Enlaces accesibilidad
SERIES

El segundo capítulo especial de Euphoria y Jules nos llevan a terapia

  • Un recorrido doloroso y profundo por la mente de Jules 
  • ¿Por qué huyó de Rue? 
  • Por fin conocemos todo lo que el personaje más enigmático de la serie escondía

Por
 Euphoria
Euphoria cropper

Euphoria lo ha vuelto a hacer, en 55 minutos ha expuesto de nuevo lo vulnerables que somos como seres humanos. Es difícil ver esta serie y no identificarse en algún momento con Rue o en este caso con Jules, porque sus personajes son auténticos, cargados de emociones y en estos dos episodios especiales se vuelven más tranparentes y frágiles que nunca. Primero fue Rue, y ahora le toca al turno a Jules. Después de ver ambos especiales, todavía no sabemos cuál de los dos nos ha hecho más pupa.

La serie sigue en el camino de romper tabúes sobre la salud mental. En este capítulo, vemos a Jules en terapia contando su propia tragedia personal: desde su dramática historia con Rue (con la cual recordemos que no se había dado ni un beso todavía), la trama de relaciones virtuales con chicos desconocidos, el proceso de cambio de género, hasta las adicciones de su madre.

Abrirse no es fácil y mucho menos ante la cámara. Hunter Schafer, la actriz que da vida a Jules, ha dado una lección magistral de cómo actuan las personas cuando se exponen por primera vez a una consulta psicológica. A través de sus conversaciones con la terapeuta, Jules nos devela sus fantasias, secretos más oscuros y sobre todo las cosas que la atormetan y no la dejan seguir hacia delante.

"¿Por qué huiste?", le pregunta la psicóloga a Jules nada más empezar el capítulo 'Euphoria: Los perfectos a m*marla (Parte 2: Jules)'. Y es que esta es la gran cuestión sin resolver de la primera temporada. La respuesta de Jules no será sencilla, sino que dará para para llenar todo el capítulo de reflexiones, paranoias, sueños y pesadillas que nos desgranan lo que ocurre por la mente de este complejo personaje.

La Jules que se esconde tras sus propias fantasías

En primer lugar, la ficción nos traslada, sin tapujos ni miramientos a la crisis de identidad por la que está pasando Jules. A través de los monólogos que se marca la actriz, descubrimos lo complejo que es el proceso de transición de hombre a mujer, especialmente cuando se es adolescente. 

Pero no solo eso, Euphoria también relata los problemas que su protagonista ha ido ocultando a lo largo del tiempo o que no ha sabido aceptar que tenía. Problemas como su tendencia a enamorarse del primero que pasa, las fantasías que se monta en torno a sus relaciones virtuales, que en palabras de ella misma son "las más sinceras que ha tenido o el mejor sexo que ha tenido" o su sentimiento de culpa y responsabilidad frente a las recaídas de Rue. 

 Es un episodio especial tremendo, de lo más introspectivo que se ha visto hasta el momento, con el que descubrimos como la imaginación de Jules ha llegado al extremo de que la realidad le parece una completa decepción. "Cuando vives en una realidad en la que apenas puedes respirar, a veces la única bolsa de oxígeno posible es tu propia imaginación", palabras que usa el personaje para confesar su manera de ocultarse y relacionarse con la gente detrás de la pantalla. "Porque no te decepcionan tanto, porque el 50% lo pone tu cabeza", se justifica Jules.

Muchos jóvenes podemos ver el paralelismo que la serie hace de nuestra generación y la influencia que las redes sociales ejercen en nuestra vida. A veces como refugio y otras como barrera entre nuestros miedos y preocupaciones. Jules se abre del todo hablando aquí de sus miedos más profundos, como la presión por encajar dentro de los cánones femeninos. "En algún punto del camino, creo que la feminidad me conquistó a mí", afirma. A la vez da a entender que se siente culpable por cómo su transición ha sido marcada dentro de estos cánones y el deseo masculino. "Creo que he definido toda mi feminidad alrededor de los hombres, cuando, en el fondo, ya no me interesan los tíos, así, como concepto", especifíca más adelante.

En resumen, un capítulo que puede ser uno de los mejores retratos que se han hecho de nuestra generación y que nos deja con más ganas si cabe de ver qué ocurre en la segunda temporada. Además, la música de la serie siempre ha sido un plus, pero con el tema exclusivo que se han marcado Rosalía y Billie Elish "Lo vas a olvidar", solo podemos decir que tardaremos mucho en olvidarlo. 

PLAYZ

anterior siguiente
-->