Enlaces accesibilidad
ICONOS DE NUESTRO TIEMPO

'Bien:(', la (nueva) metamorfosis de C. Tangana

  • Desde 2006, el mensaje y el personaje artísticos de Antón Álvarez Alfaro han evolucionado constantemente
  • Con su nuevo EP, Bien:(, C Tangana pone musical e idológicamente un pie en el pasado y otro en la novedad

Por
tve

"Ser una folclórica, eso es lo que yo he querido toda la vida… la Pantoja". (C Tangana en el capítulo “Orígenes” de Mixtape)

En el principio era Crema. Formó parte del colectivo Agorazein. Entonces cambió su nombre artístico a C. Tangana y más tarde emprendió una carrera en solitario. Comenzó como rapero. Fue incluido en una categoría musical –trap- contra la que se rebeló. Lanzó temas en los que se mezclaba el dancehall con el dembow o el afrobeat, pergeñó un bolero junto al Niño de Elche

Lo último ha sido publicar un EP con emoji en el título incluido, Bien:( en el que, además de un tema que recuerda a trabajos previos (“adelante_ruffdemo2016”) y otro (“Guille Asesino”) que bebe inequívocamente del "Black Skinhead" de Kanye West, ofrece dos temas como "Nunca estoy" y "Bien:(" que podrían calificarse de… ¿indie-pop?

En esta evolución de casi tres lustros en su carrera, como si manejase una teoría poética clásica según la cual cada tema tiene su estilo, el mensaje de C. Tangana y su personaje también han mutado. Poeta urbano y undergroundhustler con cocodrilo en el polo, macarra que tira beef y guantadas al Nega, macho alfa ostentoso de corte latino, artista aflamencao… el nuevo papel del madrileño es representante de una nueva masculinidad que parece salir de su hasta ahora enorme ego, componiendo canciones con narradora femenina y versos de Rosario Flores y Alejandro Sanz y reclamando que el hombre exprese sus emociones y se permita estar triste.

¿Visionario? ¿Oportunista? ¿Ambos? ¿Nada de eso?

En una larga conversación con Ernesto Castro en 2017, Tangana confesaba que su canción “Alligators" (2014) fue el “primer momento” en que “visualizó” que quería “convertir el personaje artístico en algo más allá”.

“Ahí yo me di cuenta, aunque no lo quisiera reconocer, que realmente yo interpretaba, que era algo contra lo que yo luchaba de pequeño: tú no interpretas; todo lo que dices es verdad y todo lo que dices es lo que sientes –recordaba- y así no se pude hacer arte, así se puede hacer periodismo. No puedes hacer símbolos”.

Con su cambiante trayectoria, Tangana parece haber entendido muy bien la sociedad en la que nos movemos. Líquida, fluida, efímera, variable. Un reality show en el que cada cual interpreta un personaje... o varios.

Esta capacidad de evolución y de estar al quite podría considerarse oportunismo: sacar un tema al hilo de un meme cuando se pone de moda (“Ontas”), subirse al escenario del programa musical más mainstream de la tele (OT) pero salvaguardando el toque maldito al marcharse sin decir adiós, narrar en una serie de vídeos en IGTV la peripecia de vuelta a casa por la pandemia del coronavirus con un mensaje autocrítico… y ahora rendirse al espíritu del nuevo macho que se pinta las uñas y lleva falda, aunque de momento sin llegar al nivel de un Bad Bunny.

¿Es normal encontrar a un rapero mostrando abiertamente sus sentimientos? La respuesta es no. Y el motivo lo analiza nuestra colaboradora HJ Darger: ¿ha muerto la masculinidad en el hip hop tal y como la conocíamos? ¡No te pierdas su sección en OK Playz!

De la crisis de 2008 a la crisis de 2020

Detrás de este talento para la evolución (o adaptación), cabe preguntarse "¿cuál es la maña, Puchito?" Y él reconoce, sin reparo, sin ocultarse, sin falsas humildades, cuál es su veneno.

"La crisis económica fue lo fundamental –explicaba en el más arriba citado programa de Playz Mixtape-. Cuando me independicé fue justo 2008-2009 y encima no encuentras curro y nadie tiene un duro, no había casi pasta en la hostelería o sea que imagínate tú en rapear o en intentar cambiar la escena urbana. El mindset era ‘te lo tienes que hacer’ y nunca pensabas en ganar mucho dinero con eso”.

"Toda la gente que estamos ahora tenemos un hambre que es un hambre de hustlerO funciona esto o voy a ser camarero toda mi puta vida, y yo no voy a ser camarero por mis huevos".

Esa hambre figurada ha marcado buena parte de la música urbana representada de modos diversos por Yung Beef, Rosalía, Bad Gyal, Cecilio G o C Tangana, el movimiento cultural español más interesante y original de la década que termina. Una nueva crisis ha comenzado a causa de la extensión del coronavirus. Cabe esperar un cambio cultural profundo. O una nueva cultura. De nuevo, casualidad o espíritu visionario, el terremoto pilla preparado a Tangana, en pleno proceso de muda de piel.

OK Playz: La muerte del trap y Rizha profesora

"Aunque el mundo se vaya a acabar / No estés triste no hay por qué llorar / Pero si quieres tú puedes llorar / Un día de mierda a veces sienta bien / No pasa nada si quieres gritar / Se ha hecho de día no me voy a acostar / Todo va estar bien”, dice el tema “Bien:(“.

Antón, Puchito, Crema, C Tangana, nos ofrece ahora un mensaje voluntarista y mrwonderfuliano. Aunque llega un poco tarde para ser pinchada por los djs de la cuarentena que toda manzana sufre o disfruta durante el confinamiento, servirá para que los fans más duros de la música urbana española puedan lamerse tiernamente las heridas interiores sin necesidad de recurrir a Lucía Gil y su “Volveremos a brindar”.

PLAYZ

anterior siguiente