Enlaces accesibilidad

El rey llama a los jueces a ser "independientes" e "inamovibles" y a someterse "únicamente al imperio de la ley"

  • El rey preside la entrega de despachos a los nuevos jueces tras su ausencia el año pasado por decisión del Gobierno
  • Carlos Lesmes recalca el "profundo significado constitucional" de su presencia en el acto, en el que no ha estado Pere Aragonès

Por
El rey vuelve a presidir la entrega de despachos a los jueces en Barcelona tras su ausencia el año pasado

El rey Felipe VI ha llamado a los nuevos jueces en el acto de la entrega de despachos a guiarse por la “independencia” y la “imparcialidad” porque una sociedad “avanzada y plenamente democrática” como la española “solo puede desarrollarse en paz y concordia si cuenta con un mecanismo independiente y neutral para la resolución de conflictos”, en referencia al sistema judicial.

El rey ha vuelto a presidir este lunes en Barcelona la entrega de los despachos a los nuevos jueces en un acto al que no ha asistido el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ni ningún conseller. Lo ha hecho después de su ausencia en el acto del año pasado, decisión del Gobierno que provocó malestar y críticas en las asociaciones de jueces y en parte de la oposición.

Don Felipe ha dado la enhorabuena a los 188 nuevos magistrados de la 70 promoción de la carrera judicial (más del 70% mujeres) y ha hecho hincapié en la neutralidad de la justicia. "Siempre os guiarán la independencia y la imparcialidad”, les ha dicho. Y ha asegurado que la Constitución “subraya esa garantía en el artículo 117, cuando establece que la Justicia se administra por jueces y magistrados independientes e inamovibles y sometidos únicamente al imperio de la ley”.

Antes que el monarca, ha tomado la palabra el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (órgano cuyo mandato lleva caducado desde hace casi tres años), Carlos Lesmes, quien ha iniciado su discurso dando la bienvenida al rey.

Lesmes recalca el "profundo significado constitucional" de la presencia del rey

“Lo dije el año pasado. Vuestra presencia en un acto tan relevante para el Poder Judicial como la entrega de despachos no solo sirve para resaltar la dignidad de nuestra función, sino que tiene sobre todo una enorme fuerza simbólica y un profundo significado constitucional”, ha asegurado. Por ello, ha celebrado “poder dedicar este año” sus “primeras palabras” a dar la bienvenida a Felipe VI: ”Supone un honor y una inmensa satisfacción”.

La justicia, ha recalcado el presidente del Supremo, "se administra en nombre de quien simboliza la unidad y permanencia de nuestro Estado (en referencia al rey), conjugándose así en la forma constitucional, armónicamente, las ideas de soberanía y unidad de nuestra nación".

En la entrega de despachos del año pasado, Lesmes manifestó su "enorme pesar" por la ausencia de Don Felipe y dijo que el rey le había llamado diciéndole que "le hubiera gustado ir", lo que avivó la polémica por su ausencia. Entonces, el Ejecutivo justificó su decisión en la conveniencia de no generar crispación y de “velar por la convivencia” al ser en puertas de que el Tribunal Supremo dictara la sentencia de inhabilitación del entonces presidente de la Generalitat Quim Torra.

Al igual que el monarca, el presidente del Supremo ha destacado que las "virtudes" del buen juez deben ser : “la independencia, la imparcialidad, la integridad, la diligencia, la cortesía y la transparencia”. Y ha recordado a los nuevos jueces "la necesidad de juzgar en ausencia de elementos extraños, no aceptables procesal ni jurídicamente, tendentes a influir, ilegítimamente, en el pronunciamiento judicial".

"Esos elementos extraños a los que me refería pueden ser de muy diversa índole y corresponde al ordenamiento jurídico y, en su caso, al órgano de gobierno de los jueces, pero también al propio juzgador, establecer las barreras necesaria para que no lleguen a interferir en la labor jurisdiccional ni a distorsionar la toma de decisiones", ha abundado.

También ha pedido a los nuevos jueces que su apariencia de imparcialidad no se vea afectada nunca por "declaraciones públicas" y que mantengan una conducta "que reafirme la confianza de los ciudadanos en el ejercicio de la función jurisdiccional, cuya dignidad exige un comportamiento acorde con la misma".

Séptima visita del rey a Cataluña en lo que va de año

El acto de entrega de los despachos ha venido precedido de la ratificación del Supremo de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que ordena al Govern a garantizar que el castellano sea la lengua vehicular, como mínimo en el 25% de las materias. Sin embargo, la Generalitat ha animado a los directores de los centros educativos a hacer caso omiso de la resolución.

En el acto ha estado presente también la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, que ha acudido dos días después de que la Asociación de Fiscales haya pedido su dimisión por sus "erráticas y sectarias" actuaciones. También han estado la ministra de Justicia, Pilar Llop, y el presidente del Tribunal Constitucional, Pedro González-Trevijano (recientemente elegido en las Cortes Generales tras el pacto entre PSOE y PP).

La agenda de Felipe VI en Barcelona se completará con la entrega de las medallas conmemorativas por el 250 aniversario de Foment del Treball, una de las cuales recaerá en el presidente de la Fundación la Caixa, Isidre Fainé, y de los Premios Carles Ferrer Salat en el MNAC, en el recinto de Montjuïc. En este acto sí estará acompañado por Aragonès.

La de este lunes es la séptima visita del rey en lo que va de año a Cataluña, la última de ellas el pasado 15 de octubre cuando acudió, con la reina Letizia, a la entrega de la 70 edición del Premio Planeta de novela.

Noticias

anterior siguiente