Enlaces accesibilidad

Francia detiene un pesquero británico y agudiza el conflicto con Londres por la pesca tras el 'Brexit'

  • Diez meses después de la entrada en vigor del Brexit, París considera que Londres no respeta los acuerdos de pesca
  • Reino Unido responde convocando a consultas al embajador francés en la ciudad londinense

Por
Francia detiene un pesquero británico y agudiza el conflicto con Londres por la pesca tras el 'Brexit'

Tras diez meses de negociaciones infructuosas, la disputa entre Francia y Reino Unido por las licencias de pesca derivadas del Brexit, ha subido de tono con la detención de un pesquero británico en aguas francesas este miércoles. 

"Hemos sido pacientes y nuestros pescadores han sido responsables. Ya basta: a partir del 2 de noviembre aplicaremos represalias", ha declarado este jueves en la cadena 'CNews' el secretario de Estado de Asuntos Europeos, Clément Beaune.

Pero el endurecimiento de las medidas de control no ha esperado a esa fecha límite. Una de las patrulleras de la Gendarmería francesa controló y sancionó este miércoles dos barcos británicos en la bahía del Sena.

Al primero por resistirse a su control y al segundo, que fue conducido al puerto de Le Havre para abrirle un procedimiento que podría derivar en su inmovilización, por no figurar en las listas de licencias acordadas por la Comisión Europea y Francia al Reino Unido.

Según adelantan desde París, si no se alcanza un acuerdo entre ambos países, Francia prohibirá a los pesqueros británicos desembarcar sus capturas en algunos puertos franceses y se reforzarán los controles sanitarios y aduaneros. Además, según señalan, habrá controles sistemáticos de seguridad en los buques y se reforzarán los registros a los camiones con destino y procedencia del Reino Unido.

Por su parte, la ministra británica de Exteriores, Liz Truss, ha informado este jueves de que ha dado instrucciones de convocar a la embajadora francesa en Londres, Catherine Colonna, para que explique las "decepcionantes y desproporcionadas amenazas" de París por la disputa pesquera que ha emergido entre ambos países.

Con el acuerdo firmado a finales del año pasado, Reino Unido y la Unión Europea acordaron que hay un acceso mutuo a las aguas y que se realiza a través de un sistema de concesión de licencias. Desde Gran Bretaña dicen que se han otorgado 1.673 licencias a embarcaciones para
pescado en su zona económica exclusiva que se extiende desde 12 millas náuticas de su costa, a 200 millas. Además señalan que 763 de esos
los buques son franceses.

Francia dice que Reino Unido no aplica el acuerdo

París considera que Londres no ha concedido a sus pescadores casi la mitad de las licencias de pesca a las que, en virtud del acuerdo del Brexit, considera que tiene derecho para faenar en las aguas jurisdiccionales británicas (sobre todo en torno a las islas anglo-normandas, más cercanas a Francia que al Reino Unido).

"No es la guerra, sino un combate. Los franceses y los pescadores tienen derechos. Hay un acuerdo firmado. Debemos aplicarlo. Tenemos derechos de pesca, debemos defenderlos y los defenderemos", ha señalado este jueves en la emisora 'RTL' la ministra francesa del Mar, Annick Girardin.

El Reino Unido afirma por su parte haber otorgado el 98 % de las solicitudes de licencia de buques de la UE para pescar en sus aguas, pero Francia tacha de falsas esas cifras: "Solo se han concedido el 90,3 %. Y evidentemente, el 10 % de las que faltan son francesas", sostienen desde el país británico. 

Decepción en Reino Unido

Un portavoz del Ejecutivo británico ha dicho este jueves que "las amenazas de Francia son decepcionantes y desproporcionadas" y avisó de que, de llevarse a cabo, "recibirán una respuesta apropiada" porque "no parecen compatibles" con el derecho internacional.

El ministro británico de Medio Ambiente, George Eustice, ha añadido en el Parlamento que los funcionarios de su departamento "investigan urgentemente las circunstancias" que llevaron a la detención de uno de los dos pesqueros en Francia y avanzó que aunque estaba en la lista comunitaria de embarcaciones con permiso para faenar, "por alguna razón" fue retirado posteriormente de ella.

Francia se muestra tan predispuesta a la discusión como inflexible: según el primer ministro galo, Jean Castex, están "abiertos al diálogo de forma permanente mañana, tarde y noche", pero los británicos "deben respetar sus compromisos".

Su postura tiene el respaldo de los pescadores franceses, que al mismo tiempo ven urgente una entente. "Necesitamos recuperar relaciones bilaterales tranquilas. Hay un riesgo de espiral, especialmente en todo lo relacionado al control marítimo. Londres va a vengarse. No es la solución adecuada", advirtió este jueves el presidente del comité regional de pesca de la región francesa de Normandía, Dimitri Rogoff.

Noticias

anterior siguiente