Enlaces accesibilidad
Cómic

'Tezucomi', un homenaje internacional a Osamu Tezuka en el que participan dibujantes españoles

  • Paco Roca, Víctor Santos, Ken Niimura, Kenny Ruiz o Juan Díaz Canales realizan versiones de sus mangas
  • Más noticias sobre cómic en 'El Cómic en RTVE.es'

Por
Detalle de la portada de 'Tezucomi'

¿Os imagináis cómo serían Mortadelo y Filemón o Zipi y Zape dibujados por japoneses? Nos encantaría verlo, pero mientras podemos disfrutar de un original manga que parte de la misma idea: Tezucomi  (Planeta Cómic), en el que artistas de todo el mundo se unieron para celebrar el 90 aniversario de Osamu Tezuka (1928-1989), el llamado "Dios del Manga" y creador de personajes como Astroboy, Dororo, Adolf, Metrópolis, Ayako, Black Jack...) Entre esos artistas internacionales destacan varios españoles como Paco Roca, Víctor Santos, Ken Niimura, Kenny Ruiz o Juan Díaz Canales, que crean sus propias versiones de personajes de Tezuka en pequeñas historias que homenajean al maestro.

Víctor Santos versiona 'MW'

Víctor Santos (Valencia, 1977) es uno de nuestros autores más internacionales gracias al éxito de series como Los reyes elfos, Rashomon, Sukeban Turbo o Polar (adaptada al cine por Netfllix). Le hemos preguntado de donde viene su fascinación por Tezuka: "La verdad es que llega casi de tapadillo, porque le conocí de niño gracias a sus series de anime de su productora, pero no era consciente de que eran suyas. Series como Kimba el Rey de la Jungla, El rey Mono o la película Único, el último unicornio. Conocía al personaje de Astroboy y me flipaba visualmente, pero no sabía de dónde salía. No le descubrí como autor de manga hasta que su obra empezó a publicarse en España, y entonces, como me pasó con otros autores clásicos como Ishinomori o Goseki Kojimame voló la cabeza. Era como "¿De qué año me estás diciendo que es esta obra?"... Porque era fresco, arriesgado narrativamente y tocaba todo tipo de temas y tonos".

Publicado entre 1976 y 1978, MW es uno de los mangas más adultos y oscuros de Tezuka y se adelantó a temas que siguen vigentes como el terrorismo, la corrupción política, las armas químicas ola homosexualidad. Santos nos comenta por qué eligió esta historia para hacer su propia versión: "Es curioso porque fue un poco como escarbar el cajón y encontrar oro. En realidad tenía pocas opciones porque todo el mundo quiere hacer Astroboy, Blackjack... Sus personajes más icónicos. Y el editor me comentó: "Tenemos estas series de temática adulta". Yo originalmente solo iba a hacer un guion para Belén Ortega que también se publicará en uno de los tres tomos de los que constará la serie española) A mí me gustaba mucho MW y a ella Bárbara, así que redacté dos propuestas para que el editor y el hijo de Tezuka eligieran la que más les gustara. Y les gustaron las dos, así que el editor me dijo "¿Por qué no escribes la de Bárbara para Belén y te encargas como autor completo MW?". O sea que me salió muy bien la jugada sin pretenderlo. MW me atraía mucho por lo complejo de su protagonista y la mezcla de géneros en un solo tomo: espías, thriller, drama, género negro..."

La versión de 'MW' de Víctor Santos

Víctor nos confiesa que acercarse a una obra que trata tantos temas ha sido fácil: "Era un tema complejo a nivel principalmente de historia, porque por un lado no quería deslavar el concepto original ni privarlo de su crudeza y truculencia... Pero por otro lado temía caer en el manido estereotipo del "villano homosexual" de muchas obras de la época. El personaje de Michio Yuki hace actos aberrantes, pero, a la vez, sus motivaciones son muy humanas, muy sentimentales. Es alguien que entiende el amor y las relaciones entre las personas de una manera muy retorcida, y como guionista es un desafío meterse en su cabeza. La parte gráfica y narrativa fue más divertida porque nunca había narrado una historia al ritmo de un manga, y a pesar de que como lector hayas leído un montón debes replantearte un montón de cosas... Por ejemplo, pensar en que se va a leer en el sentido inverso" (Los japoneses leen de derecha a izquierda).

