Enlaces accesibilidad
Astronomía

El desafío de limpiar la basura espacial: un paso necesario para la humanidad

  • La Agencia Espacial Europea (ESA) ha calculado que actualmente en el espacio hay más de 26.000 objetos orbitando
  • Salvo 2.800 operativos, el resto son desechos que pueden causar daños en satélites o naves espaciales

Por
Basura espacial: un desafío para la ciencia

En los últimos meses las misiones espaciales han acumulado un gran número de avances y éxitos, destacando la misión del Perseverance en Marte o las pruebas de los futuros viajes turísticos ofertados por SpaceX. Unos viajes espaciales que serán imposibles de realizar si no se soluciona el problema -cada vez más grave- de la basura espacial.

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha calculado que actualmente en el espacio hay más de 26.000 objetos orbitando, de los cuales solo 2.800 están operativos. Todos los demás se han convertido en desechos, que debido a la gran velocidad que alcanzan, pueden causar daños en satélites o naves espaciales, incluso si son de pequeño tamaño.

Lorenzo Tarabini, ingeniero espacial del proyecto 'E.T.PACK', ha alertado que "la basura se está empezando a reproducir y si seguimos así no vamos a poder salir del planeta". A más misiones, más progreso, pero también más basura. Por ello, la VIII Conferencia Europea sobre Basura Espacial, que ha comenzado este martes, buscará hasta el próximo sábado una serie de soluciones para limpiar el vertedero que orbita la Tierra.

Más cerca - La basura espacial: problemas y soluciones para reducirla - Escuchar ahora

Remover los objetos y evitar colisiones

La encargada del programa de la ESA de limpieza del espacio, Luisa Innocenti, explica que lo que se necesita "es remover los objetos más grandes de las órbitas más frecuentadas para evitar colisiones y evitar que surjan muchos objetos pequeños que sean una amenaza".

Para ello, están desarrollando un proyecto de un camión espacial que atrape los desechos: "Lo atrapa y como el satélite pulpo tiene sus propios mecanismos de propulsión lo que va a hacer es bajar progresivamente su órbita", desarrolla José María Morales, miembro de la ESA.

Sin embargo, Innocenti considera que "remover objetos del espacio es difícil" y lo mejor sería "preparar los satélites del futuro para que puedan ser removidos" haciendo así "las cosas más fáciles".

El gallo que no cesa - Un novedoso proyecto para recoger la basura espacial - Escuchar ahora

Esos satélites se lanzarían al espacio con unas cintas de aluminio que permitirían tirar levemente de ellos. "En el espacio tenemos muy pocas fuerzas que actúan sobre nuestros satélites. Si conseguimos una fuerza, por pequeña que sea, que reste energía al satélite, podemos desorbitarlo", explica Tarabini.

Derecho al cielo despejado

El director de la Unión Internacional de Astrónomos (IAU), Thomas Schildknecht, ha abordado otro aspecto del problema que tiene que ver con el llamado "derecho a un cielo despejado".

"La vista de un cielo despejado es una herencia de la humanidad. Solo observándolo podemos ganar conocimientos sobre el origen del universo", ha enfatizado.

Unos conocimientos torpedeados por la basura generada todos estos años. Desechos que ingenieros y científicos del todo el mundo tratarán de eliminar, atendiendo a los objetivos marcados por la ESA en 2019: comprender mejor el entorno de los desechos, prevenir la creación de más desechos, reducir la cantidad en órbita y disminuir el impacto de las actividades espaciales en la Tierra.

Noticias

anterior siguiente