Enlaces accesibilidad
REDES

Miley Cyrus pone fin a sus litigios en la Unión Europea y consigue registrar su nombre como marca

  • El Tribunal General de la UE dio la razón a la cantante y al fin podrá usar su nombre en el continente
  • El conflicto surgió en 2014 y hasta hace unos días se había mantenido sin un fallo a favor de la intérprete
  • Más noticias en Playz

Por
 Miley Cyrus pone fin a siete años de litigios en Europa y registra su nombre como marca
PLAYZ

Parece irreal que aún haya quien dude de que el nombre de Miley Cyrus puede dar lugar a confusión. Después de años de incesante carrera en medio mundo, la intérprete al fin ha podido registrarse como marca en la Unión Europea. Tal y como recoge El Confidencial, el Tribunal General de la UE ha dado la razón a la cantante después de recibir varias negativas procedentes de distintos organismos al considerar que podría llevar a error con Cyrus, una empresa británica con esa inscripción desde el año 2010. 

"El Tribunal considera que tanto el nombre de la artista como su apellido son elementos distinguidos y reconocibles para el público europeo. En ese sentido, recuerda además que se trata de una figura pública de reputación internacional, “conocida por la mayoría de las personas bien informadas, razonablemente observadoras y perspicaces”. Por lo tanto, la Sala razona que la denominación de ‘Cyrus’ no podría prestarse a confusión con la compañía inglesa", recogen desde el citado medio.

¿Desde cuándo lleva batallando?

Aunque Miley no había querido hablar de esto públicamente, lo cierto es que llevaría desde 2014 de litigios en la Unión Europea. En ese año, su compañía (Smiley Miley) intentó registrar su marca en la Oficina Comunitaria de Propiedad Intelectual (EUIPO por sus siglas en inglés) para comercializar sus productos. Pero Cyrus Trademarks, una empresa que ya estaba previamente registrada, se opuso a su petición alegando que "chocaba con su marca". Un argumento que logró el apoyo de la EUIPO porque, a su entender, los apellidos "generalmente tienen un valor intrínseco superior" como indicadores del origen de un producto y "la referencia a una persona suele hacerse a través del apellido".

Este fue la primera de las múltiples negativas que la intérprete de "Midnight Sky" ha venido obteniendo desde entonces. La última fue en 2018, año en el que Miley decidió agotar sus vías y acudir directamente al Tribunal General de la UE, que fue el organismo que puso fin al litigio tras alegar que las semejanzas únicamente por el apellido "no están justificadas". Es decir, concluyeron que la exchica Disney es una artista de talla internacional "que goza de reconocimiento entre el público europeo", por lo que el término Cyrus es totalmente distintivo con o sin otra palabra que lo acompañe.

Sin embargo, el Tribunal admite que las semejanzas no se pueden contrarrestar "si al menos uno de los signos en cuestión tiene un significado claro y determinado, de modo que dicho público sea capaz de captarlo inmediatamente". Es decir, confirman que Cyrus no tiene "ningún significado semántico particular". Además, los magistrados insisten en que la reputación de la estadounidense es tal que "el consumidor medio no podría confundir su nombre y apellido con otra marca".

"Me encantaría ver cómo podemos aprender unos de otros"

Aunque lleva unos días algo ausente en redes sociales, sigue resonando el potente mensaje que Miley lanzó hace unos días en su perfil de Instagram. A raíz de la polémica surgida en torno a DaBaby, la cantante no quiso pasar por alto su poder de influencia y le dedicó unas palabras que no pasaron desapercibidas para los millones de usuarios que siguen día a día sus publicaciones.

"Como miembro orgulloso y leal de la comunidad LGTBIQ+, gran parte de mi vida ha estado dedicada a fomentar el amor, la aceptación y la mentalidad abierta", comenzaba explicando la actriz. "Internet puede alimentar mucho odio e ira y el núcleo de la cultura de la cancelación... Pero creo que también puede ser un lugar lleno de educación, conversación, comunicación y conexión". 

Cyrus continúo argumentando que en la actualidad, "es más fácil cancelar a alguien que encontrar el perdón y la compasión en nosotros mismos o tomarnos el tiempo para cambiar corazones y mentes". "¡No hay más espacio para la división si queremos seguir viendo el progreso! ¡El conocimiento es poder! Y sé que todavía tengo tanto que aprender...". Para terminar su misiva, la intérprete no quiso desaprovechar la ocasión de hacer una llamada de atención explícita a DaBaby: "Revisa tus DMs (mensajes privados), ¡me encantaría hablar y ver cómo podemos aprender unos de otros y ayudar a ser parte de un futuro más justo y comprensivo!".