Enlaces accesibilidad

La costura de Oteyza invade París: "Nuestras raíces son universales porque todas las civilizaciones han pasado por España".

  • Los sastres, Paul y Caterina, muestran por primera vez su trabajo en la semana de la moda francesa
  • "Las raíces españolas son universales porque todas las civilizaciones han pasado por España", dicen.

Por
Desfile de Oteyza en la Embajada de España de París. AFP

Paul García y Caterina Pañeda, directores artísticos de la casa Oteyza, han 'puesto una pica' en París. Allí han presentado su nueva colección, Lumières, una propuesta que es un puñetazo sobre la mesa, una bomba contra el feísmo que recorre las pasarelas. Sus piezas recogen el peso de la historia pero se nos antojan modernas, vanguardistas e incluso rebeldes porque se salen de lo que marcan las tendencias convencionales para abrir nuevos horizontes en los armarios del hombre y, por supuesto, la mujer. 

Lumières, título de la colección que Oteyza ha llevado a París. AFP

Su colección, mostrada en la residencia del embajador de España en París, tiene el poder de conectar con el pasado y el futuro, manteniendo un bello equilibrio entre el historicismo más elegante y esa esperada vuelta a la fantasía estética que el hombre del 2020 parece estar reconquistando. Los modelos llevan capas españolas, caballerescas y de ricos paños, y sombreros de ala ancha. Pero también faldas y chaquetas agigantadas que, sin embargo, parecen hechas a medida. Porque no deforman la silueta del hombre, la enriquecen.

"Bebemos mucho de las raíces españolas que son universales porque todas las civilizaciones han pasado por España. Tenemos esa riqueza que aportar", dicen los sastres. Sastres valientes. Oteyza traza un nuevo itinerario de la moda masculina, no se trata solo de la forma se trata de la vida q discurre en ella. "Venimos a Paris a romper pero con el peso de la luz, de la cultura, de la dialéctica, de la honestidad, de la vanguardia que ha mantenido la belleza de nuestra cultura, que es universal".

Modernizar el pasado con elegancia, el talento de Oteyza. AFP

No todas las prendas juegan a ocultar el cuerpo. Otras lo remarcan, enfatizando las formas naturales para poner en valor esa nueva masculinidad que abanderan, una actitud en la que el hombre minimiza sus 'machismos' para maximizar sus 'feminismos'. Y lo hace sin complejos, ya sea con una capa Zuloaga o con un falda de fascinantes movimientos orquestados por su recio patrón. 

Sus hombres se visten tan pronto con una capa como con un traje Galerna, elegante pieza para vestir y abrazar el cuerpo, o un traje Alzada, traje con chaqueta amplia que se ciñe con un coqueto cinturón. Su paleta de color se tinta con potentes negros, elegantes ocres y potentes tonos crudos. Las camisas, irresistibles, solo admiten el blanco radiante, perfecto para provocar contrastes de color.  "El público internacional se ha fijado en las capas, en los sombreros, pero también en un nuevo itinerario del traje que no solo es español sino que puede marcar a nivel mundial", decía Paul tras el espectáculo. 

La falda de Oteyza nace de la capa española. AFP

Estamos aconstumbrados a las reinterpretaciones de la vestimenta histórica pero pocos saben reinventar el legado de la vestimenta española con esta soltura, sin caer en tópicos caducos y manteniendo siempre una elegancia atemporal. Su no-moda se enmarca en esa tendencia, necesaria, de la sostenibilidad, tanto en el origen de los tejidos - trabajando con lana merino español- como en la durabilidad de la prenda. Cuidando el principio y el final. Y es ahí donde radica el secreto para hilvanar tradición y vanguardia. Porque hoy, la única manera de ser moderno pasa por consumir de forma responsable. 

"Nos acompaña siempre la lana merina española. Es un producto de largo alcance y estamos trabajando en la mejora de los paños y en la sofisticación de los mismos para dar volumen, tensión, más expresión a los tejidos y a las prendas", revelan.

Oteyza han conseguido entrar en el calendario de presentaciones de la Semana de la Moda Masculina de París, un privilegio reservado para unos pocos que les permite las puertas de su universo a un sector que camina por otros derroteros. En algunos casos obsoletos. Virgil Abloh, director creativo de Off-White, predice que vamos a asistir a la desaparición de la moda streetwear, desterrando las camisetas y las zapatillas de deporte. 

Pero no hay que ser tan rupturistas. La moda adora fusionar estilos y sensaciones. Y Paul, un caballero con la mano al pecho y los pies -debidamente calzados- sobre un monopatín, es capaz de surfear por modas que vienen y van. Este surfista de la sastrería tiene su propia ola.

Paul García de Oteyza y Caterina Pañeda, de Oteyza. AFP

Su presentación en París, tras ser seleccionados por la Féderation Française de la Haute Couture. "Nos han dicho que es la presentación más imponente que han visto en mucho tiempo. Y que esa es la energía y el atrevimiento que necesitan", confiesa Paul, todavía emocionado.

Este 'hito' llega después de tres desfiles en Madrid, dentro del paraguas de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. Tres espectáculos que enamoraron en directo y arrasaron después en redes sociales. Por eso, el Ayutamiento les ha nombrado embajadores de Madrid capital de Moda. "Queremos que la ciudad de Madrid esté ligada a los valores que transmite esta firma como son la autenticidad, la innovación y la tradición", decía días antes la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís.