruso. -Exige que Alphonso sea el primero.

¿Después de las campanadas? Imposible, ya está comprometido.

¡Benítez, cabrón! ¡Vete a casa y no vuelvas!

¡Cabrón! ¡Benítez dimisión!

-Y a este demandadle. -¿Al herido?

-Antes de que nos denuncien a nosotros, le denunciamos nosotros.

Que se acojone.

Perdón, me han llamado para una sustitución.

¿Qué pasa aquí? No pasa nada.

Pase dentro y pregunte por el regidor.

¿Allí dentro?

-¡Benítez dimisión! -¡Cabronazo!

Eres un esquirol. No sabes lo que estás haciendo.

-No entres ahí, piénsatelo. -¡Te estás jugando la vida!

Madre mía, la que hay liada fuera.

Vamos, vamos.

(SE QUEJA)

¿Qué tengo que hacer? -Nada, estar sentado.

-Aplaudir, sonreír. -Ser feliz.

¿Y a qué hora se acaba esto? Mi madre está sola.

-A qué hora se acaba dice. -Qué mono.

-¿José Díaz Marino? Soy yo. Me han llamado de la ETT.

Ya lo sé, ven conmigo.

¿Esa chaqueta no es del mago?

No, hombre, este no es nadie. Quítasela y ponle la suya.

Ya voy, ya voy.

No mires a cámara, no hables con la gente,

no te bebas lo de los vasos, la comida es de plástico.

Cuando haga falta, aplaudes. Paras cuando yo diga.

No te quedes ahí solo como un idiota.

Y sonríe todo el rato, esto es una puta fiesta.

De acuerdo. Hola, ¿qué hay?

Hola. Qué bonito esto.

Sí, es superbonito.

Joder...

-Pero ¿qué haces? ¡Joder, otra vez! ¡Estate quieto, coño!

(LEE) "Pero bueno, qué maravilla, qué bien lo estamos pasando".

-¿Empieza así? -¿Cómo quieres que empiece?

-Yo esto no lo digo. -Masculino, viril.

Vete a la mierda.

¡Eh! ¿Cómo está mi chiquitín?

Solucionado, cantas el primero. Suenan las campanadas y salís vos.

¿Y Alphonso? Por favor, olvidate de Alphonso.

A las 12 la gente te quiere ver a vos que es cuando está el "share" a tope.

Después, a la una, saldrá el yayo para los abuelos.

Trata con más respeto a Alphonso, es un gran cantante y persona.

Sí, seguro. Pero vos vas antes. Acabo de cerrarlo con Benítez.

(SUSURRA) Los dientes... Ah, por cierto.

La foto de la loca esa del centro comercial.

¿Qué pasa? Solucionado, caput.

¿Las has comprado? No.

¿Entonces? Es mejor.

Contraté a un "hacker" para que le borrase su móvil

y su ordenador personal. ¿Eso se puede hacer?

Si trabajás en el CNI, sí.

Al final la cosa era tan simple como mandarle un "mail"

con un pedazo de virus que te borra hasta la sonrisa.

¿Ha costado mucho?

Un concierto en el Palacio de Deportes.

¿Tanto? Sí, tanto.

No puede volver a ocurrir, Adanne. No te preocupes, te lo juro.

¡Por favor! Te lo prometo.

Métetelo en la cabeza, ya no estamos en los 70

y no podés ir por ahí con la bragueta abierta.

Ahora todo el mundo te graba y en 10 minutos estás en YouTube

y te vieron la polla dos millones.

¿Dos millones? Con que la mitad compren el disco.

¿Todavía no lo entendés?

Vos sos un ídolo adolescente. ¡Sí!

Pelotudo, por eso te apoyan las empresas.

Y si te ven cogiendo en Internet... "Cogiendo" significa "follando".

Ni Coca-Cola, ni Pepsi, ni nada. ¡Dios!

¡Dios! ¡Sí!

¡Dios! ¡Dios!

(RÍEN)

(Móvil)

¿Qué haría yo sin ti? Espera, pará.

¿Aló? Sí, Benítez.

No, no, eso es innegociable.

Que no, ya lo habíamos hablado.

Pero ¿cómo? Querido, Benítez... ¿Cómo que después de los comerciales?

Me estás cagando, la gente ya está en el cotillón.

Benít... ¡Chiquitín!

Tranquilo, cielo. -Le ha tirado el café a la cara.

Yuri, no entre ahora, no quiere ver a nadie.

Yo no soy nadie, creo. Le quité las tijeras por si acaso.

-Pero me ha clavado un lápiz. -¿A ver?

Si no entro ahora será peor.

Trátale de usted. ¡Y no le mires a la cara!

Lo sé, llevo toda la vida trabajando para él.

Llegas tarde.

No sabe cuánto lo siento. Su medicación.

He bajado a Madrid, aquí en Coslada no la tenían.

Me has dejado solo otra vez. No volverá a ocurrir.

Y me distraje con un bus de fans que ha venido de Holanda.

Me dieron flores para usted.

¿Por qué hemos venido aquí esta noche?

¿Para promocionar su nuevo disco? No.

¿Para relanzar su imagen? ¿Perdona?

Quiero decir, ¿para actualizarla?

¿Qué problema hay con mi imagen? Ninguno, no hay.

No venimos a relanzar nada, venimos a por lo que es nuestro.

Sí, señor. Hay que salir tras las campanadas.

Habla con Benítez y cierra esto antes de que yo cante.

Está cerrado, está en el contrato. ¿Ah, sí? Léelo.

"El cantante...".

Su actuación será la primera, lo dice aquí.

Lee la letra pequeña.

"Siempre y cuando las circunstancias no impliquen una reestructuración

del 'timing' previsto".

¡Siempre hay una circunstancia que reestructura el "timing"!

Firmar esto es como no firmar nada. ¿En qué estabas pensando?

Sería salir el segundo, que tampoco está mal.

Adanne, el chico jovencito latino que canta eso de "Bombero"

está pegando muy fuerte ahora.

Claro. Está muy bien eso que dices.

(SE QUEJA)

¿Sientes el dolor? ¡Sí!

Así me siento yo cuando dices esas cosas.

Llevo 40 años en el mundo del espectáculo.

Canté para el emperador de Japón, me adoran en Rusia,

y tú lo sabes mejor que nadie.

Arréglalo, Yuri. Eres mi relaciones públicas,

mi jefe de prensa, mi abogado, mi asistente.

También soy su hijo, señor.

No deberías mezclar lo personal con lo profesional.

Siempre te lo he dicho. Perdona, papá.

Papá, papá... ¡Adoptado! Ya, bueno, pero...

Se te olvida, pero a mí no. Hacía un frío tremendo en Moscú.

Y yo no quería ir al orfanato. Estabas en los huesos.

Pero los de promoción insistieron tanto que...

Una cosa más, Yuri. ¿Sí, señor?

¿Qué es esto? Estaban en mi maleta.

Son amenazas de muerte. ¿Por qué no me has dicho nada?

No quería molestarle. ¿Molestarme?

No. Los que estamos en la cima estamos hechos a eso.

¿Viste lo que le pasó a John? ¿Qué John?

Lennon. Ah.

Un amigo. Tú eras muy joven.

¿Has avisado a la policía? Sí, está todo controlado.

Han examinado las cartas y no les dan credibilidad.

Piensan que solo quiere llamar la atención.

¿Y cómo lo saben?

Si fueran en serio no escribirían su nombre y dirección en los sobres.

Óscar García.

Pobre hombre.

(Música tensión)

La tensión en los platós de Mediafrost crece por momentos.

La mesa de negociación está en punto muerto y según los...

Y según los sindicatos, los despidos podrían estar en 500 empleados.

-¡Sinvergüenzas! ¡Cabrones!

Hoy, para mí, es un día especial.

Puede ser mi gran noche.

Pero qué maravilla, qué bien lo estamos pasando.

Nos lo estamos pasando genial, Roberto.

-¿Tengo que repetirlo? -Para enfatizar que esto es gracioso.

Ya.

Nos lo estamos pasando genial, Roberto.

Pero la noche acaba de empezar.

Y que lo digas, Cristina. Ahora llega un plato fuerte, fuerte.

Otra repetición.

El 80 % del público tiene más de 70 años. Hay que repetirles.

-Pero fuerte, fuerte. -"¿Qué es? Dime, no me tengas así".

-¿No lo sabes? Te voy a dar pistas. -No me lo pongas muy difícil.

Lleva más de 40 años en el mundo del espectáculo.

-¡José Luis Moreno! -No, mujer.

-Ha sido número uno en Rusia. -¡Gorbachov!

Ha cantado para el emperador de Japón.

-¡Frank Sinatra! -No, Cristina, Sinatra está muerto.

-¿Tengo que parecer subnormal? -¿Por qué?

¡Coño, porque yo no sé nada! ¡Me lo tiene que explicar todo él!

-Y siempre remata los chistes. -En la 15 Tienes un chiste.

¿El de la jirafa? No me jodas.

A mí me parece muy cachondo. Si no lo quiere, pónmelo.

¡Claro que sí! Dilo tú todo, no pasa nada.

Tú eres el tío de puta madre que hace las gracias

y yo la que enseña las tetas.

¿Quieres que enseñe yo las tetas? Si tanto te molestan,

¿para qué te metes esa siliconaza? Pareces un pavo.

-Son naturales. -Sí, como el yogur.

Vamos a tranquilizarnos y seguimos repasando.

Pero qué maravilla, qué bien lo estamos pasando.

Nos lo estamos pasando genial, Roberto.

¿Crees que soy imbécil?

¿Que no me doy cuenta de lo que haces?

-¿Qué pasa? -Quieres presentar "Supervivientes".

-Eso es lo que pasa. -¿Yo?

Tu representante habla con la cadena. Me estás poniendo a parir.

Llevas tres días mandando vídeos a los de arriba

con mis meteduras de pata. -Eso no es verdad.

¡Pero si me los han reenviado a mí! ¡Y yo aquí siguiéndote el rollo!

(RÍE)

¿Qué te pasa? ¿Te hace gracia?

-Yo no me río. -Sí, te estás riendo.

¿Nos estamos riendo todos? ¡Claro que sí!

¡A reírse a la puta calle! ¡Todo el mundo fuera!

¡Venga, venga! ¡Fuera!

(SE QUEJA)

-A ver, que os dormís. Necesito unas buenas risas.

Todo el mundo riéndose, cabrones.

Hijos de puta celebrando, eso es.

(Risas)

¡Vale, suficiente!

-¿Hay wifi? -Producción ha cambiado la clave.

-Prueba con "1234". -Nada, a ver si es "Producción1234".

(NIEGA) ¿Y "Nochevieja1234"?

El mío es de los antiguos, solo saca fotos.

¿A ver?

Es como el que me regaló mi padre cuando acabé la ESO.

(LEE) "¿Estás con mamá?". ¿Cómo?

Te acaba de llegar un mensaje de María.

Es mi hermana.

Tengo que recoger a mi madre, que está en su casa.

Pues han dicho que no nos vamos hasta que esto se acabe.

¿Lo dices en serio?

Tienen miedo de que si nos vamos los piquetes no nos dejen entrar.

Pues tengo que recoger a mi madre.

-¿Cuánto te paga? -¿Qué?

Por meterle los chistes buenos. ¿500? ¿1000 euros?

Vamos a hacer una cosa. (SUSPIRA)

Yo leo sus textos... y él los míos.

Cristina, esto no es así, te estás equivocando.

¿Quieres que hable con el productor? ¿Llamo a Benítez?

-Te lo estás tirando, ¿no? -Por favor, Roberto.

-Te he hecho una pregunta directa y sencilla:

¿Te tiras o no te tiras a Benítez?

-Estamos sacando las cosas de quicio. -Yo no, no me jodas.

Tranquilicémonos y sigamos.

Leído con ganas funciona. No sé por qué, pero funciona.

¿Dices que lo leo mal?

¿Que no sé leer el texto?

¿Me vas a enseñar a leer un texto a estas alturas?

¿Tú, que no tienes dónde caerte muerto? ¡Payaso!

Chicos, venid conmigo. Vamos calentando motores.

Os quiero ver a tope.

-Vamos. -¡No me toques!

-¡Gorda! -¡Maricón!

-¿Y esto? ¿La cicatriz?

Me caí de un columpio.

Mi hermana me empujó demasiado fuerte.

Yo también tengo una. Mira, aquí.

¿La notas? Sí...

Sí, claro que la noto.

Un cristal de una botella en Sanfermines.

Al lado de la yugular, te podría haber matado.

Pero eso no es nada.

Un pastor alemán en un viaje de fin de curso a Fuengirola.

Me encanta. ¿Fuengirola?

No, la cicatriz. Me gustan mucho las cicatrices.

¿En serio? ¿Y por qué?

Porque son sexys, como los tatuajes. No...

No, ¿no?

O sea, a ver, los tatuajes son falsos.

Son lo que a ti te gustaría ser, tú te los inventas.

Pero... las cicatrices son de verdad, tú no las eliges.

Son tu vida. No lo había pensado.

(RÍE)

Santa madre de Dios, ¿eso qué es, de tiburón?

De morena. Tenía un novio submarinista.

¿Quieres ver algo fuerte?

Sí, por favor.

-José, ¿qué haces? -¡José!

Apendicitis. 14 años. Por poco me muero.

Fue horrible.

A ver, campeón, ¿te subes los pantalones?

¿Sabes cuánto llevamos aquí? Lo siento.

¡Semana y media!

Repitiendo y repitiendo tomas por culpa de gente como tú,

que no se toma en serio su trabajo. Lo siento. Perdón.

Tampoco he enseñado tanto.

(EN VOZ BAJA) Me encanta tu cicatriz.

¿De verdad?

(CHISTA)

¿Lo has conseguido? (GRITAN DE ALEGRÍA)

¡Qué fuerte, tía!

-Con esto vamos a ganar una fortuna. -¿De qué vas, tía? Métetelo.

Te quedas preñada y luego le pides una fortuna.

-¿Y eso cómo se hace? -Te vas a una clínica

y dices que es el semen de un colega, que te lo da para ser madre soltera.

-¿Y no me pedirán papeles? -¿Qué te van a pedir?

Tú con que lleves el bote y les pagues, a ellos se la suda.

Joder, es como lo del Boris Becker.

-Eso es verdad. -Ahora esa puta está forrada.

Y el niño monísimo. (RÍE)

¿Y tú qué miras?

Disculpad, no he podido evitar escucharos.

-Pues tú calladito. -Calladito.

Creo que deberían reconsiderar una decisión como esa.

¿A ti quién te ha dado vela?

Ser madre es trascendental, sobre todo a vuestra edad.

Pero ¿qué dice este pavo?

-¿Y quién es el padre? -A ti te lo vamos a decir.

No será Alphonso, ¿verdad?

¿Qué Alfonso? ¿El del gimnasio? ¿Lo conoces?

No, Alphonso el cantante, con "PH".

(RÍEN)

No, para nada. Es uno que está bueno.

Perdón, Alphonso es genéticamente perfecto.

Lo que tú digas, es uno que es más joven.

-Tía, ¿te quieres callar? -Es Adanne, ¿verdad?

El de "Bombero".

No se te puede contar nada, enseguida lo sabrá todo el mundo.

-A ver, chicos, escuchadme. Necesito aplausos.

Se acabó el recreo, ¿de acuerdo?

Todo el mundo aplaudiendo. A trabajar, venga.

(Aplausos)

Antes, todo esto se hacía bien.

La gente cantaba, tú aplaudías y se grababa a la vez.

Ahora todo se hace por separado, cantantes y figuración.

Se tarda más y queda falso.

¿Ya le has contado que estuviste en la Nochevieja del 74?

Y otra vez...

Y en la del 75, la del 80, la del 85...

En la gran época.

Aquello sí que eran Nocheviejas, ¡y qué artistas!

Pajares, María José Cantudo... Qué buena estaba.

¿Y esa quién es?

Un personaje histórico de la Transición.

¿Sabes lo que era tener a Tom Jones aquí cantando "Delilah"?

Y nosotros aplaudiendo con ganas, no como ahora.

Y haciendo coros.

Y con bebida de verdad, coño, no con esta mierda.

Es que lo recuerdo y se me saltan las lágrimas.

A mí también si vuelves a repetirlo.

-Oye, ¿tú eres el Chino? -¿Cómo?

-El que vende botellas. -50 pavos.

-No te he dicho lo que quiero. -Todo a 50.

(Música tensión)

-¿Tienes Hendricks con pepino? -Tú eres gilipollas.

-Muchachos, ahora necesito risas. ¿De acuerdo?

Pero a carcajadas.

No, más risas.

Eso, risas. ¡Ja, ja, ja!

(Risas)

¡No puedo más! ¡Por favor!

Vale, suficiente.

(TOSE) Ahora necesito aplausos.

¡Vamos!

(Aplausos)

¡Eso es!

¿Y "Cotillón1234"?

Vale, suficiente, lo tenemos también.

-No, no es la wifi. -¿Entonces qué es?

No hay nadie ahí fuera.

Somos los únicos supervivientes de la Tierra.

Un virus ha matado a todo el mundo y está todo contaminado.

¿Os imagináis?

Encerrados aquí de por vida, y sin wifi.

Aplaudiendo hasta que nos sangren las manos.

(RÍE)

Joshua, eres el tío más subnormal que he conocido en mi vida.

Pero mira cómo te gusta.

Eh, no os adelantéis, eso viene ahora, por favor.

Guardad energía.

Ahora vamos a festejar el Año Nuevo. ¿De acuerdo?

Cuando se encienda eso de ahí, "Feliz 2016", todo el mundo abrazos,

todo el mundo besos, ahí sí, brindando con champán y a tope.

¿De acuerdo?

Vamos a darlo todo, chicos. Pendientes de mí, vamos.

¿Son novios? No, se han conocido aquí.

El primer día ni se hablaban.

(Música animada)

¡Vamos allá, cabrones!

(Aplausos y vítores)

Vale, vale, suficiente. Muy bien, chicos, muchas gracias.

Vale, ya está.

De acuerdo, suficiente.

¡Vale! ¡Vale!

Bien, guardad energía que todavía queda noche.

-¡Anoche follamos debajo de la mesa! -Pero no lo cuentes, Joshua.

¿Crees que no se notó? Tirasteis las copas.

¡Hasta el pavo se movía!

-Ha estado muy bien pero vamos a por otra.

-No hay otra cosa que hacer que aplaudir, reírse.

-Es normal, son muchas horas. -Estás muy cerca.

-Y se aburren. -Empiezas a hablar...

Una cosa lleva a otra y acabas follando.

-¡Vamos allá, cabrones!

(Música animada)

¡Alegría, bien! ¡Vamos, hijos de puta!

Vale, vale, vale.

Muy bien, gracias a todos.

¿Hay que repetir esto?

El tipo que estaba sentado aquí era un coñazo.

Una semana y media con la misma gente a tu lado

todo el rato.

Menos mal que has venido tú.

Gracias.

Al final tú y yo nos enrollamos.

¿Te imaginas?

Sería como... ¡uh!

(RÍE)

(Música animada)

Me gusta mucho como besas. Sí, ¿verdad?

Pues mira que yo no beso mucho. Yo tampoco, no te creas.

Yo creo que es este sitio.

Parece que aquí no importa lo que hagas.

Es todo tan absurdo. Sí.

Uno acaba haciendo lo que le da la gana.

Sí. (RÍEN)

Por ejemplo, tú y yo, nos conocemos en una discoteca,

y nunca nos hubiéramos enseñado las cicatrices.

Ya.

Estoy pensando en operarme a corazón abierto.

Una cicatriz desde aquí hasta aquí.

(Continúa la música)

(Aplausos)

-¿Qué hacéis? -¿Qué pasa?

-No se puede beber. -Esto sí, es güisqui de verdad.

-¿De dónde lo has sacado? -Del Chino.

Roba botellas de los camerinos y las vende.

-Saca una pasta. -Botellas y lo que pille.

El año pasado le sacó 2000 pavos a una chupa de Melendi.

-¿Y las bragas de Mónica Naranjo? -Esas se las quedó.

Las lleva puestas. (RÍEN)

(Música tensión)

¡Eh! ¿Crees que no sé lo que estás haciendo?

-¿Quién, yo? -Sí, tú.

-Anda, sácate eso de ahí. -¿El qué?

El tabaco. Nadie puede salir a fumar.

-No, yo voy al baño.

¡Hala, venga! ¡Todo el mundo a mear! Parecéis viejas, no vamos a acabar.

(Música tensión)

-Eh, ¿no será usted el mago? -No.

Dani, vas a flipar.

Dos de Coslada le han hecho una mamada al cantante ese, Adanne.

El de "Bombero".

Sí, ya. Y a mí, no te jode.

Coño, que te estoy hablando en serio.

Se han guardado el tema en un tarro y quieren preñarse para sacar pasta.

Acojonante. Escúchame...

Yo me hago con la historia y se la pasamos a Luca, tu colega.

¿Cuánto podemos pedirle?

No, no, no, eso es una puta mierda.

Imagínatelo en "Supervivientes" con la prueba de paternidad.

Semanas de programa rajando sin parar.

Que si la madre, que si es verdad, que si no...

Un culebrón, lo que les gusta a las chonis.

Joder...

Coño, mira.

Dani, se ha cortado. Nos podemos hacer de oro y lo sabes.

Y luego viene el bautizo del niño, la primera comunión...

Ahí, ahí. Al niño lo metemos a cantante.

Con ocho años, bolos por toda España.

(RÍE) Yo me parto el culo.

Solo de pensarlo se me pone dura.

Llama a Luca y que traiga la pasta.

(SUSURRA) -Es un escándalo. -Vale, mamón, luego te llamo.

Están buenos.

(Música tensión)

De puta madre.

(Música de ópera)

No, imposible, lo quito.

Adanne hace el "photocall" pero no se queda a la película.

Tiene la gala de los niños autistas y después lo de Loewe.

Ya sé que te lo prometí, pero no llegamos al partido.

La gente no se sabe los textos, no hacemos más que repetir.

Te paso con tu madre.

Cielo, ¿has cenado?

Cariño, no sé a qué hora acabaremos, tu padre no para de improvisar.

Sí, ya sabes cómo es cuando se pone gracioso.

-Luego no hay quien le siga. -Perdón, te he pisado.

Sí, mi amor.

No, métete en la cama, que no pasa nada.

¿Qué haces? ¿Estás loco?

No podía esperar más, quería hacerlo ahora.

¡Ya!

Pues ahora no puedes. Está en maquillaje, hay que esperar.

Eso es. Me escondo...

...y cuando aparezca le pego un tiro y que me detengan.

No es lo que hablamos, sigamos el plan.

¿Qué plan? ¿Cómo que qué plan?

Óscar, llevamos tres meses preparando esto.

Ahora te vas a ir a tu mesa y te vas a calmar.

¿Te has tomado las pastillas? Sí, me he acabado la caja, pero nada.

Lo único que me tiembla un ojo. ¿Se me nota?

No, estás estupendamente. Repite conmigo: "Estoy bien".

Estoy bien.

No estoy bien.

¿Cómo estás? Mejor.

Muy bien. ¿Cuál es el plan?

Matar a Alphonso.

¡Hey! ¿Cómo están mis chiquitines?

Me han dicho que venga. -No era hora.

-¿Por qué no vuelves luego? -Mañana.

Canto hoy, creo, princesa.

Adanne, ha sido un error. Por favor, si pudieras esperar.

Así que tú eres Adanne, el de "Bombero".

Tenía muchas ganas de conocerte.

Alphonso.

(Música tensión)

Muy bien, estás en el "backstage". Alphonso te da la espalda.

Alphonso siempre me ha dado la espalda.

Nunca ha contestado ni una carta. No.

Alphonso te da la espalda porque mira al público

y tú estás aquí detrás. Ah, vale, de acuerdo.

Bien. Comienza la canción. Suena "Mi gran noche".

¿Y por qué no suena "Escándalo"? Yo prefiero esa.

La canción da igual, lo importante es matar a Alphonso.

Vivo mi vida, soy como soy, no hay quien me pare por donde voy.

No empecemos, por favor. La canción no la elegimos nosotros.

Es la que se ha pactado, ¿de acuerdo?

¿Qué sabe nadie? ¿Qué dices?

Si ni yo mismo muchas veces sé qué quiero.

Pues yo te lo cuento.

Quieres acabar con Alphonso porque te ha hundido la vida,

porque le has escrito 635 canciones y no le ha gustado ninguna.

A veces oigo sin querer algún murmullo.

¿Han vuelto las voces?

Óscar, por favor, no hagas caso a las voces.

No, no hago caso.

Y yo me río y me pregunto, ¿qué sabe nadie?

¿Qué sabe nadie de nadie?

(LLORANDO) De nadie, de nadie, de nadie...

Antes de nada me gustaría decirle que admiro muchísimo su trabajo.

A mí también me gusta mucho lo tuyo.

Aunque no he oído ninguna de tus canciones.

Muchas gracias, señor Alphonso.

Pues este último disco le encantará, me he metido más en la producción.

Quería un sonido tipo Miami. ¿Sabe lo que le digo?

No tengo ni la menor idea.

Como Enrique Iglesias pero más sucio, con guitarritas.

¿Ha oído a Enrique Iglesias? No.

El hijo de Julio Iglesias. No conozco a ningún Julio Iglesias.

¿Ah, no? Hablemos de ti.

Me gusta tu energía. ¿Sí?

Tienes algo en la mirada. ¿Sí?

Sí, tienes algo, aquí en el ojo. Es una pestaña.

¿Ahora? Sí. Es una mota de polvo.

¿Ya? No, déjame a mí.

A ver.

(SE QUEJA) No te muevas, abre bien el ojo.

Mi madre adoraba sus canciones. (SE QUEJA)

Siempre estaba tarareando alguna. ¿Ha muerto? Lo siento.

No, está perfectamente. Como decías "tarareaba".

(SE QUEJA) ¿Hace mucho que no la ves?

Con la gira, conciertos y demás, es complicado.

Un bastoncillo.

No deberías descuidar a tu madre. Hoy está aquí, pero mañana...

Cuando acabe la grabación me pasaré a verla.

Yo a tu edad también ponía el éxito y el dinero

por delante de mi familia. Tampoco me he portado mal con ellos.

Claro que no, tú no hagas caso de lo que dicen.

(SE QUEJA) Rizapestañas.

¿Y qué dicen? Nada, tonterías.

Lo típico, que si les has dejado tirados...

Mucha envidia hay. (SE QUEJA)

Esto ya está. Voy a ponerte un poco de agua.

(GRITA) ¡Es colonia!

(SE QUEJA) No te muevas, que es peor.

Y lo de tu madre, por favor, no le des más vueltas.

Tienes que evitar los pensamientos negativos.

Sacarlos de la cabeza.

Sobre todo cuando sales al escenario.

Vale. Bueno, chicos, me voy.

Cuídate ese ojo. No te lo toques.

No... Déjalo estar.

Chao.

Gracias por sus conejos, señor Alphonso.

Me ha dicho que tengo algo en la mirada.

(Música animada)

Dormido en mi cama, oigo la campana.

Me bajo por la barra, todo está en calma.

La adrenalina, cojo mi manguera.

Salimos a la calle, la noche nos espera.

Las llamas crecen rojas, queman mis entrañas.

En un momento, chica, pierdo la cabeza.

De pronto, aquella chica grita en la ventana.

Para salvarla de las llamas dime si hay que ser...

Bombero, echar el agua en el fuego.

No importa lo que se quema, siempre llego yo el primero.

Como un buen bombero, me quemo la cara por ti.

Ahora estoy en urgencias, escocido y chamuscado.

Ya no duermo y desvarío, que las nalgas me he pelado.

Y tú pasas de todo, no me mandas ni un WhatsApp.

Agrégame, que soy tu amigo.

¿Que tú no sabes que yo te necesito

como el agua al fuego?

¿Que si tú me haces caso yo ya me derrito?

De pronto, aquella chica grita en la ventana...

Esto no es normal, ¿eh?

Es perfectamente normal, José.

-Tú eres un tío atractivo, maduro. -Un madurito interesante, diría yo.

¿La habéis visto a ella y me habéis visto a mí?

La magia de la Nochevieja.

Me estáis ocultando algo. Esto es una broma.

-¿Todavía no se ha dado cuenta? -Cállate.

¿Cuenta de qué? ¿Qué pasa? (TODOS) Nada.

¿Cómo que nada? ¿Está casada? ¿Tiene un novio culturista?

¿Es un tío? Si fuera eso...

José, esa tía está buenísima. ¿Y qué?

Resulta que le has hecho gracia, ¿qué hay de malo?

-¡Nada! -¡Disfruta!

¡Baila, José!

Echar el agua en el fuego.

No importa lo que se quema, siempre llego yo el primero.

Como un buen bombero...

Esto no te va a gustar mucho, Perotti.

-¿Qué es esto? No veo nada. -Ponlo, Amparo.

¿De quién es este vídeo y cuánto pidieron?

-Es nuestro, no te preocupes. -¿Hay cámaras en los camerinos?

-Tranquilo, relájate. -¿Cómo que tranquilo, papito?

-¿Qué mierda es esta? -Es por seguridad.

-Evita robos. -Botellas, ropa...

Hasta un sofá se llevaron. Pero no te traemos por eso, mira.

-Mira, ahí, ¿has visto? -¿Qué?

Pónselo otra vez.

Ha escupido algo en un bote.

¡La concha de su madre!

Bombero, echar el agua en el fuego.

No importa lo que se queme, siempre llego yo el primero.

Como un buen bombero, me quemo la cara por ti.

¿Cómo que estoy en peligro? ¿De qué? De muerte.

José, parece que nos estamos pasando, que exageramos.

"¡Hala, los locos!".

No, te hablamos completamente en serio.

Cuéntale lo que le pasó al que estaba ahí.

-¿A quién? -Al que estaba ahí sentado donde él.

-El de la grúa. -Le pide el teléfono...

Le aplastan la cabeza, al hospital. ¿Y qué tiene que ver?

-Nada, José. -Cuéntale lo que pasó en el baño.

O lo de maquillaje. Joder, llevamos aquí solo una semana

y ya le han pasado muchas cosas. -Dejadlo, si es que no...

Cuéntale lo de ayer en vestuario.

Se está probando el traje, entra Paco a coger los bajos.

-Se agacha, cuando ella le mira... -¡Solo mirar!

Directo, ¡fua! Se tragó una aguja.

-Así, como suena. -Y al hospital.

-José, yo soy amiga de Paloma, la conozco de toda la vida

y no quiero hablar mal de ella, pero siempre ha tenido eso.

¿Qué es eso? Un problema.

-No se puede decir la palabra. -No, no lo digáis.

¿Qué pasa? ¿Es gafe?

-¡No lo digas! -¡José!

Entra, un cámara la sigue con la mirada.

Ella le sonríe, él le devuelve la sonrisa.

Esto te lo cuento porque lo vi, no me lo invento.

¿Y? ¡Un ictus!

Le estalla una vena en la cabeza y...

Al hospital. Como suena, directo al hospital.

Me parece que estáis sacando las cosas de quicio.

-¿Tú me has visto mirarla a la cara? -Y mira que está buena.

Relaja, ¿vale?

¿A ti te parece normal que nada más llegar

te cuente toda su vida y a los 5 minutos te come la boca?

-Está desesperada. -No le entra nadie.

-Todo el mundo lo sabe. -Se ha corrido la voz.

Se ha corrido.

Ya.

Y solo una desesperada podía besarse conmigo, ¿verdad?

-José, no te lo lleves por ahí. -Estás mezclando.

-Por ahí no vayas.

Es verdad, y si te lo contamos es porque corres peligro.

¿Qué pasa? ¿La única que baila soy yo o qué?

Es que no nos gusta el electro-latino.

Somos más de merengue, de salsa. Qué tonto.

No, en serio, ¿qué pasa?

No pasa nada, cariño, de verdad.

Me quemo la cara por ti.

¡Bombero!

(Aplausos y vítores)

¡Gracias, España!

(Móvil)

¿Diga?

Buenas noches, le llamo de la policía.

¿Cómo?

¡Solo tres palabras! ¡Os amo!

(Aplausos y vítores)

Perdone, es que no le oigo muy bien, hay mucho jaleo aquí.

¿Es usted familiar de doña Dolores Mariño Sepúlveda?

Sí, es mi madre. ¿Le ha pasado algo?

No, su madre está bien, no se preocupe.

Pero la hemos tenido que detener, ha mordido a un compañero

cuando intentábamos sacarla de casa. -¿Y vosotros qué? Móviles no.

Un segundo, por favor, han detenido a mi madre.

Pero ¿por qué la estaban sacando del piso?

Porque está en llamas.

Su madre no sabe encender la cocina de gas

y la ha encendido con papeles. Pero tranquilo, están los bomberos.

(Explosión por teléfono)

¿Se hará usted responsable de ella? "Claro que sí".

Pero ahora estoy trabajando, no me puedo mover.

Si no se hace responsable va a dormir en el calabozo.

¿Cómo va a dormir mi madre en el calabozo? No, por Dios.

"Lo que yo le diga". Hago unas llamadas y les llamo.

Usted mismo.

Ahora les llamo.

(MARCA)

José.

María... ¿Qué?

Menos mal, pensé que estabas volando.

Llevamos dos horas de retraso por un aviso de bomba.

Esto es un infierno.

No te creas, te tengo que contar una cosa.

Estamos a punto de embarcar, no tengo tiempo. ¿Qué pasa?

¿Qué has dicho?

(Música tensión)

¿Ves? No funciona. Es peligroso. Mira cómo estás.

¿Te imaginas que le pasa a una señora del público o a mí?

A ese lado del espejo es difícil. Eso es lo que te pasa.

Que me odias. ¿Quién, yo?

¿Te crees que no lo sé?

Tú lo que quieres es estar a este lado del espejo, Alicia.

¿Quién es Alicia? No te hagas el tonto.

Sé que por las noches vas por ahí de karaokes

cantando mis canciones a mis espaldas.

Son las únicas que me sé. Quieres ser como Enrique Iglesias.

Trepar y trepar hasta acabar con tu padre.

Adoptivo. Precisamente de eso quería hablarte.

Hay algo que te he ocultado durante todos estos años.

Y no me mires así, que me molesta.

Sígueme en Twitter. Sí, sí.