En cuanto a la influencia de Tezuka en el cómic y la animación mundial, Víctor asegura que: "Creo que es inmensa porque hablamos de alguien que sacudió el medio con cada obra que realizaba, en las obras juveniles, en los cómics para el público femenino, en la variedad de géneros, en como se plantea el binomio manga-anime... Sus obras son increíblemente modernas y hacen gala de recursos que parecen impensables en comparación con otras obras del momento en otros países del mundo. El hecho de que sus personajes sean relevantes y que se realicen iniciativas como la de Tezucomi es una buena prueba".

Viñeta de 'Doppelgänger', de Belén Ortega y Victor Santos

El 'Adolf' de Juan Díaz Canales

Publicada entre 1982 y 1985, Adolf es una de las obras más famosas de Tekuka. Se centra en tres hombres llamados Adolf (uno de ellos Hitler) y se basa en la lucha por unos documentos que demostrarían el orígen judío de Hitler. Es la obra escogida por nuestro Premio Nacional de Cómic, Juan Díaz Canales (Madrid, 1972), famoso por los guiones de Blacksad y Corto Maltés, pero que también es un gran dibujante, como vuelve a demostrar en este cómic. 

"Tezuka fue la puerta de entrada al manga para muchas generaciones y en concreto para la mía -asegura Canales-. Y Adolf fue la obra que me enganchó a este mundillo, a caer dentro de todos estos códigos que nos parecían fascinantes pero, a la vez, nos descubrían un extraño y nuevo mundo y un modelo a seguir".

Pero... ¿Cómo se ha enfrentado a una compleja obra de más de mil páginas? "Tuve la suerte de poder elegir este manga entre la vastísima obra de Tezuka y escogí Adolf porque, como comentaba, la tenía como obra de referencia. El reto era grande, sobre todo por la extensión de la obra original. Mi intención, más que hacer una reinterpretación, era crear algo nuevo que tuviera que ver con la obra original. Aproveché que era un tema histórico para construir mi historia, que funciona como una especie de precuela de la de Tezuka".

Además de los autores españoles, este primer tomo de Tezucomi incluye trabajos de otros grandes del cómic mundial como Mathieu Bablet, Florence Torta, Philippe cardona, Sòichirô, Kunn Kubu, Bureidô... "Como en todas las antologías unos autores te pueden gustar más que otros -asegura Canales-, pero el nivel de calidad es enorme y para mí es un gustazo compartir proyecto con compañeros y amigos a los que admiro como Ken Niimura, Kenny Ruiz o Belén Ortega. Me parece interesantísimo ver la cantidad de puntos de vista y estilos diferentes enfrentados a una obra tan totem como la de Tezuka".

Canales nos confiesa que lo más complicado ha sido "dibujar en el sentido de lectura oriental y colocar los globos en sentido vertical".

Página del 'Adolf' de Juan Díaz Canales

Ken Niimura y Joe Kelly versionan 'Black Jack'

Otro de los atractivos de Tezucomi es la reunión del equipo formado por el guionista norteamericano Joe Kelly y el dibujante hispano-japonés J.M. Ken Niimura (Madrid, 1981), autores de la premiada Soy una matagigantes (Norma editorial), que han versionado (con el título de Heartless) otra de las obras más populares de Tezuka: Black Jack (1973-1983), las aventuras de un habilidoso cirujano que tiene un pasado oscuro y misterioso.

En una entrevista incluida en el cómic, Niimura nos comenta por qué les interesó esta obra: "Joe es un gran fan de Black Jack  y me convenció con sus apasionados argumentos. La idea subyacente de Joe respecto a Heartless es "sería interesante hacer una adaptación al estilo de las series televisivas americanas de hoy en día".

"Black Jack me parece una obra muy buena -continúa el dibujante-, conseguir que los lectores disfruten con series de capítulos autoconclusivos es muy complicado. Y en el caso de Black Jack cada capítulo tiene algo que llama la atención, en el buen sentido de la palabra. También tiene una profundidad argumental encomiable y un equilibrio exquisito. Ni Joe ni yo tenemos tantos conocimientos en medicina como el maestro Osamu Tezuka, pero quisimos crear un spin-off entretenido y conectado al atractivo de la obra original".

