Enlaces accesibilidad
Hungría

La ley húngara de homosexualidad genera una nueva crisis con la Unión Europea

  • La presidenta de la Comisión Europea la considera "claramente" discriminatoria y cree que va contra los valores de la UE
  • 15 países de la UE, entre ellos, Alemania, Francia, Italia y España, han expresado su "grave preocupación" por la normativa

Por
Un grupo de manifestantes protesta contra el proyecto de ley, en Budapest (Hungría).
Un grupo de manifestantes protesta contra el proyecto de ley, en Budapest (Hungría). Reuters

El polémico proyecto de ley de Hungría que prohíbe hablar a menores sobre la homosexualidad ha generado este miércoles nuevas tensiones con la Unión Europea, que la considera "una vergüenza", mientras el Gobierno ultranacionalista húngaro sostiene que su fin es proteger los "derechos de los menores".

"Esta ley claramente discrimina personas en base a su orientación sexual. Va contra todos los valores fundamentales de la Unión Europea (UE)", ha afirmado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, sobre la nueva norma de Hungría, que ha sido también criticada con dureza por al menos 15 países de la UE.

La jefa del Ejecutivo comunitario ha señalado en Bruselas que ha encargado a los comisarios responsables enviar una carta a las autoridades húngaras para expresar las "preocupaciones legales" que les genera esta normativa antes de que entre en vigor.

La carta enviada a la ministra de Justicia húngara

En esa misiva, que ha sido compartida por la Comisión en su cuenta de Twitter, se señala que la polémica ley puede violar las leyes de tecnología y medios de la Unión Europea.

El proyecto de ley limita "injustificadamente" el contenido de televisión y en línea actualmente regulado en la UE bajo la Directiva de Servicios de Medios Audiovisuales y la Directiva de Comercio Electrónico, escriben los comisarios de Mercado Interior, Thierry Breton y el de Justicia, Didier Reynders, en esa carta dirigida a la ministra de Justicia húngara, Judit Varga, a la que piden una respuesta antes del 30 de junio.

El Ejecutivo comunitario ha subrayado que las reglas europeas no permitirán que Hungría elimine el contenido LGBTQ + porque está protegido por derechos fundamentales.

La exención que permite a los países retirar contenido si existe un "peligro para un interés público legítimo" no se aplica en este caso, según Breton y Reynders.

"En caso de que el proyecto de ley entre en vigor, la Comisión Europea no dudará en actuar de acuerdo con sus poderes en virtud del Tratado", escribieron los comisarios en su carta conjunta.

Hungría cree que las críticas se basan en "alegaciones falsas"

En un comunicado emitido también este miércoles en Budapest, el Gobierno húngaro ha asegurado que las críticas de Von der Leyen son una "vergüenza, ya que se basan en alegaciones falsas".

La nueva ley "protege los derechos de los menores, garantiza los derechos de los padres y no afecta los derechos de orientación sexual de aquellos que tiene más de 18 años, por lo que no contiene ningún elemento discriminatorio", señala la nota oficial.

Además, el gobierno del primer ministro ultranacionalista Viktor Orbán acusa a la presidenta de la Comisión de haber "emitido una opinión política sesgada sin haberse realizado antes una investigación independiente".

14 horas - El Parlamento húngaro prohíbe hablar de homosexualidad en los colegios - Escuchar ahora

La Eurocámara colgará la bandera arcoíris 

En plena polémica, el Parlamento Europeo ha decidido colgar la bandera arcoíris en apoyo al colectivo LGTBIQ tanto en su sede de Bruselas como en las oficinas de la institución en los Estados miembros de la UE.

La decisión ha sido tomada por el presidente de la Eurocámara, David Sassoli, tras atender la petición de la eurodiputada alemana de Los Verdes Terry Reintke en el inicio de la sesión plenaria que ha tenido lugar este miércoles.

"La bandera arcoíris no es una provocación política, es una señal de respeto de los derechos fundamentales, la diversidad y la dignidad humana y debemos enseñarla también en este parlamento", ha defendido la ecologista. Sassoli ha tomado la palabra para anunciar que aceptaba la propuesta.