Un poquito más para abajo, un poquito... Ahí.

Ahí está, cariño.

¿Cómo lo has visto? Cojonudo, Adanne, a la primera.

Muchas gracias, chiquitín.

Adanne, se acabó, no aguanto más. Yo me voy.

¿Tan mal lo he hecho? ¿Qué te dije?

Te pillaron, y esta vez en serio. Mira que te lo advertí.

Pero vos pasás de todo, sos la estrellita rebelde.

Yo estaba cantando, ¿qué ha pasado? La loca esa que te hizo una mamada

mientras yo te pedía por favor que te controlaras, tiene tu semen.

¿Entendés? Tu semen. Y lo guardó en un botecito.

¿Para qué? ¿Vos qué creés? ¿Para hacer un caldo?

Para chantajearnos, Adanne. Con hijos, con custodias, con jueces.

Bien a lo grande.

Y yo por el 10 % todo esto no lo aguanto.

Perotti se va.

¿Y qué hacemos? ¿Tenemos el niño?

(RÍE)

No, no vamos a tenerlo. Vamos a encontrar a esa zorra.

Y cuando la tenga entre mis manos pienso exprimirla

hasta sacarle la última gota de lo que nos robó.

Tienes los pechos más bonitos del planeta.

-¿Qué haces luego? -¡Adanne!

Perdóname, chiquitín. No me toques.

Princesas, príncipes, se os quiere. ¡Os quiero, gente!

(Música animada)

La noche es joven, anímate.

Recuerdo aquella noche como si fuera hoy.

La Nochevieja del 74, hace 40 años.

¿Cómo doy por cámara? Espectacular.

Le tira un poquito de aquí.

Estábamos los más grandes.

Estaba Esteso, Fórmula V, Tom Jones y yo, por supuesto.

Tom y yo nos conocíamos de antes, éramos amigos.

La canción no era nada del otro mundo

pero nos lo pasábamos tan bien juntos.

El decorado era mediocre, antiguo, de los de antes,

pero lleno de encanto.

Y las fans nos perseguían por los pasillos.

No había forma de quitárselas de encima.

(RÍE)

Digamos que por eso naciste tú.

¿Qué?

Tu madre era una bailarina del ballet Zoom.

Pero ¿yo no era adoptado? Eso fue cosa de la prensa.

Tu madre, en realidad, se llamaba Gwendolyne

y era de Badajoz.

La buscaré en YouTube. Está seguro.

Gwendolyne... Qué bonito.

¿Y toda la historia del niño ruso rescatado por el cantante español

en una de sus giras...? Era un poco mentira.

Un poquito mentira, ya. Sí.

Entonces, ¿por qué me llamo Yuri? Sonaba mejor cara a la prensa.

Ah. 40 años llamándome Yuri para disimular.

Eres un juguete roto, Yuri. Sí.

Asúmelo. Sí lo soy.

Cuando Gwendolyne estaba embarazada tenía antojos.

A unas les da por las fresas, a otras por el chocolate.

Tu madre era más bien de caballo o de LSD.

Yo le decía que era malo mezclar. Claro.

Pero no me hacía caso.

Un día llegué y no te encontré en la cuna.

Te buscamos por todas partes.

Te encontramos en el horno rodeado de cebollas.

Hubo que alejarte de ella.

Bien, algo hemos avanzado.

Mi madre era una colgada de los 70 y yo he aprendido ruso por que sí.

Noto cierta ira en ti, pequeño Yuri.

Bueno, Yuri o como quieras llamarte.

De momento seguiré con Yuri, ya me he acostumbrado.

Una pregunta. Dime.

¿Por qué me lo cuenta precisamente esta noche?

Porque tienes que saberlo antes de...

¿Antes de qué? De que sea demasiado tarde.

(Música tensión)

Que no me moleste nadie hasta la grabación.

(Pitido electrónico)

(Música de conga)

(CANTAN EN INGLÉS)

(Grito)

-No me rompas las pelotas, es una de esas, estará por ahí.

No lo sé, no me acuerdo. ¿Cómo que no te acordás, boludo?

(SE QUEJA) No lo sé, no me acuerdo de su cara.

Entró medio de espaldas en el camerino,

le comí la boca, se agachó y luego ya... Y ahí...

¡No, Dios mío!

(Continúa la música)

¿No decías que querías mudarte de casa

para que cada niño tuviera su cuarto?

Pues aprovecha, mujer.

No te pongas histérica, María, lo del incendio lo paga el seguro.

No, el problema es mamá.

(Continúa la música)

Yo estoy aquí encerrado en un plató y no se puede salir.

Porque han despedido a 500 y la gente está muy quemada.

No me lo estoy inventando, que es verdad.

(CANTAN EN INGLÉS)

Te mando el teléfono de la policía y hablas tú con ellos.

Yo no tendría que estar acá, ¿entendés?

Yo tengo estudios, soy economista.

Podría estar robándole la guita a unos pelotudos en una consultora

y no con un desubicado como vos.

¿De verdad no te acordás de nada? ¿De la ropa, si era rubia, morena?

Tenía un "piercing" en la lengua.

¿Un "piercing" en la lengua, hijo de remil putas?

(Continúa la música)

Pero vamos a ver, tía, si nos vamos ahora no nos pagan.

Yo no me voy a quedar aquí por 50 pavos de mierda.

(CHISTA) -50 pavos es una pasta.

A mi padre lo han echado del Carrefour.

La gente no compra en la pescadería, lo pillan todo envasado...

Por eso nos tenemos que ir. ¿Y si esto se pone malo?

¿Malo por qué?

Yo qué sé, que se corta, como la leche o algo.

Qué ascazo, tía.

¿Que te han dicho qué?

No, eso es imposible, aquí no la pueden traer.

Yo estoy trabajando. ¡María!

Encima se corta, no hay cobertura ni hay nada.

Perdona, Paloma, es que no paran de llamarme con lo de mi madre.

¿Cómo está? Bien.

Loca, con falta de riego y la cadera rota.

La que está mal es mi hermana, le ha dado un ataque de nervios.

¿Por qué? Porque se le ha quemado la casa.

Normal.

(Alboroto exterior)

-Joder. -¿Qué hacemos?

-¿Estás segura? -No te rayes. Salimos y ya.

¿Qué va a pasar?

(Alboroto)

Dios...

Ahora el avión no sale, una amenaza de bomba.

No puede ir a recoger a mi madre a la comisaría.

Por cierto, me estaba yo preguntando...

El novio ese submarinista que tenías...

¿Qué fue de él?

Hum...

El caso es que hace mucho que no sé nada de él.

Menos mal, pensaba que le había pasado algo terrible.

¿Por qué tendría que pasarle algo terrible?

Es que como estaba buceando contigo el día que te mordió el pescado ese,

la morena, pues pensaba que a lo mejor también...

No, a él no le pasó nada. Menos mal.

Si no llega a ser por la mayonesa...

¿Cómo?

(Música tensión)

Tía, tía, tía.

¿Qué hacéis aquí? ¡Venga! ¡Adentro!

(GRITAN)

Salmonelosis. Tres semanas en el hospital.

Y yo con él, cuidándole. ¿Te lo puedes creer?

Venga, va, tampoco es para tanto.

Que no, paso de celebrar la Nochevieja en octubre.

Yo me estoy agobiando que te cagas, me quiero ir de verdad.

¿Sabéis cómo se arregla esto? Con un gin-tonic con hielo y limón.

-¿Tienes? -Tengo de todo, preciosa.

-Pues yo un Red Bull con Coca-Cola. -¡Marchando para la niña!

Nos lo vamos a pasar fetén.

Me encanta que me preguntes por mi vida.

Eso es que te gusto, ¿verdad?

Claro, claro.

No sé, es como que tú me puedes ver por dentro.

Que puede ver mis... Tus cicatrices.

¡Sí!

(SUSPIRA)

Y ya sé que nos conocemos de hace nada.

Pero creo que me estoy enamorando de ti como una tonta.

(Música de conga)

-¡Quiero veros reír!

¡Venga, felices!

¡Os gusta, cabrones!

¡A ver! ¡Sonreíd! ¡Que la vida es bella, coño!

¡Felicidad! ¡Felicidad!

"¡Sonreíd un poco más! ¡A tope!".

¿Esto qué es, una película?

No, Benítez, está pasando ahora ahí afuera.

-Hay que cortar la grabación. -Ni de coña. Me corto las venas.

¿Sabes lo que puede pasar si esa gente entra?

-Está la policía. -No sabes lo que dices.

¿Y tú sí?

Qué fácil es decirles a los demás lo que tienen que hacer

sentada aquí, en tu camión, protegida del mundo,

con tus cigarritos, pero te gusta cobrar a fin de mes.

No estaré en la lista, ¿no?

¿Cómo?

No serás tan cabrón de tenerme aquí currando durante meses

para echarme a la puta calle. -Rosa, eso no depende de mí.

-Hay un comité de empresa que... -O sea, que sí, que me echas.

Vamos a ver, ¿tú no querías hacer cine?

Me cago en tu puta...

¿Qué pasa? ¡Eh!

(Alboroto)

¡La madre que nos parió!

¡Joder! ¡Rosa!

Vas a morir, cabrón. Ni amo ni patrón.

¡Benítez dimisión!

-¡Dile a la colgada que se esté quieta!

-¿Hablas conmigo? -Rosa, por favor.

Yo estoy aquí fumando tranquilamente, mira.

-¿Esto qué es? -Es la televisión, señora.

¿Mi hijo trabaja en la televisión?

Ya sabía yo que al final le reconocerían su talento.

-Me cago en la puta, como me baje... -¡Los efectos especiales! (RÍE)

-¡No toquéis el coche! -Me encanta la televisión.

-¿Qué dices? No te entiendo. -¡Sal del coche, cabrón!

Por favor, ¿baja la ventanilla, que me están hablando?

Negativo, señora. Es completamente improcedente.

¡No es procedente!

(MANDA BESOS) Mira qué alegría tienen.

-Coño, ¿y esto? -Controlado, la policía nos protege.

No son formas, coño, nos están tirando cohetes.

-¿Cómo vamos a trabajar así? -Que se vaya el cobarde.

Está acojonado. Vete a casa y díselo a tu hijo.

-Al niño no lo metas en esto. -Da igual, de aquí no se puede salir.

-¿Cómo? -Seguridad no deja salir.

Hasta que la cosa que calme.

-Si él no quiere hacerlo, lo hago yo. -Está bien, lo haré.

Antes muerto que ver cómo estropeas mis frases, mi amor.

(Llaman a la puerta)

Señor, ha habido un giro en los acontecimientos

del que debería estar informado. Estoy informado.

Es posible que no podamos actuar. Eso no ocurrirá. Llama a Benítez.

Llevo media hora intentándolo pero no me coge el teléfono.

No me gusta la palabra "no". ¿Puedo dejar las flores?

(Música tensión)

Lo siento, caballero, no se puede salir.

Soy el representante de Alphonso.

Muy bien. Seguridad puerta 15, ¿verdad?

Usted es Ricardo Rojas y usted Francisco Colmenar.

¿Quieren perder su trabajo ahora? Solo me tienen que impedir el paso.

Hago una llamada al director de la cadena

y se van los dos de cabeza al paro. ¿Estamos?

(Alboroto)

Ginecólogo rumano, ginecólogo rumano...

¿Habéis hablado con el ministro? Que manden a más gente o lo que sea,

pero que nos saquen de aquí. -Abre el plano, la jirafa.

¡Y no se ha ido la señal!

¿Quién ha configurado el "software" y el cableado?

¡Eh! (RÍEN)

¡Muy bien! ¡Perfecto! ¡Seguimos grabando!

Estos se van a enterar.

(Sirena)

A ver, todo el día para la jirafa. ¡Cuidado, cuidado!

(INAUDIBLE)

(Gritos)

Che, ¿qué están haciendo? Perdón.

¡Dale para arriba! ¡Dale!

Lo siento, no puedo.

¡Es Roberto!

Roberto, por favor, hazte una foto conmigo.

-Soy superfán suya. -Sí, no te preocupes.

¿Me haces una foto?

-Mejor tú, Paloma. -Tengo un poquito de prisa.

-Me encanta todo lo que haces. -Ya lo sé, no te preocupes.

Ya lo sé.

(Gritos)

¡Dios mío! ¡Dios mío!

Cariño, ¿qué ha pasado? ¿Estás bien?

Le ha dado una pelota de goma en la cara. No sé qué ha pasado.

¿Cómo ha llegado aquí? ¡Imposible!

¡Traed hielo! ¡Rápido! (MÓVIL)

Sí, dime. Ay, qué loca estás. Me apunto, me parece un planazo.

-Sácame el billete y ya arreglamos. -Roberto. Joder.

-Vale, ya está. -¿Qué...?

-¡Un médico en la sala, joder! Roberto, háblame.

¡Háblame! Oye, no me jodas.

Quiero que los identifiquen a todos. ¡Quiero los nombres!

¡Benítez! ¿Quién es usted? ¿Qué quiere?

Alphonso quiere hablar con usted. Ahora no tengo tiempo.

Le tengo en FaceTime.

"Benítez". Hola, Alphonso.

Tranquilo, la policía se hace cargo de la situación.

"Todo controlado".

Me alegra mucho que tengas todo bajo control.

Solo quería comentarte que me voy.

Hay un helicóptero que viene desde Madrid para buscarme.

"¿Cómo que un helicóptero? ¿Estás de broma?".

-"Charlie, Tango Delta Siete despegando de Cuatro Vientos".

No podemos irnos, tenemos un contrato, un compromiso.

(Cristales)

-"Calculamos 15 o 20 minutos". -"¿Cómo te vas? ¿Y el programa?".

Gracias, Manuel.

¿Y la canción de las campanadas? Vamos después, ¿verdad?

"Sí, claro". Han derribado la unidad móvil.

No pasa nada, la señal sigue estable. Es verdad, funciona estupendamente.

Alphonso.

"Tienes 20 minutos para grabar la canción".

No me puedes hacer esto, joder. Con 20 minutos tenemos de sobra.

¿Qué haces aquí? ¿Por qué no estamos grabando?

-La unidad móvil no va. -¡Está perfectamente!

-Ponte con lo de Alphonso ya. -Habrá que avisar a Rosa.

Habla tú con ella. Estoy harto de lesbianas histéricas.

Y dile que si acaba esta noche la saco de la lista.

-¿Qué lista? -La de Schindler, no te jode.

-¿De qué hablas? -Tú díselo, lo entenderá.

No aguanto más, déjeme descansar un momento.

Siéntese.

Oiga, disculpe, ¿esta señora quién es?

Se la tenemos que entregar, que está trabajando aquí.

¿Cómo se llama su hijo?

(MEGAFONÍA) -"José Díaz Mariño, preséntese en puerta seis del plató".

¿Te acompaño, amor? No, quédate, ya voy yo solo.

"José Díaz Mariño, le espera su madre en la puerta seis del plató".

¡Mamá! ¡Hijo!

Estás aquí, qué alegría. Vaya lío tenéis aquí dentro.

Sí, mamá. Diga que sí, señora.

Sobre todo si algunos se traen a su familia al plató.

-¿Usted manda aquí? -Sí, debería.

Se nota, tiene cara de inteligente y de buena persona.

Falta me hace. Por favor, maquillad y vestid a esta señora.

Bueno, yo me retiro. Muchas gracias.

-Hasta luego, señora. -Sentadla en la mesa 21.

¿En la 21? Querrás estar con ella, imagino.

Sí, claro. Perdón, gracias.

¿Voy a salir yo en la tele? Sí, mamá.

¡Dios mío de mi vida! ¡No me lo puedo creer!

¿Yo en la tele?

Si lo sé me pongo el traje de la boda de tu hermana.

No se preocupe, va a parecer una auténtica marquesa.

Sí, puede dejar el crucifijo ahí.

No, esto va conmigo siempre. No lo suelta.

Lo arrancó de cuajo de la caja de mi padre.

Tanto amor... Me abracé a la caja, es como mi marido, la arranqué...

Me hace compañía.

Ahí hay una morena. -Un poquito para atrás.

-Qué de gente. No será tan difícil encontrar a alguien.

-Ahí hay tres golfas. -¿A ver esa?

Esa está buena.

¡Esa! -¡Pará ahí!

¡Esa es! Tenía un "piercing", te lo dije.

Esa es muy guarra. Qué ojazos, es preciosa.

Preciosa... No hagas ninguna locura.

Por favor.

(Música animada)

Discúlpame, princesa, ¿me podés sacar la lengua?

¿Perdona? ¿Tú eres?

-¡Eh, eh! -¿Qué haces? ¿Eres gilipollas?

(CHISTA)

-A ver, Houston... -Voy.

Tenemos un problema. Así no puedo trabajar.

No tengo gente para salir y ponerte eso como Dios manda.

Pero dices que todo funciona, ¿no?

¡Estoy boca arriba! Así que una se va a su casa

a disfrutar del paro tranquilamente. -Y yo, esto es una mierda.

Espera, Rosa, por favor te lo pido. Me he encontrado con Benítez.

Me ha dado un mensaje para ti, dice...

Dice que si acabas el programa, te saca de la lista.

-¿Te ha dicho eso? -Qué hijo de puta.

-Ya ves. -¿Cómo se puede ser tan cabronazo?

¿Se cree que soy un perro que le tiras un hueso y se va detrás?

-No, si es un asqueroso. -¿Sabes lo que le vas a decir?

-Dime. -Que de acuerdo.

Lo queremos por escrito, Amparo y yo fuera de la lista.

Voy a llamarle.

Muy bien.

(Móvil)

Pues ya lo ves, no me lo coge. En cuanto lo vea se lo digo.

Pero ahora, por favor, vamos con la canción de Alphonso.

-Por favor, ya. -OK.

-Pero necesito un ensayo técnico. -No hay tiempo.

Una cosa es que yo sea una perra y otra una chapucera.

Para hacerlo mal, no lo hago.

Búscate a alguien, un doble de Alphonso.

-"Alguien que se sepa la canción". -Voy. Joder.

(Música tensión)

No te muevas, te estoy apuntando con una pistola.

Coño, ¿quién eres?

-Yo soy aquel. -¿Aquel?

Sí, y lo sé todo. El semen, el rumano, el cambiazo.

-¿Quieres una parte? -No, lo quiero todo.

Se terminó el cachondeo, acabemos con esto de una vez.

Ahora mismo me vas a dar ese bote y devolveremos el semen a su dueño.

Vale, podemos negociar.

No hay nada que negociar, hay que respetar a los artistas.

La cultura es un bien universal, una canción puede salvarte la vida.

Lo que tú quieras.

Vamos a hacer un ensayo técnico.

Necesito un voluntario que se sepa las canciones de Alphonso.

-¡Yo! -¿Tú?

A ver, "Mi gran noche", dale.

Hoy para mí es un día especial.

Hoy saldré por la noche y podré vivir lo que el mundo da...

Contratado. Chicos, lo tenemos. Cámaras en posición, ¿me oís?

Vamos, por favor.

¿De fútbol? Nada, era muy patoso.

Pero el teatro...

El teatro le llamaba muchísimo. Mamá, por favor, ya está bien.

A los ocho años hizo "Cabaret". Mamá, por Dios.

Y si vierais lo que hizo con la silla... (RÍE)

Es mentira, no había ninguna silla.

¡Había sillas! Vale ya, mamá.

Estuviste muy gracioso. ¡No se valora!

No es para tanto, por este lado casi no se nota.

-¿Cómo vas a salir con esa cara? -Cállate que te conozco.

No digas tonterías. Si tú no sales, yo tampoco.

Una cosa es que nos guste picarnos para reírnos un rato

y otra es hacerte esta putada.

Aprovechar las campanadas, con el "share" a tope,

para salir yo sola... No.

-¿Para lo bueno y para lo malo? -Y en la salud y en la enfermedad.

Mira, que te curen, nos vamos a casa con el niño

y a disfrutar de la familia, que ya va siendo hora.

-¿En serio? -Cariño, ¿nos queremos o no?

Claro.

-Sí, dime. Un golpe muy duro.

-¿Quién es? -Luego te cuento.

Pues preocupadísima, imagínate, un sinvivir, un susto...

Pues el móvil no ha sonado.

-Ahí, disimulando...

Hay dos maneras de hacer esto, por las buenas o por las malas.

Por las buenas.

-¿Me das el bote o te lo saco yo? -Sí, ¿y tú qué me vas a dar cambio?

No ahostiarte ni denunciarte por extorsión.

-Está lleno de ventajas. -¿Tú no vas a decir nada?

Tendrás algo de culpa.

¿Yo? ¡Pues sí!

Estoy flipando con que dejes que este me haga esto.

Vamos a ver... ¿Qué?

No sé, me estáis chantajeando un poco.

El bote está ahí, o sea que es verdad.

Pero ¿qué bote?

Yo me he portado de puta madre contigo.

¡No, Adanne! Al final no hemos hecho nada.

-Además, la habéis cagado, ¿vale? Lo estoy grabando todo.

¿En serio? Así que vos sos la ideóloga.

El cerebro de la operación. ¡Dame eso!

-¡Dios mío! No puede ser... ¡Si es él!

-Sí, soy. -Sí, es.

Ahora mismo soy un poco más el Hombre Elefante pero sí, soy.

Criatura, ¿qué te han hecho? Con lo guapo que tú eres.

-Usted que me mira con buenos ojos. -Estamos todas enamoradísima de ti.

Me voy a poner rojo del otro lado.

¿Cómo no me habías dicho que trabajabas con él?

Es que trabajar, lo que se dice trabajar, tampoco.

-¿Tú quién eres? -Mi hijo.

Nadie.

Mi hijo. Vamos, mamá.

¿Por qué me quitas? Para que te maquillen mejor.

Pero ¿qué haces, tío? ¿Estás "zumbao" o qué?

¡Que es un puto Samsung Galaxy!

¡Mira! A tu Galaxy me lo meto bien en el orto.

A tu Galaxy me lo cojo...

"Coger" significa "follar", ¿entendés, hija de la reputa madre?

Mira, lo tengo. Muy bien, así sí. Vamos.

Lo siento.

(Música dramática)

Luca, ¿dónde estás?

-Yo estoy fuera. -"¿Me oyes?".

-¿Qué coño pasa? -Han pillado a esas dos tías.

Y un colgado me persigue con una pistola.

O mueves el culo o se jode el "business".

¿Estás loco? Hay policías por todas partes.

Primero, tranquilo, Luca. Ya salgo yo.

No puedo pasar. Mucho riesgo.

Que no te muevas, ya salgo yo con el bote.

-No tengo papeles. -Pero tú tienes la pasta, ¿no?

-¡Soriano! -Joder con la puta cobertura. ¡Luca!

Vamos a hacer un ensayo. Suelta "playback".

(Música animada)

Hoy, para mí, es un día especial.

Hoy saldré por la noche.

Podré vivir lo que el mundo nos da cuando el sol ya se esconde.

Podré cantar una dulce canción a la luz de la luna.

Y acariciar, besar a mi amor, como no lo hice nunca.

¡A la marca!

¿Qué pasará, qué misterio habrá? Puede ser mi gran noche.

Y al despertar, ya mi vida sabrá a algo que no conoce.

Lailolá, lailolá, lailolá.

¿Qué coño son esas imágenes?

-¡Eso de ahí atrás! -¿Qué coño es eso?

La madre que me parió, qué coño pasa aquí.

-Sebas, ¿me explicáis qué es eso? -He soltado el vídeo que me han dado.

¿Un virus? ¿Un complot? ¿Qué pasa aquí?

-No lo sé, lo entiendo. -Mira, no me jodas...

El amor es mejor cuando todo está oscuro.

¿Eso qué es? ¿Las lobas de las SS? ¿Quién ha pinchado eso?

Irán a buscar otra puerta.

A ver, la grúa. ¡Síguele, no te pares!

Cámara dos, ciérrate. Ahora.

Lailolá, lailolá, lailolá.

-Mira esto, es la hostia. -Ahora no, coño.

Ha sobornado a un político para que aprueben el ERE.

"Nos vemos en Zúrich. Trae el dinero".

Con esto podemos meterlo en el trullo.

-A él y a todos sus colegas. -¿Y qué hacemos?

-Si lo publicamos vamos al paro. -Ya lo he publicado.

¿Qué?

Lo tiene El País, El Mundo, Europa Press y Colpisa.

-¡Qué haces, coño! -¿Qué?

-Podrías esperarte a ver qué opinaba. -No. Siempre hago lo que tú digas.

"Cámara uno, cámara dos, cenamos chino. Amparo, bonita...".

-Ahora se hace lo que yo diga. -Pero qué burra me pones.

Lailolá, lailolá, lailolá.

Será, será esta noche ideal, que ya nunca se olvida.

Poder reír, y cantar, y bailar disfrutando la vida.

Olvidaré la tristeza y el mal y las penas del mundo.

Y escucharé los violines cantar en la noche sin rumbo.

Cuidado con los cables, mamá.

¿Qué pasará, qué misterio habrá? Puede ser mi gran noche.

Y al despertar, mi vida sabrá a algo que no conoce.

¿Qué pasará, qué misterio habrá? Puede ser mi gran noche.

¿Qué pasará, qué misterio habrá? Puede ser mi gran noche.

(Aplausos)

(Vítores)

¡Alphonso! ¡Alphonso! ¡Alphonso!

Genial.

¡Genial! Alphonso, yo soy...

Sé quién eres.

Tú eres Óscar García y has venido aquí para matarme.

¿Qué? Ven, tenemos mucho de que hablar.

(Música tensión)

Te juro por Dios que no sé nada de eso.

-¿Tengo cara de pelotudo? -No.

¿Te crees que por sonreír mucho y ser muy educado

no te puedo romper la cabeza a trompadas

hasta sacarte los sesos por las orejas?

¡Perotti! ¡Cuidado, no te pases!

(GRITAN)

¿Estás bien, mi amor? ¿Qué pasa, pelotudo?

¡Estás despedido! ¿Cómo?

Pues eso, ya no trabajas para mí.

Si esta chica tiene un hijo mío, bienvenido sea.

Pero no la vas a matar por eso. ¿Sos subnormal?

¡Las estoy asustando! ¿No te enterás que se trataba de eso?

De meterle miedo para... ¡Presta atención!

Para que nos devuelvan el bote. Pero ya está, lo arruinaste todo.

¡Soltá! ¿Qué te pensás?

¿Que estoy tan loco que le cortaría la cabeza por una mamada?

No hace falta que asustes a nadie. Lo tengo yo.

Flípalo, tía.

Si quieres hablar de negocios, habla conmigo.

-Vamos con la presentación de Alphonso. ¿De acuerdo? ¿No, Rosa?

Rosa, ¿estás escuchando? (ASIENTE)

Pues cinco y acción. ¡Vamos ahí, aplausos!

(Aplausos)

Pero bueno, qué maravilla, qué bien nos lo estamos pasando.

Pero ¿qué coño hace ese?

Nos lo estamos pasando genial, pero la noche acaba de empezar.

¿No iba solo ella?

-Y que lo digas, Cristina. Ahora llega un plato fuerte, fuerte.

¿Qué lleva en la cara?

Lo tuyo sí que es fuerte, hija de puta.

Estás hundiendo tu carrera, ¿lo sabes, verdad?

¿Qué es? Dímelo ya, no me tengas así.

¿No lo sabes? Misterio... Te voy a dar pistas.

No me lo pongas muy difícil, porque tengo una curiosidad...

-Lleva más de 40 años en el mundo del espectáculo.

Y a ti te queda un cuarto de hora.

-¡José Luis Moreno! -Ha sido número uno en Rusia.

¿Esto lo has escrito tú? Buenísimo, lo mejor que hemos hecho.

Ha cantado para el emperador de Japón.

Pero ¿qué me comentas? ¡Frank Sinatra!

No, Cristina. Frank Sinatra está muerto.

Como tú, hija de la gran puta.

(GRITAN)

¡Te voy a hundir, zorra! ¡Cabrona de mierda!

(Aplausos)

-¡Yo soy la estrella! -¡Putón!

-¿Qué coño estrella? -¡No te soporto!

¡Gilipollas, no te metas!

Vaya par de humoristas. Están fenomenal.

Y, además, son pareja en la vida real.

-Sí, ya se ve. -Señora, ¿y esa crucecita que lleva?

Es la Cruz de Caravaca.

La tenía en mi casa, pero como ya no tengo casa.

-Habla con ella, ¿no? -¿Con la cruz?

-Sí. -Tú eres tonto.

Este chico es tonto. No le habla, pero no la suelta.

Cada cual tiene sus cosas.

Tú tienes el ordenador, te pasas el día enganchado.

-Y hablas con él, porque te he visto. -Sí, con las chicas del PornoTube.

¿Tienes Facebook? Agrégame como amiga.

Sí... ¿Quién es esta chica?

-Me llamo Paloma. Un placer, señora. -Dame un beso.

No la toques. ¿Qué?

-¿Qué pasa? Es por el maquillaje.

Le han puesto una tonelada y con lo que les ha costado...

Estás sudando. ¿Estás bien? No, mamá, no estoy bien.

Estamos trabajando, mamá. Somos figuración.

Hacemos lo que nos dicen, no lo que queremos.

Cuando nos toca reír, nos reímos, cuando toca aplaudir, aplaudimos.

No se levanta uno a dar abrazos.

Sobre todo a mí, ¿no?

¿Creéis que no me doy cuenta de lo que está pasando?

¿De lo que andáis contando a mis espaldas?

Paloma, yo... ¡Y tú el peor de todos!

A Yanire se lo paso porque siempre ha tenido celos de mí.

Y estos dos payasos, como si no existieran.

Pero que tú te hayas podido creer una cosa así...

Paloma... ¡Paloma!

¡Tengo wifi!

¿Qué has hecho?

¿Cómo se te ha ocurrido llamar la atención?

Le gusta cómo canto. ¿Qué?

Dice que tengo estilo. Óscar, no vayamos por ahí.

Tú le odias, ¿recuerdas?

Todas esas tardes en el psiquiátrico dándole vueltas al tema.

Tú me visitabas. Siempre me traías sus discos.

Eso es, hazme caso a mí. Quieres matarle.

"Descubriré que el amor es mejor cuando todo está oscuro".

Ese es el momento. "Caminaré abrazado a mi amor

por las calles sin rumbo". Muy bien.

Pero él lo sabe. ¿Cómo? ¿Se lo has contado?

No le he contado nada, pero lo sabe todo desde el principio.

Sabe que queremos matarle, lo sabe todo.

Está en todas partes.

Es un Dios.

Pues como es tan listo, no vamos a ser nosotros

los que le llevemos la contraria. ¿De acuerdo?

Digan lo que digan, yo soy un artista.

La cultura es un bien universal.

No entiendo cómo hay tipos que van por ahí robando el semen.

¿Cómo? Hay gente robando semen.

Mira, Óscar, yo no sé a qué trauma corresponde esto del semen.

Pero ahora mismo no nos interesa. ¿De acuerdo?

Vamos a centrarnos en nuestro trauma, el de siempre.

Que es Alphonso.

Alphonso. Te ha mentido, siempre lo hace.

Le he preguntado por ti. ¿Quieres saber lo que me ha dicho?

Lo grabé, sabía que no me creerías.

"Mediocre, antiguo, de los de antes. Mediocre, antiguo, de los de antes".

Entonces... ¿Te lo vuelvo a poner?

Le di mi pistola.

No te preocupes, siempre hay un roto para un descosido.

(Música tensión)

Cambiamos la canción, cantamos "Escándalo".

¿No era "Mi gran noche"? Cambio de planes.

Ha cambiado de canción. Lo sabe, ¿qué hacemos ahora?

Da igual, la cosa es matarle.

Pero no dice: "Descubriré que el amor es mejor...".

Cuando diga: "Vivo mi vida, soy como soy", disparas.

¿Y por qué no cuando diga: "Es un escándalo"?

¡Porque lo dice muchas veces y te vas a liar!

Venga, va, tira que no llegamos. Cámara dos.

-Si no te importa, claro. -Marchando cámara dos, churri.

-¿Cámara uno? -Grabando.

-¿Cámara dos? -Grabando.

-¿Cámara tres? -Grabando.

Vamos allá.

(Música animada)

(Aplausos y vítores)

Escándalo, es un escándalo.

Escándalo, es un escándalo.

Escándalo, es un escándalo.

Escándalo, es un escándalo.

Siempre la misma rutina.

Nos vemos por las esquinas evitando el que dirán.

Eh.

¿Te importa esa chica?

Hay oportunidades que solo se presentan una vez en la vida.

Yo estoy aquí por algo.

Sí, para dejarme en ridículo delante de todo el mundo.

¿Cómo le hablas así a tu madre? Porque está loca, ¿no la ves?

¿Quieres dejar el dichoso crucifijo de una puñetera vez, mamá?

A veces es mejor estar un poco loca

que ser el figurante de tu propia vida.

Solo haces lo que te mandan, te crees todo lo que te cuentan.

Hijo, ¿tú la quieres?

Más que tú a este crucifijo, mamá.

Pues ve por ella. Yo ya estoy para que me ingresen.

A tu hermana no hay quien la aguante. Y tú estás sin trabajo.

No hay mala suerte que empeore esto.

Mi cuerpo no se acostumbra a este amor entre penumbras

que es más fuerte que un volcán.

Escondidos de la luna

no se puede continuar.

Por desgracia o por fortuna,

no te dejare de amar.

¡Paloma!

Escándalo, es un escándalo.

Escándalo, es un escándalo.

Paloma.

Escándalo, es un escándalo.

¡Paloma! Paloma, por favor. José, que están grabando.

Paloma, me da igual lo que me pase estando contigo.

Quiero estar contigo y punto, ¿vale?

Si me cae una grúa encima o me muerde un tiburón,

pues me aguanto y ya está.

Yo no doy mala suerte, te lo juro.

Per a lo largo de mi vida se han dado unas circunstancias

que desde fuera puedes pensar... Que me da igual, Paloma.

Soy el hombre más afortunado del mundo.

Quiero estar contigo pase lo que pase.

Ahora no hay quien me detenga.

Sube.

"No hay quien me detenga aunque no pare...".

¿Qué dices? Estoy repasando la letra.

"Este río desbordado no se puede controlar.

Si lo nuestro es un pecado, no dejaré de pecar.

Escándalo, es un escándalo. Vivo mi vida, soy como soy".

¡Disparo!

"Vivo mi vida, soy como soy", ¡disparo!

Si lo nuestro es un pecado,

no dejaré de pecar.

Escándalo, es un escándalo.

"Vivo mi vida, soy como soy", disparo.

"Vivo mi vida, soy como soy", disparo.

"Vivo mi vida, soy como soy", disparo.

Escándalo, es un escándalo.

-Escándalo, es un escándalo. -Vivo mi vida...

(Música tensión)

Dispara, dispara.

¡Dispara, dispara!

¡No puedo! ¡Me encanta esta canción!

¡Solo tenías que apretar el gatillo! ¡No, Yuri!

¡Joder, no!

¡No, Yuri!

No puedo. ¡Le quiero!

¿Lo quieres matar? ¡No!

¡Yo le amo con la fuerza de los mares!

¡Yo le amo con el ímpetu del viento!

Alphonso es una leyenda, es historia de España.

Y además es tu padre.

(GRITA)

¡Con más razón! Hay que empezar de cero.

(Música animada)

¡No!

¡Hijo!

¡No! ¡José!

(Gritos)

José...

(GRITA)

José, lo siento, todo esto es culpa mía.

Perdóname. ¿Cómo va a ser culpa tuya?

No, mujer, habrá sido una casualidad.

Es la cruz. ¿Eh?

La cruz de tu madre ha parado la bala.

Es increíble.

Es como si la energía de mi madre hubiera anulado la tuya.

¡Sí!

Pues mira que casi no lo traigo porque pesa una barbaridad.

Menos mal que estás loca, mamá. Es un milagro.

Milagro no, la bala lo atravesó. Es superficial.

No es grave, saldrá de esta. Pues sangra mogollón, don Alphonso.

¡Ay, Dios mío! ¡Eres Alphonso!

Encantado de conocerla, señora.

Esa sonrisa...

La sonrisa de siempre. ¡Y ese cutis!

Si ese cutis es de porcelana.

Me cuido y no soy mucho de tomar el sol.

Mamá, por favor, que me estoy muriendo.

No seas quejica.

Alphonso ha dicho que es una herida superficial.

Ya están aquí.

(Música tensión)

Cuidado. José, te acompaño al hospital.

Y me llevo a tu madre. No hace falta, Paloma.

(SE QUEJA)

Que sí, amor mío. No hace falta, Paloma, no vengas.

Por favor, que no hace falta. Que sí, no me cuesta nada.

(SE QUEJA) ¡José!

¡Ha sido ese! ¡Cogedle!

Que no se acerque, por Dios.

Dejadme aquí un ratito solo, por favor.

¡Es ese! ¡A por él! ¡Quitaros, joder!

Dejadme tranquilo.

¡La puta de tu hermana!

Hombre, Ricardo Rojas y Francisco Colmenar.

Qué alegría volver a verles. ¿Todo bien?

-¿Te vale esta toma? -¿Hum?

-Si no repetimos. -No, hombre, está bien.

Si no, lo arreglamos en montaje. Tú tranquilo.

En montaje ya lo...

-¿José Luis Benítez Quintana? -¿Y esto?

Es una citación para el juzgado de guardia a declarar.

-¿Cuándo? -Ahora mismo, si no le importa.

-Está usted imputado. -¿No debería estar mi abogado?

-Por supuesto, llámele. -No tengo móvil.

Ahora el juez le deja el suyo.

Vamos a ver, esto no es necesario.

No, pero nos encanta hacerlo.

(Música alegre)

¡Alphonso! ¡Alphonso! ¡Alphonso!

¿Esto qué es?

Mamá, cuidado con la espuma.

¡Feliz año!

(SE QUEJA)

Mi nueva chiquitina.

Dime.

¿En serio?

Vale, venga.

Me acaban de llamar de "Supervivientes".

-¿Y qué te han dicho? -Que nos quieren a los dos.

Qué mal rollo, colega, que es de día.

Joder, tío, ¿ahora ir a casa? Qué bajón, ¿no?

Como cuando sales del "after" y te da el solaco en la cara.

Yo siempre me vuelvo a meter. (RÍEN)

Pues yo conozco un sitio cerca que no cierra nunca.

¿De verdad te tienes que ir, Alphonso? Qué pena.

Tengo que atender mi gira por Sudamérica.

Pero estoy encantado de haberla conocido.

¿Os llevo al hospital? No. No, no, muchas gracias.

Pero hijo, primero has dicho que no a una ambulancia.

Y ahora que Alphonso se ofrece a llevarnos...

No soy yo muy de helicópteros. Yo se lo agradezco, de verdad.

No va a pasar nada. Id vosotros.

Ay, qué tonto. Voy andando y me da el fresquito.

Que no, hombre, que no. Venga, vamos. ¡Qué superdivertido!

(INAUDIBLE)

¡José! Pues voy...

-¡Adiós! -¡Qué bonito!

-¡Adiós! -¡Adiós!

(Música distendida)

-Aquí Tango Delta despegando.

-¿Qué me he clavado? ¿Puedo quitar esto?

-Señorita, deje eso, por favor.

Paloma, siéntate y ponte el cinturón.

-¿Qué es esto? Déjalo.

-¿Lo dejo donde estaba? Perdonadme. -Señorita, siéntese.

-Ya lo he dejado donde estaba.

(Explosión)

¿A qué le has dado, Paloma? Siéntate, mujer, te lo he dicho.

Y no le sonrías tanto, mamá.

Momentos de alegría.

Maravilloso corazón, maravilloso.

Yo te agradezco tu amistad, tu compañía.

Por ser mi amigo en el dolor, mi confidente en el amor,

quiero decirte que sin ti no sé qué haría.

Maravilloso corazón, maravilloso.

Cuántas locuras y aventuras compartimos.

Cuántos recuerdos imborrables nos quedaron.

De los amores y pasiones que vivimos.

Maravilloso corazón, maravilloso.

Soy tan feliz cuando yo siento tus latidos.

Porque la vida tú me das y, cuando pido, mucho más.

Tú estás conmigo porque soy tú consentido.

Maravilloso corazón, maravilloso.

No dejes nunca de soñar, yo te lo pido.

Ni dejes nunca de sentir las emociones,

si es de emociones que los dos hemos vivido.

Maravilloso corazón, maravilloso.

Eres la llama que se anida aquí en mi pecho.

Para que siempre exista amor, para llevarlo a donde voy,

te doy las gracias por lo bien que tú lo has hecho.

-Maravilloso corazón, maravilloso.

No dejes nunca de soñar, yo te lo pido.

Ni dejes nunca de sentir las emociones,

si es de emociones que los dos hemos vivido.

Maravilloso corazón, maravilloso.

Eres la llama que se anida aquí en mi pecho.

Para que siempre exista amor, para llevarlo a donde voy,

te doy las gracias por lo bien que tú lo has hecho.

Maravilloso corazón, maravilloso.

No dejes nunca de soñar, yo te lo pido.

Ni dejes nunca de sentir las emociones,

si es de emociones que los dos hemos vivido.

Maravilloso corazón, maravilloso.

Eres la llama que se anida aquí en mi pecho.

Para que siempre exista amor, para llevarlo a donde voy...

Somos cine - Mi gran noche - Ver ahora

Incidencias

Una película perfecta para ver en fin de año. El 31 de diciembre, un tren que va de Barcelona a Madrid se detiene sin causa aparente en mitad de un solitario paraje. Incomunicados y bajo un temporal de viento y nieve, la inquietud y la desconfianza calarán entre los pasajeros, que acaban sacando a relucir lo peor de sí mismos.

No recomendado para menores de 7 años Somos cine - Incidencias - Ver ahora
Transcripción completa

Aprovechamos para desearles un feliz año nuevo.

Tren con destino Madrid, Puerta de Atocha,

se encuentra estacionado en vía 11.

Vía 11.

La verdad es que no sé qué ha podido ocurrir.

Estaba ahí en el urinario, he llamado al perro y no ha acudido.

No se preocupe, que ahora vienen unos compañeros míos

con el coche patrulla y le acompañamos a casa, ¿vale?

Muy bien, mi cuñado también es policía.

-Ah, ¿sí? -Sí.

-Salúdele de mi parte. -Claro, ¿cómo se llama usted?

¿Oiga?

¿Oiga?

¡Oiga!

Pasajeros para Madrid, colóquense todos en línea recta,

por favor, y con los billetes en mano.

Gracias.

A la orden de ya pueden ir pasando.

¡Ya!

Buenas tardes, señorita.

Hala, ya está, ¿eh?

-Muy buen viaje. -Muchas gracias.

Mira lo que dice aquí, chuchi.

Las mujeres embarazadas provocan mucho más placer

a sus parejas debido a las diferentes dimensiones

de la cavidad uterina.

Va a ser que sí, porque anoche...

Muy buen viaje.

Gracias.

Buenas tardes.

Muy buenas. Los billetes, por favor.

Los billetes, José María.

Ah.

Los billetes, por favor.

Ay, cómo está la juventud, madre mía.

Aquí tenéis, buen viaje.

Aquí os dejo con esta señorita.

(HABLA EN CATALÁN)

Pues va a ser que no porque no subo al tren.

Su billete, por favor.

Cuánta gente sola en el mundo, ¿verdad?

Ya somos 7 000 000 000 000 de habitantes en el planeta.

Qué barbaridad. Y estamos más conectados que nunca.

Yo desde que mi marido se fue de casa, no me conecto con nadie

y estoy tan ricamente. Mira.

Ay, perdone, con el vaso no puede usted entrar.

Hala, se acabó.

Que paséis todos un fin de año de mierda.

¡Caballero! ¡Caballero!

¡Caballero!

Bueno.

Vamos a por el último del año, ¿eh, cariño?

(MEGAFONÍA) Bienvenidos a este tren con destino Madrid, Puerta de Atocha.

Este tren no efectuará paradas en su recorrido.

¿Vamos en hora?

Con diez de retraso.

Pero al final llegamos, tú tranquila.

Perfecto.

¿Todo bien?

Sí, perfecto, perfecto.

Hola.

¿Está abierta la cafetería?

Sí, buenos días.

¿Qué desea?

Buen viaje.

Un güisqui.

Doble.

(MEGAFONÍA) En la programación de hoy les ofreceremos

la película "Sin wifi no hay paraíso".

Les desea un viaje con final feliz.

(SE ACLARA LA VOZ)

31 de diciembre.

Servicio 896.

Hora de inicio del servicio: 16:25.

La unidad cierra la 114006.

Prueba de freno: OK,

astra digital IRTMS en servicio,

coche cuatro sin servicio por avería en la calefacción.

Claro que recuerdo ese viaje.

No siempre se te muere un pasajero a bordo.

Bueno, sí, luego está lo del muerto.

Tu mujer te va a montar un pollo por llegar tarde, José María.

¿Estás seguro de que quieres pasar por la sede

antes de ir a casa? Seguro, Nuria. Ya te lo he dicho.

Mira que puedo acercarme yo y dejar lo que sea.

Le dije a Campos que me pasaría yo personalmente.

Mi mujer tendrá que asumir

que el tren puede llegar diez minutos tarde.

Tanta puntualidad no puede ser buena.

No, yo mañana, que al final, vaya...

¿Que no qué?

¿Qué pasa? Luego lo hablamos.

Bueno, ponme una botellita de agua por lo menos.

Entonces, llegamos a cenar. Esto hay que celebrarlo.

¿Me pones otra, cariño?

En realidad, ese es el cuarto.

Los dos primeros me los tomé en la estación.

Y no tiene de qué preocuparse, Laura.

Yo solo bebo mientras me sienta bien.

En cuanto empieza a sentarme mal, paro.

Y va a parar, ¿no?

Naturalmente.

En cuanto empiece a sentarme mal.

Pero tranquilos, que yo le he prometido a mi madre,

la viuda del insigne Solana padre, llegar a su gala de Nochevieja

aunque sea borracha y una promesa de una madre

siempre hay que cumplirla.

Ah, no, yo no fumo.

Manolo, como no empiece la película, voy a la cafetería

a tomarme un café con leche que me apetece.

¿Tú quieres algo? ¿No?

Pues ahora vuelvo.

Me han dicho que mi útero tiene el tamaño de una gestación

de diez semanas, pero según mis cálculos,

solo hace ocho semanas que estoy embarazada.

¿Tengo el útero demasiado grande?

(Pitidos)

Lo que nos faltaba.

(Pitidos)

Nos estamos parando, ¿no?

Pues sí, sí, señora. Pues vaya.

Ponme un descafeinado de máquina con leche calentita y sacarina.

Ya lo siento, señora, pero nos hemos quedado sin tensión

y la máquina no funciona.

Pues ponme un anís.

Ramiro.

¡Ramiro!

¿Qué? ¿Qué pasa?

Que estamos parados.

¿Ya hemos llegado?

Joder, esto de la alta velocidad es la hostia, ¿eh?

Estamos parados en mitad del camino.

Ah, pues vaya.

Ve a ver qué pasa.

Sí, sí, claro, chuchi.

Venga.

¡Ramiro! Por allí.

Uy, casi.

Voy por la pantalla 218 del "Fight and Kill Fruit Candy Saga".

Puede parecer fácil, pero no lo es.

Fácil es "Angry Birds", "Subay Surf", "Plantas contra zombis",

"Tetris". -Ya, ya, ya.

¿Te echo una mano a corregir exámenes?

(SUSURRA) Miyaki, por favor.

Ho, ho, ho.

Imposible enviar tuit.

(HABLA EN CATALÁN)

No hay tensión en toda la línea

y no te lo vas a creer, pero tampoco hay en tierra.

No me jodas, ¿seguro? Porque tampoco hay cobertura móvil.

¿En ningún móvil? No, en el mío no.

¿En serio no hay cobertura de tren tierra?

En el mío tampoco. Guillermo, lo he comprobado. No hay.

Bueno, ya, pero dime dónde estamos porque necesito decírselo

a los pasajeros. En el 210 aproximadamente.

Paco, ¿cerca de dónde? ¿Nada?

Qué bien me ha sentado el café con leche.

Tenía frío y me ha entrado el calor en el cuerpo.

¿Tú no tienes frío, Manolo?

Manolo.

Manolo...

Hostias, perdone.

Perdonado, ¿buscaba algo? Sí, a usted.

Mire, nada, quería saber qué pasa con el tren.

Como nos hemos quedado parados. Por supuesto que sí, se lo explico.

A ver, acomódese. A ver, ¿me escuchan todos, por favor?

Sí. Sí.

Muy bien. El problema que hubo es que nos quedamos sin tensión

en la línea y por eso, nos quedamos parados.

¿Y cuánto tiempo estaremos aquí parados?

Todavía no lo sabemos, estamos recabando información

y cuando sepamos todo, se lo decimos.

También tuvimos algunas incidencias con las comunicaciones,

pero nada importante. No tardará mucho en arreglarse.

Generalmente es cuestión de minutos, no mucho más allá.

Perdone. Sí, señora, dígame.

Tengo la impresión de que hace un rato

que mi marido respira muy poco.

¿Pero cuánto es muy poco, señora?

Yo diría que nada, la verdad.

Bueno, a ver, tranquila.

Permítame un segundito. Déjeme ahí. Póngase en el asiento.

Vamos a ver.

¿Cómo se llama? Teresa.

No, no, el señor.

Ah, Manolo. Ah, muy bien.

Manolo.

Manolo, que ya llegamos, venga.

Hay que comerse las uvas esta noche.

Manolo.

¿Está enfermo? No, no.

¿No bebe nada? No, no, no.

No ha bebido nada.

Bueno, pues no pasa nada. Eso es una subida de tensión,

cualquier cosa, tiene una edad avanzada

y no pasa nada, tranquila.

Manolo.

Vamos a por el pulsito.

Vamos, Manolo.

Señora, yo creo que lamentablemente, su marido ha fallecido.

Creo.

Lo siento de veras.

Dice que ha muerto.

¿Ha muerto o no?

Lo siento, señora.

Sí que me ha dado mucha pena, de verdad,

no haberme dado cuenta de que se moría,

pero si no hablaba, caramba, ¿qué voy a hacer yo?

Estas situaciones son incómodas para todo el mundo,

así que hay que asumirlas con naturalidad y paciencia.

Debe de haber fallecido nada más salir.

Ya me está oliendo a agrio.

Nuria, por favor.

Se pueden percibir los primeros efectos

de la descomposición, el inicio de la necrosis.

Basta. Basta, Nuria.

Necrosis avanzando.

Mira, yo le cojo de los brazos y tú le coges de los pies.

No, no lo cogeré de ningún lado porque no le tocaré.

Tienes que tocarlo. Lleva zapatos.

Mira, lo dice el reglamento muy claramente.

En caso de fallecimiento, no se puede tocar el cadáver

hasta llegar a la estación

y que el juez autorice el levantamiento.

¿Qué estación, ni que juez, ni qué nada?

Estamos en mitad de la nada.

¿Sabes cuánto tiempo estaremos aquí parados?

Eso es irrelevante.

Oye, Paco, ¿cómo vas a dejar un muerto como si fuera una estatua

en medio de los pasajeros? Podría ser tu padre.

Bien.

En ningún sitio dice que un pasajero no se pueda cambiar de asiento

o coche, de acuerdo, pero conmigo no cuentes,

al pasaje le dejas fuera de esto

y lo de mi padre es un golpe muy bajo.

Tú sabes que mi padre te quería mucho.

Vamos, que lo llevo yo solo.

¿Me escucha todo el mundo?

Bien, queríamos pedirles disculpas en nombre de la compañía

por todas las incidencias que estamos teniendo

e informarles a aquellos que no lo sepan

que, lamentablemente, ha fallecido un pasajero.

Yo lo he visto. Estaba así.

Antes, contra el asiendo de delante.

-¿Pero cuándo lo has visto? -Allí.

Manolo. ¿Qué?

Que se llama Manolo.

Manolo.

El difunto se llama Manolo.

Sí, es verdad. A veces, cuando me pongo nervioso,

me da la risa, ¿algún problema?

En la situación en la que estamos, hemos decidido que lo más razonable

es conducir el cadáver hasta el cuarto vagón,

que está vacío.

Siendo conscientes de que estamos haciendo

una excepción al reglamento dadas las circunstancias.

Dicho esto, ustedes pueden sentarse tranquilamente

y yo mismo me ocuparé del traslado. ¿Pero es ese señor?

-Sí. -¿Es el calvito ese de la izquierda?

¿Y de qué ha muerto?

Parece ser un ataque cardiaco, ¿no? No sabemos.

Él cuando subió aquí, estaba vivo.

Subió vivo y luego...

A ver, por poner un poco de sentido común,

¿no sería más lógico esperar a llegar a una estación

y hacer allí lo que proceda hacer?

Sería más lógico, lo que pasa es que no sabemos

cuánto tiempo estaremos aquí estacionados.

¿Perdón?

Que no sabemos cuánto tiempo estaremos aquí estacionados.

(HABLA EN INGLÉS)

Ay, la madre que me parió. ¿Tú sabes inglés?

¿No estuviste en Norteamérica tú?

Sí, pero no tiene nada que ver el acento.

Es prácticamente un idioma diferente el americano del inglés.

Nada que ver.

¿Alguien sabe inglés? ¿Nadie?

(HABLAN EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS)

Oh, "mon dieu".

Es lo que estaba diciendo.

(HABLAN EN FRANCÉS)

Insistimos, perdonen las molestias y nada, acomódense en los asientos.

No, esto es un dislate y ustedes tres son una vergüenza.

Uy, que se ha reído, chuchi.

Dislate ha dicho, ¿no? Sí.

Yo tengo una pregunta, ¿nos van a pagar?

Claro, a mí lo que me preocupaba de entrada

era si nos iban a reembolsar el dinero del billete

porque el retraso empezaba a ser considerable.

La falta de seriedad era pasmosa.

Hubo que traducir, lo tuvimos que hacer nosotros,

los pasajeros, concretamente yo.

No me dan miedo los muertos. No, es más bien asco.

Como repelús.

Aunque una vez rescaté el cadáver de un hámster

que se había quedado atrapado en un calefactor.

Era una hembra, se llamaba Scarlet Johámster.

Le puse yo el nombre.

¿Verdad, cari?

Fue un accidente.

Ay, Manolo.

Qué inoportuna ha sido toda tu vida.

Huele como a caca.

Todo ha salido.

¡Ahí va!

Perdone, señor, perdone.

Perdonen.

Qué manera de acabar el año.

No, hombre, no.

Lo siento.

Efectivamente se procedió al traslado del fallecido

al coche número cuatro.

No me jodas, Guillermo, no me jodas. No, no me jodas no.

Le dije a la mujer que podía venir a velar a su marido.

Coño, que lo vele, no tengo problema con eso.

¿Cómo lo velará así si parece un tirachinas?

Tendré que enderezarlo.

Estás hablando de él como si fuera una cosa

y podría ser mi padre, Guillermo. Paco, te lo pido por favor.

Lo único que te digo es que vigiles.

Esa es tu misión, vigila, y si viene alguien, avisas.

Pero... No, vigila, por favor, te lo pido.

Y eso fue todo lo que pasó.

Venga, vamos.

Ay.

(Huesos rompiéndose)

Guillermo, déjalo ya como esté.

Espérate, que se me ha quedado la pierna parapetada. Espera.

(Huesos rompiéndose)

Ya está.

A ver si con un poquito de suerte, entra algo de aire del coche tres

o la mujer se le va a quedar congelada.

Solo faltaría ahora que se nos jamara al muerto.

Ánimo, Paco. Vamos allá.

Vamos, vamos.

Es mejor que te hayas muerto tú.

Los viudos dan mucha pena.

Las mujeres nos arreglamos mejor.

Tú no sabías dónde estaba nada

ni los platos, ni los vasos.

Nada de nada.

Últimamente te defendías bien en el súper.

Quiero decir, que te acordabas de todo.

Otra cosa es que compraras barato.

Disculpe.

Entiendo que el asunto del señor fallecido

ha redefinido las prioridades,

pero, por favor, ¿podrían darnos algún tipo de información

sobre cuánto tiempo vamos a permanecer aquí?

No.

¿Cómo?

No, no tenemos ninguna información porque no hay novedad.

Deme entonces una hoja de reclamaciones.

Nuria, no es el momento ahora.

No, José María, eres demasiado bueno.

Llevamos una eternidad aquí parados y nadie hace nada.

Tranquila.

Tomen asiento, por favor.

¡Quiero mi hoja de reclamaciones! Nuria...

¡Ya está bien, hombre, por favor!

Nunca pedí una hoja de reclamaciones.

Además, es un documento oficial, ¿no?

Debería estar registrado en algún lado, digo yo.

A mí no me molesta que los trenes se paren

y que alguien decida morirse en un vagón, pobrecito.

A mí lo que de verdad me molesta es la gente que grita

y monta pollos.

¡Le estoy diciendo que me dé mi hoja de reclamaciones!

¡Y no se lo voy a volver a repetir! Y el garrafón,

y las copas en vasos de plástico.

y las rubias de mechas.

Las rubias teñidas, eres morena, cariño,

¿qué hay de malo? Acéptalo.

Es agua, ¿eh?

Nuria, Nuria.

Disculpe, disculpe, mire.

Impoluta.

Muy bien. Mejor así, ¿verdad?

Le pido mil disculpas.

Comprenda que la situación es bastante crispante.

Nos ponemos nerviosos.

No pasa nada, todos somos humanos, no pasa nada.

Encuentre soluciones cuanto antes. Por supuesto que sí.

Si me dejan, por favor. Claro.

Venga, muchas gracias. Gracias, muchas gracias.

Muchísimas gracias.

Mire usted, un gestor público tiene un deber de ejemplaridad

en estos casos.

Este tipo es un inoperante total.

¿Qué pasa?

¿Dónde vas?

Mantener la calma y el saber estar es una parte esencial de su cometido.

¿Dónde vas? Voy al asiento, voy al asiento.

He sido buena, ¿eh? Has sido buena.

Si sabes que me gusta mantener un perfil bajo en estos casos.

Y tú sabes lo que me pone a mí tu perfil bajo, ¿a que sí?

Aquí no, Nuria.

Aquí no, aquí no.

¿Qué quieres?

¿Qué quieres? ¿Qué quieres?

(GIME)

¿Estás bien?

(GIME)

¡Hostias!

No podía contártelo.

De hecho, lo mejor es que no sepas nada.

¿Que no sepa nada? ¿En serio?

¿Cuánta pasta hay ahí, José María?

Ignóralo, de verdad.

Este dinero no existe.

Y soy un eslabón aquí nada más. ¿En qué cojones estabas pensando,

José María? Por favor, baja la voz.

Eres un irresponsable, coño.

¿Tú sabes el daño que te estás haciendo

al llevar ese dinero ahí sin decirme nada?

En un puto maletín, además, José María.

No, cariño, no se hace así.

¿Cuántas veces tengo que repetírtelo?

¿Que ciertas cosas tienes que dejarlas

a los profesionales?

Esto va al doble fondo de mi bolso y no quiero volver a ver tu maletín,

¿está claro? Y nada de fajos, hostia.

¿Dónde está mi bolso? Coño, ¿y mi bolso?

Como tú hablabas tan poco, no me dijiste cómo querías tu final.

No sé si querías que te enterráramos o te incineráramos.

No sé, yo he pensado en donar tu cuerpo a la ciencia

porque tú eras muy de leer "Muy interesante".

Lo otro son más gastos.

Paco, sabes que no podíamos dejar ahí a un muerto

como si no pasara nada. Sí, que podría ser mi padre.

Ya me lo dijiste antes, pero mira, Guillermo,

si estás más adelantado que la defensa contraria,

es fuera de juego, si soplas y das más de 0,5, coche inmovilizado

y si caes en una casilla donde hay una ficha de otro color,

te la comes y cuentas 20.

Son reglas, Guillermo, reglas y no las escribo yo,

pero hay que cumplirlas. Coño.

El reglamento FIFA,

El código de circulación, la Academia de la Lengua,

la receta de las migas a la riojana, la Constitución.

Yo no sé otros, pero yo las cumplo.

Así que te han cambiado el turno sin avisar, es eso.

No, no es eso, Guillermo.

Vaya mierda.

Vaya mierda.

En mi casa se cena a las 20:30 en punto

y si no estás, ceno yo solo.

Quiero decir que, aunque no viviera solo,

si yo te invito, o tienes que venir a cenar,

o viviera con otra persona, si a las 20:30 no estás,

voy a cenar yo solo.

El plato te lo voy a poner,

pero el plato cuando vengas

si no son las 20:30, te lo vas a comer frío.

Normas.

¿Esto es todo lo que piensan hacer?

Es que no hay mucho más que podamos hacer, señora.

-¿De cuánto está? -De 32 semanas.

¿Y el muerto va a estar ahí todo el rato?

Hasta que paremos en la siguiente estación.

Pero no se preocupe.

¿Es niño o niña?

No queremos saber el sexo hasta que nazca.

Pero yo sé que va a ser un niño.

¿Bocadillos?

¿Algo de beber?

(LADRA)

(MAÚLLA)

¿Bocadillos?

(HABLA EN FRANCÉS)

¿De beber?

¿De beber, señor?

(HABLA EN FRANCÉS)

A ver si adivino...

¿Sin cerdo?

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN FRANCÉS)

-Dice que no puede comer bocadillo.

Supongo que lleva cerdo.

Los musulmanes no comen cerdo, señorita, esto deberían saberlo.

Cerdo.

(HABLA EN FRANCÉS)

No puede comer cerdo.

Ya, pero no me quedan de tortilla.

(HABLA EN FRANCÉS)

"Excuse me", un momento.

(HABLA EN FRANCÉS)

(HABLA EN FRANCÉS)

Vamos a ver.

Si estamos dispuestos a aceptar

que vivimos en una sociedad multicultural

y asumimos compartir los servicios básicos

y que los hospitales y los colegios se colapsen porque somos más,

entonces, los trenes deberían llevar más bocadillos sin cerdo

para la gente que no consume este producto.

O no.

Ay, no se inquiete, querida.

Yo lo voy abonando en caja.

Lo dejo aquí y luego hacemos cuentas.

Mire, haga que este tren funcione y queda usted invitada a todo.

Es la primera vez que me arrepiento de no ser Dios.

¿Dios? Mire, no me hable, que tengo un musulmán a bordo

y solo me quedan bocadillos de jamón.

"Voila".

Marchando uno de tortilla. ¿Y esto?

El mío, no lo he tocado. A mí la comida me baja el alcohol.

Esto es intolerable, hombre.

Buenas tardes, ¿qué desea?

Una tila.

Disculpe, señorita, pero la máquina no funciona.

Pues chocolate.

¿O es que también se te ha estropeado?

¿Bombones?

Bombones.

¿Bombones?

(Ruidos)

Un momento, ¿eso qué es?

¡Qué fuerte!

Nunca había visto uno igual. Cuánto tiempo llevará ahí.

¿Qué es?

¿Es que no lo ven o qué?

Sí, la Guardia Civil.

La benemérita.

Nuestra agrupación tiene encomendado efectivamente

entre sus múltiples cometidos

la protección de algunos tramos de alta velocidad

siempre bajo las órdenes del Ministerio del Interior,

de ADIF y de las operadoras que lo demanden.

No sé si me explico.

Sí, sí, la Guardia Civil.

Parecía que había gente que no había visto la Guardia Civil

en su vida.

Que no me miren como si estuviese loca,

que hay un coche de la Guardia Civil ahí fuera.

¿Y? ¿Cómo que "y"?

Que hay un muerto en el tren, se lo recuerdo.

¿No es motivo suficiente para ir a buscarlos?

Ay, la virgen. Espérate, espérate, que voy a hablar con ellos.

Pero la Guardia Civil no puede levantar un cadáver

así como así, no puede. Ah, ¿no?

Tú sí puedes arrastrarle por todo el tren.

Oye, por favor. Bueno, bueno.

Vamos a ver.

¿Por qué no respiramos hondo y nos calmamos un poco?

-Señora, ¿cómo se llama usted? -Sara.

Sara, muy bonito nombre. No me lo diga.

Pone ahí Guillermo. Paco, ¿verdad?

Paco, Guillermo y Sara,

creo que estamos todos muy nerviosos y es normal, es normal,

es Nochevieja

y la muerte de ese pasajero, claro, nos ha puesto nerviosos,

pero creo que si mantenemos la calma y las formas,

la situación no tiene por qué ponerse desagradable.

Vamos a ver, hay un todoterreno ahí fuera,

¿verdad? Pero madre mía, ¿qué habrá ahí, dos kilómetros?

Por lo menos. Por lo menos.

No es muy razonable pedirle a nadie que salga ahí fuera,

salte, se vaya y que recorra 200 o lo que sea

de kilómetros a la intemperie con un destino incierto

y, además, ¿para qué?

¿Puede acaso la Guardia Civil levantar un cadáver

sin la autoridad judicial presente?

No puede. No puede.

No puede.

Y usted debería pensar que es normal que estemos nerviosos.

Vamos a ver, más allá de la Guardia Civil,

habría que empezar a pensar en salir de aquí

porque empieza a hacer bastante frío

y la situación no tiene ningún viso de solucionarse.

¿Sabemos algo?

¿Hay alguna forma de saber algo? ¿Hay teléfonos en la vía?

¿Alguna manera de comunicarse? No.

Estamos completamente incomunicados

como, por otra parte, ocurre en muchos pueblos

de este país en estas fechas y tampoco es una cosa muy grave.

Así que, por favor, no nos pongamos dramáticos.

¿De acuerdo?

¿Y el tren no puede avanzar nada por inercia dejándolo caer?

Exactamente. Esto no es un coche.

Señores, sin comunicaciones, no podemos hacer una maniobra así.

Podríamos tener otro tren delante.

¿Que podríamos tener otro tren delante?

O sea, que estamos en peligro.

Hay gente que todo es énfasis al hablar.

Todo.

Yo no he dicho eso.

No pongas palabras en mi boca que no han salido de ella.

Manolo, antes no me tomé el café con leche.

Bebo un poquito.

No es por infelicidad,

es que me gusta el pimplé, me gusta.

Me da alegría.

Oh, mierda.

Perdone, rápido, un enchufe. Es una urgencia.

Ahí.

¿Me sirve una bolsa de patatas? Pero gratis.

Tienen que darlo gratis.

(HABLA EN FRANCÉS)

Me ha tocado.

Me está hablando raro.

Calma. Me está hablando raro.

Es francés.

Me está insultando.

(CON ACENTO FRANCÉS) No, "tranquilité".

Es francés.

He avisado, que tengo un pronto.

Ramiro solo tocó la mochila para apartarla.

-¿Verdad que sí, cariño? -Sí, sí, sí, claro.

Lo que pasa es que a veces el cerebro de un hombre hace clic.

Cierras el puño, lo lanzas sin saber muy bien por qué.

Yo una vez he leído sobre esto.

"El manual del guerrero de la luz".

Menos guerrero de la luz y menos "caballeros del zodiaco"

y más tomarte una pastilla cada ocho horas

porque eso sí que te va a ayudar, eso sí está demostrado.

Cuando he tenido problemas y no me avergüenza reconocer

que los he tenido.

(CANTA EN ITALIANO)

Menos autoayuda y más "Trankimazin".

Los guerreros de la luz muestran su brillo en los ojos.

No siempre son valientes ni actúan correctamente.

Por eso, son guerreros de la luz.

(Llanto de bebé)

Voy, voy, voy.

Que eso sí que ha acabado con mi ansiedad.

Lo sigo tomando de manera regular.

(Bocina)

Papa, papa.

Probé con acupuntura también.

No.

Al final lo que funciona y lo que te va a ayudar en la vida

es la química.

No entiendo francés. ¿Qué ha pasado, por favor?

Solo aparté su mochila para enchufar el móvil

y me dio un empujón. Laura, ¿ha visto algo?

No vi nada. ¿Y usted, señor?

No, estaba pidiendo unas patatas.

Mi marido la única cosa que hizo es defenderse.

Al parecer su marido ha agredido a una pasajera.

Una pasajera que alguna cosa habrá hecho

¿porque no ve usted cómo va? Borracha, señora, voy borracha.

Aunque visto lo visto, no lo suficiente.

Borracha o no borracha es una pasajera.

Gracias. Por favor, Guillermo.

