Enlaces accesibilidad

Corea del Norte lanza tres misiles balísticos sobre el Mar del Este tras la gira asiática de Biden

  • La potencia liderada por Kim Jong-un ha realizado ya 17 test balísticos de este tipo en lo que va de año 
  • La tensión es palpable en la región y h empeorado desde que se rompió el diálogo entre las dos Coreas en el año 2019

Por
Una imagen del líder norcoreano, Kim Jong-un, obsevando una prueba de un sistema para mejorar, según Pionyang, el uso de "armas nucleares tácticas"
Una imagen del líder norcoreano, Kim Jong-un, obsevando una prueba de un sistema para mejorar, según Pionyang, el uso de "armas nucleares tácticas" KCNA VIA REUTERS

Corea del Norte ha disparado este martes varios misiles, dos de ellos balísticos y uno intercontinental, hacia el mar del Este. Según ha informado el Ejército surcoreano, todos ellos habrían sido lanzados desde el área de Sunan, en la capital norcoreana. El primero de los lanzamientos tuvo lugar sobre las 6:00 hora local de este miércoles (21.00 GMT del martes) y los otros dos se produjeron en un lapso de 45 minutos posterior.

Se trata del décimo séptimo test de mísiles de este tipo que se realiza en lo que va de año, en esta ocasión coincidiendo con el regreso a EE.UU. del presidente Joe Biden tras concluir en Tokio una gira asiática que estuvo centrada en abordar los desafíos armamentísticos de Pyongyang

Durante su visita a Corea del Sur y su posterior viaje a Japón, el presidente estadounidense destacó la necesidad de aumentar la capacidad de disuasión en la península coreana ante las provocaciones del Norte, aunque también dejó la puerta abierta al diálogo. 

La sombra de un nuevo test nuclear 

WashingtonSeúl Tokio venían alertando desde hace semanas que habían detectado preparativos de Pyongyang para lanzar un misil balístico intercontinental (ICBM) de forma inminente. Además, según los aliados, el régimen lleva meses preparando el que sería su primer test nuclear desde 2017 en Punggye-ri al noreste del país, donde todo está ya listo a falta de que Kim Jong-un elija el momento preciso para detonar un artefacto atómico. 

El presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, convocó tras el ensayo balístico una reunión del Consejo de Seguridad Nacional para tratar de determinar el tipo de misiles balísticos utilizados. El ejército de Corea del Sur cree que el primero de los tres misiles era intercontinental, una prueba que vulneraría las leyes internacionales y que ha calificado de "grave provocación".

Según las estimaciones del Estado Mayor Conjunto surcoreano, el misil ICBM habría recorrido unos 360 kilómetros a una altura máxima de unos 540 km, cálculos parecidos a los de las autoridades militares de Japón.

Las autoridades japonesas también detectaron los lanzamientos y han afirmado que los proyectiles cayeron fuera de aguas pertenecientes al espacio económico exclusivo de Japón. Según el ministro de Defensa, Nobuo Kishi, se estima que el primer proyectil voló unos 300 kilómetros a una altitud de unos 550 km, y el segundo alcanzó su apogeo a 50 km y recorrió 750 km antes de caer en aguas del mar del Este, al este de Corea del Norte.

Los detalles sobre el tercer misil están siendo investigados, pero podría tratarse del Hwasong-17, un modelo norcoreano de nuevo desarrollo considerado entre los mayores del mundo en su clase. El primer ministro nipón, Fumio Kishida, afirmó en una entrevista para la cadena estatal NHK que se están recopilando más detalles sobre el ensayo de misiles.

Seúl y Washington responden al ataque

Seúl Washington han acordado coordinarse para impulsar una nueva resolución sancionatoria del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y han respondido lanzando un misil balístico Hyunmoo-II y un misil superficie-superficie ATACMS respectivamente, con el fin de resaltar sus "capacidades de ataque rápido". Horas más tarde, las autoridades de Japón se unieron a la resolución sancionatoria propuesta por sus aliados en la zona.

Biden visita Corea del Sur para contrarrestar la influencia china en la zona

Además, el Gobierno surcoreano ha anunciado este miércoles la renovación de su cúpula militar, que incluye el nombramiento del teniente general Park Jeong-hwan como nuevo jefe de personal del ejército y del teniente general Ahn Byung-seok como comandante adjunto del Comando de las Fuerzas Combinadas (CFC) de Corea del Sur y Estados Unidos.

Tanto el JCS como el CFC han enviado sendos comunicados tras la detección de los proyectiles, en los que se hace hincapié en que "el compromiso de EE.UU. con la defensa de la República de Corea y Japón sigue siendo férreo". El presidente Yoon ordenó a las fuerza de defensa que mantengan "una postura de preparación en todo momento para garantizar que no haya brechas en la seguridad nacional".

En la misma línea, el portavoz gubernamental nipón, Hirokazu Matsuno, ha explicado en rueda de prensa: "No puede permitirse un acto claramente provocativo como es el lanzamiento de misiles poco después de las cumbres de Estados Unidos con Japón Corea del Sur, y los países del Quad".

Del diálogo estancado a la tensión creciente

El presidente estadounidense, Joe Biden, asistió en la víspera del ensayo balístico a una reunión en Tokio con sus homólogos de Japónla India y Australia, en una cumbre de líderes del Quad dirigida a reforzar la cooperación sobre defensa con sus aliados en la región para hacer frente a la amenaza creciente que representa China.

Durante su gira asiática, Biden se ha comprometido a seguir fortaleciendo la "postura disuasoria" en la península ante los repetidos avances armamentísticos del Norte, y ha reafirmado su voluntad de desplegar activos militares estratégicos como bombarderos a submarinos.   

El líder de la Casa Blanca ha dejado la puerta abierta a celebrar una cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong-un, en el caso de que este se mostrase "sincero" hacia una reapertura del diálogo sobre desarme, que permanece paralizado desde 2019. Pero Pyongyang lleva años sin mostrar ningún interés en retomar esas conversaciones pese a las repetidas propuestas de EE.UU. para volver a sentarse a la mesa.

Los líderes del Quad han reafirmado su compromiso con el statu quo en el Indopacífico en el contexto de la guerra en Ucrania. La reunión es la primera que organiza Japón, que se ha mostrado muy crítico con el incremento de las actividades militares de China en la región, el desarrollo armamentístico de Corea del Norte y una disputa territorial con Rusia en torno a las islas Kuriles, al norte del territorio. 

Fumio Kishida estuvo acompañado este martes por el presidente estadounidense, Joe Biden, que ya envío en la víspera un contundente mensaje a China sobre las consecuencias de un ataque a Taiwán.

Noticias

anterior siguiente