Enlaces accesibilidad
Cancelada por coronavirus

Beatriz de York y la boda más gafe de la Familia Real Británica

Por
Beatriz de York ha tenido que anular su boda con Edoardo Mapelli
Beatriz de York ha tenido que anular su boda con Edoardo Mapelli Gtres

Beatriz de York debería de estar casándose, pero la pandemia de coronavirus ha obligado a la nieta de Isabel II a cancelar su boda con el italiano Edoardo Mapelli. No es la única, varios famosos como Jennifer López o Katy Perry han tenido que anular sus enlaces. Pero el caso de esta princesa es especial. Ha sido una boda gafada. Desde que se anunció su compromiso, el pasado mes de septiembre, el enlace se ha visto empañado por escándalos y contratiempos. Finalmente un virus ha sido el obstáculo imposible de superar.

El Príncipe Andrés, acusado de abuso sexual

A finales de verano de 2019 la Familia Real Británica nos anunciaba que nos íbamos de boda con esta foto. Se veía a la princesa Beatriz sonriente y presumiendo de anillo de compromiso junto a Edorado Mapelli. La foto, como contaba el comunicado, la había tomado la hermana de la novia, la Princesa Eugenia durante las vacaciones en Italia.

Por aquel entonces el nombre del padre de la novia, el Príncipe Andrés, ya había aparecido en la investigación del caso de Jeffrey Epstein, dueño de una de las mayores fortunas inmobiliarias de EE.UU. y depredador sexual que se acababa de suicidar en la cárcel mientras cumplía condena por abusos y tráfico de menores.

Una de las menores que habían denunciado a Epstein, Virginia Giuffre, aseguraba que había mantenido encuentros sexuales forzosos con el hijo mejor de Isabel de Inglaterra en 2001 cuando aún tenía 17 años.

Enseguida Buckingham Palace emitía en el comunicado que intentaba lavar la imagen del Duque de York: "Cualquier sugerencia de incorrección con menores de edad es categóricamente falsa." Y añadían: "Las acusaciones hechas son falsas y sin ningún fundamento".

Pero la presión mediática y judicial no disminuyó y el Príncipe Andrés terminó perdiendo el crédito que le quedaba ante la opinión pública después de conceder una entrevista a la BBC. Los expertos consideran que fue un tiro en el pie. El corresponsal de El País, Rafa de Miguel, escribía a la mañana siguiente: "No tenía nada que decir a Virginia Giuffre, cuando fue preguntado, y no tenía ni sensación de culpa, ni arrepentimiento ni vergüenza".

Cuatro días después Isabel II tomaba una drástica decisión. Concedía a su hijo permiso "para retirarse de todos los deberes públicos que conlleva su cargo en el futuro inmediato". Una manera velada de reconocer su implicación en la investigación del caso Epstein. En ese mismo comunicado, el Duque de York manifestaba con su intención de colaborar con la justicia y añadía: "Ha quedado claro en los últimos días que las circunstancias en torno a mi anterior relación con Jeffrey Epstein se han convertido en un grave factor distorsionador en el trabajo de la familia real y en el valioso trabajo de muchas organizaciones y proyectos caritativos en los que participo".

Apartarle de sus honorarios y de sus tareas como miembro real es algo que nunca había ocurrido en la Familia Real Británica. Demuestra la gravedad del asunto... Era sólo el primero de los problemas que se le venía encima a la reina más veterana. Poco después, Meghan Markle y el Príncipe Harry anunciaban que se separaban de la realeza para emprender un camino independiente.

La opinión pública en contra de la boda

En medio del escándalo sexual del Príncipe Andrés y después de conocer que la boda de su hermana, la Princesa Eugenia, había costado más de dos millones de libras a las arcas públicas, parte de la sociedad británica empezó a criticar que semejante gasto se fuera a repetir con Beatriz.

Llegó a hacerse una campaña en change.org para pedir que no se sufragase con el erario público. Más de 14.000 personas firmaron la petición.

A esto se suma que ninguna cadena de televisión se interesó por retransmitir en directo el enlace. Era la forma de darle la espalda al Príncipe Andrés. La BBC ya se negó a emitir la de su hermana Eugenia, alegando falta de interés. Pero, en esta ocasión, las cadenas privadas decidieron no darle cobertura.

El coronavirus deja sin boda a la Princesa Beatriz

A finales de febrero, cuando el Covid-19 causaba estragos en el norte de Italia saltaban las alarmas ¿Se podrían casar Beatriz y Edoardo? La familia del novio es precisamente de una de las regiones más afectadas. Poco se podía imaginar por aquel entonces la magnitud que alcanzaría la pandemia de coronavirus.

Primero anularon la fiesta posterior que iba a tener lugar después del enlace que se iba a celebrar en la Capilla Real del Palacio de Sant James. El convite estaba previsto en el Palacio de Buckingham. Un honor que Isabel II le había concedido a la que dicen que es una de sus nietas favoritasNi Harry con Meghan tuvo la posibilidad de festejar en el emblemático palacio.

Con el avance de la enfermedad por todo el mundo, y especialmente, por la delicada situación que vive Gran Bretaña, se suspendió definitivamente el enlace el pasado mes de abril sin que todavía conozcamos la fecha a la que se traslada el evento.

Otra pareja de novios, como muchas otras, que ven truncados sus planes de matrimonio.