¿Por qué no en lugar de gastar energía

discutiendo una tontería nos focalizamos

en encontrar una solución a nuestra situación?

A mí la reacción me pareció un tanto excesiva.

Si quieren, les doy mi opinión.

Esa pareja no debería tener hijos.

(ALTAVOZ) ¿Quién? No, tú no.

Adivina quién viene con papi.

¿Quién es el favorito de papi?

Ven aquí.

(Golpe)

(Llanto de bebé)

No, no, no, llorar no.

No, no, no, no lloras.

Criaturitas.

(HABLA EN FRANCÉS)

Sí, usted tranquilícese también.

Dice que está muy tranquilo.

Lléveselo, lléveselo.

Sígame. No mires.

Paco, hazte cargo.

Sí, sí.

Eh, señora, se van sus amigos.

(SUSURRA) Pídele perdón.

-No. -Pídele perdón.

Yo solo quería pedirle perdón por lo de antes.

No se preocupe, soy abogada. Siempre termino cobrando.

A mí también me duele la mano.

Ya. Bueno, venga, dile lo otro.

También quería decirles que antes cuando cogí la mochila

vi unos cables. -Flojito.

Unos cables eléctricos.

De esos de electrónica así finitos.

-¿Unos cables de electrónica? -Sí.

Asomando de la mochila.

Al principio no le di importancia, pero se lo he dicho a chuchi,

a Sara y me ha dicho que no sé, es un moro.

Hombre, por favor.

Bueno, un árabe y esto es un tren.

-Pasajeros. -Hombre.

Fin de año.

¡Bum!

Tampoco podíamos negar que esa amenaza era una realidad.

Todos hemos visto películas como "Daño colateral",

"En tierra hostil", "La noche más larga".

A ver, comprendo, me parece razonable

que la opinión pública asocie el concepto árabe

con terrorista.

"Rambo", no la uno, ¿eh?

La que pasaba en Irak.

Peliculón.

Los medios de comunicación nos meten esta información a diario

una y otra vez.

Árabe, terrorista.

E incluso "Zoam".

"Licencia para peinar".

Árabe, terrorista.

(Música de juego de bebé)

"Comando".

Claro, esa es la explicación. Tenemos una bomba a bordo

con terrorista suicida y todo.

Gracias, por favor, señora, hay bromas y bromas.

No, esto no es una broma. Esto es lógica, pura lógica.

Por eso, nos han parado aquí en medio de la nada

y nos han dejado sin cobertura de móviles,

sin tensión eléctrica, sin nada.

Mire, señora. Señorita, si no le importa.

Lo que sea, no tiene ni puta idea de lo que está hablando.

Si hubiese una amenaza de bomba sobre este tren,

lo último que haría sería dejarnos en medio de la nada

a ver si explota. Exactamente.

Piensen, las bombas funcionan con teléfonos móviles.

Con el tren parado, los daños son menores.

Ahora todo cobra sentido.

¿Sabe lo que es un inhibidor de frecuencia?

Por supuesto que lo sabía.

Estoy entrenada para detectar indicios

de actividad terrorista.

Y algunos había.

(RONCA)

El poder del lenguaje es sorprendente.

Tú dices "arroz bomba" y no pasa nada,

pero dices "árabe con bomba" y todo cambia.

Perdón.

Oiga.

¿Usted está seguro?

Estoy segurísimo, eran unos cables rojos

que salían del bolsillo pequeño de la mochila.

Por favor, ¿por qué no nos tranquilizamos

un poquito? Aquí no hay ninguna bomba.

Nada para explotar, ¿de acuerdo?

Lo único que sucede, Nuria, este caballero creía haber visto

unos cables de electrónica.

-Oiga, que he visto los cables. -Podría ser lo que sea.

Puede ser como una cremallera, cualquier cosa.

(RONCA)

Perdone, pero sé perfectamente cuál es la diferencia

entre un cable y una cremallera. -Le felicito.

No entiendo por qué te enfadas. No molesto.

Quiero hablar con estos señores.

Disculpen que interrumpa la reunión que tienen aquí organizada,

pero esto ya pasa de castaño oscuro.

Vale que estemos perdidos en este lugar inhóspito,

que se muera un señor ya mayor

y ustedes lo arrastren por todo el tren

como si fuese un saco de rábanos, que vayamos a morir por congelación,

pero hay cosas que creo

que en el primer mundo no tengo por qué soportar.

¿Pero qué es lo que sucede?

El árabe, que está ahí rezando.

Que aquello parece la mezquita de Marrakech

y que yo sepa, esto todavía es Europa

por más que algunos pretenden que no.

Sigue tu intuición, morena. Te llevará muy lejos.

Si nos empeñamos en ver iguales cosas que no lo son.

Los hombres y las mujeres, por ejemplo, somos distintos.

Esto es así, bueno, con Oriente y Occidente

sucede exactamente lo mismo.

El asunto es que preferimos mirar hacia otro lado

para no constatar un hecho que puede ser incómodo,

que puesto en voz alta suena políticamente incorrecto,

pero nosotros somos una cosa

y ellos...

A mí no me molestaba que el señor pasajero...

Me molestaban muchas más cosas del tren, pero...

Pero claro, a Carlos sí le molestó.

Están a medio civilizar.

Es que Carlos no está bien.

(Móvil)

(GRITA) ¡Socorro, por favor!

(Música de bebé estropeada)

No está bien.

El móvil. Podemos seguir.

(MURMULLAN)

Que yo sepa no hay ningún problema y no está prohibido

que el hecho de que un hombre se ponga a rezar en un tren, señora.

En principio usted no sabe si está rezando

o se está quemando a lo bonzo porque usted está aquí

y el pasajero está allí.

Y si no va usted a averiguarlo, iré yo, ¿prefiere que vaya yo?

No, vamos a ver, Paco.

¿Hay algún problema

en que este señor se cambie de asiento?

Esto queda a tu criterio.

Aquí alguien no tiene claro

en qué consiste la oración musulmana.

Señora, señora.

Esta mujer nos va a dar un disgusto.

Soy profesor de estética.

Si quiere, le justifico a nivel teórico

por qué hablan a grito pelado por el móvil,

escuchar reguetón sin auriculares o para el caso,

rezar un raja en un vagón de tren

constituye en auténticas aberraciones sociales.

Estaba utilizando un tasbih, una masbaha.

Él podía estar rezando o haciendo cálculo mental.

Deducir que estaba rezando es el equivalente lógico

a pensar que todo el que usa auriculares

está escuchando a Marilyn Manson.

Hombre, el respeto a los demás es una línea muy delgada,

muy fina, y es una línea que hay que aprender a no cruzar.

Dígale que no puede hacer eso.

¿Cuál es su problema?

El problema es que esto que hace en este país molesta.

A mí no me molesta.

En todo caso los que están molestando son ustedes, sobre todo, él.

Perdón, sobre todo, usted.

-¿Qué dice? -Que pita el teléfono.

¿Por qué no nos dejan en paz de una vez?

Lo que sucede es que este vagón es un lugar público

y la oración es una práctica privada. No está prohibido.

A mi madre le encantará saber que ya no puede santiguarse

en un tren. ¿Cómo va a ser lo mismo?

(HABLA EN FRANCÉS)

-Que conste, que a mí no me molesta. -Ni a mí.

No, bueno, un momento, no.

Por ahí no, ojo, ojo, tranquilo.

(HABLA EN FRANCÉS)

En español, por favor.

Nos lo dices en español.

(HABLA EN FRANCÉS)

¿Qué dice?

Dice que es una completa ignorante. Esto es el colmo.

Espera. Caballero, caballero.

Caballero.

Cuidado, cuidado.

Empieza a estar agresivo. ¿Se lo he dicho antes o no?

Por favor, un segundo de silencio, por favor.

Lo vimos perfectamente.

Eran unos cables...

Eran cables de cinco milímetros de sección.

Ese tipo de cables se usan mucho para detonar explosivo plástico

porque ofrecen muy poca resistencia eléctrica,

pero son fiables.

Y además, envueltos en el material adecuado

pasan por un detector de metales sin ningún problema.

Sin ningún problema. Sin ningún problema.

¡Un momento, hombre!

Vamos a ver, ya me estoy yo... A ver.

Por favor, vayan a sus asientos tranquilos

porque no ha pasado absolutamente nada

y este hombre si quiere rezar, puede rezar lo que quiera.

No está prohibido.

Colgaré esto en internet para que lo sepa todo el mundo.

Eso está prohibido, guarde. A mí no me cuelgas en Twitter.

No me cuelgas en Twitter, que te hundo.

No sabes quién soy yo, te busco.

No se te ocurra colgarme en Twitter.

¿Qué es esta tontería de que no se pueden hacer fotos

y vídeos en un tren?

¿Qué dices?

¿Qué dices? Estamos en pleno siglo XXI.

Es que...

Es que la gente es tonta, es corta.

(HABLA EN CATALÁN)

Has visto el cable, ¿verdad?

Señora, ¿qué cable, por favor? ¿Qué cable?

El cable de la mochila.

Tiene una bomba en la mochila.

Sí, sí, sí, sí.

Una mochila, un cable, un tren y un musulmán.

No, no, un musulmán no, un árabe.

Dos más dos.

Es que no es lo mismo.

No todos los musulmanes son árabes del mismo modo

que no todos los árabes son musulmanes.

Y digo yo que algún árabe vegetariano habrá.

Mire, tengo una amplia formación en seguridad

y por amplia, quiero decir que estoy titulada

por la ISA israelí en protección VIP contra terrorismo

y protección de alto riesgo.

Creo que en aquella cafetería se bebía mucho.

También hice dos seminarios en Panamá

sobre guerrillas, islamismo y combate,

los nuevos kamikazes en Abu Ghraib.

Y yo hice un curso de socorrismo en la piscina de mi urbanización

y no lo voy contando a todo el mundo.

(SUSURRA) Demasiado.

Y ahora me ha dado por robar.

Cosas pequeñas.

Unos pendientes,

un bote de colonia,

pilas en el chino.

Ya se me pasará.

Esto es un disparate, pero un disparate de los buenos.

Hazme un favor, abre el botiquín y saca el "Diazepam",

que parece que empieza a hacer falta.

Yo quiero uno. ¿Una bomba? ¿En serio?

Lo sabía, sabía que tenía razón.

El instinto del guerrero de la luz nunca se equivoca.

Lo que tenemos que hacer es no estar aquí.

Por favor. Tenemos que ir al coche uno.

Lo más lejos posible... No diga esa palabra.

Puta palabra.

Esté un poco a la altura de su cargo.

Me estoy sulfurando un poquito.

Mire usted, si no quiere oírlo, me parece muy bien,

pero deberíamos trazar un plan de acción

y no tenemos ni que hablar muy alto ni dar muestras de alarma,

así que nada de refugiarse en el coche uno, José María.

Esto es una locura, ¿por qué creen que tiene una bomba ese hombre?

Porque lleva una mochila repleta de cables

de la que no se separa.

Ustedes tienen que volver a sus asientos ahora mismo.

Si no, va a sospechar.

-No, no. -No, no.

Creo que a mí se me va a notar.

Me quedo aquí mejor si no le importa.

No tenga miedo.

No corre ningún peligro.

En una mochila no cabe tanto explosivo plástico.

(SE ACLARA LA VOZ) Sí.

Señora, a usted le habrán dado muchos cursos de seguridad

y mucho niño muerto, pero no tiene ni idea.

Perdóneme, no tiene ni idea, vamos a ver.

En caso de indicio de un atentado,

la Guardia Civil jamás nos dejaría en mitad de la nada solos.

No estamos solos.

La Guardia Civil ha vuelto y tiene que ser por algo.

¿Lo ve?

¿Tiene una linterna a bordo?

¿Qué va a hacer con la linterna, deslumbrarle?

Aquella carcajada.

Aún la escucho por las noches y me despierto con pesadillas.

¿Verdad, chuchi?

Como experta en seguridad también he hecho cursillos de interpretación

y creación de personajes en situaciones extremas

se llamaba el curso en la escuela de Coraza,

el método Stanislavski,

que para eso los rusos son los mejores

y la carcajada, sí, solo pretendía crear

un poco de distensión en el ambiente.

(RÍE A CARCAJADAS)

No se preocupe, no voy a enfrentarme al terrorista.

Lo primero que hay que hacer

es que esos guardias civiles sepan qué pasa aquí.

Morse, ¿entendido?

Pero solo morse, ¿verdad, señora?

Sí, cuidado, no se haga daño.

Es una linterna, por el amor de Dios, Guillermo.

Mientras aquella señora estuviera entretenida

con la linterna y con el morse no andaba diciendo tonterías

sobre terroristas.

Alguien tiene que hacer algo. Es cuestión de vida o muerte.

Mucho cuidado, por favor. Abra la puerta.

Guillermo, sabes perfectamente que esta puerta no debería abrirse.

La señora es muy profesional y no cometerá ninguna imprudencia.

¿Correcto? Correcto.

Y, además, supongo que por la otra vía

tampoco pasará ningún tren.

Supone mal porque por la otra vía puede haber tensión o no haberla

y además, ni siquiera hace falta que se asome,

basta con que pase algo muy rápido y chof.

Chof, así es.

Porque si dices estela turbulenta

la gente se piensa que estás hablando

de la galaxia de Andrómeda

o del último álbum de Barbara Streisand,

o sea, tiene un nombre demasiado rimbombante,

no avisa del peligro que corres si asomas la cabeza.

Y chof es mucho más contundente.

Bueno, perdone la vehemencia de mi compañero.

No, que no se entiende.

Paco, cállate, por favor.

Vamos a ver, si viene un tren, señora,

se tira al suelo y se agarra a lo que pueda

y usted y yo quietecitos aquí sin movernos.

No se preocupe, Guillermo. Cuidado.

Cuidado.

Venga.

¿De verdad cree que la Guardia Civil de este pueblo sabrá morse?

Mire, si un agente en servicio ve las señales luminosas

correspondiente a S.O.S. actúa inmediatamente.

¿Y bien?

¿Quién se ríe ahora de la Guardia Civil?

Que se van.

Si no las ve, no, naturalmente.

Y ya le digo yo que las condiciones meteorológicas

ese día no eran las más adecuadas para ver nada.

(GRITA)

Cuidado, venga.

Adentro, adentro.

Sin empujar.

Para dentro.

He dicho que no se asomen.

Bueno, lo que faltaba.

¿Qué es eso?

Les voy a decir una cosa:

o buscamos ayuda, o nos enfrentamos al terrorista.

¿Pero qué terrorista?

Es un pasajero que lleva una mochila y que habla en árabe.

Un pasajero árabe con mucha pinta de árabe

con una mochila de la que asoman unos cables

y que reza. Dicen que asoman unos cables

y un pasajero que dicen que reza.

Y una mochila de la que no se separa nunca.

Coño, como usted con su bolso. ¿Lleva una bomba dentro?

Las luces de emergencia.

Esto no es buena señal.

Es que de verdad.

¿Funcionó el morse? ¿Respondió la Guardia Civil?

-No. -¿Por qué no?

No lo sé, mala visibilidad.

¿Y por SMS, Twitter? ¿Y la china?

No es china, es nipona y se ha vuelto a su asiento.

¿Seguro que lo hicieron bien?

Porque miren que el morse es muy tramposo.

Seguro.

Ni lo han visto.

La cuestión clave ahora mismo no es esa.

¿Buscamos ayuda o vamos a por ellos? ¿Ellos?

Ellos, el catalán puede estar implicado.

¿Pero cómo no se me había ocurrido esa idea a mí?

Pero sí, son cómplices.

Han hablado mucho tiempo en idiomas extranjeros

y está obsesionado con sus dispositivos móviles.

Catalanes y árabes conchabados para reventar un tren medio vacío.

Si está claro, pues no.

Laura, por favor, sí me tomaré el "Diazepam".

A ver, no tengo nada en contra de los catalanes,

pero a veces...

Una vez estuvimos en Barcelona, entramos en una tienda y nos dicen:

"Bon dia".

¿Perdona?

Que yo no digo que la gente de Madrid sea más ignorante,

pero son más ignorantes.

Ja, ja, ja.

Su ironía es solo la última excusa de su pasividad.

Haré que no escuché eso.

¿No lo escuchó? Se lo repito.

Su ironía es la última excusa de su pasividad.

Ya está, no quiero discutir con usted

ni con nadie.

Imaginemos que este señor es un terrorista,

que el otro es su escudero y tienen una bomba en una mochila.

¿Qué quieren hacer? Le decimos: "Señor, tiene la bomba,

pero no la explote todavía". Por favor.

Dale, Nuria.

Nuria Torreblanca, escolta privada.

A partir de este momento este tren queda bajo mi jurisdicción.

¿Pero qué me está contando, señora?

Ay, ay.

Señora, esto ya pasa de castaño oscuro.

Eso es ilegal llevarlo en un tren. Abra el bolsito despacito

y lo mete dentro del equipaje, no pasa nada.

Tengo autorización para llevar armas.

Este señor está amenazado.

A efectos prácticos, soy una agente de seguridad privada

a cargo de la seguridad de este caballero.

No me consta que este señor esté amenazado

ni que tenga que llevar seguridad privada

y a efectos prácticos, para mí es una loca con pistola.

Esto no es una pistola.

Esto es una P88.

Es el Roll Royce de las pistolas.

Señorita, señorita.

José María Gutiérrez, director general del consorcio

para la ejecución de mejoras medioambientales

del gobierno regional.

No quisimos decirle nada por un tema de practicidad.

Las circunstancias nos han obligado a esto.

Usted me está diciendo, señor,

que un grupo árabe terrorista se ha conchabado con unos catalanes

para matar a un director de consorcio regional

y que, por eso, va acompañado de una mujer con pistola.

(GRITA) Que no es una pistola. Se lo acabo de decir.

Se le parece mucho desde luego.

Por favor.

Cualquiera puede llevar pistola,

pero llevar una P88, estamos hablando de otra cosa.

Estamos hablando de la mejor arma corta del mundo.

Dispersión mínima: 50 metros.

Mi ratio está en 800 sobre diez en órganos vitales.

(TOSE)

Parece que le hablas a la pared.

Mira.

El coche de la Guardia Civil.

Ha parado ahí. Efectivamente están ahí.

Es ahora o nunca.

O salimos a buscar ayuda, o nos enfrentamos a los terroristas.

Ha llegado el momento de defenderse.

Llegados a aquel punto, pensé:

"Bajaré a buscar a la Guardia Civil".

(SILBA)

(Mosca)

Que no, Guillermo. Paco.

Paco.

Guillermo, no. No lo veo nada claro, Guillermo.

Por favor, vamos a ser razonables.

Te quedas en cabina y no sales pase lo que pase.

Guillermo, el reglamento, el reglamento me para.

¿Qué coño dice el reglamento de una loca con pistola?

Venga, qué fácil es callar a un ignorante, por Dios. Escúchame.

Iré hasta el coche de la Guardia Civil

y les contaré todo lo que está pasando aquí.

Si vuelve la tensión, tocas dos veces y me recoges.

¿Y si no te veo? Tocas hasta que me veas, coño.

Si alguien pedirá ayuda, mi marido va con él.

No, ¿cómo?

No voy suficientemente abrigado. Llevo mocasines. Que vaya él.

Ramiro, agáchate.

Quiero que le digas a esos guardias que hay una mujer embarazada

a bordo del tren.

Necesitamos un helicóptero medicalizado ya.

Mi obligación era defender a mi hijo.

Todavía no había nacido,

pero tenía una obligación para con él.

(Llanto de bebé)

¿Han oído?

Estamos conectados.

Con esto deberías poder cortar la valla.

Muy bien. Mire esto, señor.

¿Usted es consciente de lo que vamos a hacer?

No.

La madre que me parió, ahí fuera hace mucho frío

y está nevando y no se ve nada.

Por favor, pase lo que pase, no salga de la vía

en la que estamos parados. Vale.

Cruce a la otra vía solo cuando vea que estoy allí

y le aviso, ¿de acuerdo?

¿De acuerdo? Sí.

Venga, déjale la chaqueta, Paco. Es muy útil, es reflectante.

Ayuda a encontrar el cadáver antes.

Es una posibilidad que hay que tener en cuenta.

Que no.

En caso de que haya un cadáver.

Chuchi, es solo nieve.

Ha dicho muerte.

Tampoco te tiene que pasar nada. Paco, cállate.

Y que, además, creo que ayuda a no relajarse.

Por eso, lo comenté.

¡Vaya!

Dios, lo que entra.

A ver, déjame.

Joder, qué frío.

Qué invierno más raro.

No se dé demasiada prisa.

Evite que el interventor regrese al tren antes de 15 minutos.

¿Cómo? ¿Pero qué hago?

Lo que sea necesario.

15 minutos es todo lo que necesitamos.

No sé.

Escuche, cuenta con todo nuestro apoyo.

¿Baja o no baja?

Sí, sí, que ya voy.

¡Chuchi!

Espere, espere.

Joder, aquí hay mucho hielo.

Ahora, ahora.

Con cuidado, hombre, con cuidado. ¡No me toque!

No, que ya voy.

Dios, me está dando en la cara.

¡Mierda de nieve, joder!

¡Mierda, mierda! ¡Mierda de Nochevieja!

Pisa por donde yo piso. Sí.

(GRITA)

Lo vamos a hacer les parezca bien o no.

¿Y no pueden esperar?

Guillermo no va a tardar mucho.

La Guardia Civil sabe perfectamente lo que está pasando aquí

y tiene órdenes de no intervenir, si no, esto no hay quien lo entienda.

Yo estoy borracha, pero ella está loca.

Tenemos el compromiso, la obligación de defender la civilización

con todas las herramientas a nuestro alcance.

A veces desde las mismas alcantarillas

si es preciso.

(GIME)

¡Ahora!

¿Qué hace este tío?

¡Cruza ya, hombre!

¡Cruce!

¿Y si pasa un tren?

¿Qué tren, coño? Que no pasa ningún tren.

¡Cruce!

Usted lo que quiere es poner en riesgo mi vida.

Pero bueno, vamos a ver,

¿si yo cruzo hasta allí, viene conmigo?

Joder, pues quédese ahí y no se mueva.

¿Me oye? Que he dicho que no voy a cruzar.

Este tío es gilipollas.

La madre que me parió.

¿Adónde van ahora?

Como ya le he dicho anteriormente,

ese día la visibilidad era nula y al anochecer, ni le cuento.

Además, y para que le quede claro,

no podemos dar más información de las misiones de nuestros GRS

ni el día de autos ni con carácter general.

Inteligencia militar.

Paco.

Paco, necesito que avises a Guillermo.

Hay ahí dos locos que quieren detener al terrorista.

¿Puedes hacer señas?

¡Algo está pasando!

Están haciendo señales.

Quieto ahí, no se mueva. Tengo una piedra.

¿Pero qué hace? Hago lo que tenga que hacer.

¿Pero usted es gilipollas?

Tire esa piedra y déjeme pasar.

Lo que tenga que ser, será.

¡Gilipollas!

¡Quieto ahí, que no quiero hacerle daño!

No puedo, me cago en todo lo que se menea.

Que estoy muy loco y aquí hay muchas piedras, joder.

Tonto lava.

Hostia, pero fuera hace un frío que te cagas, ¿no?

Sí, es la única solución que se nos ha ocurrido.

Así que, si me acompañan, vamos a ir organizando los grupos

para abandonar el tren.

Vale, ¿y está muy lejos la autovía?

No, no, a un kilómetro o dos.

(HABLA EN FRANCÉS)

Laura, abra la puerta, por favor.

¿Qué pasa? ¿Qué pasa? Corre, en el coche tres.

Oye, un momento.

Dime qué te pasa, por favor. No puedo más.

Dime qué te pasa.

¿Por qué llevas toda la tarde sin hablarme?

No me pasa nada, Guillermo. Hay otro hombre, ¿verdad? Es eso.

Lo sé, hay otro hombre. Que no, que no es eso, joder.

Mira, no eres tú, me lo he pasado muy bien

estos meses yendo de ciudad en ciudad,

de hotel en hotel, pero es que estoy harta.

¿De mí? No, de ti no.

De todo, de ti sí también, de todo, de servir bocadillos,

donuts, cafés con leche con una sonrisa

aunque me haya venido la regla o haya tenido una noche de mierda.

Y aparte, me llevas 20 años.

Bueno, eso es muy subjetivo, quiero decir que son 18, no son 20.

No es lo mismo.

¿Sabes quién es Pablo Alborán?

Pablo Alborán, sabe más el diablo por viejo que por diablo.

Si sabía que había otro hombre.

Que no, Guillermo, que no, no.

Lo que te estoy intentando decir es que la edad sí que importa.

Pero me estoy volviendo ya loco con la edad

y con todo eso, vamos a ver, solo quiero saber

si vienes a cenar conmigo esta noche.

No.

Me voy mañana lejos.

¿Qué pasa? Cierre, cierre.

¿Qué ha pasado? Pero si tiene la cabeza abierta.

Me duele, chuchi. Quite.

Hola, ¿qué tal? ¿Todo bien por aquí?

-Sí, sí. -Bien, bien.

Un poco de frío, pero dice el señor que vamos a salir

a buscar una carretera con cobertura.

¿Una carretera con este tiempo? Sí.

No, no, no creo.

Este José María qué bromitas es.

José María no estaba pensando en salir a buscar una carretera,

¿a que no?

Seguro que entre todos podemos averiguar de qué se trata.

¿Qué podría ser?

¿Una fiesta de pijamas?

¿Un picnic en la nieve?

¿Una operación antiterrorista?

(GRITA)

Ay, ay, ay.

(HABLA EN INGLÉS)

¡Hostia!

(HABLA EN FRANCÉS)

Que tire la bolsa.

(GRITAN)

Tírala, tírala.

Mi amor, no la cojas que es una trampa.

(GRITAN)

Ven aquí, ven aquí.

(HABLA EN INGLÉS)

Que me estoy mareando, me estoy mareando.

(HABLA EN FRANCÉS)

Sácame de esto, Nuria.

Sácame de esto.

Este tío es un terrorista, es un puto terrorista.

Tenían razón.

¡Que tires la mochila lejos de tren y que se baje del tren!

Fueron momentos de mucha tensión.

Que te bajes del tren.

¡Que te bajes del tren!

También tengo que decirle que la tranquilidad, sobre todo,

la tranquilidad, la calma.

(HABLA EN INGLÉS) (GRITA)

Y la profesionalidad con la que actuó Nuria

salvaron muchas vidas.

José María, abre la puerta.

¡Tíralo! ¡Tíralo! ¿Quién ha abierto esta puerta?

¡Quieto! ¡Salga de mi línea de tiro! ¿Otra vez usted, joder?

Tranquila, baje esa arma. Ante todo, autocontrol.

Ante todo.

¡Se lo repito!

¡Salga de mi línea de tiro

antes de que haga estallar la mochila!

¡No me da la gana! ¡Soy Guillermo...!

(Disparo)

No.

Nadie disparó el arma, nadie.

Esa señora disparó.

Nadie.

Hombre, por favor, esas cosas dejan un rastro.

¡Bájate del tren!

(HABLA EN FRANCÉS)

¡Tíralo de una puta vez! ¡Tíralo del tren!

(GRITAN)

Hostia.

Hubo un momento en el que ese pasajero decidió

que se bajaba del tren.

Yo estaba en otro lado, solo le vi huir por la ventanilla.

Mucha presión yo creo, los comentarios, las miradas.

Yo también me habría bajado.

Comentarios racistas directamente.

Eso yo 100% puedo garantizar que no fue así.

Ay, chuchi.

Ay, que tienes sangre, Ramiro, que estás sangrando,

¿qué te ha pasado? -Me ha pegado.

-¿Quién, el calvo o el gordo? -El calvo.

Ay, mi amor.

-Ay, que me mareo. -¡Ramiro!

-¡Ramiro! -Me mareo, me mareo.

No saques las cosas de quicio.

¡Bájate del tren!

(HABLA EN INGLÉS)

¡Que bajes del tren!

(GRITAN)

Estaban apuntando a un compañero con una pistola,

no había más opción, así que quité el freno

contradiciendo a las normas y a mí mismo.

La gente está muy mal.

Muy loca.

Chuchi, dime que te estás meando.

Es pipí, ¿eh?

No.

Desequilibrada.

¿Billetes de 500?

¿Nosotros? No, no.

Eso no fue así para nada.

¿Existen? No los he visto nunca.

¿De qué color son?

Qué va.

Nada, nada.

Si es cierto que voló dinero,

por una vez cayó en las manos adecuadas.

De ninguna manera, eso es incierto, eso es mentira.

Billetes de 500 volando.

Fatal.

(GRITA)

¡Ramiro! Ahora sí sé un guerrero de la luz.

Vale.

De la olla.

Y entramos en un terreno donde la gente tiene mucha inventiva.

¡Ahora, ahora!

¡Hostia!

Abra esa puerta ahora mismo.

Tú, catalán, quietecito.

(GRITA) ¡Ramiro!

Ya, ya, ya.

Ponga en marcha este tren inmediatamente.

Guillermo, hay tensión en toda la línea

y tengo orden de avanzar hasta Zaragoza.

Además, la embarazada se ha puesto a parir

y lo está dejando todo hecho un asco.

Diles que vamos para allá.

Pero avísales de que tengan mucho cuidado

porque hay un pasajero en plena línea.

Sí, sí.

Y, además, llevamos un muerto a bordo.

Ya se lo dicho y que podría ser mi padre también.

Oye, Paco, tu padre está vivo. Ya lo sé, Guillermo.

Pero me has dicho que podría ser mi padre

y desde entonces, solo le veo seco como una mojama

porque soy muy aprehensivo. Vale ya.

Bueno, no me chilles.

No me chilles, no me chilles.

Gordo.

Las mantas.

Ay, muchas gracias.

¿Han cortado bien el cordón umbilical?

Si quiere, yo...

No, no, un hospital.

Enseguida estaremos en marcha, señora.

Es igualito a usted.

Sí, ¿verdad?

Eres un delincuente.

Esto es un desastre.

A ver, cálmate, José María.

No hay ningún apunte contable en ningún sitio.

¿Qué puede pasar, cariño? Nada.

Es más, no va a pasar nada, ¿me entiendes?

Nada. ¿Qué pasa?

Es precioso, señora. ¿Está bien?

Tranquila que ya estamos en casa en un ratito,

que ya ha llegado la alta tensión a la línea.

En un ratito.

Vámonos antes de que ocurran más cosas.

¿Qué pasa, chuchi?

-Ramiro. -¿Qué, cariño?

Otro.

¿Cómo otro? ¿Otro qué?

Otro niño. ¿Pero cuántos caben ahí dentro?

Señora, aguánteme este.

(GRITA)

Venga, mi vida, vamos.

Vamos, mi vida, va.

(GRITA)

(SISEA)

Mi vida, el avión.

(Llanto de bebé)

Bueno, en el fondo, todos venimos de África.

Eso es así.

(Llanto de bebé)

Si tú quieres te preparo...

Esto es para ti.

Cositas que hacemos la gente mayor a veces.

Unos pendientes.

Qué bonitos.

Me los pondré en Bangkok.

Ojalá te traten muy bien los chinos.

Son tailandeses, Guillermo.

Lo siento.

Me he bajado el último disco de Pablo Alborán.

¿En serio?

Está bien.

Ya casi son las 00:00.

(Timbre de teléfono)

Es usted una sentimental.

Yo lo que tengo es muy mala leche.

Tres, dos, uno...

Acción.

Hija de puta.

Esa grabación no tiene ninguna validez legal.

Ya, pero podría convertirse en el vídeo del año en YouTube.

Billetes por el aire, usted pistola en ristre.

Coge la tarjeta.

Traga, cariño.

¿Sabe qué es lo peor?

Que era un farol.

Solo quería que durmieran mal un par de noches.

Es una pena. No.

Pensaba cambiarlo en breve.

No, si no lo digo por el teléfono,

lo digo porque hubiera sido una maravilla

grabar toda esta locura.

(MEGAFONÍA) Tren con destino Madrid, Puerta de Atocha.

Mil les desea un viaje con final feliz.

(Teléfono)

Si me disculpan.

Para mí la conclusión está clara.

Golpea primero y golpea más fuerte. Ay, por favor, anda ya.

Una Nochevieja espantosa. No la vamos a olvidar jamás.

¿Han estado alguna vez en urgencias la noche de fin de año?

No se lo recomiendo a nadie.

El hielo flota, la mierda no siempre.

En Corea tienen 6G.

6G.

Los médicos.

La ausencia de las Fuerzas de Seguridad

puede desembocar en situaciones así.

Y aquí estamos todo el día con el tres,

algún cuatro hay por ahí.

Es un país extraño.

No hablan idiomas, comen piernas de cerdo enteras.

¡Cabo!

¿Puedes cortar? Esto no me está viniendo bien.

Tengo que ir al lavabo.

El mundo se hunde,

la gente por no respetar no respeta ni los trenes.

Si quieres, te puedo echar un cable.

¿Quieres?

Sí, claro. Dame tu teléfono. Dame tu teléfono y te echo un cable.

Hay que joderse.

La vida de los gestores públicos es muy dura.

Y bueno, aunque ahora esté aquí en la empresa privada,

tengo que decirle que el interés por el bien común

es algo que queda.

Que el interés por los demás es algo que perdura.

Permanece.

El interés por los demás.

Los demás primero.

Las terapias alternativas son todas una camama.

Pero todas.

Una camama.

Lo digo con todas las letras.

Si quiere Paulo Coelho,

que venga aquí a decírmelo a la cara que no.

Somos cine - Incidencias - Ver ahora

Siete mil días juntos

Petra y Matías forman un matrimonio mal avenido. Él trabaja como bedel en la escuela de anatomía. Allí tiene un amigo inseparable, Luis, un hombre de inclinaciones peculiares. Petra tiene un carácter agrio e intransigente, de modo que sus discusiones con Matías son constantes, pero ella se cuida mucho de no levantarle jamás la voz. A él, sin embargo, le tiene sin cuidado el que dirán y grita sin contemplaciones. Las vecinas, que son unas cotillas, están al tanto de todo lo que ocurre en casa de Petra y Matías

No recomendado para menores de 18 años Somos cine - Siete mil días juntos - Ver ahora
Transcripción completa

No entiendo nada. ¿Y tú, Petra?

