Enlaces accesibilidad
Coronavirus

Simón descarta que Madrid haya falseado datos: "A mí no me consta"

Por
Simón descarta que Madrid haya falseado datos: "A mí no me consta"

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias ha descartado que ninguna comunidad esté haciendo "conscientemente" falsificaciones de los datos de la pandemia, aunque ha reconocido que "sí puede haber algún retraso" en las notificaciones.

Así lo ha expresado al ser preguntado por el comentario del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien cuestionó el pasado viernes en una conversación informal con periodistas los datos de contagios por coronavirus que comunica la Comunidad de Madrid.

"A mí no me consta que los datos sean falsos", ha respondido, al explicar que "puede haber algún retraso que se corrige, pero más allá de eso, no creo que ningún servicio de vigilancia de ninguna comunidad esté haciendo conscientemente ninguna falsificación de datos".

"Los datos que aporta Madrid tienen la misma calidad que cualquier otra comunidad autónoma", ha recalcado.

La vacunación ralentiza "la progresión ascendente" de la cuarta ola tras Semana Santa

Una cuarta ola con menor fuerza por la vacunación

Además, el director del CAES ha confirmado que España está experimentando un ascenso de contagios de COVID-19 que se correspondería con el inicio de la cuarta ola, aunque ha explicado que este incremento es "menos acentuado" que en olas anteriores y ha apuntado a la vacunación como el principal motivo.

"La evolución que estamos observando es ascendente, si bien el hecho de tener cada vez más inmunes hace que la velocidad de ascenso no sea tan rápida como en anteriores ocasiones", ha asegurado.

Desde el punto de vista epidemiológico, Simón ha apuntado que el ascenso de la incidencia acumulada a 14 días por 100.000 habitantes, que este lunes se sitúa ya en 199, se centra "sobre todo en dos o tres" comunidades autónomas, pero ha advertido de que "prácticamente todas tienen una progresión ascendente".

Simón ha alertado también de que se está observando un incremento en la ocupación de las UCIs, con el agravante de que "el punto de partida era más alto" que en olas anteriores. "Más de uno de cada cinco ingresados en UCI lo están por coronavirus", ha apuntado, al mismo tiempo que ha cuantificado la ocupación de las unidades de cuidados intensivos en un 21,6%. 

Sin embargo, en lo positivo, ha destacado que la letalidad -el número de fallecidos entre las personas infectadas- es la "más baja de toda la epidemia": entre un 0,5% y un 0,7%.

Descenso "muy importante" en los contagios de mayores de 80 años

Respecto a los efectos positivos de la campaña de vacunación, Fernando Simón ha asegurado que se ha producido "un descenso muy importante en la incidencia en los mayores de 80 años". Según los datos que ha aportado, en esta franja de edad más de un 91% tiene al menos una dosis de vacuna y el 51% las dos dosis. "El impacto de la vacunación está siendo realmente importante", ha valorado, para recalcar que "claramente, las vacunas van a permitir el control de la pandemia y salir de la situación grave en la que nos encontrábamos hace unos meses".

Sobre el inicio de la cuarta ola, el epidemiólogo opina que la transmisión que actualmente se está viendo y la que se va a ver en los próximos días "es la que se produjo en Semana Santa". "Frenar lo que ya pasó no podemos hacerlo, pero sí que podemos frenar lo que pueda pasar de aquí en adelante", ha declarado, para adevertir que la transmisión "va a seguir subiendo durante unos días, aunque esperemos que sea suave y podamos controlarlo".

Para ayudar en el control de la incidencia, Simón ha apuntado dos herramientas como las más importantes: las medidas tomadas por las comunidades autónomas y las vacunas. "La vacunación nos está ayudando, porque cada vez hay menos población susceptible de contraer el virus", ha insistido, aunque ha advertido de que "en grupos más jóvenes no tenemos coberturas buenas, y se puede mantener en estos grupos un cierto nivel de transmisión". Sin embargo, ha dejado claro que necesita aumentar mucho la incidencia en estos grupos más jóvenes para que tenga el mismo impacto en la asistencia sanitaria y en los hospitales.

Además de por los efectos de la campaña de vacunación, Simón ha aclarado que existe un porcentaje muy importante de la población española que cuenta ya con anticuerpos de manera natural, tras superar la infección, lo que a su juicio también contribuye a que esa barrera inmunológica contra el virus sea cada vez mayor. "En noviembre teníamos un 10% de población ya infectada, y seguro que otro 5% más desde noviembre aquí", ha declarado, citando datos del estudio nacional de seroprevalencia.

La Sputnik "no sería necesaria"

Además, Simón ha señalado que, "con el número de vacunas que están llegando" y que van a ir a más, "no sería necesario" adquirir la rusa Sputnik, aunque si la Agencia Euroipea de Medicamentos (EMA) la aprueba, España "obviamente participaría en el contrato, en caso de que lo necesitemos".

Lo ha hecho al ser preguntado por las afirmaciones de la consejera de Castilla y León, Verónica Casado, que este lunes por la mañana ha desvelado que un representante de la vacuna rusa se ha puesto en contacto con su departamento para la compra del fármaco, algo que cree que ha sucedido con otras autonomías.

El director del CCAES ha afirmado que a él no le consta que haya habido este tipo de contactos y ha dudado de la capacidad de fabricación de millones de dosis de este preparado cuando en Rusia se le ha administrado solo a siete millones de personas: "No sé si la fábrica que produce Sputnik tiene capacidad de abastecer a muchos países", ha afirmado.

Segunda dosis de AstraZeneca a menores de 60 años

Respecto a AstraZeneca, el epidemiólogo ha recordado que existen varias posibilidades en estudio para los menores de 60 que ya recibieron un primer pinchazo, antes de que Sanidad decidiera la semana pasada que la vacuna de la Universidad de Oxford se administraría a los mayores de esa edad.



"Tenemos margen para valorar con detalle (...) sin tener que correr ni basarnos en intuiciones en lugar de información sólida", ha respondido Simón, para quien lo "más sensato es valorar el efecto de cada una de ellas con estudios específicos". "Ahora que podemos esperar para tomar las decisiones, creo que sería lo más lógico", ha añadido.

Simón ve "margen" y "varias opciones" para la segunda dosis de AstraZeneca



Sobre la posibilidad de que se pueda ofrecer a menores de 60 previa firma de un consentimiento, ha señalado que aquí entran en juego variables que escapan a la salud pública. Pero ante un número limitado de dosis como el de ahora, las vacunas deben estar disponibles "para los que el sistema pueda vacunar, no para quien se la quiera poner", empezando siempre por los más vulnerables. "Mientras no estén disponibles para todos, el vacunar a los que estén fuera de los prioritarios creo que queda fuera del discurso", ha zanjado.



Con todo, Simón ha querido dejar claro que la vacuna de AstraZeneca es "una de las armas buenas que tenemos para acabar con la epidemia", aunque entiende que pueda "haber generado dudas en la población". Sin embargo, "se despejan en cuanto las personas ponen en la balanza el riesgo muy bajo, extremadamente bajo, a una vacuna con el asociado a la enfermedad".

En España han recibido un pinchazo de este suero 2,5 millones de personas y solo hay en estudio doce casos de trombos raros asociados a trombocitopenia, que llevaron a desaconsejarla en menores de 60 años.

En España hay 12 casos de trombos entre las 2,5 millones de personas vacunadas con AstraZeneca

Noticias

anterior siguiente