Enlaces accesibilidad

Lotería de Navidad compartida, entre la confianza y la prudencia

  • Tres de cada cuatro españoles comparten su décimo en la Lotería de Navidad
  • Se aconseja plasmar por escrito el acuerdo si compartimos décimos de lotería
  • El único que puede cobrar el premio es el portador del billete o décimo
  • Loterías y Apuestas del estado solo paga décimos y nunca participaciones
  • Más información en nuestro especial de la Lotería de Navidad

Por
Separados por el 'gordo' de Navidad

Si estas Navidades nos cae encima una lluvia de millones, más vale tener en cuenta ciertos consejos para no lamentarnos después, sobre todo si jugamos décimos de la Lotería de Navidad compartidos con amigos o familiares.

Más de uno ha terminado en los tribunales en busca de justicia, cuando ha fallado la amistad y la confianza ante un puñado de euros. Casos de codicia hay bastantes que conviene no olvidar:

       
  • Madrid 2007: Una pareja pasa cuatro años sin el 'gordo' por separarse justo cuando les toco el premio. El Supremo condenó a su ex novio a pagarle la mitad del dinero.
  •    
  • Córdoba 2006: Un hombre exige a su peña 117.571 euros de la lotería, aunque no pago la cuota al estar enfermo. La sentencia consideró que no tenía razón, dado que cada mes participaban diferentes personas en la peña y además había un cartel que decía: "Quien no paga, no juega".
  •    
  • Barcelona 2003: Un peñista de Ripollet, se niega a compartir el premio seis millones de euros con sus 19 compañeros de trabajo, que alegan que existía un pacto verbal. Un juez bloquea el cobro del premio y un año después archiva la causa y confirma que no tiene que repartirlo. El abogado de los peñistas recurre ante la Audiencia y finalmente consigue tres años después que el premio se repartiera entre todos.
  •    
  • Ponferrada 2001: Un hombre reclama un boleto premiado con 751 millones de euros, que según él perdió en el coche de un amigo y éste se negaba a devolvérselo.
  •    
  • Logroño 2001: Dos amigos compartían dos boletos de la lotería del Niño, acordaron repartirlo si tocaba y tocó. Uno de ellos decidió quedarse con el premio de 12 millones de pesetas. Un juez le obligo a repartirlo al 50%.

Todo firmado y fotocopiado

Tres de cada cuatro españoles comparten su décimo en la Lotería de Navidad. Así lo confirma un estudio que firma Roberto Garvía, profesor de Sociología de la Universidad Carlos III de Madrid, y que edita el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

En los casos en los que jugamos a medias, es importante ser prudente y plasmar el acuerdo verbal sobre el papel.

Una opción es fotocopiarlo, especificar qué cantidad juega cada uno y firmar todos los pagadores. "No hay que olvidar que los décimos de Lotería son al portador, es decir que el dueño de los mismos es el poseedor", advierte el Director de Coordinación de Loterías y Apuestas del Estado (ONLAE), D. Juan Antonio Gallardo López.

Si hemos olvidado sellar con una firma nuestro acuerdo y al final surgen problemas a la hora de cobrar, sólo nos queda acudir a los Tribunales de Justicia, que serán los que decidan.

Por su parte, Loterías y Apuestas del Estado acatará la decisión que dicte el juez a la hora de pagar el premio.

Cuidado con las participaciones

En el caso de las participaciones de lotería debemos tener en cuenta que, si toca nuestro número, la responsabilidad del pago es de la persona física o de la entidad que las firma. En estos casos, la ONLAE nos recuerda que este organismo "sólo paga décimos y nunca participaciones".

Por eso es importante fijarnos si estas papeletas cumplen con todos los requisitos que nos asegurarán el cobro del premio.

Cada participación debe de tener bien visible y legible tanto el número, la serie como la fracción que se juega.

Además debe aparecer claramente la fecha del Sorteo y los datos de la persona o entidad que la firma.

Estas navidades todos confiamos en que nuestro décimo sea el que nos regale un buen pellizco. Si al final decidimos mezclar amistad, confianza y juegos de azar, mejor aplicar primero buenas dosis de prudencia, y después esperar a que llegue el golpe de suerte.

RTVE

anterior siguiente