¿Entiendes algo? Debe de ser un espíritu extranjero.

¿Quién será?

-Cualquiera sabe. -Mamá, ¿cuándo nos vamos?

-¡Niña, no empecemos! (SUSURRA) Callad.

¡Petra!

¡No se puede pasar, señora! -La conozco.

Quiero poner una denuncia. -Eso en la comisaría.

Llevo tres días llamando a Petra Montes y nada:

O no cogen el teléfono o comunican.

Y como Petra y yo hablamos todos los días, esta mañana tomé una decisión.

"Como Olga tiene una llave de la casa de Petra,...

...entramos a mirar...

...por si le había pasado algo".

-"La verdad es que no sé si hicimos bien entrar así a la casa".

-"Pero por una amiga en peligro se hace lo que sea".

"Sobre todo sabiendo, como sabemos todas,...

...la clase de hombre que es su marido".

"En su dormitorio el armario estaba vacío".

"Pero me llamó la atención que estuvieran todas sus medicinas".

"Y Petra no se separaría de ellas ni en el fin del mundo".

-Además él se ha echado una amante. -Una mujer joven.

-Mi hija y yo los vimos en la calle haciendo de todo.

Tuve una sensación como de ahogo.

Se me puso mal cuerpo y todo.

-¿Saben algo más sobre...? -Matías Rodríguez y Petra Montes.

-Su marido se cruzó con él en el portal.

-¿Por qué no ha venido?

-Porque no se acuerda de nada. -¿No se acuerda?

-Solo recuerda que se los cruzó en el portal a altas horas.

-¿Solo de eso?

-Solo. Me lo dijo a la mañana siguiente.

-¿No hablaron? -Sí, pero no recuerda lo que dijeron.

-¿No?

-El señor López a veces no recuerda las cosas.

-¿Amnésico? -No. Dipsómano.

-Ah, ya.

-Pero después de despedirme de estas amigas...

...me iba ya a casa cuando veo un tumulto,...

...me acerco, y veo a la pobre Petrilla...

...muerta ahí en el contenedor.

La he reconocido por la ropa.

Señor López, parece ser que se cruzó hace unos días...

...en el portal de esta casa con el matrimonio Rodríguez.

Quizá sea la última persona que vio a Petra Montes.

-No sé. No sé. Puede ser.

-¿No recuerda lo que hablaron? Por qué salían tan tarde, adónde iban...

-No, ni una palabra. -A veces olvida las cosas.

-Ya, ya lo sé.

-Es por exceso de trabajo. -Sí, por el exceso.

-Ese día hice muchas horas extra. Teníamos balance.

-Pero recuerda...

...que se cruzó con ellos y que llevaban bolsas.

-"Puede que también el contrabajo. Pero de lo que hablamos, ni idea".

-"¿No puede hacer un esfuerzo por recordar?".

-"Ya lo he hecho, pero nada".

"Ni una palabra".

¿Matías Rodríguez Puerto? Policía. ¿Puede acompañarnos?

¡Adiós, Matías! -¡Hasta mañana, Matías!

Hasta mañana, no. Hoy es sábado. Hasta el lunes.

-Hasta la semana que viene. -Hasta el lunes, Matías.

Buen fin de semana, Matías. Que te diviertas, Luis.

Buenas noches, Matías. Buenas noches, Gregorio.

-Hola, Matías. ¿Qué hay? Nada nuevo.

Hasta mañana.

¡Petra!

(LORO) Uno de enero, dos de febrero, tres de marzo...

¡Petra!

(LORO) ...siete de julio, San Fermín.

Hola, Petra.

¿Te pasa algo? Cállate.

Hola, Fermín. (LORO) Hola, Matías.

¿Qué tal? ¿Cómo ha ido el día? ¿Bien?

Hola, Matías.

¡Eh! Hola, Matías.

¿Qué tal? ¿Tenemos de todo? Tenemos pipitas...

Oh, un poquito de agua. Un poquito de agua.

Hola, Matías.

¿No te levantas?

¿Quieres algo de cena?

Prepárate lo que quieras. Yo no tengo hambre.

¿Te encuentras mal? ¿Tienes fiebre?

No me toques. Pero mujer...

Qué habrás tocado hoy. Lo de siempre.

Pero uso guantes. ¿Y qué?

Dejará de ser un trabajo repugnante.

Madera crujiendo

Flamenco

¡Mis folletos! ¿Qué haces?

Me vas a volver loca con tanto flamenco y tanto loro.

Me gusta el flamenco. Eso ni es flamenco ni es nada.

Pues te aguantas, que yo lo hago cuando te pones a tocar el violón.

No es lo mismo. Eso es un trabajo. Mi trabajo.

¿Cómo no me voy a enterar? ¡Llevas 20 años repitiéndome lo mismo!

Es mi trabajo.

Mamá, ya han empezado los del segundo.

-Pobre mujer. ¡Pues toca en el café!

Pero no me des la murga en casa. Siempre igual.

¿Oyes, Rocío? -¿Cómo no voy a oírlo, Olga?

Las hay con suerte negra.

(SUSURRA) Es mi trabajo. ¡Estás histérica perdida!

No grites. Grito porque me da la gana.

Vete a la mierda. ¡A la mierda te vas tú! ¡Tú!

Buenos días, Petra. Buenos días.

No se olvide del día 14. Tenemos una fiesta, como todos los años.

No se me olvida. Subiremos un retito. Y muchas gracias.

Un potente zoom...

...con macro y velocidad variable.

Menú a pantalla y fundido a negro y a mosaico.

Muchísimas gracias. Hasta luego.

¿Desea usted algo?

Estaba mirando.

Mire lo que quiera.

Disculpe, señorita. Quisiera comprarme una cámara de vídeo,...

...pero hay tantas que no acabo de decidirme.

Depende del precio.

Supongo que cuanto más cara, mejor será.

Sí, eso es lo normal.

Me gusta esta.

La obra cumbre de Sony. Un prodigio tecnológico.

Lleva incorporado el estabilizador de imagen de prisma activo.

Que es lo que mantiene la calidad de la imagen inalterable...

...aunque las condiciones son sean óptimas.

¿La conoce? No.

Tiene un zoom de 10 aumentos con macro y velocidad variable.

Tres looks de iluminación mínima y sistema de enfoque rápido.

¿Y código de tiempo?

Claro. Y fundido a negro, a mosaico, menú en pantalla,...

...función edit y micrófono composición win.

¡Qué bien se lo sabe! Me ha costado aprendérmelo.

¿Le digo la última frase?

Sí, por favor.

Si usted es un perfeccionista de la imagen, esta es su cámara. Tenga.

Sí. Se ve que es muy completa.

¿Entonces se la queda? Sí.

No.

No sé. ¿Cuánto cuesta?

259 900. Es un poco cara.

Para eso están los plazos. Pero se acaba pagando mucho más.

Tenemos fórmulas muy cómodas. O bien a tres meses sin recargo...

...o nuestra tarjeta de cliente, con la que abonarlo en 60 días.

Prefiero los tres meses. ¿A cuánto saldría?

Un momentito.

A 86 600. ¿Me la puede guardar?

Sí, pero poco tiempo. Solo tenemos dos de estas.

Estoy deseando volver. ¿Hasta qué hora está usted por las tardes?

Hasta las 21.00. Tráigame su carné y el nombre de su empresa.

Soy asistente en la escuela de anatomía.

Pues mañana me lo trae todo.

Hasta mañana. Adiós, hasta mañana.

¿Este casete?

Su cambio, señor.

Van 180 000. Con esto, 190 000.

Tienes suficiente para el viaje y para la inscripción.

-Yo nunca he ido a un congreso. -Este es diferente. Es el primero.

-¿El primero?

-Primer congreso de esoterismo trascendente.

-¿Eso qué es? -Ya te lo explicaré.

-Repíteme el nombre de la ciudad. -Ollantaytambo.

O-llan-tay-tam-bo. -¡Vaya nombrecito!

¿Y dónde está eso? En el valle sagrado de los Incas.

-¿En Perú? -Sí, cerca del Machu Picchu.

-¿Van a ir muchas brujas? -Cállate y no interrumpas.

-Siempre quise ir a Perú. De pequeña imaginaba ser una princesa maya.

-Esos son otros. -Bueno, precolombina.

-¿Va gente de otros países? -Es un congreso mundial.

Buenas tardes, señoras. (TODAS) Hola, muy buenas.

¿Qué has hecho, maldita? Nada.

¿Cómo que nada? ¿Y eso? (SUSURRA) Lo necesito.

Son sus ahorros. No tienes derecho. ¿Qué?

Son bienes gananciales. Es de los dos.

¿De los dos? (SUSURRA) No grites.

¡Ni gananciales ni leches! ¡Este dinero es mío!

¡Quieta! ¡Mío, es mío!

Aquí.

Eso es.

Si te quieres ir de viaje a una reunión de brujas...

¡Congreso de esoterismo trascendente! ¡Pues te alquilas una escoba!

-¡Qué carácter! -Es un ogro.

-No sé cómo puedes aguantar.

-Pobrecita.

Vamos a hacer una práctica de embalsamamiento...

...con una bomba de perfusión.

Si conocen esa técnica, pueden retirarse.

Inyecte la cánula, Rodríguez.

Una cánula se inyecta en la arteria carótida...

Flamenco

12 este fin de semana. Algunos nos llegarán a nosotros.

¿Qué vas a comer? Esta hamburguesa y un tinto.

Pues tres menos que la semana pasada.

Como todos se los queda el Clínico...

El tráfico es un negocio. Solo pierden las compañías de seguros.

Algo sacarán Llegaron dos por aplastamiento,...

...una apuñalada y tres por sobredosis.

Por cierto, que había dos que estaban buenísimas.

¡Qué obsesión la tuya!

¿Tú qué? ¿Sigues sin tirarte a una muerta?

¡Anda, anda! Pues no sabes lo que te pierdes.

Lo único malo es que los que llegan a la escuela...

...suelen estar estropeados.

Pero la que le han llevado a tu profe... ¡Qué tía!

¡Quién la pillara! Está en el frigo.

¿Ah, sí? ¿Cuándo la cortaréis?

En un par de días. Antes de dos días me la tiro.

Está embalsamada. Así no huele.

¿A ti no te basta con tu mujer? Quita, se mueve demasiado.

Habla y a veces hasta grita. Es muy rara.

¿Sabe que se la pegas con muertas? No, hombre, no.

No creo que le importara. ¿Y eso?

Dice que no le importa que vaya con otras mujeres.

Sin embargo, lo que no soporta es que las otras me vean la cara...

...y que escuchen mis suspiros cuando me corro.

Como las muertas ni ven ni oyen... Sí, sí.

Eso es. Y yo tan contento.

La verdad es que a mí esas aficiones tuyas no me caben en la cabeza.

Yo me he criado siempre en este ambiente.

Y en él he vivido toda mi vida.

¿Tu padre era asistente en la escuela? No lo sabía.

Era el sepulturero del pueblo. Ya.

Mi madre se pasó la vida cosiendo mortajas y vistiendo muertos.

Y yo de niño asistí a 35 entierros.

De monaguillo, claro. Y a mi mujer la conocí en un funeral.

¡Joder! Después entré...

...en el anatómico forense y ahora aquí,...

...en la escuela de anatomía.

Pero igual pido el traslado al tanatorio.

¿Por qué?

Mi mujer dice...

...que es limpio y se respira otro ambiente.

Eso es verdad. Y es más alegre.

Aquí nunca les ponen flores.

¿Y allí hay las mismas oportunidades para...?

¿Qué quieres, información para ver si te tiras a una muerta?

¿Qué dices? Ni loco haría yo una cosa así.

Tú te lo pierdes.

(SOFÍA) ¡Petra!

¡Petrilla!

¡Petrilla!

(MEGÁFONO) "Don Matías Rodríguez, al teléfono".

"Don Matías Rodríguez, al teléfono".

"Don Matías Rodríguez, al teléfono".

¿Sí? Sí, soy yo.

¿Es grave?

No, ahora no puedo.

Está bien, lo intentaré. Sí.

Sí, adiós.

¿Pasa algo grave? Mi mujer, que se ha desmayado.

Pide permiso y vete a casa. Se desmaya todas las semanas.

Tendrá la tensión baja. ¡Yo qué sé!

¿Trabaja mucho?

Al contrario. Ayer terminó el contrato...

...con el quinteto del Café Industrial.

Que haga ganchillo, que relaja. ¿Ganchillo? Hace espiritismo.

Se pasa el día rodeado de brujas. A ti no te gustarían ni muertas.

A mi mujer la donaré a la escuela. ¿Por qué?

Porque cuando se muera y la traigan puede ser glorioso.

Donde esté una mesa de disección, que se quite la cama de siempre.

¿Un café y una copita? ¿Y tu mujer?

De esta no se muere.

Buenas tardes. ¿Puede atenderme? ¿Qué desea?

¡Hombre! ¿Ya se ha decidido? ¿Me recuerda?

Usted es difícil de olvidar. Muchísimas gracias.

Le he guardado la cámara,...

...pero debe decidirse porque hay gente tras ella.

¿Podría verla? Claro.

Decía si podría verla a usted. Ya me está viendo, ¿no?

Hágalo con la cámara. Algo disimulará.

Si me ven intimando con los clientes, imagine la que me cae.

Claro, claro.

He decidido quedármela. ¿Ah, sí?

¿Se la lleva ahora? ¿Cómo la va a pagar?

En tres meses.

Acompáñeme al departamento de crédito.

Quisiera antes pedirle un favor. Si está en mi mano...

¿Por qué no se lleva la cámara a su casa y yo paso a recogerla?

¿Y eso por qué? Le voy a decir la verdad.

Mi familia no ve con buenos ojos que gaste tanto dinero en caprichos.

Tendría que preparar el terreno.

Y si usted se lleva la cámara a su casa...

Tendríamos que vernos otra vez. Por mi parte no sería inconveniente.

Pasado mañana te espero en casa a esta misma hora.

Es mi día libre. Allí estaré.

Ahora vamos al departamento de crédito.

Donde tú quieras, Angelines.

¿Te pongo unas gotitas en la infusión?

¡No, no te molestes!

¿Cómo no ha venido tu marido aún?

Se le habrá amontonado el trabajo. Hace cuatro horas que llamé.

Sin ti, me las hubiera arreglado como hubiera podido.

Te pasas el día sola y eso no está bien.

Sofía, vete a casa. Bastante guerra te estoy dando.

No digas tonterías. Tu marido no te hace ni caso.

Eso una mujer buena y sensible como tú y con el organismo débil lo nota.

La naturaleza es muy sabia.

Matías es bueno.

Sí, ya lo vimos el otro día.

Se puso hecho una fiera y casi te mata por una hucha.

Un momento de ofuscación lo tiene cualquiera. Es un sentimental.

¿Un semental?

Ríen

Hablando de sementales. ¿Cómo se porta tu marido en la cama?

¡Sofía! Como veo que dormís...

...en habitaciones separadas...

Por los ronquidos. Ya ha venido.

Loro cantando

¿Y cómo lo sabes? Por el loro.

No he podido venir antes. ¡Vaya horas!

¿Qué te ha pasado? No lo sé. Un mareo.

Tengo que irme. Se me ha hecho tarde.

Mejórate.

El jueves no puedes faltar. No faltará.

Trátala con cariño, ¡está tan sola...!

Como tantas.

El numerito te ha dado resultado.

Has tenido a tu amiga la bruja pendiente.

He estado a la muerte. Ya será menos.

Te gustaría que me muriese. No digas eso. A ver el pulso.

¡No me he desinfectado! ¡A mí no me engañas!

No te importo nada.

Estás perfectamente. ¡Menos teatro! (SUSURRA) Habla más bajo.

¿Le molesta el todo? ¡No todos tenemos alma de artista!

¡Estoy harto de ti, de tu violón y de las brujas de tus amigas!

(BURLÁNDOSE) ¡Me voy a morir! ¡Me voy a morir!

¡Ojalá te murieras!

Lamento conocerte.

¡Pues nos divorciamos! ¡Sin hijos no hay problema!

Eso quisieras, pero no lo verán tus ojos.

¡Por lo menos no me amargues la existencia!

Hay que ver.

Con lo felices que podríamos haber sido si no tuvieras ese carácter.

Y lo bien que lo pasábamos al principio.

Hace tanto tiempo ya que ni me acuerdo.

¿Quieres que lo recordemos?

¿Quieres que volvamos a empezar?

Petra... Petrilla...

No me toques. Petrilla.

Antes lávate las manos y ponte colonia.

¡No me pegues, Matías, no me pegues!

¡Basta, no me pegues más!

¡Matías, te lo suplico! ¡No sigas! ¡No me pegues más!

¡No me pegues más!

¡Por Dios, no me pegues! ¡Para, para!

¡No me pegues más, Matías!

Grita

Hola, Matías.

Hola, Matías.

Escucha flamenco

Hola, peque.

Creo que me he equivocado.

No, no te has equivocado. Pasa.

Es mi hijo, Iván. No sabía que...

No hemos hablado de él.

¡Qué bonitas! ¿Son para mí? Si quieres, me las quedo.

Tienes una casa preciosa y moderna. ¿La decoraste tú?

Me gusta decorar. Tienes buen gusto.

Le estoy agradecida a la empresa. Tengo una buena casa.

Me ceden los muebles y con lo que saco, salimos adelante los dos.

¿Qué quieres tomar? ¿Qué tienes?

De todo. Pues dame aguardiente de rata china.

Eso no tengo. Pues algo que tengas.

¿Cerveza? ¡Estupendo! Nunca la he tomado.

¡Qué tonto!

¿Cómo te llamas?

¿Cómo te llamas? Iván.

¿Como Iván, el Terrible? No, Iván Elgorriti.

¿Vas al colegio? Sí.

¿Te gusta? No.

¿Cómo que no? En el colegio se pueden aprender muchas cosas.

Ganarás dinero y te comprarás lo que quieras. Un coche.

¿Te gustan? No.

¿Qué te gusta? ¿La música? ¿Los libros?

Ya lo tengo.

Te gustan los dibujos animados. No.

¿Qué serás de mayor? ¿Astronauta? No.

¿Yupi? No.

¿Caballo? No.

¿Entonces? Neonazi.

¿A que tengo un hijo encantador? Con grandes aspiraciones.

Espero que seáis amigos. No suponía que...

Un desliz. Pero ahora estoy encantada.

Es lo mejor de mi vida y me hace compañía.

Tienes suerte de tener una casa tan bonita y a alguien que te acompañe.

¿Tú vives solo? Solo, sí. Con mi mujer.

Casado. Pero como si no lo estuviera.

¿Te llevas mal con ella?

¿Qué quieres que te diga?

¡Qué mala suerte! Solo se me arriman los casados.

Por poco tiempo.

¿Te vas a divorciar? ¡Por mí...! Pero ella no quiere.

A lo mejor sigue enamorada de ti. Pues qué bien lo disimula.

Aquí tienes tu cámara. ¿Te importa quedártela de momento?

¿Por tu mujer?

Ella no comprende esta afición mía.

Vale. A mí no me importa.

¡Que a gusto se siente uno en esta casa!

Donde cenan dos, cenan tres.

¿No se enfadará Iván?

No. Es de buen conformar.

Mi mujer me mata.

Grita

¿Me buscas? ¡Imbécil!

Ríe

Hola, Fermín. Buenas noches. Vamos a dormir.

¿Qué tienen las mujeres, que nos vuelven locos?

Yo qué sé. Fíjate qué manera de caminar.

¿A ti no te gustaban las difuntas? Sí.

¿Cómo prefieres a una mujer: vestida o desnuda?

Depende. Ya.

Pero si ves a una mujer vestida, te la imaginas desnuda, ¿no?

Luis, ¿cuántos años llevas de casado?

Va para 30 años.

Si encontraras una mujer que te gusta, ¿dejarías a tu mujer?

Es muy difícil vivir con una difunta, ¿no te parece?

No digo con una difunta. ¿Con una viva?

Una viva, sí. Pues no lo sé, no lo sé.

Supongo que no porque mi mujer cocina muy bien.

No creo que encontrara a alguien que lo hiciera mejor.

Es verdad. No merece la pena cambiar.

¿Has encontrado algo interesante? No, no, no.

Prueba, hombre. Y si te gusta, cambia.

No creo que sea fácil después de tantos años.

Más fácil de lo que crees. ¿Ah, sí?

Hay dos tipos de cambio: el radical y el de a medias.

El bueno es el primero. El otro tiene un problema.

Y es que siempre tienes que estar a medias.

O sea, dos mujeres. Medio hombre para cada mujer.

Dos casas, dos presupuestos. Mejor el radical.

El radical, el radical.

Hoy no, se me ha ido. Bueno, cariño. Hasta mañana.

Hasta luego. Hasta luego, Iñaki.

¡Matías!

¿Qué haces aquí? Quería verte.

¡Qué sorpresa! ¿Te apetece tomar algo...

...o tienes prisa? No, no. Vamos.

Mira, mamá. Mira.

-Ay, Dios mío de mi vida.

¿Qué te pasa? ¡Maldita casualidad!

¿Tu mujer? No, pero como si lo fuera.

No te preocupes. Le dirán que me han visto con otra.

Pero puedo ser una conocida del trabajo...

...o chica de la limpieza o vendedora.

Para esas brujas eres la otra. No las insultes.

Es lo que son. Están siempre con las cartas invocando a los espíritus.

¿Tu mujer el médium? Yo qué sé lo que es.

Me gustaría conocerla. Lo que faltaba.

¿Por qué no? ¡Por favor!

¿Ha pasado algo entre nosotros? ¿Cuántos besos nos hemos dado?

Nos hemos visto dos veces: en mi casa y en la calle.

Nos hemos encontrado y nos han visto.

¿Y qué? Tú vives en un mundo maravilloso.

Puedes hacer lo que quieras sin que pase nada.

No tienes que dar explicaciones. Los que tienes cerca no te las piden.

En cambio yo... A mí no me importa, cariño.

A mí me encanta ser la otra. Es como ser la protagonista de un culebrón.

¿Sabes lo que me encanta a mí? ¿Qué?

Haberte conocido. Porque nos ha unido el vídeo.

Tenemos que estrenar la cámara.

Para mí lo más bonito es tener recuerdos de muchas imágenes.

Para mí también. Me gusta fijar las cosas:

Los ambientes, los rostro... Rendir culto al recuerdo.

Donde esté una imagen... Pero a mi mujer esto no le importa nada...

...porque es música y solo le gusta el ruido.

¿No querrá estrenar la cámara? No sabe que me la he comprado.

¿Sabes qué?

La vamos a estrenar en el parque de atracciones con Iván.

¿De verdad? Es lo que más le gusta: ir al parque de atracciones.

Ruido de tazas

No sé quién era, no la había visto. Me avistó Julita.

-Mamá estaba distraída mirando un escaparate.

-Viendo cómo te trata, uno se da cuenta...

...de que puede hacer cualquier cosa. -¿Se besaron?

-Y porque estaban en la calle.

-¡Qué sinvergüenza! -¿No es del barrio?

-Yo no la conozco. -Y no vale nada.

Ya que te pones, que sea con algo decente.

-Parecía cualquier cosa.

-Debe de ser una de los almacenes porque la esperaba a la salida.

-Pues una dependienta. ¿No te parece, Juliana?

-¡Qué bien! ¡Toca algo! -A mí el violón me parece triste.

-A mí sí me gusta. -Pero es algo monótono.

-Os he dicho mil veces que es la base de la orquesta.

Suena "La española cuando besa"

¡Mira!

¿Estás a gusto? Claro que sí. Demasiado a gusto.

Estás temblando. ¿Te encuentras bien?

Estoy preocupada, Matías. ¿Por qué?

Estoy muy bien contigo y somos muy felices. Esto no puede salir bien.

Eso ni se te ocurra decirlo.

Contigo todo es tan distinto y tan...

Pero te vas a ir a comer con ella. No, no.

Ahora le digo que no me espere. ¿De verdad?

Sí. ¿Me lo prometes?

¿Me lo juras? Sí, claro que sí.

Teléfono

¿Dígame?

(LORO) Hola, Matías.

Hola, Matías.

¿Has pasado miedo? Sí, muchísimo. ¡Qué guay!

Los monstruos eran de mentira y me daban risa.

Fermín.

¡Eh!

Manifiéstate, Atahualpa. Manifiéstate.

¿Qué ha pasado con Fermín?

¿Qué ha pasado con Fermín?

¿Cómo que qué ha pasado?

Sí, sí. ¿Qué ha pasado con Fermín?

Que me lo has asesinado. ¿Yo?

¿A tu loro?

¿Cómo puedes pensar que yo haría una cosa así?

¡Deja de llorar y dime por qué en vez de agua tiene lejía!

¿Cómo quieres que yo lo sepa?

Eres tú quien se ocupa de él.

¿Qué daño te hacía el pobre animal?

Pero si me tienes prohibido que me acerque a él.

Eres una maldita desgraciada.

Te habrás equivocado y en lugar del agua con las vitaminas...

...le habrás puesto otra cosa.

Yo no he hecho nada, os lo aseguro. Nunca haría una cosa así.

Tú eres capaz de eso y mucho más.

Pero esta...

Esta me la pagas.

¡Qué humos! ¡Señor, Señor, Señor!

-¡Qué modales! ¡Vaya fiera de marido!

Con todo lo que sabes, no sé cómo se lo permites.

-¿Cuándo nos vamos a casa? -¡Qué poco espíritu tienes!

-Tengo miedo. -Aprende: así es la vida.

No, no.

No le juzguéis mal.

Debe de ser la pena, que le ha trastornado.

No te hagas ilusiones.

No pienso devolverte la libertad, como dices. Nunca, ¿lo oyes?

Nunca. Quítatelo de la cabeza.

Ni lo sueñes. Ni divorcio ni nada.

Dejarme plantada a mi edad. Eso no lo verán tus ojos.

¿Hasta cuándo vamos a seguir así?

Eres un egoísta. Te importamos un pito y yo menos.

Después de haberte entregado los mejores años de mi vida.

Me tiras como se tira algo después de usarlo.

¡Nunca me has entregado tus mejores años!

¡Solo dices que soy inaguantable! Te aguantaré hasta que me muera.

No creo que tenga fuerzas. Pues las sacas de donde sea.

¿La mantequilla?

Se ha terminado. Además, menudo escándalo.

Piensa en mi familia. ¿Qué diría?

¿No hay mantequilla? Mañana.

Ya veo lo que te importa nuestro matrimonio.

¡Hipócrita!

Me vienes de víctima cuando aquí la única víctima soy yo.

¿Crees que no sé que te ves con una pelandrusca...

...que te calienta los cascos?

Ella te ha insistido en lo del divorcio.

No puedo hablar contigo.

Todo el mundo puede hablar conmigo menos tú.

Te quedas mudo cuando se te dicen las verdades.

No puedo hablar porque estás loca. Y tú eres una fiera.

Un salvaje.

¡Está frío!

Pues te lo calientas tú. Piensa en lo que te he dicho.

Lo tengo pensado: antes muerta, ¿me oyes?

¿Esto qué es? ¿Un castigo? ¿Una venganza?

Antes muerta. Es una venganza, ¿eh?

Antes muerta. Antes muerta.

Y pensar que cuando la conocí era una chica encantadora.

No te preocupes. Las personas cambian. Todos cambiamos.

Igual luego yo te parezco una bruja.

No, mi amor. Tú no.

Ni en 20 años ni nunca. ¿Cuántos años llevas casado?

Casi 20.

Poco. Si lo cuentas en siglos, la quinta parte.

Y en días, ni con calculadora. ¡Iván!

¡Iván!

¿Qué quieres, mamá?

¿Tienes ahí la calculadora? Sí, mamá.

¿Cuánto es 365 por 20?

Ahora te lo digo, mamá.

Menos mal que le has preguntado. Si multiplico yo, me sobran ceros.

365 por 20 son 7300.

¿7300?

¡7300 días con Petra!

¡Llevo 7300 días con Petra!

7300 desayunos con Petra y todavía estoy vivo.

Tú has dicho que al principio era una chica encantadora.

Así lo recuerdo.

Con el tiempo todos cambiamos.

¿Yo he cambiado en estos 12 días? 12 días no son nada.

Si lo cuentas en minutos... ¡Iván!

¿Qué quieres, mamá?

¿Cuántos minutos son 12 días?

Ahora te lo digo, mamá.

¿Te hace también la cuenta de la compra?

Desde luego.

12 días son 17 280 minutos.

Gracias, Iván.

¿Ves? En 17 000 minutos se puede cambiar.

Me han parecido tres o cuatro días.

El Día del Padre era día dos. Hoy es 14. Pues ya está.

Matías.

¿Qué te pasa? Te has quedado pálido.

Toma, bebe un trago.

Calla, qué horror. Se me había olvidado.

Nos casamos un 14 de abril de hace 20 años.

Es nuestro aniversario. ¿Nuestro aniversario?

El de Petra y mío. Habrá invitado a las amigas, a los maridos...

¿Tiene más maridos?

Los maridos de las amigas que los tienen, que son dos.

Vale, perdona.

Y habrá invitado al portero y a su mujer.

Y habrá pastelitos y licorcitos.

¡Qué horror! Se me había olvidado. Maldita sea mi estampa.

¡Madre mía!

¡Madre mía!

¡Felicidades, Petra!

¡Gracias por los 7300 días de felicidad que me has dado!

¡Ya está aquí! -¿Ves? No podía faltar.

-El tráfico, ¿verdad? ¡Petra, Petrilla!

-El marido pródigo.

-El marido perdido y hallado en el pasillo.

-Creí que te habías librado. -¿No me digas que es un brillante?

Para la reina de la casa.

¿Pero esto qué es? Ábrelo, mujer.

-¿Un dulcecito? ¿Por qué no?

¿Chocolate, crema o merengue? Lo que tú elijas.

Crema pastelera. Crema pastelera.

-¿Cómo prefieres envenenarte? Coñac, anís, jerez, cava...

Tómate un chinchón. Por aquí huele a aguardiente.

Julita, un chinchón para el anfitrión.

Ríen

-No me imagino lo que puede haber. -¿No es usted adivina?

Ríen

Debe de ser un balón de fútbol.

-¡Qué salidas tiene usted!

-Debe de ser algo de vestir.

-¿Algo de vestir en esa caja? -Ahora veremos.

-Puede ser una cámara fotográfica. -¡Es una cámara de vídeo!

¿Este es mi regalo de aniversario?

No te gusta.

Ya quisiera yo un regalo así.

No es simplemente lo que parece.

Es una máquina para recordar.

¿Tú qué me has regalado a mí?

Una caja de puros de la mejor calidad.

Tengo prohibido el tabaco.

Fumar es un placer...

Ríe

Nosotros también tenemos cámara, aunque un modelo peor.

Te habrá costado un huevo. Y la yema del otro. Ya lo creo.

Petrilla, te voy a enseñar el funcionamiento.

Es sencillo. Poneos todos ahí, detrás del sofá y en fila.

Voy a hacer una panorámica. Detrás del sofá.

Atenta, Petrilla, que la cámara es tuya.

Le das a este botoncito. Y luego enchufando...

...este cable en este agujerito,...

...lo que veas por aquí...

...lo verás también en el televisor. Atentos.

Eso es.

Vamos a verlo. Déjamela.

Déjame la cámara, por favor. Yo sé manejarla.

Hay mucha luz, ¿no?

Canal siete.

-¿Habrá salido algo? -Claro, mujer, una película.

-Sí: "Lo que el viento se llevó".

-¿Podéis creer que estoy de los nervios?

-Yo ya me he visto muchas veces.

Ríen

Ya sabéis que la televisión engorda. No sabía que erais tan graciosos.

-¡Qué vergüenza!

Yo creo que el campeonato de feos lo gana mi marido.

-No, el campeonato de feos lo gana ese, Gregorio.

-¡Qué salida! ¡Qué salida! -Vamos a comprobarlo.

-¿Me puedo sentar?

-Y hasta tumbarte.

-¡Pero no hagas trampas!

-Rebobino, que quiere decir "retoro", "revaca"...

Ríen

-Mira, Julita, el parque de atracciones.

-Es verdad.

¡El parque de atracciones! -¿Qué es?

-Eso no es lo de ahora. ¡Qué raro!

-Yo he rebobinado y... -Será una cinta usada.

-Sí, puede ser. -Claro, y al rebobinar...

Nosotros ya nos marchábamos. -Nosotros también.

No, no, no. Quedaos, quedaos.

Nos vamos. Me he retrasado en cerrar el portal.

Buenas noches y muchas gracias. -Buenas noches.

Llora

El ambiente está muy cargado. ¿No lo notáis?

¿Os parece que abra la ventana para que se vaya el humo?

Sobre todo, el del puro de López.

Llora

No te pongas así, Petrilla. Si es un cerdo.

No lo puede disimular.

Ha sido una gran sorpresa en nuestro aniversario.

Déjame la cámara, López.

¿Cómo dices que funciona?

Es muy sencillo.

Verás, pones la manita aquí.

Eso es. Le das a este botón y miras por aquí.

Ríe

Grita

¿Pero qué has hecho, hija de puta?

¿Qué has hecho?

¿Qué has hecho? ¿Qué has hecho?

¡Te mato, te mato!

Gritos

Vamos, tranquilízate.

Estabilizador de imagen de prisma activo. Funda variable...

...de diez aumentos con macro. Ha sido sin querer, ¿eh?

Ha sido sin querer. Ha sido sin querer.

El otro día me decías que para dejar a mi mujer,...

...aunque yo no lo piense,...

...para dejar a la mujer había dos procedimientos.

El de a medias y el radical.

Eso es. Y el de a medias era el menos aconsejable.

No es desaconsejable, pero de hacerlo, hay que elegir el radical.

Y si tú tuvieses, por poner un ejemplo,...

...que ejecutar el radical, ¿cómo lo harías?

Hay varias formas. Yo tengo dos.

Pensadas desde hace mucho tiempo, no te vayas a creer.

En uno de esos ratos en que nos quedamos solos...

...yo buscaría algo apropiado entre los frascos que hay perdidos...

...y que nadie sabe lo que tienen.

Ya sabes que el orden y la clasificación...

...no son características destacadas de nuestro país.

Y eso lo mezclaría con azúcar o con miel, o con anís dulce...

