Enlaces accesibilidad

El último secreto desvelado del Titanic

   Noticia  Documentos TV  

  • Un equipo de investigadores descubre la identidad y qué pasó con estos seis ciudadanos chinos que trabajaban en el Titanic
  • La sociedad racista del momento los acusó de vestirse de mujeres para subir a los botes salvavidas y salvarse del naufragio
  • Ya puedes ver "El último secreto del Titanic" en RTVE.es y a las 23.55 en La 2 de TVE

Por
Cuatro de los seis supervivientes del Titanic
Cuatro de los seis supervivientes del Titanic

La noche del 14 de abril de 1912, el Titanic, el barco más prestigioso del momento, se hunde tras chocar con un iceberg. Tan solo unas 700 personas sobreviven al naufragio. Entre ellos se encuentran seis ciudadanos chinos que viajaban como pasajeros de 3ª clase. A su llegada a Nueva York con el resto de supervivientes no fueron bienvenidos. Los acusaron de comportamiento deshonroso por salvarse en el naufragio y horas después los expulsaron de Estados Unidos. 

No recomendado para menores de 12 años Documentos TV - El último secreto del Titanic - Ver ahora
Transcripción completa

Gracias a todos por venir, de corazón.

Me llamo Steven Schwankert.

Supongo que yo sabía que en el Titánic

viajaban ciudadanos chinos,

pero no había mucha información al respecto.

Sin embargo, cuando empecé a investigar un poco más

me dije:

"Un momento, seis de los ocho sobrevivieron".

Uno de ellos fue sacado del agua

¿y quizá fuera la última persona rescatada del Titánic?

¿La última persona rescatada fue un chino?

¿En serio? ¿Qué ha sido de ellos?

¿Dónde están?

Siguen vivos. Tenemos que encontrarlos.

-Estamos reconstruyendo todo el barco.

Aquí se ve el Titánic tal cual era.

Ella nunca mencionó el Titánic, solo que lo habían sacado del agua.

No hay cola para subirse a los botes.

No existe razón alguna para que ellos no se subieran.

Supervivientes, levantad la mano.

No hay muchas posibilidades

para corregir la historia del Titánic.

Y creo que por fin lo hemos hecho.

-La peculiaridad de la historia del Titánic

Es que se cuenta lo que sucedió aquella noche

a través de un prisma racial.

-Sobrevivir al Titánic

no fue, en absoluto, el obstáculo más grande

que superaron en su vida.

Un antiguo proverbio chino

dice que una política tiránica es más feroz que un tigre.

Tan solo se quedaron a bordo los que estaban muy enfermos

y nuestros seis supervivientes chinos.

-Hay mucho por responder y mucha historia que contar.

-En ningún momento de aquella noche del 14 de abril se rindieron.

Y tampoco lo hicieron durante el resto de su vida.

Tenemos mucho que aprender de eso.

(Música dramátic

Llevo más de 22 años en China.

Puedo decir que en esta vida

nada me interesa más que China.

Llegué aquí en 1998,

cuando se estrenó la película "Titánic",

que fue todo un fenómeno.

-Cuando rodé la película quise contar la historia,

todavía no contada, del Titánic,

de la alta sociedad llena de oropeles que se fue a pique

con el barco y que sumió al mundo en la incertidumbre.

Esta fue la historia que se contó, que se consagró,

pero la historia de la tercera clase,

la de los inmigrantes,

es una historia de emociones más profundas

porque ellos tenían grandes sueños.

Y saber que seis de los ocho chinos sobrevivieron

da pie a que puedan decir: "Ahora esta es nuestra historia".

En un principio no encontramos más que dos listas de nombres.

Una de ellas era la de polizones del Titánic

y la otra la lista de supervivientes

del buque de rescate Carpathia.

Sabíamos que todos ellos eran marineros,

pero viajaban como pasajeros

de tercera clase en el Titánic.

-Se transcribieron los nombres al inglés.

Así que teníamos una vaga idea de cómo sonaban.

Pero cada una de esas pronunciaciones

podían corresponderse con muchos caracteres chinos.

Uno de ellos en concreto sonaba poco convincente.

Durante más de 100 años

se pensó que el nombre de aquel pasajero de la lista

eran Ali Lam.

A, ele, i, como Mohamed Ali.

Ali Lam.

Muchos extranjeros, incluso algunos ciudadanos chinos

desconocen la costumbre que hay en el sur del país,

especialmente en Guangdong

de utilizar el apodo A seguido del apellido de la persona.

Y se escribe "Ah".

Así fue como descubrimos que no era Ali,

sino una versión en cursiva de A.

Vale, te entiendo.

-Solo es cuestión de caligrafía. -Sí, ya.

-Trabajamos con muy poca información sobre el Titánic.

Prácticamente el nombre y unas edades aproximadas.

Cheung Foo no es un nombre tan poco común.

De hecho, aparecía en numerosos documentos.

Mi caso favorito es el de Un Chung Foo.

Se casó en 1925 con una mujer blanca,

Georgina Bellman.

Es un caso peculiar.

La mujer contrajo matrimonio cinco o seis veces.

Con Chung Foo estuvo nueve años.

Hubo una investigación por tráfico de opio,

un asesinato, un suicidio.

La idea de encontrar un vínculo familiar inmediato

era apasionante.

¿Tuvieron hijos? ¿Vive algún descendiente suyo?

Quizá haya alguien que pueda confirmar.

"Sí, mi abuelo o mi padre era tan hombre del Titánic".

Pasamos varias semanas rebuscando entre documentos

y encontramos uno que nos desveló su edad,

pero resultó ser muy joven.

Según un artículo de prensa,

Chung Foo tenía diez años más

que el que estábamos investigando.

En última instancia resultaba exagerado

convertirle en nuestro hombre.

Es algo así como...

El equipo llegó a estar integrado por 16 personas.

Cada una se ocupaba de distintos aspectos

y se centraba

en los diferentes países de los supervivientes.

Era un trabajo minucioso,

pero era imprescindible ese nivel de detalle.

-Encontramos muchas conversaciones online

sobre el Titánic.

Y dimos con un foro en el que la gente preguntaba

si alguien conocía quiénes eran los pasajeros chinos.

Y había una cuenta que escribía muchos post

sobre un superviviente llamado Fang Lang.

Nos llamó la atención

y nos preguntamos cómo sabía tanto sobre él.

Hola. ¿Hablo con Tom?

-"Sí".

-Tom, soy... -"¿El señor John?".

-Sí, Arthur.

"Hola, Arthur.

(Música dramátic

¿Fang Tom? -¿Steve?