Página de 'Heartless', de Joe Kelly y Ken Niimura

Kenny  Ruiz y Son Goku

Kenny Ruiz (Alicante, 1980) ha versionado otra de las obras más conocidas de Tekuka: La leyenda de Son Soku (19532-1952), basada en uno de lso grandes clásicos de la literatura china (Viaje al oeste). 

El dibujante cuenta en el manga que descubrió el manga cuando era muy pequeño: "Por suerte, cuando era niño ví la adaptación animada por televisión. Cuando leí el manga, ya de adulto, volvió a sorprenderme la genialidad del maestro Tezuka para fusionar de manera magistral mitología, humor, aventura y enseñanzas budistas en una sola obra. Cuando Tezuka dibujaba manga juvenil, hacía gala de esa creatividad. A mí me gusta eses sincretismo y, como la historia de Son Goku desarrolla los temas del entrenamiento y el autodescubrimiento, creo que son también mis propios temas. creo que el personaje era perfecto para mí"

Por cierto, que hace solo unos días conocíamos la noticia de que Kenny Ruiz va a publicar en Japón una obra protagonizada por varios personajes de Tezuka, que llevará por título Team Phoenix. Lo que demuestra el éxito del dibujante en el país del sol naciente.

Versión japonesa del 'Son Goku' de Kenny Ruiz

Paco Roca reconstruye a Tezuka

Otro Premio Nacional de Cómic, Paco Roca (Valencia, 1969), es uno de los autores españoles más conocidos en Japón, donde ha publicado obras como Arrugas o La casa. Y es el encargado de realizar la portada de este tomo recopilatorio de Tezucomi, en la que aparecen los personajes más conocidos del japonés y el propio autor. "Con la portada -nos cuenta Paco- quería contar la creación de un mito a partir de su obra. Todos esos personajes creando al maestro".

Preguntamos a Paco por qué Tezuka es especial para él: "Reconozco que tarde en conocer a Tezuka, al menos en sus cómics más “adultos”: Adolf, El libro de los insectos… Para mí fue una gran inspiración, al igual que algunos otros autores de manga. El cómic occidental ha evolucionado casi exclusivamente para contar historias de acción, aventuras… Sin embargo, autores como Tezuka ya contaban en los setenta historias de otro tipo de géneros, lo que llamaríamos costumbristas, con mucho diálogo, con personajes con luces y sombras… Encuentras en sus cómics recursos y soluciones que puedes aplicar a historias que no tienen grandes épicas como motor".

En los próximos dos volúmenes de Tezucomi nos esperan otros autores españoles como Belén Ortega, Kenny Ruiz o Luis NCT.

Portada de 'Tezucomi', de Paco Roca

Jiletta o el caos frenético

Portada de 'Jiletta o el caos frenético'

Lo bueno de Osamu Tezuka es que también es uno de los autores más prolíficos de la historia del cómic y en España todavía nos quedan muchos tesoros suyos por descubrir, como Jiletta o el caos frenético (Biblioteca Tezuka de Planeta Cómic), que también se acaba de publicar. Un manga que se publicó en 1968-69, pero que habla de temas muy actuales como la televisión basura, la fama, la importancia de la belleza física y las apariencias, las estrellas prefabricadas y, sobre todo, la ambición desmedida que nos lleva a perder nuestra humanidad. 

Se trata de la historia de Ichiro Monzen, un exitoso productor-director de televisión sin escrúpulos que tiene todo lo que un hombre podría desear (al menos en apariencia), pero para el que nada es suficiente. Un día conoce a una fantastica cantante que no consigue trabajo porque es poco agraciada. Hasta que descubre que si la hace pasar mucha hambre su cuerpo padece una transformación física que la convierte en una mujer muy atractiva. Entonces decidirá aprovecharse de ella todo lo que pueda, aunque tenga que matarla de hambre. 

El autor ya nos hacía reflexionar, ¡hace 52 años!, sobre temas que hoy nos siguen preocupando, como la presión social (sobre todo a las mujeres) para tener un cuerpo perfecto (y no precisamente por motivos de salud sino estéticos). También la obsesión por triunfar, aunque sea a costa de los demas... y otros temas como la libertad de información, la manipulación de los medios y, en general, esa relación entre el poder y los medios de comunicación, que hoy sigue siendo otra de nuestras grandes batallas.

Y encima consigue hacerlo con una historia que es una crítica a la sociedad de su época y que mezcla costumbrismo, serie negra e incluso ciencia ficción. 

Noticias

anterior siguiente