...o pacharán o chocolate, por ejemplo.

Con todo aquello que consumiera con frecuencia la persona molesta.

Y de lo cual yo estaría, naturalmente, enterado.

¡Eh!

¿Qué te parece?

¿Te imaginas el resto?

Las dos cachas del culo. El vientre, tan fresquito.

Las tetas como de cera y el coño...

Absorbe

El coño como un sorbete.

Me estoy poniendo malo. ¡Pero qué bestia eres!

Pues no me provoques. Oye.

¿Y después de que la persona molesta...

...consumiera la mezcla?

Después la embalsamaría.

En horas fuera de clase, naturalmente.

Bueno, por último me la tiraría por última vez.

Y luego, con la documentación de aquí, de la escuela,...

...la mandaría por correo a Australia, por ejemplo.

O a cualquier otro país que estuviera más o menos lejano.

¿Y si te preguntan por el contenido del paquete?

Comida para perros, abonos para plantas o impresos.

Además, son mucho más baratos.

Luego está el otro procedimiento. ¿El cambio radical?

Para hacer desaparecer el cuerpo del delito, que es lo fundamental.

Es el procedimiento del asesino francés.

Lo puso en práctica hace más de 60 años.

En lugar de facturar el cadáver de la persona molesta,...

...llenas la bañera de ácido sulfúrico.

"Bueno, mejor que llena, mediada...

...para que no se derrame porque sería un desastre".

"Y metes dentro el cadáver teniendo cuidado de que no te salpique".

"Si no llevas puesta la mascarilla".

Y procurando cerrar puertas y ventanas...

...para que el olor no llegue a los vecinos.

Puede haber estudiantes de química o alguna vecina...

...que crea que se te ha estropeado la nevera...

...y que se está pudriendo la carne.

"Y una vez introducido el cuerpo de la persona molesta en la bañera,...

...se remueve constantemente con un palo...

...y se cuida de que ninguna parte...

...quede fuera del ácido".

"Y hay que seguir removiendo"...

...hasta que aquello se convierta en una masa informe.

"Esto es lo más importante del procedimiento, Matías".

"Remover hasta obtener esa masa". "Pero se tardará bastante, ¿no?".

"Sí, el proceso es un poco lento...

...porque los huesos son muy recalcitrantes a disolverse".

Por el calcio. Pero no desesperes,...

...porque si se remueve, acaban por disolverse.

Notarás que las gachas, poco a poco,...

...van adquiriendo una consistencia como de papilla.

Aquellas papillas de harina tostada que comíamos cuando éramos niños.

Y que eran tan ricas.

Todavía me vuelve ese sabor a la boca de vez en cuando.

Ahora es lo mismo, solo que mayor cantidad, claro.

Y no tan apetecibles.

Luego a la persona molesta, bueno, mejor dicho, a la masa informe,...

...la tiras por el retrete para no atascar...

...el desagüe de la bañera.

Pero cuidado, Matías,...

...procura no precipitarte en esta operación.

Hazla con cuidado. Asegúrate de que la carne y los huesos...

...y las vísceras se han disuelto.

No te vaya a ocurrir lo que le pasó al francés por no ser profesional.

¿No era un asesino profesional? No, no.

No era un profesional de la medicina, como nosotros.

Y por eso metió la pata.

Era un abogado. Imagínate.

Echó en el retrete un hueso...

...que todavía no se había deshecho del todo y el retrete se atascó.

La casa empezó a oler a huevos podridos...

...y se descubrió el pastel; la papilla, vamos.

Pero si lo haces todo...

..."con meticulosidad, con cuatro veces que tires"...

...se habrán ido donde corresponda...

...la masa informe y todas tus preocupaciones.

Y después de detienen. No. No, no, no.

No creas que es tan sencillo.

Tu pregúntale a un bedel de la facultad de derecho...

...o del tribunal dónde está el cuerpo del delito.

Si no hay cuerpo del delito, no hay proceso.

¿Y tú cómo sabes tanto?

Hay que estar preparado para todo. ¿Qué vas a hacer?

¿Cómo que qué voy a hacer?

Que cuál de las dos soluciones tomarás.

¿Tú qué estás pensado?

En nada.

Que estás hasta la punta de los pelos de tu mujer,...

...que has conocido a otra y quieres cambiar de vida por la vía radical.

Ríe

¡No puede ser!

Anda, baraja de nuevo.

Esto está muy negro.

Petrilla, a ti no te puedo engañar.

Aquí sale la muerte y bien claro que está.

¿La muerte?

Qué extraño, ¿no?

Ah, claro.

Fermín, el loro.

¡Qué horror! ¿Cómo puedes pensar algo así?

¿Por qué no? Un cadáver no es tan terrible.

Ni extraño. Es, simplemente, una cosa. Eso es, una cosa.

Como esta cama y estos pantalones. No sé cómo eres capaz de decir eso.

Todo depende del oficio de cada uno. Los policías, los militares...

He oído que los policías vomitan cuando ven un cadáver.

Será el primer año. Un militar, por ejemplo.

¿Te imaginas a un coronel diciendo: "Qué horror, un cadáver"?

"¡Qué penita! ¡Qué de cadáveres, madre mía!".

O un sacerdote. En el momento de dar la extrema unción...

...llora porque el enfermo va a morir.

Los estudiantes de medicina se tiran cadáveres...

...para quitarse el miedo.

O para convencerse de que es una cosa.

O los sepultureros. O los asistentes.

Los asistentes de la escuela de anatomía. ¿Y qué soy yo?

Dime, ¿qué soy yo?

Un asistente de la escuela cíclica de anatomía.

No sé qué pensar.

No sé qué decir.

Se ahoga

¿Matías Rodríguez Puerto? Sí.

Policía. ¿Puede acompañarnos?

¿Conoce a Petra Montes? Sí, señor.

¿Tiene algún parentesco con ella? Sí, es mi mujer.

Se ha presentado una denuncia acusándole de hacerla desaparecer.

¿Quién ha sido?

¿Sabe dónde se encuentra su mujer? De viaje.

¿Adónde ha ido? A Perú. Aún no he tenido noticias.

¿No sabe dónde está?

En el Perú, supongo.

¿No le parece extraño no saberlo?

Si la conociese, no le sorprendería.

Señor Rodríguez Puerto, don Matías,...

...ha aparecido un cadáver que podría ser el de su mujer, doña Petra.

¿Dónde?

En un contenedor de escombros.

Así que díganos dónde está su esposa.

En el Perú, se lo aseguro.

Mi esposa tenía ilusión en asistir...

...al congreso de esoterismo trascendente en Ollantaytambo.

Yo le dije que fuese.

"La ayudé a preparar el equipaje".

"Mi mujer, cuando hace la maleta, todo lo divide y escoge".

"No termina de decidirse. Es una maniática. Pero se lo llevó todo".

"Sacó la ropa de los armarios, la dobló con esmero...

...y la colocó en las bolsas de viaje que había preparado".

¿Toma muchas medicinas? Sí, es una hipocondríaca.

¿Se fijó en si se las llevó?

No. No se las llevó porque me dijo que pensaba visitar...

...a un curandero del altiplano que, según ella, hace milagros.

Prosiga.

Lo que sí se llevó fue su contrabajo. No se separa de él.

¿Se cree que cuando va a Salamanca a ver a su familia...

...solo por dos o tres días también se lo lleva?

Bueno, ya está todo.

Toma, ponte este abrigo. ¿Es de ella?

Claro.

¿Y esto? Abajo, en el trastero del sótano.

Buenas noches, López.

(EBRIO) Buenas noches. ¿Qué? ¿De viaje?

Sí, mi mujer.

¡Qué suerte! ¡De viaje! ¿Y adónde va?

Pues lejos.

Bastante lejos.

¡Qué suerte! Y además lejos.

¿Por dónde cae eso?

Como de aquí a Lima.

¡Lima! Lima, capital del Perú.

Perú, Perú...

¡Buen viaje!

"Qué bien se sentía mi mujer al comprobar que por fin...

...podía realizar su viaje eterno". "¿Por qué eterno?".

Porque llevaba toda la vida queriéndolo hacer.

"No era la primera vez que colocábamos el bajo en la baca".

"Lo hacemos cuando toca fuera de Madrid".

"Pero la verdad es que pesa como un muerto".

Todo se desarrollaba conforme a lo previsto.

Colocamos el equipaje...

..."y nos dirigimos a la autopista".

"Ella iba muy contenta".

¿Te apetece un poco de música? ¡Por Dios, Matías!

"Al llegar comprobamos si habíamos perdido algún bulto en el camino".

"Aparqué mientras ella vigilaba el equipaje,...

...no fuera que algún desaprensivo se lo llevara".

"¿Temía que un descuidero agarrara el contrabajo y echara a correr?".

"No, me refiero a los bultos de mano, naturalmente".

Fuimos al mostrador...

..."y facturamos el equipaje".

Tengo miedo. No temas, no pasará nada.

¿Había gente? ¿Les vio algún conocido?

Estaba casi vacío porque es temporada baja.

Conforme se acercaba la hora,...

..."mi esposa comenzó a sentir el nerviosismo que le produce volar".

"Fuimos a la cafetería para que tomase una infusión".

¿Tú trabajas aquí?

Sí.

¿En todos los cuartos hay cadáveres? En todos no, en algunos.

¿No te da miedo?

No. La costumbre.

"La cafetería estaba animada".

"Había mucha gente". "¿Les vio algún conocido?".

"No, no. Tampoco".

"Casi todos eran extranjeros".

Tuvimos problemas para encontrar sitio.

A mi mujer la infusión le sentó de maravilla.

Incluso le cambió el color.

Todo va saliendo según lo previsto.

Igual puede venir alguien.

A estas horas no viene nadie. ¿Cómo lo sabes?

¡Matías, estate quieto! ¡Estate quieto!

¡Ya eres mía para siempre! Respeta a los muertos.

Los respeto, pero yo estoy vivo. ¡Vivo, Angelines!

Matías, por favor. ¡Vivo!

Lo malo de los aeropuertos, ya se sabe, son las esperas.

Así que nos pusimos a jugar al veo veo.

Bueno, pues esta ya está lista.

"Cuando fue a embarcar, la acompañé hasta el control de pasaportes...

...y la ayudé".

"Ya sabe usted lo pesados que son los trámites de aduana".

"Hay que hacer colas y corres el riesgo de que un funcionario...

...te eche atrás porque le falta un sello a tus papeles...

...o porque no le gustas".

¿Tuvieron inconvenientes?

"No, no. Pasó todos los controles sin el menor problema".

"Busqué un lugar apropiado para ver cómo iniciaba su viaje".

"Mientras esperaba,...

...traté de imaginar lo que sentiría entrando en el túnel...

...que conduce al avión. Poco después despegó".

"Yo miraba cómo se elevaba con gran satisfacción".

"Imaginada que por fin...

...iba a ver su sueño hecho realidad".

Era la primera vez que no viajábamos juntos.

En la lista de embarque Madrid-Miami-Lima...

...del 17 de los corrientes...

...no aparece ninguna señora Petra Montes Berdejo.

Un fallo.

Puede. Los ordenadores se equivocan.

Sí, por los virus.

Bien, señor Rodríguez. Tengo que pedirle un favor.

Durante unos días no salga de Madrid. Si sale, avíseme.

No pensaba ir a ningún lado.

Mi relación con Matías es comercial. ¿Les apetece tomar algo?

No, gracias. Se ha portado bien conmigo.

Me ha tratado como a una persona y se lo agradezco.

Hay otros que para qué les voy a contar. ¿Una cerveza?

No, gracias. El otro día vino uno...

...que venga acosarme y venga acosarme.

Casi subo a la dirección. ¡Qué manera de acosar! ¿Un vinito?

No, gracias. ¿Y usted?

-No, gracias. Pero yo sí puedo, ¿no?

-Sí, cómo no. Don Matías llegó,...

...le enseñé lo que pedía, le expliqué las condiciones,...

...aceptó y ya está.

No saben lo que agradecemos nosotras la buena educación.

¿Qué hacía en el coche de Matías la tarde que fue detenido?

Esperarle. ¿Para qué?

Para enseñarle cómo funcionaba la cámara de vídeo.

¿No podía enseñarle allí?

No, en mi sección hay exteriores.

Matías es muy respetuoso con todo el mundo.

Yo le considero incapaz de matar a nadie.

Usted tendría que ver, señor inspector,...

...con qué delicadeza trata a los muertos.

Tiene una gran sensibilidad y si usted viniera un día por aquí,...

...podría ver lo que se puede hacer con un muerto.

Se puede convertir en filetes si lo trata un carnicero.

O ser perfectamente...

...perfectamente diseccionado...

...si el que lo hace es un artista.

¿Es su amigo Matías un artista de la disección?

Sí, sí. De la disección y del fijado.

Él introduce las cánulas con una gran precisión...

...y entonces fluye la sangre,...

...el formol invade el cadáver,...

...las vísceras se fijan,...

...el color desaparece...

...y surge por toda la superficie un blanco cerúleo...

...con matices y tornasolados indescriptibles.

Y esa frialdad marmórea de la carne...

...produce, al tocarla,...

...una sensación imposible de olvidar.

No ocurre nada. Ayer el presidente de la comunidad...

...me riñó porque se coló una vagabunda.

Debí impedirle pasar, pero la vi saliendo con bolsas.

Iba pidiendo ropa usada y algunas vecinas le daban lo que iba a tirar.

El óbito se produjo por causas naturales.

La muerte le sobrevino por un paro cardiaco.

Intoxicación etílica, falta de aire, asfixia.

-El cadáver del contenedor ha sido identificado.

Se trata de Amparo Ruizafa Piquer, mendiga valenciana.

Gritan

¡Paren esto! ¡Paren esto!

¡Paren esto!

¡Paren esto!

Timbre

Hola, guapo. ¿Está tu papá?

-Yo no tengo papá.

-¿Hay alguien en casa? -Sí, venga por aquí.

Puerta

Llama a jefatura.

(CONTACTA)Qué pareja de estúpidos.

Somos cine - Siete mil días juntos - Ver ahora

Un cuento de Navidad

Una fábula mágica para toda la familia. Llega la Navidad, unos grandes almacenes contratan a tres Reyes Magos y un Papá Noel para que atiendan a los niños que piden sus regalos. Los cuatro acaban por trabar amistad, compartiendo sus problemas personales y económicos. Y un día los tres Reyes urden un robo para intentar solucionarlos...

Somos cine - Un cuento de Navidad - Ver ahora

Barcelona, noche de invierno

Barcelona, durante la mágica Noche de Reyes, divertidos y conmovedores personajes viven historias de amor románticas, alocadas y en ocasiones, agridulces. El Rey Melchor parece haber perdido la cabeza cuando en medio de la Cabalgata de Reyes, salta de su carroza para perseguir a una chica.

No recomendado para menores de 7 años Somos Cine - Barcelona, noche de invierno - Ver ahora
Transcripción completa

(Música animada de guitarra)

(OFF) "En el 2013 dirigí una película,

'Barcelona, noche de verano',

nominada a tres Gaudís, entre ellos mejor película".

"Fue un año de alegrías".

"Algunos dijeron que el éxito se me subía a la cabeza".

"Soy Dani de la Orden, director de 'Barcelona, noche de verano'".

"Definirse en una palabra sería difícil".

"Guapo, genio, leyenda viva".

"Si tuviera que elegir una, sería humilde, sin duda".

-"Perdone, le pedí el nombre para ponerlo en el vaso".

-"Y la fama, tarde o temprano, pasa factura".

-"Dani, tenemos que hablar".

"Te lo digo porque te quiero, Dani,

creo que esto del mundo del cine te está cambiando".

"Ya no eres la persona de la que me enamoré".

-"No es que me esté cambiando, yo cambio el mundo del cine, nena".

-"Mira, lo siento, Dani, ya no te quiero".

-"Cuando te deja una chica se lleva con dignidad,

con la cabeza alta".

(LLORANDO) "¿Por qué? ¿Por qué a mí? ¡Pero si tengo un Gaudí!".

"En esa época recibí mucha ayuda de mi amigo Bernat".

"Ahora pasarás

por las cuatro clásicas fases de la ruptura".

-"Ni hablar" -Exacto, la primera es la negación.

"Primera fase, la negación de la pérdida".

"Sé que te precipitaste. Dijiste cosas que no pensabas".

"Sé que quieres volver y si me lo pides de buenas maneras

podría darte una segunda oportunidad".

-"Dani, no pienso volver contigo, ya estoy saliendo con otra persona".

"Lo siento".

-"No, no, si yo tampoco quiero volver".

"Era broma, era broma. Era broma".

"Era broma".

"Lo que necesitaba antes de la segunda fase

era animarme viendo alguna comedia, alguna cosa entretenida".

-"¿Qué película? -'Los Puentes de Madison'".

"Solo tenía una cosa clara,

y es que sin ella nunca conseguiría ser feliz".

"Me siento tan identificado".

"Y después vino la segunda fase, la desesperación".

"¡Sal ya! ¡Dime quién es ese tío con el que vas!".

"¡Él nunca te va a querer como yo!".

-"¡Tu ex no vive aquí, vive en la calle de al lado!".

"¡Es la tercera vez que te equivocas!".

-"Mierda, todas las calles del Eixample son iguales".

-"¿Para qué película?".

"Ah... 'Lo que queda del día'".

"Decidí que prefería la soledad y la tristeza,

antes que vivir queriendo a alguien que no fuera ella".

"Es como si alguien hubiera hecho una peli de mi vida".

"Después vino la tercera fase, la falsa recuperación".

"Una de las etapas más difíciles, en la que crees haberlo superado,

pero vuelves a caer en el pozo".

"¿Sabéis quién soy? El director de 'Barcelona, noche de verano'".

"¿Estáis solteras? -¿De qué peli?".

"¿'Barcelona con Mecano'? No la he visto".

"Si fuera 'Ocho apellidos vascos'".

-"Qué mono es Dani Rovira. ¿Lo conoces?".

(Gong)

"Gracias a Dios después llegó la aceptación".

"En esa fase decidí estar preparado para salir del pozo

haciendo lo que más me gustaba, cine".

"Decidí volver al cine, pero esta vez no a llorar,

sino en busca de inspiración, de las musas".

-"¿Para qué peli? -'Terminator'".

"¿'Terminator'? No sabía

que te gustaban esas pelis tan violentas".

-"Lo que no pensé es que la musa no la encontraría en la pantalla,

sino en la taquilla".

"Quería decir 'Pretty woman', como tú".

"¿Te gustan las comedias románticas? A mí me encantan".

-"En ese momento lo tuve claro".

"Me reuní con los guionistas

y escribimos la segunda parte de 'Noche de verano',

'Barcelona, noche de invierno'".

"Una vez escrita me reuní con el equipo decidido a rodar".

"Esta vez rodaje de calidad".

-"¿Cobrando de verdad

o con bocadillos como la última vez?".

-"¿No os gustan los bocadillos? Son de lomo queso".

"Finalmente la conseguimos rodar".

"Hice lo que siempre había querido hacer".

-"¿Una entrada para qué peli?".

"Barcelona, noche de invierno".

"Y ponme dos entradas. Una para mí y otra para... ti".

-"¿Sí?".

"Que quiere cortar conmigo".

"Que todas me dejan".

"No sé lo que hago mal. ¿Qué hago mal?".

"Qué emocionante es".

"Me ha encantado la película, Dani".

"¿Ah, sí? ¿Pues sabes qué? Yo soy el director".

-"¿De verdad? Tienes que tener

el número de Miki Esparbé, ¿verdad?".

"Estoy tan enamorada de él. Es tan guapo...".

(Gong)

"Quizá esta vez no me llevé a la chica,

pero las cosas no salen como uno quiere".

"Eso sí, mi madre dice que la peli quedó muy bien".

-"Es muy buena, ¿eh?".

-"Y espero que disfrutéis tanto

como nosotros hemos disfrutado haciéndola".

-"¡Venid y disfrutadla!".

# Juren que sempre... #

(CHISTA)

(Música suave de guitarra)

Si esperas una historia de estas de película de amor,

de película romántica,

te advierto que te llevarás una decepción.

-Eso ya lo veremos. ¿Y después qué?

Bueno, pues que... tuve una cita.

¿Una cita? Una cita, pero una cita, cita.

Con sus mensajitos de "yo mañana no puedo, pues yo pasado tampoco".

"Pues entonces yo tendré que mirar a ver...".

En fin, dejándole claro desde el principio

que yo no soy un tío precisamente facilón".

Muy bien, muy bien. ¿Qué tal fue? Fue... que no fue.

Pero no fue culpa mía, yo lo tenía todo controlado.

Primero la llevé al cine, a cenar, la acompañé al portal.

Y luego, bueno, subimos a su casa. Ah...

Y allí un poco de todo. ¿Todo?

Es que me pides que te cuente unas cosas, Antonia, que...

Y estuvimos saliendo unos días, unas semanas...

Y ahí no sé qué me pasó que...

se me quitaron las ganas de saber para dónde iba el asunto.

Yo qué sé. Aquí estamos. Siempre es igual.

Sí, siempre igual.

Yo qué sé, el amor supongo que no es para mí.

Te digo una cosa, Antonia,

es posible que el amor no exista.

(OFF) "Es un engaño de la naturaleza. Sí, sí".

"Para que nos juntemos,

tengamos hijos para que la especie sobreviva".

Sensitive activo... básico. Básico, como siempre, Carles.

Como tú.

Carles ¿cómo va a pesar la niña de 11 a 16 kilos?

El otro día la cogí de la cuna...

Anda que no. No la coges mucho, parece ser.

¿Que no...? Cuando la cojo en casa la subo así...

Se me pone brazo.

Serotonina, feniletilamina, dopamina, feromonas...

Elementos químicos que conforman un plan de la naturaleza.

Alfeñique.

Tío, esto no es un insulto.

Si ni es una palabra. Claro que lo es.

¿Qué es un alfeñique?

Tú eres un alfeñique.

Alfeñique tu puta madre.

¿Ves como existe? Incluso tú la utilizas.

Esto es para gente joven que cree en eso.

No digas esas cosas, Miguel. Es la verdad.

Y la tía se viene y me dice que...

que quiere cortar conmigo.

"Si es que siempre me pasa lo mismo".

Que todas me dejan.

Que no sé lo que hago mal. ¿Qué hago mal?

La verdad es que no... No sé.

Pura química, Antonia. Pura química.

Ay, Miguel, Miguel.

No lo digo solo yo, hay un montón de autores que he leído

que dicen esto. ¿Quieres que te apunte

a una página web de esas que yo utilizo?

Por favor, Antonia...

¿Llegas y no me saludas? -Pero si acabo de entrar.

Dame un beso. -Claro que sí.

Vale ya que me llenas de babas.

Estás más guapo desde que estás soltero.

Ay, Miguel, ¿qué vamos a hacer contigo?

Yo qué sé, Antonia.

A mí ya se me ha pasado el...

Oye, ¿verdad que puedes arreglártelas tú solo ya?

Sí. Muchas gracias.

Que vaya bien la cabalgata. Gracias, Antoñita.

(Música dramática)

Tiene que ser hoy.

¿Hoy el qué?

Ah, no, no, ya lo hemos hablado.

Oye, Julia... -Hoy es el día.

¿Por qué tiene que ser hoy? Hoy no me encuentro muy bien.

¿No podría ser mañana? ¿U otro año?

Total ¿para qué?

Porque no puede ser. -Claro que puede ser.

Ha sido así toda la vida. -Pues dejará de serlo.

La rebelión a los 20,

no a los 80, Carme.

Todo irá bien.

(Música suave de guitarra)

-A la salita, por favor. -De acuerdo.

Ey, Julia.

Sí, sí, se fue. Se fue sin mirar atrás.

No había visto a nadie correr tanto en mi vida.

¿A quién se lo cuenta ahora? -Yo qué sé.

Tú sí que me entiendes, Sara. Eres una chica increíble.

Eres atenta, comprensiva, bonita.

Disculpe, mire, tengo que colgar que tengo trabajo en recepción.

Bueno, basta.

Escuchadme los dos. -¿Qué llevas ahí, tío?

Típico de Cataluña, lo compré en Las Rambles.

Lo raro es no llevarlo.

No se lo vi a nadie. -Lo llevan.

¿Me dejas hablar? Gracias.

Tengo flyers para esta noche. Lo tengo todo preparado.

Toma.

Guárdate esto. Que no te pille los mossos que te hostian rápido.

Es marihuana. Claro. ¿Qué parte no entendéis?

Que no salgo. Ceno en el hotel y después veo una peli.

¿Peli? Peli mola también.

Una guapa, no cualquier mierda.

Una comedia romántica para todos.

"Love actually", por ejemplo.

Esa es de puta madre.

Y luego velas.

Velas necesitaremos también para la bañera en pelotas

y nos comamos todos la polla.

Me prometisteis que saldríamos.

Hoy no cenamos.

Tío, mañana sale el avión a primera hora.

Estamos en Barcelona,

capital mundial del libertinaje sexual.

¿Aquí sabéis que es de mala educación

si le pedís follar a una tía que te diga que no?

Después de lo que me pasó no estoy para fiestas.

Y dale.

Me has hinchao los cojones.

Te lo digo clarito. -Curro.

¿Sabes por qué te ha dejado Bárbara y todas con las que has estado?

Tranquilo. -Estoy tranquilo. Se lo diré bien.

Porque eres un puto coñazo. -Claro que sí, con suavidad.

Parece tonto. A la mínima se enamora.

Empiezas a agobiarlas y se asustan. No es verdad.

¿Cuánto estuviste con Bárbara antes de salir?

Dos días. ¿Con Ana, la anterior?

El mismo día empezamos a salir.

Y Sara, la de recepción, ¿qué? Una chica simpatiquísima.

Parece que le pedirás matrimonio en la primera cita.

Eso solo pasó una vez.

¿No puedo liarme con una tía y enamorarme de ella?

Necesitas encontrar el punto intermedio.

Para eso tienes que haber vivido en los extremos del amor.

El del pringao que se enamora el primer día

y quiere casarse y el follador.

Que te la follas una noche y paćasa.

Yo te voy a enseñar a ser ese follador.

Lo primero es que te vienes esta noche y haces lo que te diga.

No me apetece salir de fiesta, yo qué sé.

¿Y qué te apetece, Óscar?

¿Seguir amargándote en camas de hotel?

No. Claro que no. Vamos a salir.

Le vamos a dar a las catalanas lo suyo.

Vale.

Vale no, más alto. Vale.

¿Vale qué?

Que me voy a liar con una tía.

¿Y qué más?

Me voy a ligar a una tía, me la follo y ya.

Claro que sí, a follar.

¿Quién es mi tigre?

Hasta luego.

Eh, ¿dónde vas, Casanova? ¿Ya no te quedas?

Tequila y juegos de mesa, ¿eh? Tentador, pero tengo una cita.

Venga, qué traviesillo, ¿eh?

Hala, que viva el amor, ¿eh? Hala...

Es maricón y no lo sabe.

¿Qué has pedido para cenar? Unas veggies paprikas.

¿No jodas? ¿Otra vez del vegetariano?

¿Qué? ¿No te gusta? ¿A ti desde cuándo?

Voy yo. Hijo de puta, ya sé lo que te pasa.

¿Qué repartidora te mola? ¿La rubia o la morena?

Si la morena tiene casi 60 años.

Bueno, olla vieja hace buen caldo.

Bueno, llevo un mes trabajándomela, no me lo jodas.

Eh, eh, eh.

También me la he trabajado.

Cada vez que paso delante

me la quedo mirando rollo: "¿Sí o no?".

"¿Sí o no?". Vaya gilipollez.

Llevo un mes pidiendo comida en el restaurante.

Llamo dos días sí, uno no. Un día no, dos sí.

Luego uno no, uno sí, y tres no.

Y vuelvo a empezar para no llamar cada día...

Vale, vale, vale.

Si significa tanto para ti te la dejo.

¿Cómo que me la dejas?

¿Insinúas que si quisieras no tendría posibilidades?

Se me dan bien las tías y a ti se te da bien...

las palabras, ¿eh?

Para mí el scrabble y para ti las tías.

Mira, que te jodan.

Adelante, guapa.

Vaya, qué piso más chulo, ¿no? -Sí, ¿eh?

Si llamas tanto al final pensaré que llamas porque quieres verme.

Sí, claro, chicas a domicilio.

Estaría bien que existieran.

Sí, existen, se llaman prostitutas.

Ten, Álvaro, que aproveche. Hasta la próxima.

Ángel. -Ángel. Ángel.

Hasta la próxima.

Yo a ti te conozco, ¿no? Vosotros sois...

Compañeros. -¿Sois compañeros?

Cada uno en su habitación. No te líes. Nada de...

Compañeros de piso. Ah, no, no...

Separaditos y tal. -Ah, claro, muy bien.

Encantada. Soy Adrián.

Ah, Silvia.

Pues nada...

Gracias por la comida. -Ah, claro.

¡Ay!

Pues muy bien, nada... Una cosa, eh...

¿Haces algo esta noche?

No... Dentro de un par de horas termino el reparto

y después ya nada.

Ah, bueno, ¿si te apetece tomar aquí algo con nosotros?

Ah, sí, sí, ¿por qué no?

Sí, claro, cuando acabe puedo venir a tomar una copa.

Perfecto.

Aquí estaremos. Pues, muy bien, que aproveche.

Hala, adiós. -Hasta luego.

Adiós. Adiós.

Pasa.

¿Ves ese montón de papeles de ahí?

Son currículums.

"Estoy deseando esforzarme mucho para aprender el oficio...".

Bla, bla, bla... ¿Qué te parece?

¿Será buen fotógrafo? -No sé.

Creo que será una mierda de fotógrafo.

Como todos los jóvenes que no habéis revelado un carrete.

Pero parece que por lo menos intentará hacer bien su trabajo.

¿Has visto lo que me enviaste la semana pasada?

Te pedí fotos de un tipo saliendo de un hospital y mira.

Aquí está de espaldas.

Esto artístico pero no lo entiendo.

Aquí la cara tapada por una cinta. Por el amor de Dios, Anna.

Es que con este tipo de reportajes no me acabo de sentir cómoda.

En esta agencia hacemos de todo.

Si para ti hacer prensa rosa no es suficiente,

quizá sea que no vales para este trabajo.

A mí a tu edad no me importaba ensuciarme las manos.

Tienes que hacer lo que sea, lo necesario, lo que haga falta.

Pero no esta mierda, por favor.

En blanco y negro... ¡Mierda!

¡Remierda!

Si no se ve una mierda.

Te prometo que la próxima vez... -Ya veremos si hay próxima vez.

De momento tienes que salir ahora.

Uno de tus compañeros dice que está enfermo

y tienes que cubrir la cabalgata.

Niños sonrientes, espíritu de Navidad.

Gente cogiendo caramelos... -Sí, jefe.

No la vuelvas a cagar, Anna.

Venga.

(Llanto de bebé)

(Llanto)

Mira qué tiene el papa. Mira.

Ya está.

"Lamentablemente debemos informarle

que no podemos contratarla en este momento".

Operación completada. Stop.

"Listos para salir".

Venga.

¿Qué? ¿Vamos?

¿A Madrid? No, a la cabalgada, digo.

¿A la cabalgata ahora? (ASIENTE)

Bueno, es muy justo, Carles.

Luego tendríamos que pasar antes de irnos.

La niña es pequeña. No se enterará de nada.

Si solo es un momento.

De verdad, me parece un jaleo.

Vamos a hacer una cosa, a votar.

La niña lo está pidiendo.

Yo. Te lo está pidiendo a gritos.

Pues nada, todos a la cabalgata.

¿Lo tienes todo listo? Sí, sí.

¿A que sí?

Te estabas dejando el abrigo. Lo iba a coger ahora, sí.

Los guantes, el gorrito...

Iba ahora. Si... claro.

El otro chupete. Se lo iba a poner.

Dalsy. Hostia el Dalsy. Sí.

Toallitas, pañales... Oye, Laura,

para venir con este rollo te puedes quedar en casa.

Que no, que no, vamos. Está bien.

Parece que no quieras que salga solo con la niña.

No quiero discutir, Laura, de verdad.

Al final pensaré que solo decides tú las cosas aquí.

¿Sabes lo que pasa? Si no tomo las decisiones no las toma nadie.

Ah. ¿Cómo se lleva eso de mandar tú

y a la vez ser la única puteada? No se entiende.

No sé si te das cuenta. No he dicho de mandar.

Estoy hablando de responsabilidad. Muy bien.

Tampoco quiero discutir.

Si la cosa fuera mandar y se hiciera lo que me conviene

ya me dirá qué hago viviendo en Barcelona lejos de mi familia

habiendo dejado mi trabajo...

Oye, yo también hago esfuerzos, hoy voy a Madrid...

Ah.

No... No te... No.

Anda, ven. Está bien. Está bien conmigo.

Sí, lo sé. Vamos.

Hala, vamos, chiquitita.

Vamos, chiquitita.

Oye, Laura, lo de Barcelona lo hablamos

y decidimos juntos que era la mejor opción.

¿Al final quién ha pringao? Hemos pringao los dos.

Por eso somos pareja.

¿O no pago el alquiler y no pasa nada?

Muy generoso tú, ¿eh?

Te encargas de recordármelo por si se olvida.

No, no, no...

Te pido que me apoyes un poquito más.

Ahora no te apoyo. No te apoyo, vamos.

Dos semanas estuvo la niña mala y no tuve un minuto de descanso.

Igual podrías pedir ayuda.

¿Yo te tengo que pedir ayuda a ti? No. No, no, no...

Vale, vale, vale. Es igual.

¿Cómo se llama su pediatra?

¿A qué estamos jugando ahora?

Pues... ¿Lo ves o no lo ves?

No me viene ahora. ¿Qué importancia tiene eso? No tiene.

Ya.

Laura...

Para la hora que es vamos tirando para el AVE.

Ah, muy bien.

¿Y por "vamos"? ¿A quién te refieres exactamente?

Si te apetece te vienes y si no, te quedas.

Fantástico, vamos. Sí que tomas decisiones, sí.

Me dejas una libertad...

Oye, Laura... ¡Laura!

¿Qué?

Ay, mira, Carles, haz lo que te dé la gana, ¿eh?

No te equivoques, ¿eh?

No soy el que hace lo que le da la puta gana.