Encantado.

Igualmente.

Mi hijo Steven. -¿Qué tal?

-Creo que entonces ya tendría los 50.

De hecho tendría 58 o 59.

Y esta es la mujer que me contó la historia.

Ella nunca mencionó el Titánic,

solamente que lo habían sacado del agua.

Recuerdo que lo primero que me contó

es que, de alguna manera,

había logrado agarrarse a un cuerpo que estaba flotando,

a su cadáver.

Y que luego había llegado a una puerta.

Por aquel entonces yo no sabía nada sobre el Titánic.

Solo tenía ocho años, así que pensé que había sido en China.

En 2004 traje a mi primo aquí, a este museo que es enorme.

Se llama "House on the rock".

Y había un muestrario de objetos del Titánic.

Entonces mi primo Herny dijo:

"Tu padre viajaba ahí".

Yo nunca había establecido la conexión ni lo había pensado.

Me parecía imposible.

Cuando llegamos a casa, mi hijo Steven sube corriendo

las escaleras, se sienta al ordenador

y busca: "Lista de pasajeros".

Y encuentra el nombre de Fang Lang.

Pero la cuestión es que su nombre no era Fang Lang.

Pensamos: "¿Quizá es que han escrito mal su nombre Fong Wing Sun?".

Pero, claro, en ese momento

la historia que yo había escuchado a los ocho años

y lo que aparecía en el ordenador...

-Encaja. -...empieza a encajar.

Esta foto es de la época en la que iría en el Titánic.

-Ya.

¿Y encontraste el nombre?

Sí. Fong Wing Sun.

Sí. Espera, aquí aparece otro nombre.

Aquí dice Fong Wing Sun.

Y aquí Fong Sang.

Es increíble. -Sí.

-1934.

Aparece con un nombre distinto en cada foto

y en ninguna es Fang Lang.

¿Has visto la escena eliminada de Titánic

en la que aparece un chino en una puerta?

Deberíamos enseñártelo.

¿Tenemos un portátil? -Yo tengo el mío.

-¿Hay una escena eliminada?

-Es la escena en la que Harold Lowe

da la vuelta con el bote 14 para recoger a más gente.

Y si todo encaja, el personaje,

aunque no lo sabía... -Estaba recogiendo a mi padre.

(GRITA EN INGLÉS)

(GRITA EN INGLÉS)

(GRITA EN INGLÉS)

(GRITA EN INGLÉS)

-A las 23:40 de la noche del 14 de abril de 1912

el Titánic choca contra el iceberg.

Los solteros de tercera clase

viajaban en literas en la parte delantera.

Así que cuando la proa chocó contra el iceberg

habrían sido los primeros en sentir la vibración.

-Los pasajeros chinos

habrían sabido inmediatamente que aquello no era normal.

Aunque hubieran estado durmiendo se habrían despertado

y se habrían dado cuenta de que algo grave pasaba.

Poco después de medianoche el agua empieza a mojarle los pies.

No tienen elección.

Está entrando agua congelada.

Así que han de coger sus pertenencias y salir de allí.

Sabíamos dónde estarían las literas de los pasajeros varones chinos,

pero ni siquiera mirando planos, fotos y dibujos

se nos ocurre cómo habrían podido escapar.

Y nos enteramos de que alguien estaba desarrollando un videojuego

llamado "Titánic, honor y gloria"

sobre el hundimiento en tiempo real.

Se había creado un modelo generado por ordenador

del interior del barco con todo lujo de detalles.

Te puedes mover por dentro en tiempo real.

Pensé: "Increíble".

"¿Quiénes son y por qué hacen algo así?".

Steven. -Tom.

Encantado. -Yo Matt.

Estamos reconstruyendo todo el barco.

Los pasillos, los camarotes, las despensas...

Aquí se ve el Titánic tal cual era.

No es una interpretación artística, sino el Titánic tal cual.

Hasta los matices de los colores

y los detalles mecánicos de las agujas.

Cuando empezamos a analizar las posibles vías de escape,

la más obvia resultó ser el pasillo para pasajeros de tercera clase.

Habrían salido de sus habitaciones y habrían aparecido

en las cubiertas F o G.

Tenían que haber subido un par de cubiertas

y habrían llegado a Scotland Road,

que es un largo pasillo para los pasajeros de tercera clase

y que recorre todo el barco.

-La gente habría salido por aquel pasillo,

el Scotland Road,

la vía de acceso principal para la tripulación y los viajeros

de tercera clase.

La tripulación conducía a los pasajeros

hacia al sala común de la tercera clase

y les decía que esperasen allí

hasta que recibiesen nuevas órdenes.

-Pero cuanto más lo pensábamos,

más nos parecía que tenía que haber otra salida,

porque allí viajaban marineros profesionales.

-Hay dos escaleras para segunda clase,

una delante y otra detrás.

Y es posible acceder a ellas

a través de las puertas de emergencia

debidamente rotuladas.

Están al final de Scotland Road,

que es por donde suben al barco los viajeros de tercera.

Así que conocen bien la zona.

-Verían la escalera nada más entrar.

-No les sonaba, pero en ese momento solo querrían salir.

Así que suben las escaleras.

-Irían a dar con los botes de popa, ¿no?

-Sí, cerca de 13.

Sobrevivieron seis de los ocho viajeros chinos,

pero murieron los 33 búlgaros

y los 49 austrohúngaros.

Así que es un porcentaje destacado.

No me cabe duda de que es un grupo que tomó la iniciativa,

que plantó cara a la situación y se puso en marcha.

-Cuando los viajeros chinos llegaron a la cubierta de los botes,

la tripulación estaba bajando las embarcaciones por estribor.

Un oficial gritó que había sitios libres

en uno de los botes.

Así que uno de los pasajeros chinos se subió.

-Entre las 1:40 y las 2 de la mañana

los últimos botes disponibles son botes plegables.

En aquel momento el Titánic se está hundiendo por la proa

y los botes plegables están casi rozando el agua.

La gente intenta refugiarse.

Cuatro viajeros chinos van a estribor,

a la zona de la proa.

Y se meten en el bote plegable C.

-Creemos que los últimos tres pasajeros chinos

terminaron en el agua cuando el Titánic

terminó yéndose a pique.

En la lista de supervivientes vemos que de los tres

Len Lang y Lee Ling no sobrevivieron.

El bote 14 regresó a buscar supervivientes

y recogió al último de nuestros hombres, Fang Lang.

-Siempre he admirado al hombre que se agarró a una puerta

o a un trozo de madera,

porque hace falta mucho valor para hacer algo así.

Solo regresó un bote, el bote de Harold Lowe.

Nos inspiramos en eso para el gran cierre de la historia

entre Rose y Jack,

en la que él muere y ella se queda sola.

¿Para comer aquí o para llevar?

¡Fideos fritos! ¡Fideos!

Me casé con Fong Wing en 1955.

Yo tendría 21 o 22 años.

Fong Wing tendría unos 60.

Era bastante mayor.

-¿Está bien escrito? -No lo sé.

No entiende por qué aparecen dos nombres distintos.

¿Por qué son distintos?

-¿Ha oído alguna vez el nombre de Fong Sang o Fang Lang?

-Ella siempre lo había conocido como Fong Wing Sun.

-¿Siempre Fong Wing Sun? -Solo Fong Wing Sun.

-Siempre, ya.

Él nunca mencionó el Titánic.

No sé nada.

Mi hijo dice que él iba en ese barco.

Le contesté:

"No digas tonterías, yo no sabía nada".

Era un hombre muy discreto.

Cubrió los gastos de su hermano, su mujer y los cinco niños.

Un día aparecieron en la puerta

y mi madre no supo reaccionar, porque fue toda una sorpresa.

Ella no tenía ni idea

y creo que eso trajo mucha tensión a su matrimonio.

-Y lo haría otra vez, ¿verdad?

¿Cubrir los gastos? Sí.

De la familia Chiu.

Yo nací en Hong Kong.

Cuando cumplí los tres años

mis padres decidieron que la ciudad

no era el mejor sitio para criar un niño.

Fong Wing Sun y mi padre estuvieron

cuatro años arreglándolo todo para mudarnos.

Y recibimos la noticia de que en un plazo de 45 días

nos dirían cuándo podríamos hacerlo.

Fue le 13 de septiembre de 1971.

Volamos a Seattle para pasar la aduana.

Recuerdo al caballero que comprobó nuestros nombres.

Transcribió nuestros nombres en inglés

y me dio un dólar de plata que todavía conservo.

Estuvimos en Seattle unas tres horas y luego volamos a Chicago.

Allí nos recibió Fong Wing Sun.

Era algo mayor de lo que me había imaginado.

Llevaba un abrigo e iba de traje.

Es decir, con un atuendo muy formal.

Aquella misma noche se organizó un banquete de recepción.

El típico banquete chino con mesas para diez personas.

Fong Wing Sun estaba a unos cinco asientos.

Así que me acerqué y me dijo:

"El barco en el que yo viajaba chocó contra una montaña de hielo".

-¿La primera noche? -La primera noche.

Me dijo que era un barco muy grande, enorme,

y que se había salvado agarrándose a un madero.

-¿Estás seguro de que te contó esos detalles de la historia?

-Estoy cien por cien seguro.

(Griterí

(OFF) "¡Las mujeres y los niños primero!".

-Los días posteriores al hundimiento del Titánic

se escribieron muchos de los relatos

que explicaron lo que había sucedido.

La peculiaridad de la historia del Titánic

es que se cuenta lo que ocurrió aquella noche

a través de un prisma racial.

Los relatos impregnados de temas raciales

eran algo habitual en 1912.

Las razones eran muy variadas.

Para elevar a la raza anglosajona tenía que haber otra raza.

La existencia de otra raza

ayuda a establecer el sentido de la propia.

Por aquel entonces

el grupo mejor posicionado para ser el otro eran los chinos.

-El buque plegable C

nos pareció el lugar idóneo en el que empezar a buscar

los orígenes de aquellas historias

e intentar desenmarañar

una reconstrucción verídica de los hechos.

Nos centramos en la que, al parecer,

era la lista de los pasajeros que se subieron

al bote plegable C.

Y fuimos nombre por nombre

comprobando si habían afirmado ver a los posibles viajeros chinos.

-Vale. Carter... primera clase.

Ismay, primera clase.

-Tenemos mucha suerte

de que el bote plegable C

también sea el bote en el que abandona el barco

J. Bruce Ismay, el dueño del Titánic.

Nadie fue tan interrogado en la investigación como Ismay.

En su momento dijo con estas palabras

que había visto a cuatro chinos o filipinos en su bote.

No deja lugar a dudas

de que se habían escondido bajo los asientos.

Por babor solo se montaban mujeres y niños.

Pero por estribor

se aplicaba la política de que primero

se subirían las mujeres y los niños.

Es decir, que si no había suficientes mujeres y niños

entonces se permitiría que subieran hombres a bordo.

Asegura que mira a su alrededor

y que mira y no hay nadie esperando para subir al bote.

Es un detalle importante, nadie espera para subirse.

Y si no hay más mujeres ni niños

cuando él se sube en último lugar,

eso significa que no hay razón para que nuestros hombres

no lo hicieran.

El propio Ismay jura en su lecho de muerte

que hizo todo lo que estaba en sus manos

para subir en el bote a las mujeres y niños.

Y no hay pruebas que demuestren lo contrario.

No había mujeres y niños cerca

que se pudieran haber subido a aquel bote.

Lo cierto es que el bote plegable C no está lleno cuando toca el agua.

Nadie le quita el sitio a nadie.

¡Madre mía!

Dice: "El bote quedó a merced del agua

cuando tocó la superficie

y al joven Frank le pareció toda una aventura.

Recuerda mirar a la parte trasera del bote

y ver a cuatro chinos agazapados.

Con la confusión los habrían tomado por mujeres

por sus abrigos negros y largos y sus sombreros redondos".

Por favor, imprime eso.

-Es decir, que en el Titánic viajaban ocho pasajeros chinos

y seis de ellos sobrevivieron, cuatro en el bote plegable C.

Lo que más nos has descolocado

es que siempre se ha asegurado que aquellos cuatro pasajeros chinos

eran polizones,

que se habían escondido bajo los bancos.

Y creíamos que nunca seríamos capaces

de mostrar lo contrario

hasta que construyésemos un modelo a escala real

y demostrásemos qué era posible y qué no.

-Subíos al bote.

Bien, eso es.

Muy bien, así.

Eso es.

Ocho, nueve, diez, once. Bien.

Dos, tres, cuatro y cinco más.

Al igual que Ismay me subo en el último momento.

Supervivientes, levantad la mano, que yo la vea.

Desde aquí apenas puedo ver a los supervivientes

y eso que lo estoy intentando.

Hay que imaginarse que entonces no brillaba el sol,

sino que era de noche.

En cuanto se alejan del Titánic no hay luz.

Al parecer tres o cuatro horas después

de que se hubiese hundido el Titánic,

cuando ya ha amanecido, los pasajeros chinos aparecieron,

salieron o fueron descubiertos.

