Enlaces accesibilidad
Coronavirus

El diagnóstico de melanomas ha caído un 21% debido a la pandemia

Por
La pandemia de COVID-19 también está impactando en la incidencia de cáncer de piel.
La pandemia de COVID-19 también está impactando en la incidencia de cáncer de piel. GETTY IMAGES

El coordinador de la campaña de Euromelanoma de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), el doctor Eduardo Nagore, ha advertido de que en 2020 se ha diagnosticado un 21% menos de melanomas con respecto a otros años debido a un "claro descenso" de las consultas, provocado por la pandemia de COVID-19.

"Es decir, uno de cada cinco melanomas que se habían diagnosticado en el año anterior no se han diagnosticado, lo que no quiere decir que la incidencia haya cambiado, sino que hay melanomas por ahí danzando", ha incidido el experto, en el seno de la presentación de la campaña Euromelanoma 2021.

Según ha detallado, se estima que podría haber más de 1.100 melanomas por diagnosticar que no han ido todavía a las consultas, y ha recordado que son responsables de más del 80% de las muertes por cáncer de piel.

Al hilo de estos datos, el experto ha explicado, basándose en un estudio de la AEDV publicado en abril, que un retraso de tres meses en el diagnóstico puede disminuir la supervivencia en cinco años en el caso del carcinoma de células escamosas de hasta un 8% y, en el caso del melanoma, el porcentaje es de un 13%.

Descenso del 40% en intervención de tumores

Asimismo, ha informado de que en 2020 disminuyó hasta en un 40% el número de tumores intervenidos. "En contraste, aumentó el número de tumores gruesos, esto es, cánceres con espesores grandes que, por tanto, tienen asociado un peor pronóstico", lamenta el dermatólogo. "Una demora en el diagnóstico implica dejar que un tumor que crezca, y estamos observando cada vez cánceres más complicados", reitera.

"Desde la Fundación Piel Sana de la AEDV queremos tratar de estimular y promocionar mecanismos para fomentar la detección precoz del cáncer de piel, contando con la colaboración de la población mediante la autoexploración, acompañada de una inmediata consulta por el dermatólogo", ha concluido.

Durante el encuentro, se ha explicado que la incidencia del cáncer de piel en España no es la más alta de Europa, a pesar de que el 42% de los diagnósticos en las consultas dermatológicas en España son de patología tumoral. Sin embargo, se diagnostican más de 5.000 casos anuales de las que mueren unas 900 personas.

Los hábitos de la infancia y adolescencia pasan factura con los años, especialmente los relacionados con el sol. Como indica la coordinadora nacional de la Campaña Euromelanoma, la doctora Ángeles Flórez Menéndez, "la incidencia del melanoma se podría reducir si desde la niñez se establecieran hábitos dermosaludables, ya que el daño que provoca la radiación ultravioleta se va acumulando a lo largo de la vida".

"Por ello, este año queremos inspirar a la gente para explorar la superficie de su piel en busca de indicios de cualquier actividad extraña, para que se ponga en contacto con su especialista cuanto antes, ya que la detección temprana es clave. Se trata de crear un movimiento para salvar vidas", ha abundado por su parte el director de campañas de la Fundación Piel Sana, el doctor Agustín Buendía.

La campaña Euromelanoma, recuerda el doctor Buendía, se ha caracterizado todos los años por una semana de exploraciones de la piel de la población por parte de los dermatólogos. "No obstante, este año hemos decidido no retomar estas exploraciones presenciales por cautela ante la situación actual", explica.

Autoexploraciones, la primera línea de defensa

En este contexto, ha recordado que, cuando la situación no permite acudir a consulta dermatológica, las autoexploraciones mensuales de la piel son la primera línea de defensa contra el melanoma. "La autoexploración y el diagnóstico precoz evitan la mortalidad, consiguiendo unas tasas de supervivencia muy altas", ha precisado.

Como aclara este dermatólogo, un reconocimiento general de toda la piel del propio cuerpo no tiene por qué consumir más que unos pocos minutos al mes, y es suficiente para que la persona, familiarizada con la propia apariencia de la piel, sea capaz de detectar alguna alteración de aspecto sospechoso digna de ser debidamente evaluada por un dermatólogo.

"Recomendamos situarse frente a un espejo de cuerpo entero y utilizar un espejo de mano para revisar los lugares de difícil acceso para poder abarcar todo el cuerpo. Es imprescindible que cada uno conozca su piel para apreciar cambios relevantes", expresa el doctor Buendía.

Protección contra el Sol

Por otro lado, el doctor hace un especial énfasis en las medidas de prevención primaria, es decir, una adecuada fotoprotección basada en la limitación de la exposición solar en las horas centrales del día, haciendo uso de las sombras y de fotoprotectores físicos tales como sombreros, gorras o gafas de sol; y utilizando siempre un factor de protección solar igual o mayor a 30 cada dos horas de exposición.

Noticias

anterior siguiente