Enlaces accesibilidad
VIRAL

El debate de Amazon Reino Unido: ¿a dónde van los productos devueltos por los usuarios?

  • Según ITV News, la empresa destruye millones de artículos sin vender cada año
  • Ordenadores, libros, mascarillas y drones, entre los productos desechados por la compañía
  • Más noticias en PlayzTrends

Por
 El debate de Amazon Reino Unido: ¿a dónde van los productos devueltos?
PLAYZ

En plena crisis sanitaria tras el estallido de la pandemia por COVID 19, son muchos los que han visto cómo sus vidas daban un giro de 180 grados al perder sus empleos, ver disminuidos sus ingresos o tener que reducir su nivel de vida y adaptarse a la coyuntura económica del momento. Por ello, la noticia desvelada por ITV News ha traspasado fronteras en cuestión de horas. Según la citada publicación, Amazon estaría destruyendo millones de productos sin vender en un almacén de Reino Unido. Las imágenes hablan por sí solas y, de ser verdad, abren un amplio debate: ¿se les puede dar una segunda y tercera vida a estos artículos antes de desecharlos de forma definitiva?

Los vídeos son reveladores: desde el interior del almacén de Dunfermline de Amazon, se observa cómo televisiones inteligentes, ordenadores portátiles, drones, secadores de pelo, auriculares de alta gama, multitud de libros y mascarillas van directamente a la basura. De hecho, en las cajas aparece la etiqueta "destruir", un símbolo inequívoco del final que van a obtener. Ahora bien, ¿qué origen tienen estos productos? Según ITV, "son algunos que fueron vendidos o devueltos por un cliente". 

En las imágenes puede verse cómo son objetos que están prácticamente nuevos o que no han llegado a ser usados a lo largo del año. Es decir, Amazon estaría desperdiciando una ingente cantidad de elementos en tan solo uno de los 24 almacenes que posee repartidos por Reino Unido. ¿Estamos dispuestos a hacernos una idea de lo que ocurriría si esta práctica también la desempeñan en los demás?

 "El personal se ha vuelto insensible a lo que se les pide"

"Casi todos podrían haber sido redistribuidos a organizaciones benéficas o personas necesitadas. En su lugar, se arrojan en grandes contenedores, se llevan en camiones (que rastreamos) y se arrojan en centros de reciclaje. O aún peor, en un vertedero", continúan explicando desde el medio. Un exempleado de la empresa declaró a ITV que de viernes a viernes su objetivo era el de "destruir 130.000 artículos a la semana": "Me quedaba boquiabierto. No hay rima o razón para lo que se destruye. [...] En general, el 50% de todos los artículos están sin abrir y aún en su envoltorio retráctil. La otra mitad son devoluciones y están en buenas condiciones. El personal simplemente se ha vuelto insensible a lo que se les pide que hagan", alegaba.

Ahora bien, ¿por qué se destruyen tantísimos artículos de esta manera? La respuesta, según ITV, es el modelo de negocio "enormemente exitoso" de Amazon. "Cuanto más tiempo permanezcan sin vender las mercancías, más se cobra a la empresa por almacenarlas. Eventualmente es más barato deshacerse de los bienes, especialmente de las existencias extranjeras, que continuar almacenándolas".

Desde organizaciones como Greenpeace han querido mostrar su descontento ante lo que muchos ya consideran "un despropósito": "Es una cantidad inimaginable de desperdicio innecesario, y es impactante ver a una compañía de miles de millones de libras deshacerse de acciones de esta manera", indicaban.

"Estamos trabajando hacia un objetivo de eliminación cero"

Como era de esperar, Amazon se manifestó tras el estallido de una polémica que ya ha dado la vuelta a medio mundo: "Estamos trabajando hacia un objetivo de eliminación cero de productos y nuestra prioridad es revender, donar a organizaciones benéficas o reciclar cualquier producto no vendido. No se envían artículos a vertederos en el Reino Unido. Estamos trabajando para reducir la cantidad de veces que esto sucede", concluían tras la investigación.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, también se ha manifestado al confesar que "le suena increíble" y que es "una acusación a una sociedad consumista" que asegura que investigarán: "Obviamente, no nos gusta que las cosas vayan al vertedero bajo ninguna circunstancia, por eso tenemos el impuesto al vertedero y el esquema de crédito para vertederos", explicaba a la publicación. "Queremos ver más reutilización, más reciclaje y, sobre todo, evitar que la gente use cosas que van a estar contaminando nuestros mares y nuestro mundo. Eso significa reducir nuestro uso de plásticos", concluía.