(D. BSO "Barcelona, noche invierno")

Doctor González.

Doctor González.

(Música clásica)

(Megafonía)

"¡El rey Melchor!".

¡Hola, niños!

¡Andrea!

¡Andrea!

¡Andrea!

(Silencio)

(Música dramática)

¡Quieto!

(Grito)

¡Andrea!

Perdón. Perdón. Perdón.

¡Andrea!

¡Mamá!

¡Perdón!

¡Perdón!

Perdón.

¡Una foto! Así, muy bien, sonreíd.

Mira.

Cuélgalo en el facebook. -Ey, ey, ey, ey, ¿qué pasa?

El Rey Mago saltó de la carroza. -¿Qué?

(Timbre)

(Ladridos)

¿Jaume Armengol Fons?

Soy yo.

Tengo que hablar con usted.

Pase.

¿Qué?

¿Ha venido aquí a pasearse?

No. Perdón.

Busco información sobre una persona que conoció hace más de 50 años.

Una chica que se llamaba Cécile.

¿Cécile?

¿Cécile?

¿Cécile está...?

(Música suave de piano)

He venido porque usted tiene una hija.

Yo no tengo ninguna hija.

Esta es su hija.

Hasta hace tres meses nosotros tampoco sabíamos

que usted era su padre.

¿Es mi hija?

Buenas noches.

Majestad.

¿Le apetece tomar algo?

Tenemos churros con o sin chocolate.

Rellenos de crema, caramelo, nata.

Tenemos porras.

Tenemos... Una de churros normales, por favor.

Un clásico entre los clásicos.

Ha hecho una gran elección.

Aquí tiene, majestad.

Gracias.

¡Hostia! Disculpe.

¿Las fotos? No las tengo, pero le juro que no volverá a pasar.

La próxima vez... "¡Adiós!".

¿Hola?

No, no, no, no.

¿Hola?

Hola.

Yo soy Ana, ¿y tú? No tengo ganas de hablar.

Es que yo trabajo para una agencia

y creo que me van a echar por tu culpa.

Bueno, por tu culpa no,

pero el caso es que estaba en la cabalgata

y no pude captar tu proeza.

Había unos mellizos muy guapos

y pensaba que tenía que hacer fotos...

¿Jerséis iguales?

¿Como con arbolitos navideños? Sí, sí, esos.

¿Me enseñas la foto? Ah, sí, sí.

De hecho, quería pedirte si te parece bien

si podía hacerte una foto... Cállate un poco, por favor.

Es que es esta. Mírala.

¿Ves la mujer que tiene una bolsa en la mano?

Ajá. ¿Te suena? ¿La has visto?

No, había mucha gente allí y yo... ¿Y la bolsa de qué es?

Perdona. La mujer que aparece con una bolsa en la mano.

Sí. ¿Esa bolsa no te suena?

¿De qué es? De una cadena de hoteles.

Mi suegra vive al lado.

¿Cómo se llama? Mercè. Bueno, Mercedes.

Cuando me casé no sabía que la llamaban Mercedes.

Mercè, Mercè, Mercè... Tu suegra no, los hoteles.

Ah... Silken.

Gracias. Gracias.

Espera.

Majestad.

Me ha robado. El de la barba. Me ha robado la cartera.

Cago en la mar.

No tengo un duro.

Ah... Yo te puedo ayudar.

No tengo pasta,

pero tengo un camello que te llevará donde quieras.

¿Qué dices tú ahora de camello?

¡Tará!

Pero quiero algo a cambio.

Hoy todos los fotógrafos

tendrán una foto tuya

saltando de la carroza, y yo no.

Por eso necesito que tú también me ayudes a mí.

¿Qué quieres?

Quiero que me cuentes qué estás haciendo

y acompañarte para unas fotos para un reportaje.

De acuerdo. Eh...

Busco una mujer que hace 20 años que no veo.

La vi desde la carroza, salté... Espera.

Corrí entre el público... Espera.

No... ¿20 años?

20 años, sí.

¿Después de tanto tiempo...? No voy a entrar en ese tema.

Vámonos.

Espera, tienes que llevar la barba puesta.

Para las fotos.

También es parte del trato.

Vamos.

(D. BSO "Barcelona, noche invierno")

Hola. -Hola. ¡Claudia!

¡Oh!

¡Ay!

¿Qué tal? ¿Cómo lo llevas?

Mírame, gorda.

Ay. -A punto de explotar.

Laurita, mi vida.

Uy, mira qué grande está.

¿Y a Carles qué le ha pasado?

-Nada, una gastroenteritis de estas...

Hija. -Papá.

Ay, cariño... -¿Qué tal?

Ay... Ay...

"Tengo problemas con la bebida".

¿Cómo le pones esta camiseta a la niña?

Ay, Dios.

"Ya hemos llegao".

¿Y? "Ya hemos llegao".

Punto.

¡Allá, papá!

Hostia.

En su corazón encontrará el camino correcto.

Gracias. Gracias, ¿eh?

Gracias.

¿Qué?

Berta...

Sí, hola.

Me gustaría reservar una plaza en el AVE Barcelona Madrid.

A nombre de Carles.

Mire, ¿sabe qué?

Póngame dos.

Sí, a nombre de Josep.

Con pe, con pe.

Sí, pe, pe, de Puigcerdá.

(Música animada de guitarra)

He fundido el 3-G, pero te bajé todas las aplicaciones para ligar.

Adopta a un tío, Happen, Badoo,

Meetec, Tinder, Wanted,

Poof, Lovoo, Grupifive, Grindr y Siri.

Grindr es de gais.

¿Y tú cómo lo sabes? -Lo sé y punto. Quiero ayudar.

¿Lo hemos traído por descuento?

Solo quiere ayudar. Que se calle la puta boca.

Toma. Lo importante es encontrar a la chica adecuada.

Vamos a hacer ronda de reconocimiento.

Quédate, vigila que no me echen burundanga.

Es muy importante que sea guapa.

Pero no demasiado guapa.

Una mala elección te puede joder toda la noche.

Vale.

(Música animada)

¿Qué tal esa? Esa está muy bien.

Muy bien. Muy guapa de cara, buenas tetas.

Está sola en un bar...

Triste, acaba de llorar. La acaban de dejar.

No, no, eso no está bien.

No puedo dejarte que vayas. Ya.

Está mal aprovecharse. Que voy a ir yo.

No me jodas, me mira a mí.

Óscar, espero que me perdones. ¿Y si voy primero qué pasa?

¿Cómo vas a ir con los pantalones así

que parece que te acabas de mear? ¿Qué les pasa a mis pantalones?

¡Hijo de la gran... puta!

Mamón.

Eres un pringao.

¿Qué?

Que eres un pringao.

Y tu amigo un cabrón.

Se ha quedado contigo. Me he dado cuenta. Gracias.

Uh, no te preocupes, porque creo que no llegará a buen puerto.

Vale, creo que ahora me siento mejor.

Me alegro. Muchísimas gracias.

No nos hemos presentado, ¿verdad? Yo soy Óscar.

¡No! No ¿qué?

No, no, no, no.

¿Ahora intentas ligar conmigo? No.

Que no, que no.

Perdona. Perdona, lo siento.

Espera. Nadie ha dicho que no me gusta que lo hagas.

¿Y estás sola? Buen intento.

Con una amiga. Está en el baño.

Querréis hablar de vuestras cosas...

Eso pensaba yo también.

No se calla ni un momento.

Yo, yo, yo, yo y yo.

Que si diseño mi propia ropa, que soy mi propia jefa...

Que si soy emprendedora. Cállate ya, joder.

Eh, pues...

Pues por qué no la dejas aquí ¿y... te vienes conmigo?

¿Qué? Sí.

¿Estás loco? ¿Qué es lo peor que te puede pasar?

¿Que sea tan o más pesado que ella? No.

Eso no va a pasar.

Y yo te invito a una cerveza, nos vamos por Barcelona,

me enseñas la ciudad y ya está. Yo me voy mañana.

Va.

Vale.

¿Sí? Sí.

¿Seguro? Que sí.

Joder, ¿ya? Que sí.

Oye, ¿no serás un psicópata, no?

Si lo soy será una historia que contar a tus hijos.

Corre. Vale.

Estoy flipando.

¿Ya? Joder con las catalanas, vaya guarras.

No me la robes, por favor. Tranquilo. Pero no la cagues.

No te enamores, Óscar. No la cagues.

¿Y cómo hago para no cagarla?

Hay tres normas básicas como buen follador.

La primera, nada de dormir juntos.

Ni caricias ni mariconadas.

Te la follas y pa casa.

Para un follador hay pre y durante.

Nada de post. No hay pros, perfecto.

Post, céntrate.

Segunda, nada de comer juntos.

Si te entra hambre te pillas un kebab.

Te lo comes solo, como los machos. Los machos comen Kebab.

Comen solos. No te enteras.

Tercera, y más importante, nada de contacto con sus amigos.

Ni amigos, ni compañeros de piso, ni familiares.

Cuanto menos te echen de menos, mejor. No me falles, follador.

¿Qué? ¿Crees que se la follará o qué?

¿A una catalana? Ni de coña.

Vale, vale, pero ¿le pilló haciendo qué?

Ah, bueno, a muchos les pillan sus padres haciendo...

No pasa nada. Con todo el mondongo ahí.

A mí mi madre me pilló una vez también.

-¿Tocándote? -No, qué va, con dos tíos.

¿Con dos tíos? Sí.

¿A la vez? -Sí, ¿qué pasa?

Ah, no, nada, nada, nada.

Nada, nada... Un trío. ¿No habéis hecho un trío?

Ah...

No, yo no.

Yo sí.

¿Y lo haríais?

¿Ahora? -No, tío, ahora no.

Eres un flipao... -Sí, venga, ahora...

Se lo cree todo. Cómo es.

Pero es guay, mola.

Te falta menta, ¿no?

Sí, sí te falta.

Acompáñame un momento a por menta.

Vale, sí. Ven.

¿El lavabo? -Allí detrás.

¿Te has fijao en lo que acaba de pasar?

Joder, sí.

¿Crees que lo dice en serio?

No lo sé...

Probablemente no, ¿no?

Vale, vale, ya decía yo.

¿Tú crees que sí? Yo creo que sí.

Pero no estoy seguro.

Porque en el caso hipotético de que ella quisiera, ¿tú?

No, claro que no.

¿Qué pasa? Pensaba que esto era una fiesta de tres, ¿no?

Ya vamos. Ya vamos.

Es como la lotería sin comprar número.

Que no quiero y punto.

Yo no soy el tipo de persona que hace orgías.

¿Pero qué orgía ni qué niño muerto?

¿Sabes lo que significaría convertirme en uno que hace tríos?

Tendría que cambiar personalidad, ir al gimnasio,

hacerme tatus, ir a "Mujeres, hombres y viceversa".

Que no quiero ser ese tío.

No estoy preparado, lo siento.

Tú estás como una cabra, ¿eh?

Además no tengo muy claro que ella quiera.

Esta tía es como una montaña rusa. Parece que sube, que sube,

y antes de llegar arriba ya vuelve a bajar.

Me aturde. No sé de qué hablas.

¿No te has dado cuenta? No.

Mira, ya verás.

Ey. -Ey.

¿Está rico el mojito? -Está buenísimo, me encanta.

Además, el mojito me recuerda

a la primera vez que tomé de campamentos...

Era de noche, había un lago

y fui a bañarme yo sola con todos los monitores, ¿vale?

Todo tíos.

Empezamos a tomar mojitos sin parar, a bañarnos.

A jugar a ahogarnos...

Empezaron a arrancarme la parte superior del biquini

y me quedé ahí sin nada bañándome en pelotas.

Y al final... -¿Qué?

Nos quedamos todos dormidos.

¿Y no pasó nada más?

No. ¿Por? No, por nada.

¡Ay!

¿Puedo ducharme?

¿No te importa? -No, ve, ve.

Es que llevo todo el día para arriba y para abajo

y tengo la manía que hago tufo.

¿Sí?

Y después una vez limpia, ¿hacemos el trío?

Madre mía, no me puedo creer que vayamos a decir que no a esto.

Vamos. ¿De verdad?

Si tantas ganas tienes, vamos. Vamos.

(Música suave de guitarra)

¿Te sirvo más vino? -Sí, ponme un poco.

-¿Está bueno? -Sí, lo ha traído Enric.

Sí, es un charelo de garnacha blanca. Está bien.

¿Cómo se llama? -Hábitat.

Ya basta.

¿Cuándo llegará papá? -Llamó y dice que viene.

Mamá, ¿qué tal el tobillo? -Mejor. Mucho mejor, sí.

¿Qué tal, Enric?

Bien. -No estás bien, ¿eh?

Estás más gordo. -No, no estoy más gordo.

Está como siempre.

No parece que rompiera con Rosa, parece que se la tragó.

Manel, no estoy más gordo. Estoy un poco hinchado. Ya está.

Bueno, hinchado de gordo.

¿Qué sabemos de Rosa?

Montse se la encontró por la calle.

Dice que estaba guapísima. Se ha hecho no sé qué en el pelo.

Y que está más joven que...

Mamá, mira qué me hace. -Nena.

¿Quieres que los Reyes te traigan carbón o qué?

Deja respirar a tu hermana.

Clara, ¿qué pediste a los Reyes? -Una bici.

No, has pedido unos patines. -No, una bici.

¿Qué dices de una bici?

Están pasadas de moda. No sabes ir en bici.

Una bici, pero con ruedecitas.

Barcelona no está preparada para ir en bici.

No hay suficiente carril bici, te la roban.

Los conductores no están habituados y te aplastarán el cerebrito.

Manel...

Eres tú quien ha pedido los patines.

Yo una PlayStation.

¿Qué me estáis contando?

En la carta no pone nada

ni de bici, ni de PlayStation, ni de nada.

Ey, ey, Manel...

Que esta no es la auténtica.

Que hago una fotocopia, para mí, para que yo sepa qué traen los...

Mira, los patines Pinky Doggie y la casita de muñecas Planet.

Esta carta no es. La envió mamá.

Montse, no te imaginas el curro que ha tenido el Rey

para encontrar la casita Pinky Ponke

y los patines de los Doggies.

Manel, los Reyes son mágicos y seguro que lo solucionan.

-Claro que sí, seguro.

-Manel, lo tienes bastante jodido esto.

Quisiera decir unas palabras.

Espero que pidas unos patines. -Manel...

Hace tiempo que quería hablar con vosotros, meses.

Quisiera deciros que os quiero mucho

y que sois lo más importante de mi vida.

Por eso, Julia y yo

tenemos la necesidad de deciros que...

El rey Melchor se ha dado a la fuga.

Aún estamos a tiempo de pedir casita y patines.

Manel, no seas pesado. -Julia y yo...

queremos deciros la verdad. -Mamá.

¿Qué estás diciendo?

¿Qué es Julia? -Julia, la tita.

En realidad no es la tía ni la hermana de nadie.

Si dejáis de llamarla tita será más fácil.

Mamá, ¿quieres que llamemos Julia a la tita?

No le vamos a cambiar el nombre ahora.

Es imposible.

Pasar a llamarla Julia a la tita... -Un momento.

Di, yaya, va.

Julia y yo...

tenemos una relación sentimental.

Guau.

Niñas, iros a jugar un ratito, anda.

(Timbre)

¿Abro yo? -Sí.

Voy.

-Niño, ¿cómo estás?

Campeón. -¿Cómo estás?

Muy bien, muy bien, muy bien. -¿Sí?

Buenas noches, familia. Ya estoy aquí.

Hola. -Cuñado, ¿cómo estás?

Chaval. -Hola.

Carme. Julia.

Hola, cariño. ¿Qué tal?

Perdonad, el retraso, pero no llegaba un palé.

Ya os imagináis. El berenjenal de siempre, lo típico.

Ya está, ya está, ya pasó todo.

¿Y qué? ¿Qué tal?

(Música suave de guitarra)

¿Pasa algo? -No.

Tenemos un rey que se ha escapado de la carroza,

no sabemos quién ha pedido los patines y la casita y...

mamá, que se ha hecho lesbiana. -¿Eh?

(Música animada)

Buenas noches. Buenas noches.

Creo que tengo una amiga alojada aquí. Se llama Andrea.

Si puede, por favor, ponerme en contacto.

Pero vaya jeta.

¿Sabe el disgusto que le ha dado a mi hijo?

Por favor...

Pues no, no hay nadie registrado con ese nombre.

(Continúa la música animada)

No... ¿Seguro? ¿Seguro?

¿Le puedo hacer una fotografía?

Vamos.

¿Qué haces? Esta exclusiva es mía. -¿Qué haces?

(Continúa la música)

No, lo siento.

Visca el Barça.

(Continúa la música)

No, lo siento.

No, lo siento.

No, lo siento.

Pues sí, tenemos una Andrea.

Eh...

Perdón.

¿Puede llamarla por teléfono y pasármelo después?

Lo lamento, pero a estas horas no nos está permitido.

Vamos a ver.

Si lo desea puede dejarle una nota y mañana se la entregamos.

Sí. No. O sea, déjeme que le explique.

Llevo 20 años buscando a esta mujer.

La he encontrado... Que no.

Que no puede ser. A mí qué me cuenta.

Qué pasa con la gente que todos me dan la lata, por Dios.

Oye, ¿qué es eso?

(Teléfono)

¿Qué?

Perdona, ya volveremos mañana. Buenas noches.

He visto la habitación.

Trescientos trece.

Corre.

Corre.

(Continúa la música)

No puedo llamar así. Ah, sí, dame.

¡La peluca!

Espera.

Bien. ¿Qué le vas a decir?

No lo sé.

¿Sí?

Eh... Perdone, ¿usted se llama Andrea?

Sí, soy yo misma.

¿Pasa algo?

Nada. Perdón, me he equivocado.

Buenas noches. Buenas noches.

Buenas noches.

(Música dramática de guitarra)

Va.

Jo...

Mi madre ya está mayor y la verdad es que...

no quiere saber nada de todo esto.

No puso muy buena cara cuando le dije

que iba a intentar encontrar a mi abuelo.

Después del funeral de mi abuela,

vaciando su habitación, encontramos una carta,

que hacía referencia a usted.

Y empecé a investigar.

No sabía su segundo apellido.

Así que...

Antes de venir aquí ya casi me había dado por vencida.

Habla muy bien castellano.

Decía que era el suvenir que había traído para nosotras.

Su abuela y yo fuimos pareja durante un año y medio.

Ella me enseñó a conducir.

En aquella época vivía en un pueblo pequeño.

Y ella alta, francesa...

Se había ido unas semanas a Francia.

Y yo solo esperaba los días esperando su vuelta.

Entonces en una carta me confesaba la verdad.

Estaba prometida con otro hombre.

No hubiese imaginado nunca...

que cuando se marchó estuviera...

Mi madre no entiende por qué Cécile mintió todo aquel tiempo.

El mundo no era como el de ahora.

No podías dejarlo todo por alguien tan fácilmente.

Continuamos escribiéndonos

y ella cada vez tenía más decidido dejarlo todo por mí.

Pero un día las cartas ya no llegaron.

A veces tengo la sensación que...

desde que Cécile desapareció,

no sé, he vivido como...

como suspendido en el tiempo.

Me alegro

que ella tuviera fuerzas

para seguir adelante con su nueva vida.

Quizá yo hubiera debido tener más.

¿Podría darme una foto de usted?

Se la cambio por las suyas.

Es un cambio justo.

Bueno...

# I el sol se'n va a un racó.

# I és fa de nit a l'escenari.

# Dos actors sota un balcó.

# Tothom a lloc...

# I que plogui amb tanta força.

# ...avall la història.

# Que ressoni aquella nota.

# No pareu,

# fins que s'ofeguin els records. #

¿Y de verdad, hija, le sigues dando de mamar?

Sí, papá, sí.

¿Qué necesidad tienes, hija?

Hablando de mamar a edades que no tocan.

No sé de qué hablas. -No, ni yo.

¿Qué te digo siempre? -A papá ni caso.

¿Y al niño qué le vas a decir, que su padre ha muerto?

No, pero a lo mejor le explico cómo maté a su abuelo.

Pero hija sin un hombre a tu lado que...

No te preocupes por eso, contigo tenemos de sobra.

(Timbre)

No, hija, quieta, tú no te levantes.

Anda, ve tú, Mari. -No te fastidia.

Voy yo.

¡Ah!

¡Carles! Hola.

¿Qué tal estás? ¿Qué tal?

Qué sorpresa.

Qué guapa estás y qué enorme.

¿Esto qué es? ¿Has visto?

No te esperábamos. Ya.

¿Estás bien? Sí. Sí, bien, bien.

Dadme los abrigos y ya... ya los dejo.

Vale. Te ayudo.

Sí, muy bien.

¿Carles? Hola, Laura.

Veo que al final te has... Sí, al final...

O sea, Josep... O sea, yo...

Que, bueno, aquí estoy.

Mira, Laura, que me sabe muy mal todo esto, que...

lo siento, y...

y ya está.

¿Ya está?

Qué guapa estás.

Carles. ¿Qué tal?

Tú sí que eres guapo. ¿Y tu tripita? Eh...

Mamá, no te acerques mucho no te vaya a contagiar.

Anda, ven conmigo.

Oye, ¿qué tal la niña? Dormida, bien.

¿Qué tal el viaje? ¿Bien? Bien, bien. ¿Tú?

Bien, la tripita mucho mejor.

Sí, sí. Ah.

Jefe, ¿qué tal? ¿Qué tal la gastroenteritis?

Bien, mejor.

# I si et despertes

# i és de nit... #

Te voy a hacer una pregunta importante.

A ver.

Me entiendes cuando hablo catalán. Te entiendo perfectamente.

¿Y eso? Yo tuve una novia catalana.

¿Qué es esto? Es la iglesia de Sant Felip Neri.

La plaza tiene el mismo nombre.

¿Por qué está así? Está hecha un Cristo.

No, son los restos del bombardeo aéreo

que sufrió Barcelona en el 1938.

Se ha querido conservar así como...

testimonio de las 42 personas que murieron aquel día.

Te lo sabes de puta madre. Sí.

(Música suave de guitarra)

Yepa...

Óscar, lo siento.

Es... Es que...

Prefiero que no pase nada entre nosotros esta noche.

No pasa nada.

No me gusta enrollarme la primera noche, ¿sabes?

Y menos si el tío se va al día siguiente.

Que no pasa nada, que yo tampoco quiero nada.

Me ibas a besar. No.

Venga, tío, me ibas a besar. Que no, que no, que no.

Quiero ver Barcelona y ya está.

Y que nos vamos por ahí...

Ahí va.

¿Dónde está tu hotel? Poble Nou.

¿Está lejos de aquí o qué? En el quinto coño.

Pero no te preocupes, vamos a mi casa.

Vale.

Espera, espera.

¿Dónde está el baño? Allí.

Vamos.

Puedes hacerlo. Como los perros en el parque.

Te la follas y luego sigues como si nada.

Y ya está.

Hola.

Hola.

Perdón.

(Música animada de guitarra)

Ey, ¿tenéis zumo de naranja natural?

Sí. Ahora te preparo uno. -Eh, campeón.

Me voy a la ducha.

Ahora en serio. Es una broma vuestra, ¿no?

No. No es broma, no. -Venga. ¿Quién quiere café?

¿Es broma o no? -No.

Como presidenta

de la Asociación de Deportistas de Élite Homosexuales,

os felicito.

Fina, que no estamos en el Palau de la Generalitat, cariño.

Pero ¿qué significa exactamente relación sentimental?

Una relación perfectamente normalizada.

Una relación que la sociedad asume como perfectamente normal.

Ya, pero...

¿Os tocáis? -Joder, Manel.

A ver, sesenta años de amistad

ya son una relación sentimental de por sí, ¿no?

Se quieren y ya está. -La yaya no intenta decir eso.

Habéis tenido que vivir con eso en silencio,

ahora ya está, se acabó.

Estoy superorgulloso de ti.

Os grabaremos en vídeo, el que hacemos para la asociación.

¿Lo tendremos en vídeo? Para verlo cuando lo necesitemos.

No lo veo muy claro yo.

¿Qué no ves claro? ¿Qué no ves claro?

¿Que haya 76 países donde la homosexualidad es ilegal?

¿O que el 62 por ciento de los homosexuales en Europa

todavía vivan dentro del armario?

¿Qué no ves claro? -¿Los he metido yo?

Te aporto datos para que veas de qué estamos hablando.

Tienes un hijo gay, para ti es más fácil de asumir.

No hay que asumir nada. -Ya lo sabías, ¿no?

Con el radar que tenéis para detectaros entre vosotros.

Como encendamos el radar de la tontería pasas el límite ya.

Lo han hecho público y está muy bien.

Venga, Fina, no animes a mamá.

¿Qué quieres que te diga? Se me hace raro que mi madre...

Asúmelo, Manel. Asúmelo.

¿Podemos dejar el tema aquí?

Amo a Julia.

Sí, ya, como amabas a Greta

y nunca decías que tenías

una relación sentimental con la gata. ¿A que no?

Eso es. -Por favor, hagamos un brindis.

Por favor, levántate. -Es que...

Hagamos un brindis, por favor.

Hagamos un brindis por el amor en la tercera edad.

Ya vale. ¿Quién quiere café?

Os haremos miembros de honor... -No son deportistas de élite.

Que son dos yayas.

Mamá nos está diciendo que es lesbiana, ¿os parece normal?

Me parece que hay un homófobo en la sala, señoras y señores.

Que no, Fina, que no soy homófobo.

Fui el primero en felicitar a tu hijo.

Bueno, ya está, ya hemos cubierto el cupo de gais en la familia.

Sí, el cupo de chorradas parece

que no están cubiertas en la familia.

Mamá nos dice que es bollera, ¿te da igual?

¿Te suena el concepto papá?

Quizá mamá quiere a la tita Julia ahora.

¿De qué lado estás? -No es un partido de fútbol.

Lo que digo es que de papá casi ni me acuerdo.

En cambio tita Julia lleva toda la vida.

Muy bien, 20 años bastan para olvidarse de papá.

No es eso. -Va, hombre. Va, hombre. Va.

Por favor, es un insulto a su memoria.

Perdona, pero papá era... un imbécil.

¿Qué has dicho?

He dicho que era un imbécil. ¿Quieres que lo diga más claro?

Papá era un imbécil.

Retira eso ahora mismo. -Mamá, no...

Quise mucho a vuestro padre. No era muy afable,

pero ni mucho menos era un imbécil, ¿entendido?

Sí, sí, lo querías mucho.

No tienes derecho a opinar.

Era mi padre. -Y mi marido.

No me encuentro muy bien.

Me voy.

Espera, Julia, que te acompaño. Espera un momento.

¿Ah, sí, se ha fugado un rey?

¿No tenéis ojos en la cara?

¿Tú te has visto, mamá?

¿Sabes cuántos años tienes? -Olvídalo, Enric. Déjalo ya...

Deja el vino también.

Brindemos. Así disimularás las no sé cuántas copas

que te has tomado. -Eh, eh, eh. No pienso tolerar...

Calla, calla, por favor.

Hago lo que me da la gana, homófobo de mierda.

¡Ese es tu problema! -¡Parad ya, joder!

¡Déjame! -Cálmate, Enric.

Solo decimos que mamá hace cunnilingus.

También se los hago a Montse y no pasa nada.

No razona, Manel. No razona y ya está.

Están engañando a mamá.

Le venden mierdas de amor a los 80 años, ¿entendéis?

Que Rosa te haya abandonado

no significa que los demás no podamos amar y ser amados.

¿Lo entiendes eso?

No os pido que aprobéis lo que hay entre Julia y yo.

Solo quería compartirlo con mi familia, mi familia.

No con la presidenta de ninguna asociación,

ni con el estudiante graciosillo,

ni con el hombre de hielo.

¿Lo entendéis?

Mamá, perdona.

(Ruido)

Julia. ¡Julia!

Avisad a una ambulancia.

# Si me'n vaig abans

# que ho facis tu, no feu gaire dol.

# I prepareu-vos un sopar espectacular,

# com si fos Cap d'Any.

# I que soni aquella cançó

# que ens feia sentir, malgrat tot. #

Ha sido todo una estupidez.

Deberías ver la parte positiva.

Al menos lo has intentado.

Ella tiene uno igual.

Ella me compró uno a mí y yo le compré uno a ella.

¿Cómo os conocisteis?

Durante un verano,

en el pueblo de mi madre.

Yo iba todos los veranos allí.

Y pasaba los días con los mismos amigos

haciendo las mismas cosas.

Y aquel verano...

la vi.

Y pasé el resto del día

averiguando quién era,

de dónde había salido, dónde vivía.

Y todavía no sé cómo reuní el valor

para ir a su apartamento, llamar a la puerta,

y presentarme.

Si me hubieras conocido en esa época

sabrías que fue todo un logro para mí.

Y... ya no nos separamos el resto del verano.

Mis amigos del pueblo se reían. Decían que me había poseído.

Envidia.

Fueron solo tres semanas, pero...

maravillosas.

Supongo que te parece ridículo.

Pero después de ella nunca...

he sentido...

Nunca he vuelto a sentir...

Nunca.

¿Pero no os disteis el teléfono o algo?

Bueno, en esa época no había teléfonos móviles.

Nos dimos las direcciones.

Y estuvimos escribiéndonos durante meses unas cartas...

Yo quise ir a verla, pero mis padres me...

Yo qué sé, me acobardé, no fui.

¿Y qué pasó?

Nos mudamos mi familia y yo. Yo le escribí...

una carta diciéndole mi nueva dirección,

pero no sé si se mudó también. El caso es que nunca más...

Y tampoco en ese momento me animé a ir a buscarla.

Luego traté de olvidarla, pero...

Como dice un autor que yo he leído,

tratar de olvidar a alguien es recordarlo para siempre.

Por eso cuando la he visto esta noche desde la carroza...

Yo qué sé, no han salido las cosas bien.

El amor no existe.

Ni los Reyes Magos.

Ostras, qué casualidad, hoy he visto uno igual.

¿Perdón? El amuleto.

Justamente hoy he visto una clienta que llevaba el mismo.

¿El mismo? ¿Seguro?

Sí, juraría que sí. Una clienta del hotel.

Me dijo que cogía un avión a primera hora de la mañana.

Creo que pasaba la noche en el aeropuerto.

Vamos. Sí.

Muchas gracias.

¡Gracias!

Por fin se durmió. -Bueno, hija, Laura,

descansa un poquito ya.

¿Ya tenéis su primer regalo? -Sí, un body, un peluche.

Anda que le hará ilusión con esa edad.

Ya nos hará ilusión a los demás.

Al mío le pienso hacer un montón de regalos.

El mejor regalo para un niño, hija, es despertarse el Día de Reyes

con una mamá y un papá.

Ay, por favor...

¿Por qué no te callas ya?

¿Qué pasa? ¿No puedo decir lo que quiera en mi casa?

Tú te volcabas muchísimo con nosotras dos.

¿Verdad, mamá? Él se volcaba muchísimo.

Hija, no creo que seas capaz.

Capaz o no es lo que hay, porque es lo que yo quiero.

Esperaba otra cosa de ti. -Yo esperaba exactamente esto,

que te comportaras como un imbécil. -Alba...

Que a papá ni caso.

Hija, cuidado. -No, no, bien. Estoy bien.

Voy... voy al baño.

¿Y qué tal, hija, esa búsqueda de trabajo por Barcelona?

Bueno, estamos en ello.

Te digo esto porque ahora que tienes tiempo

por qué no aprovechas y... -Papá, por favor.

Me paso el día cuidando a la niña que es muy pequeña

y necesita mucha atención.

Igual, Laura, si me la dejaras cuidar un poquito a mí.

¿Quieres sacar la cabalgata?

Usted perdone, ya me callo.

No se te puede decir nada. ¿Te lo hace en casa?

Cada dos por tres. Deberías ver.

¿Qué?

Mira, Carles, vamos a dejarnos de gilipolleces.

Nena, habla bien.

Joder.

Perdonad, familia, nos vamos a ir porque es que hoy no...

Gracias por todo, de verdad.

Muy bueno el turrón.

Feliz Día de Reyes.

¿Estás bien? -Sí, no es nada.

"¿Qué pasa?".

-"Pues que no estoy bien".

"Me han vuelto a mandar otra carta de rechazo".

"Es que me siento inútil".

"No puedo estar 24 horas en casa. Yo necesito trabajar".

Yo estoy todo el día en casa, con la niña...

Y siento que tengo que hacerlo yo todo.

Que si no lo hago yo no lo hace nadie.

Y es que no doy abasto.

Y él, él está en su ciudad con su familia, con sus amigos...

Que muy bien, que me gustan, pero es que me siento sola.

"Y lo peor es que hay algo que entre nosotros no funciona".

Discutimos todo el rato, no llegamos a ningún acuerdo y...

"No me fío de dejarlo solo con la niña".

"Y hay algo entre nosotros que no...".

"No sé, estoy empezando a pensar que...".

A lo mejor me he equivocado.

(Cristales)

(Llanto de mujer)

(Música suave de piano)

¿Qué ha pasao?

No, no, no, él no es. Es Salva.

Joder, Josep.

Vale. Ah... Una ambulancia.

Alba, ven aquí.

(HABLA CATALÁN)

(HABLA CATALÁN)

(HABLA CATALÁN)

No. ¿No?

Es que no te entiendo.

Claro, claro. Joder...

Alba, que te vamos a llevar a la cama ahora

y la ambulancia llegará en nada.

Otra cosita. Dime.

Me estás haciendo mucho daño. Perdona.

No pasa nada. Vamos. Va, va, va.

Agárrate aquí. -Tengo mucho calor.

Eso, ventilamos aquí, va.

Una ambulancia para parto.

No, no soy el padre, soy...

el marido de la hermana del marido de la hermana.

Estoy sola.

No. -No va a tener padre.

Josep. Con "p" de Puigcerdá.

O de Pamplona, sí.

Vas a tener un nieto que no te lo mereces. Calla.

Para parto y desmayo.

Venga. Cojines aquí.

Todo va ir bien, cariño.

(GRITA) ¿Qué pasa?

Contracción.

Hasta ahora no me habían dado.

Alba, por lo que sé las contracciones pueden ser leves

y piensas que no son de parto, pero si ha pasado un minuto

es que la cosa es inminente.