¿Los que estáis sentados

podéis imaginar que alguien pudiera pasar cuatro horas sentado

a vuestros pies?

¿No lo notaríais? Seguro que sí.

Nadie intenta engañar a nadie.

Simplemente nos imaginamos lo que ven,

la perspectiva que tienen.

No es muy habitual poder corregir fragmentos

de la historia del Titánic.

Y creo que por fin lo hemos hecho.

Creo que por fin hemos dado a aquellos hombres

la oportunidad de demostrar que no eran unos cobardes,

sino simplemente personas que querían sobrevivir.

Ismay quiere sobrevivir.

Carter quiere sobrevivir.

Todas aquellas personas quieren sobrevivir.

Estaban en todo su derecho

y tenían la oportunidad a mano, no hay más.

Cuando el Titánic se hundió y se evacuó a todo el mundo

en los botes salvavidas,

estos pasaron unas tres o cuatro horas a la deriva.

Y cuando estaba a punto de amanecer,

el trasatlántico SS Carpathia,

que había escuchado la señal de auxilio

lanzada por el Titánic acudió al lugar del accidente.

Cuando llega y ve los botes,

empieza a subir a todos los pasajeros.

Rescatan y suben a bordo a todos los supervivientes.

Y a continuación el Carpathia da media vuelta

y se dirige a Nueva York.

(Pitidos de telégraf

-El Carpathia avanza en dirección a Nueva York

y los diarios de la época

indican que más de 2000 personas

se había arremolinado esperando su llegada.

Cuando llegó el barco se produjo un silencio sepulcral.

Tras el Carpathia iba un remolcador

repleto de fotógrafos

que buscaban retratar los rostros de los supervivientes,

la algarabía y las lágrimas.

Y al parecer las voces fueron de menos a más.

Tan solo se quedaron a bordo los que estaban muy enfermos

y nuestros seis supervivientes chinos.

Me pregunto si pudieron mirar por alguna ventana

y ver lo que había aquí

y escuchar los gritos de la gente.

Ellos se quedaron una noche más en el barco

y luego los llevaron al muelle nueve,

donde fueron trasladados al Annetta,

que al día siguiente zarpó en dirección a Cuba.

-Reciben un trato diferente con respecto al resto de pasajeros

porque no son bienvenidos.

La actitud generalizada hacia los chinos

en EE. UU. en 1912 era racista.

Se decía que quitaban el trabajo a los estadounidenses

y que eran extranjeros que no queríamos en el país.

Constituían el llamado peligro amarillo.

La ley de exclusión de los chinos

imposibilitaba que entrasen en EE. UU. legalmente.

-La ley de exclusión de los chinos se aprobó en 1982.

La exclusión de trabajadores chinos era injusta.

Se creía que había demasiados en el país.

Querían prohibir que entrasen en EE. UU.

para que no hubiese competencia con la mano de obra local.

En 1868 se había aprobado el Tratado de Burlingame,

según el cual los ciudadanos de un país

podían residir en el otro.

Por lo que era totalmente legítimo que se asentasen en EE. UU.

El gobierno estadounidense obligó al gobierno chino

a descartar en 1880 una parte de este tratado.

¿Entonces quién estaba rompiendo la confianza y actuando ilegalmente?

El gobierno de EE. UU.

Y de repente los chinos ya no podían entrar ni formar parte de EE. UU.

Y pensar en cuantas decenas de miles de trabajadores chinos

había construido el ferrocarril,

que fue la columna vertebral sobre la que se había levantado

la economía del país.

Creo que el hecho de que expulsasen a aquellos hombres

justo después de lo que habían vivido

constituye una atrocidad más de EE. UU.

No los echaron porque fueran inmigrantes,

sino por ser inmigrantes chinos.

EE. UU. les cerraba la puerta después de explotarlos

tantos años como mano de obra.

(Música dramátic

Llegaron a Nueva York, unas 24 horas más tarde

se subieron a un buque de carga y se fueron a trabajar.

Pero a partir de ese momento no se les vuelve a mencionar.

¿Qué fue de ellos?

¿Cómo es posible que se esfumaran de repente?

(Música dramátic

Los seis supervivientes se marcharon de Nueva York

en el SS Annetta casi inmediatamente después

de llegar a bordo del Carpathia.

Y la pista del Annetta nos conduce a los archivos de Bristol,

donde se conservan

muchos de los registros de embarque de la época.

-Vamos allá.

Aquí tenemos el documento de registro del SS Annetta

en el puerto de Bristol.

También se recogen otros detalles como, por ejemplo, el destino.

Esta es la lista de los miembros de la tripulación.

Y en la parte inferior de esta página encontramos

los nombres de los cinco viajeros que buscas.

-Es verdad.

Ah Lam, Fa Lang,

-Lee Ping, Cheng Chip, Chung Foo.

-Deberías seguir en la otra página.

-Sí, aquí está Ling Hee.

Ah Lam firma su nombre.

Lee Chip.

Cheng Chip firma su nombre.

Chung Foo.

Probablemente fuera analfabeto porque hace una marca.

Qué pena,

porque el nombre en chino resultaría de gran ayuda.

Lo que está claro es que nuestros seis supervivientes

se subieron al Annetta y zarparon.

Y a partir de ahí les seguimos la pista los siguientes años.

Iban en lo que se conocía como barcos de la fruta,

o barcos de plátanos,

que viajaban desde distintos puertos de la Costa Este de EE. UU.

hasta los puertos del Caribe.

Y luego... Anda, Chang Chip...

-Se queda en el hospital.

-En el hospital. Vaya.

-Poco después queda recogido que abandona el barco.

Va al hospital, regresa al barco ¿y luego lo abandona?

Sí. -Vaya.

-El último rastro que tenemos de Chang Chip

es que está enfermo y que abandona el Annetta

en algún punto de EE. UU.,

y entonces perdemos su pista.

Quizá muriera allí, pero el caso es que encontramos

en el Reino Unido un Chang Chip que fallece en 1914

de neumonía,

tan solo unos meses después de que se bajara

en EE. UU. y consta

que su profesión también es la de marinero.

-Cuando descubrimos la documentación,

según la cual Chang Chip

había muerto en Londres en 1914,

encontramos una dirección en el barrio de Line House.

Miramos un mapa para comprobar dónde estaba ese barrio.

Y terminamos encontrándolo

en el cementerio del este de Londres.

-El cementerio no pudo indicar la ubicación exacta

de la tumba porque habían retirado la lápida.

