Enlaces accesibilidad

MasterChef

Broncas y verdades entre los concursantes de 'MasterChef'

Por
MasterChef 8 - Las confesiones de los aspirantes

De sobra es conocida ya la competitividad, sana, que tienen los concursantes de MasterChef en la octava edición. La de Andy e Iván es la guerra más comentada, pero en los nueve programas que se han emitido hasta ahora, los cuchillos han volado en todas direcciones, afectando a casi todos los aspirantes. Por eso, los jueces han decidido poner a sus pupilos las declaraciones que unos han hecho sobre otros.

Las palabras sobre sus compañeros

Como era de esperar, Andy ha hablado de Iván y el gallego ha dicho lo que piensa de su “pollito”. “Iván me parece una persona muy chula, muy prepotente, muy arrogante, con el ego muy subido. Se cree buen compañero, pero a mí me da la sensación de que haría cualquier cosa por ganar y pisaría a cualquier compañero por ello”, ha dicho el abogado, a lo que ha seguido una respuesta de su compañero: “retratado”.

Justamente Andy ha escuchado después las palabras que Iván le ha dedicado: “Andy sabe mucho menos de lo que él dice que sabe. Cree que hacer esferas es lo único que existe en la cocina. Para mí es el tío más pretencioso que existe en el programa. Creo que debería poner los pies en el suelo y a dedicarse a cocinar y a aprender un guiso, solo te pido eso, Andy”. Por supuesto, su rival ha aceptado el reto de su compañero.

Teresa y Michael son muy buenos amigos, pero la catalana ha tenido unas palabras para el californiano: “Michael es una estrella. Es más estratega de lo que parece. Michael tiene su propia estrategia porque quiere llegar a la final. Le gusta mucho cuando hay cámaras lucirse, pero después poco estudiar y trabajar. Le falta un trabajo profundo”. Un comentario aceptable para él.

Por su parte, Michael ha acusado a Luna de histérica y cocinar básico. “Luna en la cocina es demasiada desconcentración, se emociona muy fácilmente con una lechuga y empieza a pegar gritar y descontrola todo. Un poco histérica es lo que es. Creo que Luna ha tenido algunos buenos platos, pero han sido un golpe de suerte porque no creo que Luna cocine muy bien porque creo que su cocina es más básica”, algo con lo que la canaria no ha estado de acuerdo.

Ella ha hablado de su amiga Ana, y más que meter cizaña, ha querido darle un buen consejo que ya le había dicho en petit comité“Ana se hace fácilmente un caos en su cabeza y se agobia. Eso le afecta a ella anímicamente y no se puede trabajar así. Es muy poco comunicativa, todo se lo guarda para ella, lo somatiza para dentro, y creo que le hace falta más confianza en sí misma y no hacerse las pajas mentales que se hace la pobre”.

Al igual que Luna, Ana ha querido hacer lo mismo con Juana, a la que todos ven como una abuela dentro de la casa. “Juana no confía mucho en ella a nivel, por ejemplo, de liderar un equipo, estoy segura que se le daría genial, pero tiene que confiar más en ella y cuando lo haga será brutal”, y como ha dicho la segoviana, “es una realidad grande”.

Juana, una mujer tranquila, ha hablado de José Mari, puro torbellino: “La novia de José Mari se tiene que haber quedado nueva estos días. Porque se está moviendo, está bailando, es agotador. Sabe de todo. Te puede decir, yo friego mejor que tú, yo hago esto mejor que tú, y no lo ha visto en su vida. Es una persona que dice que lo sabe todo, pero a la hora de la verdad, si puede, se escaquea. Y le encantan las cámaras”. La respuesta del mallorquín ha sido clara: “No es que sepa de todo, es que hay mucho que no saben de nada”. ¿Para quién iría esa pullita?

Tal vez para Alberto, del que no se fía. “Alberto está muy callado siempre, y no sé si trama algo. No es muy transparente, y puede ser que esté ocultando algo que aún no ha descubierto. Puede ser que Alberto esté esperando el momento para adelantarnos a todos por la derecha. Desconfío un poco de Alberto porque es una persona callada, no hace ruido y no entiendo el motivo”, ha dicho. Él no lo entiende, pero el barcelonés sí, que le ha lanzado un zasca en toda regla: “Las personas que me conocen de verdad saben que no soy callado. Aquí he venido a cocinar y no tengo por qué estar ni imitando ni cantando”.

En el último programa, Alberto ya dijo que no bajaría a ayudar a José Mari, pero al parecer tampoco lo haría con Teresa, con la que no ha conectado: “Teresa es una persona que no va de cara y que no hemos conectado. Por un lado, dice una cosa, por otro lado, dice otra cosa, y tú te das cuenta de que habla a las espaldas. Entonces, es ese tipo de gente, conmigo no”.

Los dos grupitos de MasterChef 8

Tras nueve programas en competición y conviviendo, los grupitos empiezan a formarse en las cocinas. En un grupo se englobaría a Iván, Alberto, Luna, Ana y Juana, mientras que Andy capitanearía el formado por José Mari, Teresa, Michael y él. Eso sí, el abogado lo deja claro: “yo no he venido aquí a hacer amigos”.

Televisión

anterior siguiente