Lo leí en "El milagro de la vida".

"Mi primer embarazo", "Comer, amar, mamar".

¿Cómo sabes todo esto? Los leí todos, Laura.

Por favor... Laura, te pones detrás suyo,

te vamos a girar un poquito. Venga.

Y ahora respira, ¿eh?

¿Dónde estás? -Contigo aquí, mi amor.

Está aquí.

Buenas noches. Buscamos a Julia Guerrero.

La acaban de traer. -Eh... Sí. ¿Son familiares?

No. -Sí.

Bueno, no está claro aún. -Claro que somos familia.

Esperen allí, por favor.

Enseguida os llamarán.

(Música suave de piano)

Duc...

Tranquila, cariño, que todo va a ir bien. Vas a ver.

Voy a morir. Lo que vas a hacer es parir.

Lo vas a hacer muy bien. Me pongo abajo.

No te vayas. No me voy.

Me pongo aquí. Girémosla un poquito.

Muy bien. Poquito a poquito.

Muy bien. Si lo estás haciendo bien.

¿Qué dice este del dallonse?

La cabeza que ya sale de lo tuyo.

¿Que la cabeza ya...? ¡Josep, por favor!

Escúchame, Alba. Escúchame.

Si va rápido, mejor.

Ya verás, no te das ni cuenta, y habrás parido.

Cuando lo cuentes en la guardería serás la envidia.

Venga, va.

¡Está ahí! ¡Ahí está!

¿Dónde está la ambulancia?

Estamos contigo, linda. Si sale, sale.

Eso que avanzas.

¿Verdad, Laura? Sí.

Va, va, va, va.

Vas muy bien. Enrique, ¿verdad?

Venga, va, Enrique, que soy tu tío.

Tú y yo vamos a ser muy colegas, ¿eh?

Alba, déjalo salir solo que ya tiene una edad.

Vale.

Va, va, va, va.

Vas perfecto. Vas perfecto, mi vida.

Vas a poner esto aquí. Lo haces muy bien.

Ay, ay, ay.

Ay, ay, ay, ay, ay.

¿Qué pasa? ¿Qué pasa? Vale.

Ahora vamos... Vamos a empujar juntos en cada contracción.

Vale, tú le empujas la espalda, ¿sí?

Venga.

Joder. ¿Está ahí?

Vale, vale, vale.

Eso es, eso es, eso...

Va, va, va, va.

La cabeza, la cabeza...

La cabeza.

Ya sale.

Una más, una más, una más.

(Llanto de bebé)

Está aquí.

(Llanto)

(Música suave de piano)

No, no, no, no, no.

Mierda.

(Música dramática de piano)

¿Qué haces?

Nada.

¿Ibas a irte sin decir nada? No, no, no. No. Eh...

No serás tan hijo de puta, ¿no? Joder, que...

que iba a comprar. ¿Algo de comer?

Sí. No, no, no, no hace falta.

Tengo la nevera llena. Haberlo dicho antes.

¿Qué quieres? Eh...

No era para mí, era para ti.

Oh, qué mono.

Pues... me preparas

unos huevos fritos con una tostada untada con tomate y bacon

cortadito así pequeñito.

Perfecto.

Gracias.

Joder.

Qué rico.

No me puedo creer que no hubiéramos cenado aún.

¿Seguro que no quieres? No.

No, no, gracias.

No tengo hambre. Vale.

Uh...

¿Trabajas a las 7 o qué?

Ayudo a mi tía a vender roscón de reyes.

Un coñazo.

A ver si acabo la carrera y encuentro algo de lo mío.

¿Qué estudias? Psicología.

Pero tranquilo, no estoy psicoanalizándote.

Todos lo preguntan.

Sí que puedo leer la mente.

¿Ah, sí? (ASIENTE)

¿Te pongo a prueba? Cuando quieras.

Bah, ¿eh qué estoy pensando?

¿Tú? Yo.

Tú...

Tú estás pensando que soy la chica más guapa

que has visto en tu vida.

Y que esto debe ser...

lo que llaman amor a primera vista.

Te estoy tomando el pelo, hombre. Es broma.

Voy al baño, ahora vengo.

Joder.

# Love is in the air...

(Tarareo)

# Love is in the air... # (CHISTA)

(Tarareo)

¡Olga! ¿Eh?

Creo que han venido dos compañeros de piso.

No vivo con mis compañeros de piso. Yo vivo con mi...

No.

¿Puedes sola, mama?

Sí, puedo, sí. Ya ves, qué remedio.

Uy, hola. -Oh, sorpresa.

¿Qué... qué... qué hacéis aquí?

¿No pasabais unos días fuera? -Tu tío se ha roto una pierna.

Se ha metido una hostia... -Por todos lados.

Todos para casa, ya ves. Yo soy Óscar.

Pero ya me iba, ¿no?

Hombre, ¿cómo te vas a ir?

Si acabamos de llegar. Ven, ven.

Por favor...

Por nosotros no sufras, de verdad.

Todo un disgusto, nena. Se empeñó que quería la litera

y se ha metido una hostia, pero de la parte de abajo, ¿eh?

¿Un trío? ¿Con la repartidora?

¿Y cómo ha ido?

Normal. No ha pasado nada raro.

Venga, ¿no puedes ni mirarme a la cara?

No.

Pero, tío...

Ángel, júrame que nunca volveremos a hablar de eso

que ha pasado ahí dentro.

Te lo juro. Bien.

Creo que me voy a dormir.

Eh, eh, eh, me lo explicáis, ¿eh?

Adrián, pero si yo ni siquiera quería.

Me lo acabas de jurar.

Me parece muy fuerte que ahora te enfades por algo idea tuya.

No quiero... Así está bien.

Así está de puta madre.

Tío, yo necesito explicarlo.

Me está consumiendo por dentro.

Siéntate, Oriol.

Mira, el tema, ¿vale?, es que no lo quería hacer.

Pero Adrián me ha suplicado para que dijera que sí

porque decía que era una oportunidad entre mil

y que si decíamos que no nos arrepentiríamos toda la vida.

Bueno, la tía la verdad es que iba...

Ya, ya, ya está.

Si hay que contarlo prefiero hacerlo yo.

Todo iba bien, muy bien.

Esta chica era una máquina en la cama y...

está claro que no era la primera vez.

No, está claro que no. Lo sabía hacer todo.

Por arriba, por abajo. Una pierna por aquí, por allá.

No le hacía ascos a nada.

Un puto sueño hecho realidad.

Pero solo nos pidió una cosa a cambio.

Que nada de... encima suya.

Comprensible.

No, muy comprensible.

Todo se aceleró y en el último momento...

Bueno, yo ya iba, Oriol, y me he puesto nervioso

y tenía pocos segundos para reaccionar

y lo único claro es que a ella no la podía tocar.

Bueno...

Lo que se llama un fuego amigo.

Ah, ¿fuego amigo?

Pero en la cara, tío.

¡Ah!

Tío, perdóname, ha sido sin querer.

Todo ha ido tan rápido que...

Ahora ya es tarde. Tío, pero si no hay para tanto, ¿no?

Tampoco es tan malo.

Si... si dicen que es hidratante.

Hijo de puta. Que os den por culo a los dos.

Adrián...

Oriol, es que...

Pero... pum y pam...

¿Sus pa...?

Solo tú puedes conocer a los suegros en la primera cita.

Te has superao. Ayúdame.

¿Cómo salgo de aquí?

¿Recuerdas la tercera norma? "Sí".

Eh... Caerle mal a sus amigos.

"A los amigos y a los familiares".

Tienes que caerles como el culo.

No te vayas tú, que te echen ellos.

Perfecto.

Hasta luego. "¡Espera, espera, espera!".

¿Qué somos? "Machos".

¿Y qué comen los machos? Kebab.

Pues eso, tráeme un kebab cuando vengas.

Joder.

Va, pasa.

Siéntate aquí con nosotros.

Contra más seremos, más reiremos.

¿Tienes hambre?

¿Te apetece algo? No, gracias.

¿No?

Eres guapo, ¿eh, tío? Gracias.

El amor llega cuando menos te lo esperas.

No la dejes escapar que es un sol.

Como su madre. -Papá, papá...

Guapo. Guapo. -Y tiene estudios, ¿eh?

Estudios e intuición

que es lo útil para la supervivencia.

Va, mamá. Va, ya.

Eso de guapo lo ha dicho porque va quemada, ¿verdad, señora?

Hostia, pues mira, antes lo hablábamos, ¿sí, papa?

No es que vaya quemada. ¿Sabes qué me pasa?

Yo desde los 40 estoy viviendo como una plenitud sexual.

Tendrías que haberla visto antes en la cena.

No seas burro, va.

Nos hemos jugado si se ligaba o no al camarero.

Y mira tú, el teléfono.

Perfecto.

¿Qué es eso? Esto es mi hierba.

La llevo siempre encima.

Me gusta fumarme unos cuantos para pillarme un buen globo.

¿Hierba? -¿Qué coño dices, tío?

¿Puedo fumarme un petardo aquí mismo?

¿Hierba? Sí.

¿Hierba?

En mi casa no se fuma hierba...

a no ser que sea con una buena pipa como esta.

Sí, bravo. Sibarita. Sibarita, papi.

¿Me podrías pasar un poco?

Hace que no pillo, el que me la pasa está de viaje

y ahora encontrar un camello que sea fiable y a buen precio...

Yo ya no fumo, me he retirado porque me bajaba mucho la tensión.

¿Sí o no, papa? Cada amarillo... -Blanca.

Pero fatal, ¿eh?

Le he cogido miedo. No la quiero ni ver.

Bueno, se acabó la tontería. ¿Cuánto hace que os conocéis?

Mucho. No, mucho no.

Mucho no. Eh...

Hace dos horas.

Y en 20 minutos me la cepillé en el cuarto.

Hombre, ole, ole, ole. -Campeón.

Ole, ole, como en los sesenta.

No, mujer, que se va a pensar que somos de esa época.

¿Qué coño haces, tío?

Tampoco te pongas así. No te ponga así

que hay que hablar de estas cosas. Claro, claro.

Hemos hecho de todo. ¿Qué hemos hecho?

Hemos hecho el perrito. Ah.

Mi prefe, me lo pido. -Guau, guau, guau...

Me lo pido. -Guau.

También hemos hecho el 69. Esa hace tiempo que no la hacemos.

Esa me encanta a mí.

Sí que hace tiempo, sí.

Pues su hija es una experta. ¿Ah, sí?

Mi hija es una experta porque lo lleva en el ADN.

Debe ser el tuyo,

porque cuando me agarra me descoordino.

No es verdad, papa, no es verdad. -No digas que no, es así.

El 69 lo haces bien, papa.

Es que me jode que sea tan inseguro.

Esto viene de familia. Viene de familia.

Usted es tan cerda como ella, ¿no?

Vaya par de guarras.

Porque su hija se ha puesto aquí y...

Vamos, que me ha dejado el sable impecable.

Se nota que le gusta más una polla...

Ya. Me he pasado aquí. Aquí me he pasado, ¿verdad?

Óscar, ven conmigo ahora mismo.

Lo siento muchísimo.

Va. Yo no soy así.

¿Cómo hemos llegado tan lejos?

Vete de mi casa inmediatamente.

Nunca había pasado tanta vergüenzas. Eres un gilipollas.

Por favor. ¡Que te vayas, ya!

(Música suave de guitarra)

(Truenos)

Mierda. Mierda. Mierda. Mierda.

Me cago en la puta y la madre que la parió.

La puta grúa me va a dejar seca.

Voy a llamar.

¿Qué hace aquí mi cartera? ¿Qué?

Ah, sí.

Te la has dejado antes en la churrería.

Me la has robado tú. No.

Robado no, en todo caso tomado prestada.

Lo siento.

Es que yo te necesitaba y no me hacías ni caso,

¿qué querías que hiciera?

Te he llevado donde has querido más rápido que un taxi.

Cago en la mar serena.

O sea que además te tengo que dar las gracias.

Me has robao y me has dejao tirao en la autopista.

Por tu culpa estoy aquí.

¡Tengo que llegar al aeropuerto! ¿No te das cuenta?

Ahora yo me interpuesto en tu noble cruzada amorosa, ¿no?

Me has hecho ir con la barba como un mono de feria.

Te lo voy a decir bien clarito para que no te quepa duda.

Estás haciendo el ridículo.

¿Sabes lo que te digo yo?

No me extraña que te vayan a echar del trabajo.

Ahí te quedas.

Que te aprovechen las fotos.

¡Eso, vete!

¡A ver qué haces tú solo!

(Música suave de guitarra)

Saldrá de esta.

Ya verás.

Olga, ¿qué edad tiene este nene?

Veinticinco. -Ya está.

¿Qué? -Cada siete años un cambio.

A ver, no coincide, no coincide, tiene que coincidir.

¿Siete por tres? -Veintiuno.

Siete por cuatro, veintiocho.

Réstale tres.

Está en época de cambios.

Comprobadísimo. -Te digo una cosa.

(Continúa la música)

El billete. Eh... No tengo.

Bueno, pues tendrá que sacarlo, como todo el mundo.

Perdón, necesito pasar.

Es un segundo. Necesito hablar con una persona dentro.

Hablo, salgo. Es un segundo. Sin billete no pasa.

No tengo dinero para un billete. ¡Digo que no!

He dicho que no. Es entrar...

¡Que no! Y despeje la zona.

(Continúa la música)

Bien.

Ahora, lo que está es colgadísimo, ¿eh?

Cuidado no confundamos.

Como un polluelo. -Está colgadísimo por ti, hostia.

(Continúa la música)

Eh.

Gracias. De nada.

Carles. ¿Sí?

No, que lo has hecho muy bien.

Todavía no sé ni cómo, pero...

Gracias.

Bé.

Josep.

Antes te he oído hablando con tu hermana.

Mira, Carles, yo no... Espera, espera. Espera.

Sé que estamos pasando por un momento muy delicao.

Lo sé porque lo veo, Laura, porque no soy tonto.

Veo que no te he sabido escuchar, no te he sabido decir las cosas.

Por eso no quiero pedirte disculpas por enésima vez.

Siempre es el mismo cuento. Lo sé.

Lo que quiero es explicarme. ¿Puedo?

Claro.

Me da la sensación,

Laura, que en esta relación hay unos roles muy marcados.

Por un lado estás tú que...

que eres la responsable,

la que se ocupa de las cosas serias.

Y sé que en gran parte es mi culpa.

Pero es que luego estoy yo, Laura,

que llevo el cartel de irresponsable

aquí colgado todo el día y...

me jode, Laura.

Me jode porque tengo 32 palos,

porque tenemos una niña preciosa...

Y me da la sensación pues que...

no me dejas.

Y sé, Laura, sé...

que has hecho muchísimo.

No quiero que pienses que no lo valoro.

Porque no es así, te lo juro.

De nada.

Yo también lo siento, Carles.

(Llanto de bebé)

Ven aquí. Ven aquí. ¿Está bien?

Sí, sí, sí, sí.

Hala, ven con papá.

Que la cojas.

No pongas esa cara, por favor.

Nada mal la Noche de Reyes, ¿eh?

Esto es mejor que una cabalgata.

Un parto. No olvidemos es un parto. Cuidado, ¿eh?

Oye, he parido.

¿Qué?

¿Cómo te quedas?

Yo ahí con tu hermana.

He visto un poquito... Merezco el premio.

(RÍE)

(D. BSO "Barcelona, noche invierno")

Ya está, ¿no?

¿Qué? -El azúcar ya se habrá disuelto.

¿Qué tal está? -Bien.

¿Recuerdas la tobillera de la yaya?

De cuando se rompió el tobillo en la bañera,

¿sabes? -Sí.

Pues se ve que un día tú tenías trabajo no sé dónde

y pediste a la yaya y a Julia que llevaran comida a Duc.

Total que las dos van a tu casa y al entrar no está ahí.

Y van a casa de Rosa y la encuentran allí.

¿Rosa?

Tu exmujer había aprovechado que no estabas en casa,

y ella lo sabía, para coger el perro y robártelo.

Qué cojones.

Y la yaya empieza a decirle

que lo devuelva, que lo devuelva.

Y Rosa que no, no lo quería devolver.

Total, que a Julia se le hinchan los ovarios,

coge a Duc...

Imagínate, coge al perro,

y se van las dos calle abajo...

Imagínatelas con casi 90 años las dos.

Total, que al final lo dejan en tu casa sin que te enteres.

Y llegas por la noche, Duc te saluda como siempre,

y no te sientes solo.

Ya, pero la abuela...

La abuela mi divorcio nunca...

No, no, no, no, no, la yaya no ha entendido nunca tu divorcio,

pero no por ello ha dejado de estar ahí, nunca.

Yo creo que el amor consiste bastante en eso, ¿eh?

En estar siempre.

En estar ahí dentro y no aquí fuera.

En torcerse el tobillo por su hijo y el perro.

Y además, que tú las quieres.

Las quieres a las dos por muy lesbianas que sean.

Así que espabila.

(Llaman a la puerta)

(Puerta)

He ido a... a pasear a Duc.

Perdonad el retraso.

Todo irá bien.

Cuenta con nosotros para lo que necesites, mamá.

Claro que sí.

(Música dramática)

¿Qué tal? Ey, tío.

¿Dónde está Curro?

Desde ayer que no lo veo. Vete a saber dónde está este hombre.

¿Qué te pasa?

Me pasa que soy gilipollas.

Eso me pasa.

¿Tú de dónde sales? -Chicos,

me he enamorado.

¿Pero de dónde sales? -Conocí a la mujer de mis sueños.

Lo supe cuando la vi. Amor a primera vista.

¿No decías que no existía?

Hablas del Curro del pasado. Era antes.

El amor cuando te llega, te llega. Lo notas.

Hay una magia, una conexión.

Se llama Lola. Es fantástica.

El primer bar que estuvimos, ¿te acuerdas?

Allí la conocí.

Se ve que su amiga la dejó plantada.

Para. ¿Me lo estás diciendo en serio?

En serio. Es diseñadora, se hace su propia ropa.

Es emprendedora.

Claro, Lola. ¿Y dónde está?

En el baño, emprendiendo un tordo.

¿Cómo es posible...? Los botecitos estos que es gel y champú.

¿Te lo das a la vez? -Será por el cuello cabelludo.

Madre mía. Perdón que os interrumpa.

Soy Óscar. Hola.

Lola, emprendedora. Hola.

Diseña su ropa, te lo dije.

Tienes que ayudarme. Sí.

Tu amiga Olga, la que te dejó tirada ayer.

Me debe 2,95 de la cerveza que no pagó ayer, ¿te acuerdas?

2,95, con lo que está el paro. Vale.

¿Sabés dónde está la panadería donde trabaja?

No te recomiendo ir. Las napolitanas están malísimas.

Me da igual. ¿Me puedes dar la dirección?

¿Cómo puede estar mala una napolitana?

La dirección exacta.

Donde la farmacia, esa que nunca abre, famosa.

La dirección exacta, por favor. Trafalgar, 43.

Trafalgar, 43.

Ya está.

(Música animada de guitarra)

El avión sale en una hora, ¿no? -Hostia.

(MEGAFONÍA) "Rogamos tengan sus pertenencias

controladas en todo momento".

¿Otra vez?

Por favor, déjame...

Vete ya. No vengo a hacerte fotos.

¿Qué haces aquí?

Pues mira, que yo también he decidido saltar de la carroza.

¡Venga, va! ¿No tenías que buscar a no sé quién?

No me dejan pasar.

¿Y ya está? ¿Eso es todo?

Tengo una idea.

Tenga. Muchas gracias.

Gracias. Adiós.

-Hola, buenos días. -Buenos días.

Creo que me llevaré uno de trufa, por favor.

¿Qué coño haces aquí?

Oye, guapo...

Es que quiero hablar contigo. Estoy trabajando.

¿No lo ves o qué?

Ponte en la cola y te esperas a que te toque.

No. Vamos.

Dígame.

Bien, uno de trufa. -Sí.

El... el de trufa, muy bien. -El de trufa.

Ahora mismo se lo sirvo.

Mierda.

Olga. ¿Qué quieres?

Hablar contigo que pierdo mi vuelo. Me la suda.

Eres un imbécil.

¿El roscón con fruta confitada? Sí.

No soy un imbécil, el imbécil es mi amigo Curro.

¿De qué coño hablas?

Pues que esta noche intentaba demostrarme a mí mismo

que era capaz de follarme a una tía, dejarla tirada y...

y no enamorarme de ella.

Ah, muy bien.

Qué romántico. ¡Toma!

Perdone, ¿qué quería? -Ese.

Espere un momento, señora. Espere un momento.

Que no lo entiendes, que no he sido capaz.

¿Qué me dices? ¿Que te has enamorado?

¿Estás loco o qué?

No, yo no estoy loco, yo soy así y ya está.

Y me da igual.

Y no voy a dejar que nadie me cambie.

Y es mejor equivocarse cien veces que dejar de ser uno mismo

y quizá dejar pasar la buena.

Y sé que no nos conocemos de nada, pero esta noche ha sido... guau.

¡Guau!

Y yo quiero darle una oportunidad a ese guau.

¿Qué... qué quieres de mí?

Yo lo quiero es volverte a ver, y ya está.

Y contesta rápido porque si no cojo el próximo bus al aeropuerto

estoy jodido. Joder.

Sin presión, ¿no?

Decídete, guapa,

que no tenemos todo el día. Claro.

Estás como una puta cabra.

Sí.

Pero vale. ¿Vale qué?

Me parece bien que nos veamos.

¿Sí? Sí.

¿Seguro? Que sí, pesao.

¿Qué haces? ¿Qué haces?

¿Qué haces?

Romper la segunda norma,

desayunar contigo.

Vas a perder el avión.

Mi avión ha salido hace más de media hora.

Te lo pago.

Gracias.

Guapa.

Feliz Navidad.

(Música animada de guitarra)

Señorita, la cámara. -¡Mira el pajarito!

No se puede hacer fotos aquí en el aeropuerto.

¡No se puede hacer fotos! ¡Deme la cámara!

¡Selfie! Para la universidad.

No puedo... ¡Ay!

¡Por favor! -¡Un momento, un momento!

Qué modales.

"Atención, hay un hombre en camisón en las cintas".

Quédate con ella.

Venga, conmigo. Vamos.

Hola. ¿Qué tal?

(Continúa la música animada)

Perdón, perdón, perdón.

¡Eh!

Señora, tenemos que cerrar el embarque.

(Música suave de piano)

Señora.

Hola. Buenos días.

Ah.

Eh...

Hola. Buenos días.

Eh...

Al fin te encuentro.

(Música suave de piano)

¿Dónde está? -¡Ahí, ahí!

Vete, anda.

Vete.

(D. BSO "Barcelona, noche invierno")

¡Viva el amor!

Cécile.

Lo siento muchísimo.

La verdad es que...

vaya noche.

(OFF) "Querido Jaume:

Todavía me encuentro en Francia,

aún sin fecha de regreso a Cataluña".

"Hace días que ardo en deseos

de explicarte una cosa que me asusta,

a la vez que me emociona".

"Estoy esperando un hijo, Jaume, un hijo tuyo".

Está llorando porque el papa se merece un regalito.

¿Has visto?

(OFF) "Todo ha ido muy rápido y todavía no lo sabe nadie".

"Hace tiempo que pienso en dejar la vida que tengo en Francia".

"Hacía mucho que no era feliz".

"Y tú me has dado en pocos días lo poco que necesitaba".

"Solo se trata de tener valor para empezar una nueva vida,

de perseguir aquello que uno desea, de no dejarlo escapar".

"Espero ser capaz de echar la carta en el buzón".

"Si eso es así, significa que ya estaré un poco más cerca".

"¿Quién me iba a decir que me enamoraría de ti?".

"¿Quién me iba a decir que tan joven

sabría con quién quiero compartir mi vida?".

"¿Quién me iba a decir que amar tendría un precio tan alto?".

"Pero tienes que dejar que el amor te cambie la vida".

"Porque al fin y al cabo,

¿para qué hacemos las cosas si no es por amor?".

"Espero volver a verte. Te quiere cada día más, Cécile".

(Continúa la música)

(Música suave de piano)

¿Me pasas la leche?

Oye, estaba pensando ahora y se me ocurre que...

vaya nochecita, ¿no?

Fue brutal. No sé cómo Oriol se lo perdió. Vaya pringao.

Además, lo tenía todo preparado la tía. Viene aquí y...

¿Sí o no?

La verdad es que sí que fue la polla.

Porque vaya loba, ¿eh?

Madre mía, con el biturbo ahí...

Es que vaya máquina, tío.

Qué momentazo.

(D. BSO "Barcelona, noche invierno")

Somos Cine - Barcelona, noche de invierno - Ver ahora

Somos gente honrada

Carlos y Miguel, dos padres de familia y amigos de toda la vida, no pasan por su mejor momento. Tras haber llegado a la cincuentena, se ven sin trabajo y sin dinero. Cuando la situación es prácticamente insostenible es cuando sucede el milagro: en un día de pesca, se encuentran un paquete con diez kilos de cocaína. Los dos amigos deciden comenzar a vender la droga para conseguir salir de la miseria que están viviendo. Pero el dilema moral no es su único problema: ¿qué saben dos cincuentones de cocaína? Dirigida por Alejandro Marzoa, ganó la sección oficial de largometrajes a concuerso en el festival de Málaga de 2013.

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - Somos gente honrada - Ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Está bajando la marea. Así no pican, coño.

Eso va a ser... La marea.

Un poquito de paciencia, hombre...

Tú quieres pescar, ¿no?

(Música)

Vamos...

No. Otra vez no.

Vamos, Suso. No.

La madre que lo pario.

¿Qué? ¿Cuál pescamos, Suso? Esta, ¿no?

Esta sí.

Son cinco casas de lujo que conforman un barrio residencial.

Prácticamente ya están acabadas. O sea, no, pero si tú me ayudas...

Es una zona con mucho futuro... Ikea compró terreno.

¿Qué estamos teniendo? ¿Una reunión de negocios?

No, hombre. Hablo de sacar beneficio con una pequeña inversión.

Llámalo como quieras. ¿Tú sabes cuánto dinero me debes?

Si sigues con lo de Construnova me vas a deber más.

Sandro, coño... Eso es temporal.

Hay que saber ver las oportunidades.

¿Cuánto dinero me debes?

Bueno, tuve un... ¡No! ¡Dímelo! ¿Cuánto?

Bueno, coño...

¿Iba a venir yo a jugar al squash contigo

si no tuviera tu deuda controlada? ¿Qué me estás contando, hombre?

La duda ofende, joder.

Bueno, igual no eres tú el socio que busco y tampoco pasa nada.

¡Coño! Venga, saca.

(Música)

Hasta luego, buenos días. Buenos días.

-¿Cómo vais? ¿Necesitáis ayuda?

¡Niños!

¿Queréis que baje? Porque si queréis bajo...

El padre que los parió...

(Música ordenador)

Chema.

¿Tú qué? ¿No te cansas?

¿Así vas a ir vestido? Así estoy bien.

Tu hijo se va a quedar tonto. Estará haciendo un trabajo de clase.

Un trabajo de clase... El internet de los cojones...

que primero me quita el quiosco y después el hijo.

Anda, trae.

¿Tú lo viste leer alguna vez un libro, un periódico, una revista?

Cualquier día... internet... a tomar por culo.

¿Es necesaria la corbata?

Te vas a asar de calor con esa camisa.

¡Qué buena lubina pescaste!

-Cada día cocinas mejor, hija. No sé a quién habrás salido.

A tu madre seguro que no.

Aún estás a tiempo de montar un restaurante.

-Sí, claro... -Pues sí.

Quizás podríais aprovechar el local del quiosco para montarlo.

-Qué tonterías dices, mamá. Ahí no caben ni las sartenes.

-Pues no sé, hija, hay sitios de comida rápida en cuchitriles.

No será tan mala idea, ¿verdad? -Por supuesto que no.

Me interesa invertir en ese negocio. -Papá...

-Abuelo, ¿me compras una rifa? -¿Eso qué es? ¿Para el Domund?

-No, para el viaje de fin de curso. Nos vamos a Mallorca.

Chema...

Ya hablamos de eso antes.

Ya está. Toma.

Tranquilo, Suso.

Ve a traer el café.

¿Sabes quién se ha quedado en la calle?

¿Te acuerdas de la hija de Lourdes? ¿La amiga de Carmen?

Pues su hijo, que estudió en no sé que universidad y hablaba inglés...

Que si estudiabas allí tenías trabajo seguro...

pues su hijo en el paro.

Y lo peor de todo es que lo pillaron atracando en una tienda de chinos.

(RÍE) Hay que ver lo que es capaz de hacer la gente.

-Cada vez cambias la historia. Ayer se olvidó de pagar y hoy atracó.

-Pero ¿te he preguntado yo? -Mamá, ayúdame con esto.

-Desde luego...

Qué mala suerte tuvo mi hija acabando con alguien como tú.

A mí me daría vergüenza...

Ni el viaje a Mallorca...

Qué inútil eres, coño.

-¿A quién le gusta la tarta de queso? -Pero qué artista de hija tengo.

-Papá, no seas exagerado que solo es un pastel.

(Música melancólica)

Hola, familia...

Papá, eres la hostia. ¿Dónde está Juan?

Me cago en dioro, se me fue. Sí, otra vez.

Me he ido dos días y mira cómo está todo.

Menos mal que avisé a Luis. Papá, tienes que ponerte las pilas,

que no voy a vivir siempre con vosotros.

¿No ves que tengo que hacer de padre, madre y,

coño, también tengo mis negocios? Pero ¿qué negocios, papá?

Antes teníamos una niñera. Sí, teníamos una niñera,

tenías un trabajo... y ahora solo tienes un traje

que te pones para hacer teatro. Julia...

Joder, papá, lo siento. De verdad no te quería decir eso.

(Timbre)

Eh, ¿qué tal mi hijo preferido? Hola, papá.

¿En el cole qué?

¿Qué pasa, suegro?

Agradéceselo, que si no es por él Juan sigue en el colegio.

Graciñas. No pasa nada,

pero avísame con tiempo,

que he tenido que dejar un asunto importante a medias.

Bueno, yo...

Coño, los deportes.

A ver, cambia eso. Trae aquí.

Te he dejado canelones en la nevera.

Hasta luego.

Ya ves, Lucía,

cómo cambian las cosas...

Con lo bien que estábamos, coño.

Venga, tocamos, tocamos, tocamos. Vale, vale. Bien, Juan.

Ya te digo, Manolo, el año que viene tu hijo a la selección.

Ríete, pero de momento es titular indiscutible.

Venga, Manolo, juega por lo que juega.

Juega porque es bueno. Tiene calidad.

Eso va a ser.

Vale, vale, vale. Vamos arriba. Vamos arriba.

Pero por...

(Gritos)

¡Coño!

Arbitro. ¡Arbitro! ¡Cambio! Juan, ven, anda, ven.

¿Este tío qué hace, joder?

Venga, chicos, ahora. Apretamos, apretamos. Eso es.

De cambiar habría que cambiarte a ti, cabrón.

(Silbido)

¿Qué coño hace este tío? Manuel...

Anda, vámonos. Espera un poco. ¿Qué prisa tienes?

No empieces. Es sábado. Primero partido y después pesca.

Ya lo sé, joder, pero el partido aún no acabó ¿o no lo ves?

Me cago en diola. Está bajando la marea.

No empieces.

Bueno, ¿qué?

¿Vamos?

¿Ya?

¿Para eso tenías tanta prisa en venir?

Si están a punto de picar, hombre.

Hablo en serio. Yo hoy no me voy de aquí sin pescar.

Me cago en la leche...

¿Qué haces?

(Música)

Pero ¿qué haces, Manuel? Me largo.

Si la marea no sube a nosotros, nos bajamos a la marea.

No ves que está muy viejo, que eso está de adorno...

Pero qué dorno... si esto es una gamela, coño.

Llevas 20 años en Galicia y no te enteras de nada.

Estás loco. ¡Loco!

A ver, sube. Esto no va a aguantar, Manuel.

Y no te alejes mucho que está anocheciendo.

Esta barca no aguanta.

¿Y esto? Está entrando agua. Eso es normal, coño.

Achica, Suso. ¿Qué chica?

Que achiques, joder. Me cago en la hostia, hombre.

La virgen del Carmen, no me lo puedo creer.

Joder...

¡No te levantes, Manuel! ¡Joder!

¡No te muevas! Sabes nadar, ¿no?

(TOSE)

Joder, Suso...

Mira que eres gordo, joder.

(RÍEN)

Anda, vamos. Manolo, ¿eso qué es?

¿Lo qué? Ahí.

No sé.

Vamos a ver.

(Música tensión)

Suso... Vamos al coche. Eh...

¿Estás de broma o qué? No, hazme caso. Vamos al coche.

Que no, coño.

Tranquilo, tranquilo. Suéltala, por tu madre, suéltala.

Viene alguien.

No pasa nada. No pasa nada, joder.

Manuel, ¿dónde coño vas?

Manuel, ¿qué coño...? Suso... ¿Cuánto debe haber aquí?

¿Siete? ¿Nueve kilos? No. Que no, coño. Que no.

¿"Que no" qué, joder?

Sé que es una locura, joder, pero aquí hay mucho dinero, coño.

A ver, eso no es nuestro. Eso tiene que tener dueño.

El dueño somos nosotros, que lo acabamos de encontrar, hostia.

Es una oportunidad de puta madre que se nos puso delante.

¿Tú no la quieres o qué?

No me jodas, hombre. ¿Qué quieres tú?

¿Mendigarle a tu suegro toda la puta vida? ¿Eso quieres?

No me jodas.

Sal del coche.

Eh, venga, joder.

No quise decir eso, coño. Tranquilo, hostia.

Yo también estoy alterado, hombre.

A ver, vamos a hacer una cosa.

Vamos a esconderlo.

Esconderlo, enterrarlo, lo que sea.

Lo pensamos bien esta noche y mañana lo decidimos.

¿Vale?

Venga, Suso, coño, ¿qué te cuenta, joder?

¿Eh?

Ya está.

Venga, vamos.

Venga, Suso, vamos.

(Música suave)

(Teléfono)

(CARMEN) "¿Sí?

Ah, hola, mamá.

Claro, como siempre, a la