Sin embargo, se había construido un memorial

a todos los chinos enterrados en este país.

Y se suponía que Chang Chip estaría enterrado cerca de él.

Resulta conmovedor que Chang Chip tenga un lugar dedicado en Londres.

Y te recuerda que detrás de toda esa búsqueda

hay personas de carne y hueso.

-¿Por qué ocho ciudadanos chinos

viajan a EE. UU. a bordo del Titánic?

Porque en aquella época había una huelga minera en Inglaterra.

Su jefe en la Donald Line piensa:

"¿Vamos a tener a estos hombres aquí

hasta que se resuelva el conflicto?".

"No. Los enviaremos a la ruta de América del Norte".

"Les compraremos un billete y que se embarquen".

Terminaron a bordo del Titánic

porque resultó ser el único que realizaba esa ruta.

Pero dos años más tarde,

cuando sus contratos con el Annetta iban a concluir,

les aparece otra oportunidad.

Y entonces es cuando, inesperadamente,

estalla la Primera Guerra Mundial en Europa.

-La guerra estalla en Europa en 1914

y todos los marinos británicos,

que habían trabajado en los buques mercantes,

fueron reclutados para unirse a la fuerza naval.

De repente hubo una gran demanda de operarios

y marineros para trabajar en aquellos buques mercantes.

Y muchos de ellos terminaron siendo marineros chinos.

Entre el principio y el final de la guerra

el número de estos marineros chinos,

que trabajaron en barcos británicos,

pasó de los 5000 a los 15 000.

Es muy probable que alguno de nuestros supervivientes

hubiese trabajado en esos buques,

recorriendo el Reino Unido y Europa.

Encontramos las tarjetas C.R. 10,

un certificado de identidad y de servicio

que incluía una foto de la persona.

Encontramos numerosas tarjetas de marineros chinos

que podrían ser nuestros supervivientes.

(Música dramátic

"Hola". -Buenos días.

"He pedido que comprueben si se corresponden las firmas".

"De ser así tendríamos un hilo del que tirar".

Eso nos daría más datos sobre Ah Lang.

Porque creo que tenías una tarjeta C.R. 10

que quizá fuera suya.

"Uno de los Ah Lam es Lam Choi".

"La edad coincide y la foto dice mucho".

"Parece que le hubiera pasado de todo".

-¿A dónde va después del Annetta?

Trabajó en el Bendu, otro barco,

y el siguiente en el que recala es el Achilles,

que va a Singapur, Hong Kong y Shangai.

Y ahí es donde le perdemos la pista,

a él y a otros 20 o 30 chinos.

No consta en ningún registro que haya regresado al barco.

En el Achilles apareció algo que yo nunca había visto,

una hoja aparte con una lista adjunta al registro del barco.

Y en ella se incluye el nombre de todos los marineros chinos.

No volveremos a ver a ninguno de ellos.

-Empecé a investigar qué había pasado

en los años posteriores a la Primera Guerra Mundial.

Supongo que hay muchos factores que llevaron al endurecimiento

de las hostilidades hacia los extranjeros

en el Reino Unido.

Hubo una recesión en el comercio global.

Así que se redujeron las transacciones.

Eso significa que de repente hay cientos de marineros chinos

sin empleo vagando por Liverpool y Londres.

En los archivos nacionales, en Cube,

encontré mucha documentación que se había intercambiado

entre el ministerio del Interior, la Policía de Liverpool y Londres.

En ellos se aborda la cuestión

de cómo lidiar con todos aquellos marineros chinos.

Sus nombres son muy confusos

y no sabemos cómo seguirles la pista.

Y al final de toda esa documentación

había muchas páginas de conversaciones

referentes a la repatriación

inmediata de los chinos tras la guerra.

-Hemos revisado periódicos antiguos. Mirad.

"Gran éxodo de marineros desde el este".

"Chinatown londinense".

"Un cambio sorprendente. El fin de Chinatown".

Los periodistas van a los barrios chinos

de Liverpool y Londres y les parecen barrios fantasma.

Según los registros de los barcos,

hay una relación clara con la salida de estos barrios

y, de hecho, a veces escriben:

"Los barrios chinos se quedan sin marineros chinos".

Y luego los vemos desaparecer

en Asia a bordo de barcos británicos.

-Las repatriaciones de marineros chinos a Asia

ayudaron a explicar la repentina desaparición de Ah Lam.

Pero luego descubrimos una historia parecida,

la de otro de nuestros supervivientes,

Ling Hee.

-Creo que hemos encontrado su tarjeta C.R. 10.

El nombre no coincide

con el que aparece en la lista del Titánic.

Allí pone Yum Hee.

Pero lo bueno es que tenemos esta foto y en ella se ve claramente

que tiene una cicatriz en la mejilla izquierda.

La lista del Annetta especifica

que tenía una gran cicatriz en la mejilla izquierda.

La cicatriz se ve perfectamente en la foto.

Y además hemos encontrado su firma.

Escribió claramente su apellido, Yum.

Así que tiene que ser él.

El último barco en el que trabajó Ling Hee

fue el City of Kilum.

Está registrado que en octubre de 1920 desertó.

Se bajó del barco

en una ciudad de la India y no regresó.

Sí, en la India, en la ciudad de Calcuta.

-¿Sabemos por qué se bajó allí?

Probablemente porque Calcuta era la única parada

que el City of Kilum hacía en Asia.

No era Hong Kong ni estaba cerca,

pero quizá fuera lo más próximo que iba a estar de China.

Igual solo quería volver a casa.

No olvidemos que no podían

regresar a EE. UU. ni a Inglaterra.

El gobierno dijo entonces:

"Ya no os queremos aquí".

Y sin previo aviso

agrupó a todas aquellas personas

y las echó del país.

Les alejó de sus familias, de sus mujeres e hijos,

de sus comunidades.

Y los envió de vuelta a un país en el que no vivían desde hacía

10, 15 o 20 años.

En el Reino Unido tenemos una historia

cuanto menos complicada con muchos países.

Hay mucho por lo que responder y mucha historia que contar.

¿Habéis descubierto algo más? -Sí, unas cuantas cosas.

-Solíamos ir todos los años a Chicago

a celebrar la reunión familiar de los Fong,

que siempre se organizaba

en un restaurante grande en Chinatown.

Y mi padre era muy conocido en aquel entorno.

Pasaba por allí saludando a todo el mundo.

Yo iba de su mano y le oía decir:

"Este es mi hijo. Os presento a mi hijo".

Este orgulloso de mí.

Siempre iba vestido de traje.

Nunca iba con ropa informal.

O al menos que yo recuerde.