Sassoli, por su parte, ha escrito en Twitter: "La diversidad, la solidaridad, el respeto están en el corazón de nuestra Unión. Esta noche, la bandera del arco iris ondeará frente a los edificios del Parlamento Europeo en Bruselas y en toda Europa".

15 países han expresado su "grave preocupación"

Hasta la fecha, 15 países de la UE, entre ellos, Alemania, Francia, Italia y España, han expresado en una declaración conjunta su "grave preocupación" por la normativa y han solicitado a la Comisión que use "todas las herramientas" para garantizar el respeto de los derechos de todos los ciudadanos de la UE.

Los 15 aseguran consideran, además, que la norma viola el derecho a la libertad de expresión con el pretexto de proteger a los niños.

La pasada semana, miles de personas protestaron contra la ley en el centro de Budapest y hasta el momento más de 130.000 húngaros han firmado una petición pidiendo que se anule.

La oposición progresista, colectivos de defensa de los derechos LGTBI y los pocos medios de comunicación no controlados por el Gobierno califican la ley como homófoba al vincular la homosexualidad con la pedofilia.

La ley intenta "erradicar la existencia de las personas del colectivo LGTB+", ha señalado en declaraciones a Efe Luca Dudits, de la directiva de Háttér, la organización pro derechos de la comunidad LGTBI más grande de Hungría.

Esto significará que la comunidad LGTB+ "no tendrá ninguna representación en los medios de comunicación, ni programas de educación e información que ayude a tratar el acoso que sufren los jóvenes LGTB en los colegios".

Por esas razones, Háttér está trabajando para llevar el caso a las "instancias más altas" al tiempo que espera que "la Unión Europea actúe urgentemente", concluyó Dudits.

Centros educativos, medios y Eurocopa

Numerosos docentes húngaros han compartido en los últimos días en las redes sociales un texto en el que aseguran que desconocerán la ley y que hablarán en sus institutos sobre homosexualidad a menores de 18 años.

"Hablaré a menores de edad sobre temas LGTB+, y también les diré que vivir la vida con una propia identidad es una de las condiciones de la salud espiritual", afirman.

Varios medios de comunicación también han criticado la ley al destacar que si se atienen a sus prohibiciones, películas como Harry Potter deberán ser presentadas después de las 22:00 de la noche y señaladas como no aptas para menores de edad.

La polémica ha tenido incluso repercusión en la actual Eurocopa, ya que el ayuntamiento de Múnich, donde Hungría juega este miércoles contra Alemania, ha propuesto iluminar el estadio Allianz Arena con los colores del arco iris, como protesta contra la ley.

La UEFA finalmente no autorizó a Múnich iluminar su estadio, pero en las gradas y en los alrededores del Allianz Arena habrá centenares de banderillas arco iris.

Múnich quiere iluminar su estadio con la bandera LGTBI durante el Alemania-Hungría para protestar por las leyes homófobas del gobierno húngaro

Largo historial que limita derechos LGTB+

Desde su llegada al poder en 2010, el Gobierno de Orbán ha adoptado varias leyes que limitan los derechos LGTB+ y algunos políticos oficialistas han lanzado públicamente mensajes homófobos.

En la Constitución de 2011, aprobada por el ejecutivo de Orán gracias a su mayoría de dos tercios en el Parlamento, se determina que el matrimonio es únicamente la unión de un hombre y una mujer.



El presidente del Parlamento, László Kövér, llegó a comparar a las parejas homosexuales que quieren adoptar con pedófilos.

El propio Orbán dijo tras prohibir la adopción de hijos por parte de parejas del mismo sexo que "Hungría es un país tolerante y paciente con la homosexualidad, siempre que dejen en paz a nuestros hijos". Asimismo, en mayo de 2020, en plena pandemia del coronavirus, el Gobierno húngaro aprobó una ley que prohíbe a los transexuales cambiarse de nombre una vez realizado el cambio de sexo.

Noticias

anterior siguiente