Siempre con chaqueta, pantalones de vestir, corbata.

El recuerdo que tengo de mi padre es verlo vestido de traje.

Creo que intentaba mostrarse como un hombre de negocios,

comerciante o algo así.

Después llevó una vida más humilde

y trabajó de camarero y cosas así.

Sí, aquí está.

-¿Sí? -Ahí está.

-Sí, es este.

-¡Madre mía, ya sé quién es!

-Sí, sí, es él.

Ahora sé quién es.

-Es este.

-Madre mía, ahora ya sé quién es.

Qué bien que lo dijeras.

Esa foto es vieja.

Tenía una foot de él sacada de internet.

-Muy bien. Sí, es él.

-Si quieres quédate la foto.

-¿Te quieres quedar la foto?

-La historia del padre de Tom nos sigue intrigando.

El misterio era que si el padre de Tom era Fang Lang,

es decir, el pasajero chino rescatado del agua,

¿por qué hubo un cambio en el nombre y cuándo se hizo ese cambio?

¿Cuándo pasa de ser Fang Lang a ser Fong Wing Sun?

-La ley de exclusión

solamente afectó a los trabajadores,

pero no a los comerciantes ni a los académicos.

Los comerciantes tenían permiso para viajar libremente

entre China y EE. UU.

Y cada vez que regresaban a China

afirmaban que habían tenido un hijo.

A continuación

vendían a alguien el documento que recibían

para que le permitieran entrar en el país legalmente.

Los llamados hijos de papel eran muy reservados

porque no querían que nadie supiese que sus papeles eran falsos.

Era algo que traumatizaba a muchos de ellos

y ni siquiera se lo contaban a sus familias.

-Mi abuelo llegó a EE. UU. en la década de los 20

y alguien le dijo:

"Si quieres ir a EE. UU.,

yo puedo ayudarte con los gastos y conseguirte papeles".

Mi padre me contaba que llevaba trabajando

dos años de grumete en un barco

y que un día al entrar en Brooklyn

el capitán le dijo: "Lee, bájate y no vuelvas".

Les duele contar esas cosas e intentan protegernos.

Por eso ni siquiera lo mencionan a menos que se lo preguntemos.

¿No sabías que tu padre se pasó días llorando

porque estaba muerto de hambre?

Claro que no, nunca me lo habías contado.

Me entero ahora mientras me tomo algo en una cafetería.

No me imagino a un chaval de 16 años

que llega a un país desconocido sin hablar el idioma.

Es un viaje sin retorno.

No dejaron de creer en el futuro.

Y soportaron lo que fuera por el bien de sus futuros hijos.

-Ahora que sabes esto, ¿qué sientes hacia ellos?

Creo que...

agradecimiento.

Sí.

21 de junio de 1894.

A veces te daba vergüenza porque tu padre era muy viejo.

Pero luego me viene la imagen de cuando se sentaba tranquilamente

y me miraba como queriendo decir:

"Ojalá pudiera contarte tantas cosas".

Pero no lo hacía.

Yo tendría unos 21 años cuando él ya tenía 80.

A los 21 estás empezando la vida.

Empiezas a salir con chicas, por ejemplo.

Empiezas los estudios, a trabajar.

A esa edad no piensas tanto en la historia.

Y él era un libro de historia andante.

Pero nunca lo compartió con nosotros.

-He encontrado este recorte.

Se queda soltera y no quiere seguir viviendo.

-Sí.

-Una mujer, Sue Oi, iba a casarse con un tal Ah Sam Len,

que es un nombre que se parece a alguno de los del Titánic.

Al parecer regresó a China para solucionar

la importación de cierta mercancía.

Y mientras ella se ausentó él pidió a dos amigos,

Sam Fang Lang y Lee Ling,

que le acompañasen a Cleveland.

De esas tres personas solamente sobrevivió una.

Está claro que se conocían antes de subirse al Titánic.

Los días posteriores al hundimiento del Titánic

salieron desde Canadá varios barcos hacia el lugar de los hechos.

Recogieron cerca de 250 cuerpos

y los trasladaron a Halifax para enterrarlos.

Una de las descripciones del cuerpo enterrado

en la tumba 233 decía:

"Pelo y cejas negras".

Y entre paréntesis decía: "Parece japonés".

Sabemos que a bordo del Titánic

iba un japonés y que fue rescatado.

Los otros asiáticos que viajaban

eran los ocho pasajeros chinos.

Así que si hay un asiático enterrado en esta tumba

tiene que ser uno de nuestros dos viajeros chinos

que no sobrevivieron,

Lee Ling o Len Lang.

Tiene que ser uno de los dos.

(Música dramátic

-Invertimos mucho tiempo intentando encajar las piezas

que habíamos ido encontrando en distintos documentos.

Entonces dimos con una referencia concreta

a un hombre llamado Lee Bing

en las memorias de un periodista canadiense.

Aquel Lee Bing regentaba una cafetería

en la ciudad de Cambridge, en Ontario.

Y a veces contaba a sus clientes su experiencia

como superviviente del Titánic.

-Las primeras oleadas de inmigrantes chinos a Canadá,

principalmente como mano de obra,

empezaron a mediados del siglo XIX

y continuaron hasta 1923.

La ley que controlaba la migración china a Canadá

es la ley de inmigración china.

Todos los chinos que entrasen en Canadá

tenían que pagar 50 dólares.

La idea era restringir esta migración.

Tenemos muy pocas fotografías de mano de obra de otras razas

de aquel período de la historia.

Me parece increíblemente importante

ver las caras de aquellos obreros,

de aquellos cocineros o de aquellos mineros.

-Empecé buscando en la empresa de genealogía Ancestry,

pero encontré Lee Bing por todo Ontario.

Por internet no tienes acceso a todo.

Así que fui a los archivos donde localicé

los directorios empresariales del White Rose Café.

Esta es la foto.

Se puede ver que en las tres ventanas de arriba

sigue escrito "cafetería".

Tenemos un par de fotos de Lee Bing.

Estas placas fotográficas. -¡Vaya!

Son de la colección de Robert Darrow,

un fotógrafo de Galt, California.

-Muy bien.

-Es la única persona que no es de raza blanca

en una colección de 1800 negativos.

-¡Vaya!

-Este es el censo de Galt de 1921.

Y si miras aquí abajo

se puede leer el nombre de la familia Lee.

-Muy bien.

-El último que aparece es el señor Bing.

Y mira aquí, pone que tiene 19 años.

Según eso sería demasiado joven.

¿Qué edad tienen los demás miembros de su familia?

Su tío Sam, que sería Sam Lee, tenía 44 años.

Coon Lee, 40.

Resulta curioso el caso de Coon Lee

porque habría nacido en 1841.

Así que podría tener la edad que pensamos para Lee Bing.

¿Qué tenemos entonces?

Hemos leído sobre Lee Bing.

Nos consta que le ha ido contando a la gente.

de su restaurante que había estado en el Titánic

con todo lujo de detalles.

¿Entonces...?

No hay duda de que esta es la familia.

Vale.

Lo que no está tan claro

es cuál de todos ellos es Lee Bing,

ya que ha habido muchos cambios de nombres.

-Antes de marcharnos de Canadá,

Julie encontró la tumba de Coon Lee a las afueras de Cambridge.

En ella se indicaba el año de su muerte, 1943,

el año que cerró el White Rose Café.

Quizá un joven Lee Bing

se hubiera ido a Toronto tras aquel fallecimiento.

La tumba nos indicaba un posible lugar

de nacimiento de Coon Lee,

una ciudad llamada Heng-tang, en Taishan,

cerca de donde había nacido Fong Wing Sun.

(Música dramátic

-¿Sus padres o sus abuelos

les hablaron alguna vez de un naufragio?

-No sé. -No saben.

-¿Recuerda si alguien de aquí

se marchó a otro país a trabajar en un barco?

Sí, se fueron todos a San Francisco y nunca volvieron.

Había alguien llamado Ah Sang.

Entiendo.

Ah Sang se marchó a EE. UU.

Era amigo de mi abuelo.

Aquí eran como hermanos.

¿Tiene el árbol genealógico?

Tengo cartas, un montón, muchas cartas.

¿Cartas?

Sí, cartas de mi abuelo.

Fong Wing Sun se las escribió a mi abuelo.

Madre mía. ¡Madre mía!

27 de noviembre de 1980.

"Hoy he recibido tu carta".

Pudimos ver todas las cartas

que Fong Wing Sun había escrito a un familiar.

Tiene una caligrafía muy clara en inglés y en chino.

Gracias a ellas confirmamos lo que sabíamos de aquel personaje.

Sigue enviando dinero a una edad avanzada.

Muchas gracias.

-El apellido de este pueblo es Chang.

Están preguntando sobre el Titánic, el barco extranjero que naufragó.

Había un pasajero apellidado Chang.

¿Ha oído alguna vez esa historia?

Cuando éramos pequeños

nos hablaron de un hombre de aquel naufragio.

¿Y recuerda...? ¿Sabe su nombre al completo?

No.

-Solo sabe que era un Chang y que se había ido de aquí.

-Sí, de aquí.

-¿Alguien más del pueblo sabe esa historia aparte de usted?

Bueno, muchos...

ya han muerto.

¿Aún es posible ver el puerto desde el que zarpó?

¿Se ve desde aquí el puerto?

Ahora se llama Sisui. Todos se marcharon de ahí.

-Aquí estamos,

tras comprobar que todo apunta a que salieron de este muelle.

Creo que es muy importante que hablemos de ellos,

porque gracias a ellos

la gente sabe hasta dónde llegaron unos ciudadanos de Taishan

en los últimos ciento y pico años.

(Música dramátic

-El gran descubrimiento de aquel viaje

fue que pudimos sentarnos

con el sobrino nieto de Fong Wing Sun,

a quien se parece mucho.

De hecho cuando lo vi me quedé impresionado.

Estábamos repasando varios detalles con la familia Fong,

preguntando cómo sabían una cosa o la otra

y de repente dice:

"Ah, sí, me lo escribió en un poema".

"Alto es el cielo,

anchos los mares,

las olas rompen y se desintegran.

Un tronco de madera me salvó.

Encuentro con vida a tres o cuatro amigos.

Eso se lleva mi tristeza y me inunda de alegría".

Eso fue lo que escribió.

Nosotros tan solo lanzamos al aire

unas cuantas preguntas generales.

Y sin forzar nada salió aquel poema que ilustra a la perfección

la historia de Fang Lang.

Algo inaudito.

Cuando conseguimos recomponernos,

lo escribimos y lo miramos bien,

pero ¿y si nunca nos lo hubiera contado?

-Sentí la necesidad de encontrar la solicitud

de nacionalización de Fong Wing.

Es un documento que tienes que rellenar

si quieres convertirte en ciudadano estadounidense.

Fue admitido legalmente en Nueva York como Fong Wing Sun.

15 de septiembre de 1920 a bordo de un barco desconocido.

Cinthia Lee también está analizando los registros de los barcos.

Y lo esperable sería que encontrase algo similar a esto.

-Lo que teníamos entre manos

era intentar colocar a Fang Lang y Fong Yung Sun

en el mismo lugar y en el mismo marco temporal.

Un compañero encontró la tarjeta de un barco

y la única información que había en ella

era el nombre del barco, el Rondo.

Y está claro que nuestro hombre iba en él.

Fang Lang, 18 de agosto de 1920.

Fong Wing Sun

afirma que él estaba en Nueva York el 15 de septiembre de 1920,

muy poco después.

(Música dramátic

Tiene que ser aquella.

Tiene fuera la placa de comandante Lowe.

Buenos días. ¿Señor Lowe? -Sí.

Soy Tom.

Es un placer y un honor conocerle.

Encantado. Qué grande es usted.

-Entonces mi padre iba en ese barco.

-Era este.

Vemos cómo este barco avanza hacia el Carpathia.

Estos son certificados de entradas y salidas.

Los barcos por los que pasó.

Este es el del Titánic.

Firmado el 10 de abril en Southampton.

Quinto oficial.

Fecha y lugar de registro 15 de abril de 1912,

en el mar.

-¿Esa es la famosa foto de su abuelo que siempre está en el ordenador?

-Hay varias. Esta es una. Se la puede quedar.

¿Me la da? -Sí.

Muchas gracias. -De nada.

-Gracias.

He escrito algo por detrás.

"De mí para usted".

¡Madre mía!.

(Música dramátic

Muchas gracias, John.

Le agradezco de verdad

que me haya dedicado parte de su tiempo.

De nada. Un placer.

Con esto se cierra el círculo.

Sí.

Nos hemos encontrado.

Se lo agradezco enormemente.

(Música dramátic

Me emocioné mucho al conocerlo.

No sabría explicarlo.

Si su abuelo no hubiese sido tan buena persona,

ni mi familia ni yo estaríamos aquí.

Recuerdo que aquel día,

cuando salí de su casa, leí la placa:

"Aquí está el quinto oficial del Titánic".

Eso te marca y pasas a ser conocido por eso.

Y no estoy seguro de si yo quiero esa notoriedad.

Yo solo quiero que se conozca la verdad

y cómo sucedieron los hechos.

-En una época en la que la gente sigue migrando

y seguimos examinando estas cuestiones

me parece clave que echemos la vista atrás

a historias como las de esas seis personas,

que analicemos cuánto se esforzaron,

lo que hicieron, por qué lo hicieron

y por qué valió la pena.

Se buscaron la vida en un lugar en el que no eran bienvenidos

y donde no tenían derecho a la nacionalización,

pero ellos siguieron insistiendo sin saber si un día lo lograrían.

(Música dramátic

(Música dramátic

(Música dramátic

(Música dramátic

Documentos TV - El último secreto del Titanic - Ver ahora

Un equipo de investigadores descubre la identidad de estos hombres y saca a la luz la historia de supervivencia y dignidad de aquellos inmigrantes que sufrieron el racismo y la intolerancia social y legal del momento.

Steven Schwankert con dos investigadores del archivo de Cambridge

Steven Schwankert con dos investigadores del archivo de Cambridge

Los seis olvidados del Titanic

La historia de la alta sociedad de principios del siglo XX que se fue a pique con el Titanic y que James Cameron llevó con éxito a la gran pantalla ocupa un destacado lugar en el imaginario popular.

Fue Informe - La leyenda del Titanic - Ver ahora

El naufragio "sumió al mundo en la incertidumbre, pero la historia de los inmigrantes que viajaban allí es una historia más profunda porque ellos tenían grandes sueños", asegura el célebre director de cine.

¿La última persona rescatada fue un chino?, ¿en serio?, ¿qué ha sido de ellos? Tenemos que encontrarlos

Como James Cameron, Steven Schwankert, escritor e investigador afincado en China, sabía que en el Titanic viajaban ocho pasajeros chinos. Sin embargo, al seguir con la indagación descubrió que seis habían sobrevivido y que uno de ellos fue sacado del agua y subido a uno de los botes salvavidas. Quizá fuera la última persona rescatada del Titanic. "¿La última persona rescatada fue un chino?, ¿en serio?, ¿qué ha sido de ellos? Tenemos que encontrarlos", afirma de forma tajante Schwankert.

La búsqueda a un lado y otro del Atlántico

El investigador reunió a un equipo de 16 especialistas y comenzó una exhaustiva investigación para descubrir las verdaderas identidades de estos seis ciudadanos chinos. 

Todos ellos eran marineros, pero viajaban como pasajeros de 3ª clase en el Titanic

"En un principio no encontramos más que dos listas de nombres. Sabíamos que todos ellos eran marineros, pero viajaban como pasajeros de 3ª clase en el Titanic", apunta Graze Zhang, una de las investigadoras del grupo.

 Tom Fong, hijo de uno de los seis supervivientes chinos del Titanic

Tom Fong, hijo de uno de los seis supervivientes chinos del Titanic

Rastrean archivos a uno y otro lado del Atlántico y encuentran pistas sobre los posibles descendientes. Recurren, incluso, a los creadores del videojuego Titanic, honor y gloria en el que se reproduce minuciosamente el naufragio en tiempo real. "Estamos reconstruyendo todo el barco. Aquí se ve el Titanic tal cual era", explica Tom Linskey, el desarrollador del videojuego, a Steve. "No me cabe duda de que es un grupo que tomó la iniciativa, que plantó cara a la situación y se puso en marcha", asegura Linskey.

Hay mucho por responder y mucha historia que contar

Pesquisa a pesquisa, Schwankert y sus investigadores lograron identificar a los seis olvidados del Titanic. Ahora tocaba contar sus verdaderas historias y sacar a la luz la pobreza, el racismo y la intolerancia que sufrió toda una generación desde que abandonaron su tierra para labrarse un futuro mejor en Occidente. "Hay mucho por responder y mucha historia que contar", afirma el investigador Matthew Baren.

Racismo y explotación detrás del olvido

Cuando los supervivientes del Titanic llegaron a Nueva York, los seis chinos fueron recibidos con rechazo y receloSegún informaciones publicadas por distintos medios de comunicación británicos y estadounidenses, se habrían disfrazado de mujer para subir a los botes salvavidas. Los investigadores pudieron comprobar que esas sospechas respondían al racismo y a la intolerancia, característicos ya en la sociedad estadounidense de principios del siglo XX. De hecho, unas pocas horas después de que desembarcaran en Nueva York, los expulsaron del país.

 Animación de la llegada de inmigrantes chinos a Estados Unidos

Animación de la llegada de inmigrantes chinos a Estados Unidos

¿Por qué ocho ciudadanos chinos viajan a Estados Unidos a bordo del Titanic?

Sin embargo, existe otra incógnita para comprender su historia. "¿Por qué ocho ciudadanos chinos viajan a Estados Unidos a bordo del Titanic?", se pregunta Steven Schwankert, mientras va encajando algunas piezas en su elaborado puzle. Y descubre que por las huelgas mineras del carbón en Inglaterra emigraron a América.

El único barco que hacía el recorrido era el Titanic. Por eso, viajaban en él. La I Guerra Mundial y los años de crisis posteriores tuvieron terribles consecuencias para estos trabajadores. Toda una generación de ciudadanos chinos fue expulsada del Reino Unido y deportada hacia su país de origen.

Llegada de inmigrantes chinos a la isla de los Ángeles, California
Llegada de inmigrantes chinos a la isla de los Ángeles

Llegada de inmigrantes chinos a la isla de los Ángeles, California

Steven Schwankert y su equipo demostraron que algunos se instalaron en Estados Unidos, conviviendo con las duras políticas de inmigración que suponían su explotación y discriminación.

Una historia sobre la supervivencia y la dignidad

Seis años de investigación por Estados Unidos, China, Canadá y Reino Unido han conseguido reparar una injusticia centenaria. "No hay muchas posibilidades para corregir la historia del Titanic y creo que por fin, lo hemos hecho", señala Schwankert con satisfacción. Esos migrantes combatieron el abuso, el racismo y la indiferencia con esfuerzo y determinación.

Ceremonia en recuerdo de emigrantes chinos de Taishan, China

Ceremonia en recuerdo de emigrantes chinos de Taishan, China

"En ningún momento de aquella noche del 14 de abril se rindieron y tampoco lo hicieron durante el resto de su vida", insiste el investigador, orgulloso de haberles devuelto la dignidad que un día se les robó y que ni el naufragio más famoso del mundo pudo siquiera ahogar.

Noticias

anterior siguiente